Laicos Misioneros Combonianos

Último seminario web sobre ministerialidad

Webinar FC
Webinar FC

Este pasado fin de semana tuvimos el tercer y último seminario web sobre ministerialidad de la familia comboniana.

Durante los dos primeros estuvimos recibiendo como participantes numerosas propuestas y retos. También nos fue presentado el gran trabajo de recogida de información sobre todos los proyectos que como Familia comboniana se realizan por el mundo en los diferentes países y continentes.

Es mucha la riqueza del servicio que se lleva adelante.

En este último encuentro tuvimos bastante tiempo para conversar.

El viernes, además de recoger el camino recorrido, pudimos compartir en pequeños grupos el trabajo concreto que cada uno desarrolla y profundizar sobre él. Fue un momento muy bonito para conocer de primera mano el servicio directo de los participantes del grupo y la importancia del mismo. Es cierto que es solo un botón de muestra de todo lo que se hace como familia comboniana pero conseguimos descubrir la pasión con la que se realiza y la interrelación entre un servicio y otro.

El sábado continuamos en esta línea analizando el impacto que estos servicios están teniendo en las diferentes comunidades e incluso intentamos ampliar la visión sobre nuestro trabajo, la necesidad el trabajo en red con el resto de la familia comboniana así con otros grupos dentro y fuera dela iglesia y ser consciente de cómo los aspectos macro estructurales influencian a las comunidades concretas y hace cada vez más necesario este trabajo en red.

Webinar FC

Terminamos compartiendo ideas de cómo continuar la colaboración como familia comboniana como ha sido durante estos encuentros.

Agradecemos a la comisión sobre la ministerialidad de la familia comboniana que ha hecho posible estos encuentros y al gran trabajo de sistematización de todo lo compartido en estos años que nos ofrece mucho material de análisis para mejorar nuestro servicio misionero.

La idea de seguir colaborando por sectores se repitió mucho, de manera que aquellos que compartimos el mismo tipo de servicios podamos colabora e intercambiar experiencias.

Por otro lado, hablamos de la importancia de poder encontrarnos regularmente como familia. Del encuentro nace el conocimiento mutuo y pueden ir surgiendo nuevas ideas de colaboración. Quizás el poder tener un encuentro anual en cada país sea una idea a plantearnos. Un lugar donde conocernos en mayor profundidad, compartir los servicios que vamos realizando y dar respuesta como familia a los desafíos de la misión desde el lugar donde nos encontramos. A partir de ahí surgirán iniciativas que también pueden ser llevadas a cabo tanto a nivel continental como internacional.

Webinar FC

Que el carisma de Comboni nos inspire en esta colaboración para un mejor servicio misionero

Alberto de la Portilla. Comité Central LMC

La historia de Tarekegn, un niño que vivía en la calle

Etiopia
Etiopia

Me gustaría contaros la historia de Tarekegn, que era un niño de la calle. Tarekegn procede de una familia no acomodada. Tiene ambos padres y hasta siete hermanos. Tarekegn solía ir con su padre al barrio llamado Zero Amist. Su padre solía dar catequesis en una de las iglesias protestantes. Sin embargo, el niño empezó a juntarse con malas compañías. En la zona, conoció a niños de la calle que le animaban a consumir estimulantes, a salir con ellos y a mendigar.

Tarekegn se echó a perder tanto que una vez se escapó solo y se quedó en la calle. Empezó a pasar días y noches allí. Adquirió muy malos hábitos. Su familia lo sabía y tenía un contacto esporádico con él, ya que su casa está a las afueras de Awassa y su padre trabaja en la propia ciudad. Sin embargo, Tarekegn no escuchaba a nadie.

Un día acabó en el centro. Comenzó a asistir a las clases abiertas. Fue uno de los primeros chicos admitidos en el centro poco después de que comenzara la pandemia. El chico estaba contento de poder vivir con nosotros, pero debo admitir que no lo tuvimos fácil con él. Durante su rehabilitación, tuvimos varios problemas con él, que fueron relativamente mayores que con otros niños. Tarekegn ha cambiado mucho con el tiempo. Estuvo un año con nosotros. Al final, todo salió bien y se fue a casa. Vive con su familia y sigue estudiando. Creo que seguirá así y que nunca volverá a la calle.

Magdalena Soboka, LMC Etiopía

¿Qué es África para ti?

AfricaAmani

Celebramos hoy el día internacional de África. Un día para celebrar la vida y esperanza que encierra este gran continente y sus pueblos.

Desde nuestra ONGD Amani-Laicos Combonianos por el Sur queremos dar voz a diferentes personas africanas por origen o corazón para que nos compartan qué supone África para ellos/as.

Haciendo click en cada imagen del árbol podrán escuchar el testimonio de cada una de las personas que participan.

AfricaAmani

Amani-Laicos Combonianos por el Sur

Dios salva a los niños con nuestras manos

Barkot children

Desde que nuestro centro para niños de la calle comenzó a funcionar, Dios ha ayudado a muchos niños con nuestras manos. Creo que nuestro trabajo tiene sentido, aunque cambiemos la vida de un solo niño. Mientras tanto, conté todos los niños que enviamos a la escuela, proporcionándoles la ropa más necesaria, los uniformes, los cuadernos y el material escolar y a los que proporcionamos pensión completa o a cuyas familias ofrecimos comida y productos de limpieza cada mes. Resultó que son exactamente 30. ¡Cambiamos el destino de 30 niños! 30 niños comenzaron o volvieron a la educación formal.

Barkot children

En general, ayudamos a más niños. Hubo muchos más niños que acudieron a nosotros, pudieron comer una comida caliente, asearse, lavar su ropa y participar en actividades. Esto no es el final, porque nuestra misión sigue adelante y es cada vez más activa. Muchos chicos acuden a nosotros y seguimos esforzándonos por encontrar la mejor solución para ellos, para que tengan una infancia y un futuro relativamente felices. Al fin y al cabo, Dios tiene hermosos planes para ellos…  “Porque yo sé los planes que tengo para vosotros, dice Yahveh, planes de bienestar y no de maldad, para daros un futuro y una esperanza“. Jr 29,11

Magdalena Soboka, LMC Etiopía

Carta circular de Pentecostés del Padre Francesco Pierli

Pentecostés
Pentecostés

Queridos amigos. Queridas hermanas y hermanos,

Este año estoy disfrutando de una tremenda experiencia de “Transformación” aquí en Castel D’Azzano, Italia. La razón es que tengo la oportunidad de acompañar la transformación de la naturaleza del invierno a la primavera, al otoño y al verano. No te puedes imaginar cómo es en Europa la diferencia entre el invierno, la primavera, del verano al otoño.

El espectáculo que tuve durante el último invierno, enero-febrero, desde mi gran ventana y el balcón, fue la visión de esqueletos, porque todos los árboles de alrededor, que son muchos, estaban desnudos como huesos sin carne ni piel. Se podría pensar en criaturas muertas, en árboles muertos. Pero después de un tiempo: Llegó una nueva vida. Magnífica. En el jardín, la hierba oscura y los arbustos muertos, empezaron a mostrar una llamativa diversidad de todos los pigmentos posibles del verde. Y fue maravilloso ver la suave transformación de los árboles desde la desnudez hasta una “vista brillante multicolor” envuelta en preciosas flores y hojas. La palabra clave de nuestro Movimiento de Transformación Social se refleja maravillosamente en la naturaleza.

Por supuesto, la transformación incluye todos los aspectos de la naturaleza, porque todo está en proceso de cambio y evolución. La palabra “social” nos lleva a reconocer que lo que trae a Europa las transformaciones que ocurren en la naturaleza, son las estaciones: Primavera, verano, otoño e invierno. Cuatro partes del año profundamente diferentes entre sí. Es sorprendente cómo se siente la naturaleza entonces. Cada estación tiene unas connotaciones únicas. La primavera: La estación del florecimiento, de la nueva vida, de las flores por todas partes y de la variedad de colores y perfumes que sobrepasan tu capacidad olfativa de disfrutar de la creación. Además, el imaginario de que muchas de estas flores se convertirán en dulces frutos. El verano es la estación de la maduración gradual de todo. Muy encantador también como alcancé a ver los rebaños de ovejas buscando su pasto. Una vez estuve en medio del rebaño, entre ellas. Precioso. El otoño es la época de la cosecha, las hojas cambian de color, lo que también es fascinante, y luego caen dejando una suave alfombra en el suelo. En esa época todos los frutos están maduros. Después llega el frío invierno, la nieve y el rocío. El invierno es el momento en que la naturaleza descansa, después de la época de la cosecha. Parece que la naturaleza está en “parada vital”, que sólo sufre, pero no es así. Allí reside su oportunidad de oro para que su poder intrínseco oculto se regenere para un nuevo círculo de vida.

Es asombroso darse cuenta de cómo la contemplación de la naturaleza acompañando a las cuatro estaciones diferentes, es una fuente de inmensa sabiduría. Es importante trasladar las estaciones de la naturaleza, a las estaciones de la vida humana, para vivirlas con deleite, pero también para asentir a las inevitables y dolorosas transformaciones que se producen en nuestra propia vida. Sin el continuo cambio de las estaciones la naturaleza debería ser realmente la muerte. La naturaleza nos muestra cómo debemos estar preparados para los cambios y las transformaciones, aunque a veces estén llenos de misterio, sean dolorosos y tal vez se resientan, como en esta época del Coronavirus.

Ahora que estamos cerca de la Celebración de la venida del Espíritu Santo, reflexionemos y relacionemos las transformaciones con la presencia y la acción del Espíritu Santo, el verdadero “Transformador”, en nuestras vidas como Servidores Sociales, Transformadores Sociales, Emprendedores Sociales.

P Pierli MCCJ y Papa Francisco

El misterio del acontecimiento de las transformaciones que se produce primero y sobre todo en Jesús, porque se convirtió en un ser humano y compartió nuestra vida humana, en muchos aspectos desde la concepción en el vientre de una mujer, en la vida del pueblo o en el taller de su padre José. Y, por supuesto, su desarrollo humano gradual por el que, como todos nosotros, pasó en su vida. Fue apartándose de sus padres. Saliendo de su pueblo. Así lo hacemos nosotros. Para poder valorar nuestra propia vida personal según nuestras propias fuerzas, nuestras capacidades, nuestros límites o potencialidades. Según el Plan que Dios tiene para cada uno de nosotros.

Lo bello para nosotros es, creer firmemente que nuestras vidas son mucho más que la realización de un proyecto humano, cuyos objetivos no son sólo el bien personal de cada uno de nosotros, sino todo visto también como humanidad en su conjunto, y del cosmos como tal. Es muy importante que tengamos esta visión tan amplia de todos nosotros. Nuestra vida no es nunca una empresa privada en beneficio personal, sino que tiene una dimensión comunitaria y una dimensión cósmica. Significa que nuestro propio crecimiento personal y nuestra santidad afectan positivamente a todo lo que existe, porque ninguno de nosotros es un individuo aislado de los demás.

Cada uno de nosotros tiene una gran contribución que dar a un plan cósmico, cuyos límites y belleza serán parcialmente descubiertos sólo al final de nuestra vida personal y globalmente percibidos al final de los tiempos cuando el cosmos tenga la connotación final que Dios Padre da a través del dinamismo del Espíritu Santo cuando todo sea recapitulado en Cristo en el Punto Omega. Seamos conscientes de esta Presencia del Espíritu Santo. Estemos abiertos a su acción en nosotros. Él nos irá transformando continuamente hasta que, por medio de su luz, su amor y su acción, lleguemos a la etapa donde el mundo se convierta realmente en el Reino de Dios nuestro Padre “Abba”.

P Pierli MCCJ y Teresita CMS

Os invito cordial y respetuosamente a manteneros en nuestra manera de pensar, en la visión y misión que significamos hace tiempo, y a construir nuestro “Movimiento de Transformación Social”. Que nacido y florecido con ustedes en África, en Nairobi, comenzó a extenderse a todos los continentes. Puedo ver cómo desde vuestras riquezas, desde vuestros talentos, desde vuestra creatividad, desde vuestra cultura estáis exportando calidad al mundo. Eso es lo que la hermana Teresita y yo llamamos de buen grado “La nueva cara de África”. Mantened siempre el “espíritu de equipo”. La “unión” es el secreto de vuestro éxito: Ser y actuar “como verdaderos hermanos y hermanas”, transformando la sociedad, cada uno y cada “equipo” en el lugar y en la comunidad de la zona, en el país, en el que todos vivan y trabajen. Por favor, manténganse en contacto, trabajando en red unos con otros y conmigo, con nosotros. Gracias.

Secuencia Dorada: Ven, Espíritu Santo, envía el rayo celestial de tu luz. Ven, padre de los pobres, ven, dador de dones, ven, luz de los corazones. Gran consolador, dulce huésped del alma, dulce consuelo. En el trabajo descansa, en el calor, templa, en las lágrimas, consuela. Cura lo que está herido. Oh luz bendita, llena el corazón íntimo de tus fieles.

“Ven Espíritu Santo, fortalece nuestro recién nacido “Movimiento de Transformación Social”, fortalece nuestros corazones y mentes”. “Danos tu gracia celestial para no rendirnos nunca”.

Yo y la hermana Teresita os apoyamos de todo corazón. Saludos y bendiciones, fraternalmente suyo en Cristo

Prof. P. Francesco Pierli MCCJ

P.D. El título de mi “Libro del Fundador” es “ÁFRICA: LA CUNA DE LA TRANSFORMACIÓN SOCIAL” Un subtítulo es “EVENTO NO NEGOCIABLE”.