Laicos Misioneros Combonianos

GUARDIÕES: La lucha por la tierra

LMC Brasil

“HOLA, SOMOS ANNA Y GABRIELE, Y ESTO ES CIRANDA, EL PODCAST QUE CUENTA NUESTRA EXPERIENCIA MISIONERA EN BRASIL. EN EL QUE INTENTAMOS ADENTRAROS EN LAS OPCIONES DEL DÍA A DÍA DE QUIENES VIVEN EN ESTA PARTE DEL MUNDO”.

Hoy mismo, tras una mañana de sol a raudales, nos ha visitado la lluvia, media hora de una potente tormenta que se ha disuelto en pocos segundos, como el rápido paso de un avión. La temporada de lluvias se ha convertido en esto, en un breve chaparrón frío, todo el mundo se pregunta si es casualidad que ya no llueva durante semanas enteras como ocurría en el pasado, pero está claro que el cambio climático también grita con fuerza aquí.

No se llega a estos niveles de la noche a la mañana, siempre hay un camino y una historia detrás, y la historia de esta tierra tiene raíces muy profundas.

Todo empezó hace mucho tiempo. De hecho, desde la época de la invasión colonial hasta hoy, Brasil nunca ha aplicado una reforma agraria popular. Pensemos que en un territorio inmenso como el de Brasil, sólo el 1% de los propietarios posee casi el 50% del total de la superficie cultivable del país, y la mitad de estas grandes propiedades son totalmente improductivas y, por lo tanto, podrían ser expropiadas para la reforma agraria. Brasil es también el mayor territorio del mundo en términos de tierra cultivable posible. Es por ello que desde hace décadas el derecho a la tierra se conquista y no se recibe por derecho, es una lucha contra el sistema que ha visto nacer grandes movimientos como el de los SIN TIERRA (MST), movimientos que luchan por poder vivir allí donde muchos, con raíces en la tierra y el campo, siempre han querido y querrían seguir viviendo.

Así nació la idea de una ocupación: cientos de familias reunidas, organizadas, ocupando grandes parcelas de tierra para llamar la atención del gobierno federal. Raimunda, a la espera de recibir esta tierra, vivió acampada con su familia durante años, en tiendas hechas con láminas de plástico y 4 palos, dentro de las cuales había ollas y carbón para cocinar, ropa, hamacas para engancharse entre un árbol y otro, y luego niños nacidos en medio del bosque, criados lejos de la vida en la ciudad. Todo en un verdadero sentido de comunidad, de lucha, de vida compartida con poco, esperando el gran día en que por fin podamos recibir un pedazo de tierra para construir nuestras propias casas, rodeados de árboles y campos que cultivar.

Los habitantes de la Asentación Francisco Romao han conseguido el derecho a la tierra tras 10 años viviendo en un campamento.

Cuando llegaron a ese territorio descubrieron que se trataba de tierras del Gobierno, que habían sido ocupadas por un terrateniente de forma ilegal, ya que toda la zona había sido deforestada para crear un inmenso pastizal de vacas lecheras, destruyendo la vegetación circundante.

Este fenómeno de apropiación ilegítima de tierras se conoce como “Grillagem”, una práctica de envejecimiento forzado de documentos falsos que se colocan en una caja con grillos, lo que hace que amarilleen y se roan, dándoles una apariencia antigua y más creíble, un fenómeno de falsificación para tomar posesión ilegalmente de tierras baldías o de terceros. Las familias denunciaron esta ilegalidad para pedir al gobierno la posibilidad de tener parte de esas tierras y poder cultivarlas y reforestarlas. Tras años de lucha y de reclamar la tierra, cada familia consiguió tener una propiedad donde poder hacer lo que siempre habían soñado: vivir de la tierra de forma sostenible. Es una historia increíble la de los assentamentos, lugares donde la vida fluye al ritmo del campo.

Entras en el asentamiento por caminos de tierra, de un rojo intenso, y enseguida te ves rodeado de casas y patios llenos de árboles frutales y plantas medicinales de todo tipo, de las que las familias conocen todos sus beneficios y las valorizan con fines hasta la última hoja. Cuando vamos a visitarles nos hablan con gran nostalgia de aquellos tiempos pasados: los tiempos de la precariedad, pero también de la unión, la alegría y el compartir. Al principio, las casas eran de barro y paja, la gente vivía muy poco. La vida en el asentamiento era un compartir constante de los bienes propios, el objetivo era que todos pudieran vivir de esa tierra y que los asuntos se resolvieran juntos, bajo el toldo en el centro del pueblo, un espacio dedicado a las reuniones comunitarias. Juntos decidimos qué cultivar (maíz, judías, castanha), decidimos dónde construir la escuela, juntos luchamos para conseguir tractores, luchamos para tener un edificio de salud pública. Eran los cimientos para permitir una vida digna, y se construyeron juntos. Una vida digna que permitiera al menos 3 comidas al día, con arroz, judías y mandioca, elementos básicos de la cocina brasileña. En todo este proceso, las mujeres fueron las verdaderas protagonistas, ocupándose de la casa, cuidando a los niños y ayudando a los hombres en el campo, un verdadero ejemplo de fuerza y liderazgo.

Comunidad, solidaridad y hacer juntos, este es el hilo conductor que ha permitido ganar muchas batallas y con el que se construyeron y aún resisten los assentamentos, lugares de vida, lucha y defensa de la vida campesina. Las familias campesinas siempre han tenido un gran objetivo: plantar y cosechar alimentos, pero también reforestar y proteger la vegetación autóctona. Por eso los llamamos Guardiões: los guardianes. Guardianes de la naturaleza, guardianes del bienestar del suelo y de ese pedazo de la Amazonia que les ha sido confiado. Guardianes de la comunidad y de la vida campesina, de la lucha contra un sistema que quiere quitar la vida a los últimos y dar fuerza a los poderosos. Guardianes de esa tierra que ahora ha sido completamente destruida.

En el próximo episodio conoceréis otras historias de mujeres que han decidido luchar frente a todo esto. Os deseamos una buena continuación y una feliz y pacífica Pascua y resurrección en el Señor.

Anna y Gabrielle, LMC en Brasil

Oración de la Familia Comboniana abril 2024

Oración 2024
Oración 2024

Para que el Señor conceda a todos los misioneros participar en el Misterio Pascual de Cristo – misterio de vida más fuerte que la muerte – para que aprendan a despojarse del hombre viejo y se revistan de los sentimientos de Cristo: ternura, bondad, humildad, mansedumbre, magnanimidad y cercanía a los últimos de la historia. Oremos.

Soy feliz

Tito LMC Brasil

El 7 de marzo para mí no es un día cualquiera, es un día muy especial: el día que Dios eligió para que yo viniera a este mundo.

Y el 7 de marzo de 2024, día de mi cumpleaños, fue muy, muy especial porque, además de los mensajes, abrazos y canciones de cumpleaños feliz, y de estar con amigos y personas a las que quiero, tuve un regalo muy, muy especial. Fue el mejor regalo.

Estoy de misión en Mozambique, África, y tuve el privilegio de poder visitar a los desplazados por causa de los ataques terroristas en la provincia de Cabo Delgado, que están en Namapa, en la provincia de Nampula.

Fue un gran regalo de cumpleaños para mí estar con la gente, poder llevar cariño, amor y palabras de fe y esperanza a ellos, que viven en una situación muy difícil de pobreza y hambre.

Doy gracias a Dios por haberme hecho este gran regalo de cumpleaños.

Vivir la misión significa estar con la gente y caminar con la gente.

Gracias, Dios, por llamarme a esta gran misión.

Tito, Laico Misionero Comboniano.

Rumbo a la misión

LMC México

El pasado 3 y 4 de febrero, los LMC mexicanos tuvimos nuestra Asamblea Nacional 2024 en Monterrey, N. L. Se trataron temas sobre compromiso, pertenencia, animación misionera y economía.

La dinámica fue muy revitalizante, ayudo a la integración del grupo. Los temas tratados nos reafirman nuestra vocación como LMC, siendo ese discípulo misionero en constante formación integral donde Cristo sea el centro de su vida y en esta intima ligación pueda darse a los demás en la misión que se le confíe.

La meditación fue enfocada en la identidad como LMC para ser un auténtico testigo de Cristo, reconociendo la misión evangelizadora, siendo la sal del mundo, por esto debemos trabajar en fraternidad social, transformando la realidad de muerte que podamos encontrar en los espacios de nuestro entorno, siendo personas generadoras de vida, sensibles a las necesidades humanas de la comunidad donde nos encontremos, rescatando la dignidad y libertad de las personas.

Todo esto nos ayudó a ser conscientes del trabajo en equipo que debemos realizar para ser buenos animadores misioneros y consigamos sumar para una sana economía en donde todos demos de lo que tenemos para hacer posible el mantenimiento de la misión.

En ella nos comprometimos como grupos e individualmente a preparar todo para el próximo envío de algunos de nuestros integrantes que ya están disponibles para salir a la misión ad gentes. Gracias a todos los participantes, bienhechores y MCCJ que apoyaron para hacer posible este encuentro.

¡Enhorabuena, LMC! Que sigan los frutos al pie de la Cruz para Gloria de Dios.

LMC México

GEC de Curitiba se reúne para planificar las actividades del año.

LMC Brasil

 El Grupo de Espiritualidad Comboniana de Curitiba, presente en la Parroquia de Santa Amelia, se reunió el primer día de marzo.  Estuvieron presentes Jussara, Fátima, P. Lionel, Leonel, Darlene, P. Rafael, los seminaristas Antônio y Tiago, Cleia, Pedro, Cristina y Luzia.

Fue un momento importante para rezar juntos, acoger a los dos seminaristas que inician el Curso Propedéutico, que es la primera etapa de formación en el camino de los sacerdotes y hermanos combonianos.

También hicimos un programa para nuestros encuentros mensuales y elaboramos algunas orientaciones para nuestro trabajo en las comunidades.

Que San Daniel Comboni, en este vigésimo año de su canonización, siga inspirándonos con su audacia y celo misionero.

Cristina Paulek – LMC Brasil en Curitiba