Laicos Misioneros Combonianos

SOMOS MISIÓN: testigos de la pastoral social en la familia comboniana

Libros
Libros

“Deseamos compartir con ustedes las siguientes observaciones. Nuestra Familia Comboniana (MCCJ-CLM-CMS-SCM) tiene una larga y valiosa tradición de compromiso en diversas actividades pastorales con una fuerte dimensión social. También tenemos una historia bien establecida de 12 años de participación en el Foro Social Mundial y en el Foro Comboniano”.

“… En el Foro Comboniano de 2018, celebrado en Salvador de Bahía (Brasil) con ocasión del Foro Social Mundial, los participantes sugirieron que todos los miembros de la Familia Comboniana que se dedican a la pastoral social pudieran reflexionar sobre sus actividades. Para mirar esta pastoral a la luz del Evangelio y de nuestro carisma específico, los participantes propusieron un análisis y evaluación de todas las actividades en las que estamos comprometidos. En el reciente encuentro de los dos Consejos Generales en abril de 2019 y de las coordinaciones Generales de las cuatro ramas de la Familia Comboniana en junio de 2019, acogimos esta propuesta y decidimos crear una comisión que pudiera elaborar una hoja de ruta y coordinar las diversas actividades para llevar a cabo la propuesta… “

La comisión designada tiene como integantes a:

P Daniele Moschetti, (danielemoschetti15@gmail.com), mccj

Hna. Hélèn Israel Soloumta Kamkol (isralvi@yahoo.fr), hmc

Marco Piccione (Venegono): (marcopiccione78@gmail.com), lmc

Sr. Maria Teresa Ratti (mtratticms@gmail.com), hmc

P Fernando Zolli (combonifi@gmail.com), mccj

Lo que se informa en este extracto de la carta con el que el superior general de los MCCJ (P. Tesfaye Tadesse) y la superiora general de las Hermanas Combonianas (Hna. Luigia Coccia) comunicaron al mismo tiempo el nacimiento de la comisión sobre la ministerialidad así como los fines de esta comisión.

A lo largo de estos meses, se han incorporado a la comisión algunas personas que han aportado una contribución indispensable en términos de experiencia y conocimientos para lograr un trabajo lo más completo y exhaustivo posible.

Las tres actividades concretas que la comisión ha emprendido para lograr sus objetivos son:

  • Trazar un mapa de todas las actividades sociales ministeriales de la Familia Comboniana.
  • Publicar el 2º volumen, que sigue al 1º a partir del título: “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”.
  • Organizar la participación en el Foro Social Mundial (FSM) 2020.

En la primera actividad muchos de ustedes ya han participado y aprovechamos esta oportunidad para agradecerles su valiosa contribución. A partir de la recopilación de todos los aportes recibidos por la comisión, se elaborará una base de datos gracias a la cual será posible tener una fotografía de todas las actividades sociales y de JPIC en las que la familia comboniana está comprometida en el mundo.

Pero este post quiere, sobre todo, compartir la buena noticia de que se ha realizado y que ya está disponible el 2º volumen del libro sobre la pastoral social de la familia comboniana titulado “SOMOS MISIÓN: testigos de la pastoral social en la familia comboniana”, que presenta con informaciones más detalladas, algunos proyectos en los que estamos comprometidos padres, hermanos, hermanas, seculares o laicos y que se han considerado particularmente significativos para ilustrar los métodos y el estilo de vivir el aspecto del carisma comboniano que prevé un compromiso social concreto. Junto a la presentación de estos proyectos, hay algunas reflexiones de testigos que seguramente podrán ayudar a la reflexión y al discernimiento sobre estos temas tan importantes y, diría, característicos de nuestro ser comboniano.

El libro está disponible en cuatro idiomas (italiano, inglés, francés y español). Se distribuirá en las casas combonianas, pero algunos ejemplares se reservarán para los laicos.

Lamentablemente, la última actividad prevista por la comisión, es decir, la participación en el FSM, prevista inicialmente para el año 2020, está actualmente pendiente. De hecho, debido a la difícil situación sanitaria que afecta a todo el mundo, el foro ha sido aplazado hasta 2021.

En cambio, el foro de la familia comboniana, programado normalmente inmediatamente después del FSM, se decidió hacerlo en otro período. Por el momento, se ha fijado del 12 al 16 de diciembre de 2020.

 Esperando que el libro nos ayude como herramienta en nuestra misión cotidiana y en sentirnos aún más familia unida por el don recibido del carisma comboniano, os saludamos y os enviamos nuestros mejores deseos y oraciones para que, aún en este momento difícil, salgamos más fortalecidos en la fe y en la certeza de estar acompañados por un Dios que camina con nosotros.

Marco Piccione, LMC

El banquete de la vida

EUCARISTIA

Comentario a Jn 6, 51-59 (Solemnidad del Corpus Christi, 15 de junio del 2020)

EUCARISTIA

Celebramos la solemnidad del Corpus Christi o “Cuerpo del Señor”. En ella leemos una partecita del capítulo sexto de Juan, que nos transmite una verdad que es a la vez muy sencilla y muy profunda: Vivir en comunión con Jesucristo es el camino de la vida plena en todos sus sentidos (la “vida eterna”).

No es Moisés, no es el pan del desierto, no es el dinero, no son las filosofías brillantes las que nos iluminan de una manera clara y segura. Es la comunión vital con Jesucristo la que nos alimenta, nos ayuda a caminar en medio de las dificultades y transforma nuestra vida en una especie de banquete, de fiesta, de vida gozosa, gracias a la Palabra luminosa y al Amor verdadero de Dios hecho carne en Jesús de Nazaret.

Esa verdad no la podían aceptar los fariseos, porque les escandalizaba la humanidad de Jesús de Nazaret, tan concreta, tan frágil, tan poca cosa, pero, al mismo tiempo, tan reveladora de la cercanía del Padre. Los discípulos, por el contrario, acogen esta verdad, hacen experiencia de ella y dan testimonio de lo que han vivido, como lo hace Juan. Juan pone en boca de Jesús siete frases que parecen similares, pero que avanzan como las olas del mar; se repiten, pero avanzan completando la riqueza del significado global.  Les invito a releerlas con calma, tratando de identificar cada frase, su similitud y su diferencia.

A mi juicio, son siete maneras distintas de decir el mismo concepto: “comer” (que, como sabemos, quiere decir “creer en”, “entrar en comunión con”) la “carne” (humanidad) de Jesús es “tener vida”; es participar en el banquete sagrado que el Padre tiene preparado para que sus hijos gocen de la vida, como le pasó al hijo pródigo, para quien el Padre organiza una fiesta, a pesar de su gran error.

En todas las culturas, comer juntos, participar en un banquete, es la manera de celebrar la alegría de la vida, la alegría de pertenecer a una familia o a un determinado grupo social. De la misma manera, en la Biblia se habla muchas veces de Dios como el padre de familia que invita a todos sus hijos a un banquete.

A diferencia de Caín, Jesús es el nuevo Abel que reinstaura la comunión con la naturaleza, la humanidad y el Padre. Su palabra, su vida, su persona y la comunidad de discípulos son la expresión viva y garantía de esta nueva armonía y comunión. Su humanidad (su carne) entregada por amor (sangre derramada) es la mediación que Dios nos da para renovar esta comunión, que hace de la vida un banquete, una fiesta, una verdadera vida en plenitud.

El pan compartido es sacramento (signo eficaz) de esta comunión. Comer este pan (sacramento de la carne de Jesús) y beber el vino (sacramento de su sangre derramada) es aceptar plenamente el banquete del amor al que Dios nos invita, es entrar en sintonía con el Reino del Padre hecho presente en Jesucristo, es hacer de la vida una fiesta de fraternidad y servicio mutuo.

Pero ¡atención! Comer el pan-cuerpo de Jesús no puede ser un rito vacío de vida. Comer el pan-cuerpo de Jesús no es un rito más, no es una formalidad más. Si es eso, pierde todo su sentido. Comer el pan-cuerpo de Jesús en verdad es identificarse con Él, pensar como Él, sentir como Él, actuar como Él, amar como Él, como decía San Pablo: “No soy yo el que vive, es Cristo quien vive en mí”.

P. Antonio Villarino

Bogotá

Tercer Aniversario Programa Chispuditos

oracion

Tercer Aniversario Programa Chispuditos en La Aldea la Salvadora, Santa Catarina Pínula, Guatemala.

oracion

Doy infinitas gracias al amor de Dios, a Su Misericordia y a la Providencia, por estos tres años de servicio en el Programa Chispuditos.  (Chispuditos, es el nombre de un alimento que se da solamente a los niños inscritos en el programa, entre las edades de 6 meses a 6 años. El objetivo del alimento es aportar vitaminas y minerales necesarias para el desarrollo integral del niño, ayuda a fortalecer su sistema inmunológico, a evitar la anemia y la desnutrición.  En Guatemala, existen varios lugares en donde funciona este programa, es gratuito, auspiciado por benefactores extranjeros).

Desde el 10 de junio del 2017, cada primer sábado de mes, los LMC de Guatemala, llegamos a la aldea La Salvadora, para orar, compartir, dar un mensaje evangelizador, acompañar, pesar y medir a los niños y niñas inscritos y llevar su registro de crecimiento.  Es una vivencia maravillosa, regresamos con el corazón lleno de gozo y gratitud.  La última vez que hicimos la actividad del programa, fue el sábado 7 de marzo.  Días después llegó el COVID 19 a nuestro país, el primer caso apareció alrededor del 12 de marzo.  Como en todas partes del mundo, atropelló nuestra libertad de reunión y de locomoción, empezaron las limitaciones y eso impidió y sigue impidiendo hasta el día de hoy, las reuniones.  Por responsabilidad y conciencia, guardamos el distanciamiento social y tomamos las medidas de lavado de manos y del #QuédateEnCasa que se ha visto en el mundo entero.

Después de unos días de incertidumbre, empezamos a discernir acerca de cómo seguir adelante con la misión en el Programa Chispuditos.  Fue entonces cuando gracias a la Divina Providencia, hicimos campañas de solidaridad por medio de las redes sociales para conseguir aportes económicos y donaciones en especie. Así, hemos llevado tres veces algunos víveres para las familias, entre marzo, abril y mayo.  Estas entregas han sido hechas tomando ciertas medidas de seguridad: uso de mascarilla, distanciamiento social y para evitar la reunión, sólo vendría una persona a recoger la ayuda.  Fue hermoso ver la obediencia de todos, ni uno solo faltó a las indicaciones.   

No hay nada en el mundo que impida el anuncio del amor de Dios, la pandemia nos enseña que debemos continuar con la misión, de maneras diferentes, pero continuar, siempre adelante, con alegría y gozo, anunciar a Jesús Vivo.

Entonces, ¿Cómo celebramos el tercer aniversario del programa?

A partir de la pandemia, hicimos un grupo de WhatsApp con aquellas familias que cuentan con este medio, ellas se han comprometido a mantener informadas a quienes no lo tienen.  La celebración no fue con pastel ni reunión, la celebración ha sido virtual con muchos mensajes de cariño y ánimo, por medio de videos, audios, y tarjetas virtuales, que cada LMC en Guatemala hicimos, y también algunas personas del exterior como Sonia Lara, en nombre de los LMC de El Salvador, P. Máximo Huamán desde Perú y La familia Camey desde Brasil.

¡¡La fiesta tuvo tantos aportes virtuales que duró 10 días!! Desde el 1 hasta el 10 de junio.

Actualmente, hay 34, entre niños y niñas, inscritos en el programa.  6 perseveran desde el 2017, dos desde el 2018, dieciséis perseveran desde el 2019 y diez niños que apenas se inscribieron entre enero, febrero y marzo de este año.  Ruego a Dios por la madre de cada niño, para que finalice el programa hasta que su hijo o hija cumpla seis años.  El menor de los 34 Chispuditos tiene 8 meses y la mayor tiene 5 años y medio.   

Un abrazo a cada LMC en el mundo.  Mi solidaridad por aquellos que han sido contagiados con el virus, mis oraciones por su salud y la de su familia.

“Santos y capaces, haciendo causa común con los más pobres y necesitados”

(San Daniel Comboni)

Lily Portillo

LMC-PCA, Guatemala

Querida Guilherma, descansa en los brazos del Padre

LMC Guilherma Vicenti
LMC Guilherma Vicenti

¡Navegaré, en las aguas de este mar… solo amar, buscaré mi lugar/sin dudas, sin miedo a soñar!

Con una mezcla de tristeza y esperanza los LMC de Brasil comunicamos la muerte de nuestra LMC Guilherma Vicenti.

Guilherma traía al principio de su nombre lo que siempre fue: ¡guerrera! Mujer de fe y lucha, por donde pasó en misión dejó marca de su servicio y donación misionera. Aún hoy se escucha en el testimonio de la gente que vivió con ella, el afecto y la gratitud por su presencia.

Cuidadosa y atenta, siempre preparaba con profundo cuidado la acogida de los que llegaban, para quedarse o sencillamente para visitar.

Creemos que Dios, en su infinita bondad y misericordia, preparará con redoblado cariño la acogida de nuestra querida Gui en su Reino, junto con toda la comunidad misionera que ya se encuentra allí, pasando así a formar parte del grupo de los que desde el Padre interceden por todos los misioneros y misioneras.

Con profunda gratitud a Dios por la oportunidad de vivir y aprender de ella, nos ponemos en oración y solidaridad con la familia y amigos en este momento.

Sinceramente,

Consejo de la ALMC

en nombre de todos y cada uno de los LMC de Brasil.

Homenaje a Guilherma Vicente – LMC Brasil que partió para la Casa del Padre el 10 de junio de 2020 – ¡Así recordaremos a Gui!

Una de sus presencias misioneras fue en Maputo, con jóvenes y mujeres a los que enseñaba corte y costura industrial. Este video fue preparado para honrarla en la Exposición Misionera de la Parroquia de Santa Amelia en el año 2017 por su pertenencia a la Familia Comboniana.

El “big bang” del amor

Trinidad
Trinidad

Un comentario a Jn 3, 16-18 (Solemnidad de la Santísima Trinidad, 7 de junio del 2020)

Hoy leemos apenas tres versículos del tercer capítulo del evangelio de Juan, poco más de setenta palabras, suficientes para contener el núcleo del mensaje de Jesús. Y si me apuran, el mensaje está contenido, todo entero, en el versículo 16. Permítanme que lo reproduzca:

“Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna”.

La tentación más grande del ser humano es la de pensar que no es amado. Nuestra realidad humana es tan frágil que buscamos ser amados, ser estimados, ser tenidos en cuenta a todo coste, aunque tengamos que “vender el alma al diablo”, como hicieron paradigmáticamente Adán y Eva. Pero en la medida en que nos volvemos “ego-céntricos”, centrados en nosotros mismos, perdemos nuestra vida, nos “auto-condenamos” a vivir sin amor. Jesús nos recuerda que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Nadie puede ser amado si él cierra su corazón y prefiere vivir aislado en un orgullo herido o estúpidamente prepotente.

Por eso la presencia de Jesús en el mundo, como testigo de un amor sin condiciones (el amor de un Dios Comunión), es la puerta de la salvación, es el ancla que nos da seguridad en medio de las tormentas que nos acechan, es lo que nos hace libres y generosos para arriesgar y ser creativos, siendo también nosotros portadores de amor y de vida. Es la luz que ilumina nuestra vida, a pesar de las tinieblas de la duda, del odio y la desconfianza que a veces nos amenazan.

Déjenme poner un ejemplo un poco arriesgado. Los científicos explican el mundo físico del que somos parte como el fruto de una gran explosión (“big bang”), que origina multitud de formas de vida… Pues bien, yo creo que Jesús nos dice que nosotros somos fruto de un “big bang”, una explosión de amor, que da origen a múltiples formas de amor. Eso es lo que, con una fórmula antigua de la teología llamamos Trinidad, es decir, comunión de amor. Al principio de todo está un amor comunitario y en la medida en que aceptamos ese amor, también nosotros nos volvemos agentes de amor y de salvación. En la medida en que lo rechazamos y preferimos las tinieblas del escepticismo, del orgullo rebelde, de la desconfianza, nos volvemos hijos de las tinieblas y promotores de oscuridad.

El origen de mi vida es el amor y su meta es el amor. Aceptar eso es el camino de la salvación; rechazarlo es entrar por un camino de condenación. Y Jesús es el Maestro, el Camino, la Puerta, el Hermano, el Hijo que me ayuda a ver esta realidad que está dentro de mí mismo, pero que a veces está oscurecida por la duda y el orgullo. Desde el orgullo es imposible gozar del amor.  Desde la fe, el amor se abre camino.

Que la lectura de hoy renueve en nosotros la seguridad de ser amados y la confianza para amar gratuita y generosamente, siendo así “hijos del Padre”.

P. Antonio Villarino

Bogotá