Laicos Misioneros Combonianos

Regreso de Maria Augusta a Bangui

LMC Portugal

LMC PortugalRecién llegada a Bangui (a principios de septiembre), después de haber estado de vacaciones en Portugal, la LMC María Augusta siempre nos escribe unas líneas sobre lo que va viviendo.

¡Buenos días a todos! Gracias a Dios llegué bien. Encontré al padre Fratelli, comboniano italiano, en Casablanca, ya en el avión.
Con las maletas no nos fue del todo bien… una de ellas no llegó, pero no fue sólo la mía. Una del padre tampoco llegó y eso les sucedió a muchas otras personas. Fuimos a reclamar y, en principio, las tendremos el sábado por la mañana.
Cuando llegué aquí supe que el padre Zé Carlos había muerto. ¡Estoy contenta de haberlo visitado! Él estaba sufriendo mucho porque tenía dos cánceres… ¡Que el Señor acoja su alma en Paz!
Agradezco a todas las personas con las que contacte en las parroquias, así como la buena acogida que me hicieron. Que el Señor os recompense por todo lo que hacéis por los misioneros (las oraciones y el compartir de lo que tenéis) y os conceda siempre su gracia. ¡Gracias a todos por vuestra generosidad!
Unidos por la oración.
Un gran abrazo para todos.

Maria Augusta, LMC

PS: Acabo de llegar del aeropuerto, gracias a Dios corrió todo bien. Nos dejaron salir sin abrir las maletas. Vinieron plastificadas para estar bien protegidas.
Estaba todo como lo dejamos, por lo que agradezco al Señor. ¡Todo lo que llevaba nos hace mucha falta!
Todavía me quedaré en Bangui hasta el lunes.

Un gran abrazo y besitos para todos
Maria Augusta

Ver, sentir, escuchar, tocar, experimentar y anunciar – el anuncio de la Buena Nueva por nuestra Cristina Sousa

LMC RCA

LMC RCAHola amigos.  🙂 ¡Espero que todos se encuentren bien!

Estoy en Bangui, ciudad de soldados y militares, donde el bien y el mal se mezclan.

La visita a la capital es siempre una aventura, que comienza al salir y termina a la llegada de Mongoumba.

En la confusión por la búsqueda del marche (mercado) más barato, en las visitas al hospital para ver a los niños que vinieron con nosotros – uno para operarse una hernia inguinal, otro por malnutrición -, pude parar un momento parar para reflexionar sobre lo que mis ojos realmente ven… o ¡tal vez no!

Mientras unos hacían las compras, otros, en este caso yo, me quedé en el coche a cuidar (sí, porque si no es así, pueden robar todo lo que compramos).

En el caminar de las personas que pasan, un niño orienta a un anciano hacia la ventana de nuestro coche, él me hace una señal con la mano para darle dinero. ¡No puedo resistirme y le ofrezco un envoltorio de monedas pequeñas que transportamos siempre en el cenicero del coche! Después de un singila (gracias), ellos se alejan… ¡Pasados ​​unos cinco minutos el mismo niño reaparece con otro viejito también este ciego!

En ese momento pienso ¡Si le doy algo, vuelve con otro viejito...! Me cuestiono de qué forma el envoltorio de las monedas en algo que se parece al anuncio de la Buena Nueva que me trajo aquí. Dice el proverbio “¡es más ciego quien ve y no quiere ver!”

En realidad esto me hizo reflexionar en ¡¡la forma que debemos ver, sentir, escuchar, tocar, experimentar y anunciar…!!

(Si tengo otra oportunidad, seguro que no me falta, voy a darles un abrazo y decir que soy del país de Cristiano Ronaldo)…! todos me conocen así! Incluso me llaman “Cristiano”. (LOL) ¡¡Estoy segura de que me ganaré una sonrisa…!!

Besos a todos

PS: Disculpen mi texto, pero escribir correos electrónicos por teléfono móvil es difícil…

Un gran abrazo en Jesús

Les quiero mucho…

Cristina LMC, Portugal

Mongoumba, RCA

Maria Augusta ya está entre nosotros

LMC RCA

LMC RCALa Laica Misionera Comboniana Maria Augusta Pires ya está en Janeiro de Baixo, para pasar algún tiempo del verano entre nosotros, al igual que el año pasado, para luego regresar a la Misión de Mongoumba.

Pero, antes de llegar, envió un mensaje que nos hace bien leer: Llegué ayer por la tarde a Bangui, para mañana proseguir viaje hasta allí. Doy muchas gracias a María y a su Hijo Jesús, que estuvieron a mi lado, cada día, en las alegrías y en las tristezas, sobre todo en los momentos de mayores dificultades.
Agradezco a toda mi familia, a todos los que oraron por mí y por todos los misioneros que trabajan conmigo. ¡Muchas gracias! ¡Pido mucho al Señor por la Paz en nuestro país y también por los demás países, que tanto la anhela también! Que Nuestra Señora de Fátima interceda por todos a fin de terminar las guerras. El Señor toque los corazones de aquellos que atacan a los inocentes, que destruyen todo lo que aparece frente a ellos.
En el domingo [1 de julio] celebramos la fiesta del 50 aniversario de la parroquia de San Jorge de Mongoumba, y se realizaron 249 confirmaciones. Gracias a Dios que eran dos obispos: Monseñor Rhino, nuestro Obispo (Obispo de Mbaiki); y Monseñor Jesús [Obispo auxiliar de Bangassou, y que, antes, fue sacerdote en Mongoumba]. Estaba la Iglesia repleta de gente y fuera de ella casi que había otras tantas personas. Fue una celebración muy larga (casi 6 horas) pero vivida con mucha alegría y entusiasmo. Los fieles no salieron de la Iglesia hasta que todo terminó. Estuvieron presentes representantes de todas las autoridades y también de las diferentes iglesias cristianas. Al final de la Santa Misa, Mons. Rhino habló sobre la muerte del enfermero acusado de “likundu” (hechicería) y leyó los artículos de la constitución que defienden la Vida. Espero que las autoridades y todos los cristianos hayan escuchado y guardado dentro de sus corazones sus palabras para que vivamos todos como hermanos, verdaderos hijos de Dios. Los confirmados de Mongoumba recorrieron los barrios de la villa, cantando cánticos, y al atardecer vinieron a la iglesia rezar y cantar en Acción de Gracias por este día. Pido al Señor que les ayude a todos a ser anunciadores del Evangelio, a seguir a Jesús fielmente y a que no se dejan engañar por las “sectas”, que hay muchas aquí.

El año escolar terminó el día 27 con la proclamación de los resultados. Gracias a Dios, este año fueron un poquito mejores que el año pasado.

Cristina empezó a visitar los campamentos pigmeos, acompañada por el señor Bob, para hacer animación (prevención de enfermedades, higiene…) y tratar a aquellos que están enfermos y tardan en ir al hospital. Muchas veces, sólo van al hospital cuando ya están muy mal y algunos acaban por fallecer. Ana volvió de vacaciones el 8 de junio bien animada, llena de fuerza para continuar la misión. Simone y el Padre Samuel están bien, pero el Padre Fernando vino ayer y tiene malaria resistente… Se quedará en la parroquia de Fátima hasta agosto, mes en que va de vacaciones. ¡Que el Señor le ayude!
Me voy mañana y llegaremos a Lisboa el jueves [5 de julio] a las 15:35. Siempre unidos por la oración.

Un abrazo para todos de la LMC Maria Augusta
– en el Astrolabio
AÑO V – Nº 124 – 22 de julio de 2018

Últimas noticias de María Augusta desde la Misión en R.C.A.

Centroafrica

CentroafricaLa Laica Misionera Comboniana Maria Augusta Pires, de Janeiro de Baixo, que está en misión en la República Centroafricana (en la Misión de Mongoumba), aprovechó otra viaje a la capital (Bangui) para enviar noticias. ¡Recemos por la paz en aquel país y por todos los misioneros! Os dejamos aquí el texto enviado por ella [para el diario de su parroquia, El Astrolabio] el pasado 25 de mayo:

Yo y todos los miembros de la comunidad apostólica tenemos buena salud, gracias a Dios.

Estamos en Bangui para hacer compras… Ana tenía marcado el viaje de regreso para el día 18, pero lo tuvo que atrasar para el 8 de junio. De todas formas tuvimos que venir a la capital pues ya teníamos la despensa casi vacía.

El 12 de junio vuelve Gervelais y su padre de Dakar. Damos gracias al Señor porque corrió bien la operación. Espero que esté contento y con buena salud.

El 11 de mayo, fue asesinado, a golpes, un enfermero del hospital acusado de “likundu” (brujería). Todos estamos muy tristes con este acontecimiento. Esperamos que se haga justicia y que los que le causaron la muerte sean detenidos, empezando por las autoridades que le negaron protección… Pedimos al Señor que nos ayude a defender a las personas acusadas de tal maldición. Ya hubo varios casos de personas acusadas y que fueron protegidas por la Misión y por algunos cristianos valerosos. Que el Señor de la vida haga que nunca más suceda con nadie y que todos los cristianos tengan la fuerza de denunciar tales violencias.

El día 1 de mayo, en Bangui, en la parroquia de Nuestra Señora de Fátima, durante la Eucaristía, murieron 16 personas y 100 resultaron heridas por un ataque de los rebeldes. Acabaron muriendo 22 personas, entre ellas, uno de los sacerdotes que estaba concelebrando. Los habitantes de este barrio continúan con mucho miedo de ser atacados de nuevo. Rezad mucho por este nuestro pueblo, que ya está cansado de sufrir…

Yo, si Dios quiere, no volveré a Bangui antes de la salida a Portugal, ya que, en junio, voy a estar muy ocupada con las evaluaciones de los estudiantes y el trabajo de fin de curso. El 4 de julio, parto de Centroáfrica y llegaré a Lisboa el 5 por la tarde. Como hice el año pasado. Regresaré a la Misión, si Dios así lo quisiera, a principios de septiembre. Cristina está animada, continúa estudiando el sango [lengua local].

Estamos siempre unidos por la oración, eso nos da mucha fuerza y ​​coraje. Un gran abrazo Misionero, del tamaño del mundo, para el Padre Juan y Padre Orlando y todos los fieles a vosotros confiados. ¡Hasta pronto!

Con mucha amistad

Maria Augusta

Para el Astrolabio

ANO V – Nº 121 – 3 de Junho de 2018

Paróquias de Cabril, Dornelas do Zêzere, Fajão, Janeiro de Baixo, Machio, Pampilhosa da Serra, Portela do Fôjo, Unhais-o-Velho e Vidual

 

Diario de Simone desde la RCA

Simone Mongoumba

Simone MongoumbaHola a todos. ¿Cómo están? Espero que estén bien. Aquí ha comenzado la temporada de lluvias y, para moverse, podríamos usar el arca de Noé. Cuando llueve en Mongoumba, todo se detiene (creo que lo mismo sucede a lo largo de toda la RCA), los niños y los maestros no vienen a la escuela, no ves a nadie y podemos dormir todo el día, acunados por el sonido de la lluvia, y pensar en ustedes en Portugal, Polonia, Italia, en todo el mundo. La misión tiene sus pros y sus contras.

ESPERGESIA

Yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Todos saben que vivo,
que soy malo; y no saben
del diciembre de ese enero.
Pues yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Hay un vacío
en mi aire metafísico
que nadie ha de palpar:
el claustro de un silencio
que habló a flor de fuego.

Yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Hermano, escucha, escucha…
Bueno. Y que no me vaya
sin llevar diciembres,
sin dejar eneros.
Pues yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Todos saben que vivo,
que mastico… y no saben
por qué en mi verso chirrían,
oscuro sinsabor de féretro,
lucidos vientos
desenroscados de la Esfinge
preguntona del Desierto.

Todos saben… Y no saben
que la Luz es tísica,
y la Sombra gorda…
Y no saben que el misterio sintetiza…
que él es la joroba
musical y triste que a distancia denuncia
el paso meridiano de las lindes a las Lindes.

Yo nací un día
que Dios estuvo enfermo,
grave.

(César Vallejo)

Simone MongoumbaEn esta noche profunda, espesa, premonitoria, pegajosa, penetrante, a menudo desolada e incómoda que envuelve a toda la República de África Central, hay un rayo de luz cegadora que dura un instante. Es el rayo de los rifles, de los disparos, de granadas seguidas por un ruido increíble… y un rayo de ESPERGESIA, un rayo que genera esperanza.

En Bangui, en el barrio llamado Kilometro 5, en la parroquia de Nuestra Señora de Fátima, donde pasé 45 días estudiando Sango, el 1 de mayo, fiesta de San José Obrero, durante la misa, hubo un rayo de armas, disparos de armas, de granadas. Fue un ataque bien planificado por personas que quieren ver la noche durar para siempre. Hubo 16 víctimas.

Inmediatamente comprendimos que el retumbar del trueno de esta explosión resonó alrededor del mundo (alguien incluso nos escribió desde Brasil), hemos sentido la calidez de su cercanía. Estamos bien. No fuimos testigos directos. Nos dicen que lentamente la situación está volviendo a ser “normal”. De hecho, así es como es. Después del rayo de las armas, hemos vuelto a vivir en una noche aún más oscura.

Simone MongoumbaEn Mongoumba hay un rayo de ESPERGESIA, un rayo que genera esperanza, infinitesimal, pero de una luz cegadora: nuestras visitas a los campamentos pigmeos; los martes por la mañana con los bebés del centro de nutrición; Los domingos en las capillas para orar con la comunidad, compartiendo un poco de mandioca y un pequeño pez atrapado solo para nosotros; las reuniones de los jueves con un grupo vocacional; las tardes pasadas dibujando y coloreando; las caminatas interminables rodeadas de niños que nos animan; y los pequeños pigmeos recién nacidos, pequeños que te miran con los ojos medio abiertos, que parecen decírte
“Nací el día en que Dios estaba enfermo, muy enfermo”, pero si nací en esta noche infernal, todavía hay …
ESPERGESIA

Saludos, un abrazo y un beso, oraciones y GRACIAS
Simone LMC