Laicos Misioneros Combonianos

«Confíe en Jesús y sígalo en la oscuridad», dice Anna Obyrtacz, una laica misionera Comboniana en la República Centroafricana.

Anna RCA
Anna RCA

Ella nunca quiso partir. Soñaba con formar una familia y vivir en el campo en Polonia, pero una noche en la iglesia dominicana cambió su vida. Anna Obyrtacz, laica misionera comboniana en misión en RCA, habla sobre su vocación y su misión en la ciudad de Mongoumba en Lobaye con los pigmeos en los que encontró a Dios.

La redacción (LR): ¡Hola, Anna! ¿Cómo recibiste la llamada para servir al Señor como laica misionera comboniana?

Anna Obyrtacz (AO): Nunca había pensado en la misión. Nunca había sido mi sueño o mi deseo profundo. Yo era una persona joven que anhelaba el matrimonio y una buena vida en mi país. Pero el Señor es grande, vino a buscarme para enviarme a su cosecha. Yo ¿misionera? A menudo me divierte cuando lo pienso, ya que no era mi aspiración más profunda hace unos años. Ahora, puedo asegurarles que no puedo pensar en mi vida sin la misión y, a diario, siempre me pregunto adónde me llevará este camino del Señor.

Estudié en Cracovia, Polonia, donde incluso comencé a trabajar. Mi encuentro con los misioneros combonianos fue una coincidencia. Para mí tal vez, pero no para Dios. Este encuentro ocurrió en marzo de 2012 en una comunidad de dominicanos a la que asistía. Ese día los combonianos habían organizado una adoración.

LR: ¿Y qué pasó después?

AO: Después de graduarme y conseguir trabajo, viví tranquilamente mi pequeña vida. Pensé, como ya dije, comenzar una familia. Entonces, estaba centrada en mi trabajo y mi vida de oración, me refiero a la vida de oración, la Misa, la Eucaristía, la oración diaria. Entonces, un día, empujado por no sé qué, no sabría decirlo, tuve la inspiración de unirme a la nueva pastoral académica. Este ministerio pastoral llamado KOMPAS se ocupaba principalmente de los jóvenes. Por invitación de un padre comboniano, me uní al equipo para un retiro espiritual. Durante este retiro, conocí a varias personas, especialmente personas involucradas en actividades misioneras en todo el mundo. Pude conversar con ellos sobre la misión y cómo ser misionera. Pero en ese momento, el espíritu de ir a la misión aún no se me había ocurrido.

LR: Pero justo después de esa primera experiencia de retiro, fuiste a África. ¿Cómo lo explicas?

AO: Poco después de esta experiencia, comencé a pensar en la misión. Las conversaciones con los misioneros que conocí en el retiro volvieron a mi mente. Con eso, comencé a interesarme en la misión. Empecé a conocer gente nueva, especialmente con los misioneros. Más tarde, tuve la gracia de ser enviada a Uganda por un mes para mi primera experiencia misionera, fue en 2013. Al salir de Polonia, esperaba vivir lo peor en Uganda, pero algo me decía en mi interior que valía la pena intentarlo.

LR: ¿Cuál fue tu primera impresión de África?

AO: Recuerdo como una niebla, hacía mucho calor (risas). Al principio, había mucha presión, tenía muchas ganas de hacer todo lo que me dijeron. Teníamos pasión, deseo, pero el idioma era nuestra barrera. Recuerdo los rostros de los niños en el orfanato donde trabajamos, querían hablar con nosotros, pero como solo hablamos inglés y ellos sus idiomas locales, fue un poco difícil. Y así, al no comunicarnos, simplemente nos quedamos allí con ellos, sin palabras, así de simple y esto nos conmovió enormemente.

Después de pasar un mes en Uganda, regresé a Polonia, donde regresé con los misioneros combonianos para discernir mi vocación, para ser: ¿misionera en África? ¿En mi propio país? ¿Trabajar? ¿Casarme? …

LR: ¿Has luchado con estos pensamientos durante mucho tiempo?

AO: En la vida, a veces la monotonía nos lleva a querer cambiar nuestra forma de vida. Pensé que debía tomarme el tiempo para discernir cómo me sentía. Para este propósito, de acuerdo de las personas que me acompañaba, fui de retiro con los jesuitas en Zakopane. Un momento de interiorización personal, de encuentro con uno mismo y con el Señor. Durante estos preciosos días que pasé con los jesuitas, el Señor respondió a todas mis preocupaciones y también me hizo preguntas, pero confié en él. En algún momento de nuestras vidas, debemos aprender a ser «ciegos» y dejar que el Señor nos guíe. En polaco dicen «ve en la oscuridad». Decide entrar en la oscuridad y deja que Jesús nos guíe.

Otro aspecto importante de mi vocación ha sido el apoyo de mi familia. Ella me apoyó mucho en mis comienzos y durante mis experiencias misioneras. Ruego al Señor que los bendiga y los llene de paz.

LR: ¿Por qué África y la República Centroafricana?

AO: Para los combonianos, África es una tierra muy especial. Nuestro fundador comenzó su misión en África y era un apasionado de este continente. En ese momento, teníamos varias opciones: Mozambique, Etiopía y la RCA. La RCA era un país post-conflicto, nada estable y muchos temían ir allí. Había muchas razones para creer que la misión RCA iba a un sacrificio: los pobres, la guerra, la inseguridad, etc. Lo que más me preocupaba era el francés (risas). Nunca lo había estudiado, ¿lo ves? (Risas). Pero me armé de valor para venir, especialmente siguiendo el ejemplo de Comboni de servir a los pobres. Hoy puedo decirles con gran sinceridad que la República Centroafricana es un país maravilloso. Volveré aquí, aquí en RCA, está mi segundo país.

LR: ¿Cómo te preparaste para tu partida a Bangui, a pesar de tu poco conocimiento del francés?

AO: estuvo bien. Me uní oficialmente a la comunidad de laicos misioneros combonianos, el 12 de junio de 2015 en Varsovia antes de mi partida a la República Democrática del Congo, donde debería aprender francés. Luego, celebramos la misa de envío a la misión en mi parroquia de San Juan Bautista en Orakwa con motivo de la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, presidida por el Monseñor Grzegorz Rys. Llegué al Congo (RDC) donde pasé 4 meses, y allí fui acogida por una hermana LMC congoleña llamada Irene. Me ayudó a comprender la mentalidad africana, especialmente la de África Central. Fue un momento fantástico, ya que no solo estuve allí para aprender el idioma. El día que me fui a Bangui, Irene me aconsejó en estos términos: «Recuerda que te enviaron a estas personas, tratando de entenderlas y amarlas. Comparte lo que tienes con ellos para que encuentres la felicidad.

LR: ¿Cuáles fueron las primeras dificultades al llegar a RCA?

AO: Desde Kinshasa, donde vivía como en Europa, me encontré en un bosque sin acceso a internet, electricidad ni agua caliente (risas). Ese primer mes fue difícil. Difícil porque no tenía muchos amigos, tenía que comenzar de nuevo. Y estoy feliz de haber logrado ir más allá de las amistades, hice una familia.

LR: ¿Cuál fue su ministerio en Mongoumba?

AO: La comunidad laica de Mongoumba está compuesta por cuatro laicos: un italiano, dos portuguesas y yo una polaca. Tomamos las decisiones juntos, sobre cómo vivimos y cómo ayudar a las personas. En Mongoumba, los laicos se encargan de la educación, los pigmeos y también la salud. En lo que a mí respecta, trabajé en la clínica. Siendo concretos, cuidé de los pigmeos primero y luego de los niños que sufren de desnutrición. De vez en cuando, organizamos sesiones de formación para cuidadores, etc.

LR: es una misión única debido a los pigmeos que viven allí. ¿Cómo ayudas a esta minoría?

AO: los pigmeos ocupan un lugar especial en todas nuestras actividades. Tienen prioridad. No son considerados en esta parte de RCA. Estos son el tipo de personas que nuestro fundador quería conocer y servir. Pero trabajar con ellos no es tan fácil como eso, porque son personas muy libres, a las que no les gusta estar encerrados en ninguna estructura, por ejemplo. Poco a poco, les enseñamos a escribir y leer, a tener una buena higiene básica, a evitar enfermedades causadas por la suciedad, etc. Intentamos mostrarles otra forma de vida, vivir de manera independiente, vivir sabiendo cómo administrar el poco dinero que tienen.

LR: ¿Cuáles son las necesidades en este campo? ¿Cuáles son los principales problemas que afectan a la República Centroafricana y sus habitantes?

AO: lo que más necesita la RCA es paz. Paz en las calles, paz en los corazones, paz en las ciudades. La gente quiere vivir sin miedo, criar a sus hijos, ir a trabajar, crecer. El gobierno no debe escatimar esfuerzos para garantizar la seguridad de esta población, que solo aspira a vivir en paz. Otro desafío para RCA es la educación y la creación de empresas. Los jóvenes deben estudiar bien, en muy buenas condiciones y también encontrar oportunidades de empleo al final de estos estudios.

LR: ¿Cuáles son los peligros del servicio misionero en esta región?

AO: Con respecto a Mongoumba, estábamos a salvo, es un área bastante segura donde no nos molestaban. Sin embargo, la RCA es muy grande y todavía hay áreas donde las personas se esconden, viven en peligro constante donde el conflicto armado está abierto. La única amenaza es quizás la enfermedad. Por supuesto, hay medicamentos disponibles, pero nunca se sabe a dónde nos puede llevar. Pero Dios siempre nos protege.

LR: ¿Cuál es tu invitación al mundo para la RCA?

AO: Les invito a unos y otros a apoyar la RCA a través de la oración y especialmente con la ayuda concreta. Me refiero a ayuda en términos de proyectos, apoyo financiero, etc. Invito a otros laicos y misioneros a venir a este hermoso país.

LR: Anna, ¿qué te aportó personalmente la misión en RCA?

AO: Aprendí más sobre abrirme a otras personas, muy a menudo diferentes a mí y criadas en una cultura diferente. Vivir sobriamente, en humildad, estar satisfecha con los medios que tenemos. Es una de las hermosas experiencias que tuve. Esta experiencia también me mostró que cuando dejamos nuestra familia biológica, Dios nos da otra.

LR: ¿Cuáles son tus planes para el futuro cercano?

AO: Después de las vacaciones en Polonia, iré a Canadá durante tres años para recibir formación en psicología. Es un programa preparado para los misioneros. Y como dije anteriormente, si Dios me mantiene con vida, volveré a RCA para brindar ayuda psicológica más especializada a las personas que han tenido experiencias de guerra traumáticas y demás. Una vez de vuelta en RCA, daré más esperanza a aquellos que han sido heridos y abandonados.

Entrevista realizada por Eustache Michael Mounzatela

La diversidad es verdaderamente hermosa

LMC Kinshasa
LMC Kinshasa

Queridos amigos,

Han pasado dos meses desde que estoy en tierras africanas. Mi primera parada fue en la República Democrática del Congo. Lo primero que me sorprendió cuando aterricé en Kinshasa fue la temperatura, era muy, muy alta. Ya había estado en Kenia dos veces, así que supuse que no me sorprendería mucho la realidad africana, ¡y ciertamente no por el clima!

En el aeropuerto me esperaban dos personas: el padre Celestin, responsable del movimiento de LMC en la RDC y Tiffany – Coordinadora del grupo LMC. Me llevaron a la casa provincial de MCCJ, donde me recibieron muy calurosamente toda la comunidad de padres Combonianos y los LMC.

Durante estos dos meses que pasé en Kinshasa, me centré principalmente en aprender francés, pero también en experimentar la vida comunitaria, en un gran grupo internacional. Me mostró que la diversidad es verdaderamente hermosa. Tantas culturas diferentes, diferentes idiomas, hábitos, realmente pueden funcionar y dar alegría a las personas que viven juntas. Podemos encontrar algo que nos conecte: en primer lugar, Dios, otra persona, la felicidad de estar juntos, la misión común y el cuidado de la obra de Dios. Por supuesto, la vida con otras personas no es fácil, pero la conciencia de que compartimos el mismo objetivo ayuda mucho.

Como mencioné antes, el tiempo que pasé en Kinshasa fue principalmente para aprender francés, una experiencia bastante difícil para mí, pero realmente me enseñó muchas cosas.

Al principio, traté de mezclar el francés con el inglés, pero la mayoría de las veces todavía utilizaba el inglés simple en lugar del francés. Cuanto más tarde, más difícil, más y más gente me pedía hablar francés, ¡y la verdad es que funcionó muy bien! Por supuesto a veces me estresaba o frustraba, pero sabía que era por mi propio bien y estoy agradecida por ese tiempo. Todos los días intentaba hablar cada vez más en francés, a veces me sentía avergonzada por mis errores de ortografía o gramática, pero fue una motivación adicional para mejorar mis habilidades lingüísticas.

Ahora sé por qué es tan importante hablar, incluso con errores, porque así alguien puede corregirlos. Necesitamos que otras personas nos ayuden a vencer la barrera de hablar (incluso con los errores). Por eso la comunidad es tan importante.

En nuestro espíritu comboniano es fundamental apreciar a las personas que nos rodean, su presencia y apoyo, su motivación. Solos, no tenemos tanta fuerza como tenemos juntos. Tal vez usted puede encontrar esta visión demasiado ideal, tan perfecta que no puede ser verdad, pero esa es mi experiencia tanto de Cracovia como de Kinshasa.

Esta vez me mostró cuán adecuadas son las palabras: «Dios no llama a las personas capacitadas, sino capacita a los que llama».

LMC Kinshasa

Cuando tenía algo de tiempo libre los sábados, junto con Enochi (LMC de Kinshasa) servía a la gente en la calle. Era un programa llamado «comida desde el corazón». Estaba preparada por una familia para las personas que vivían en la calle. Kinshasa es una ciudad muy grande, y la gente venía de diferentes partes, solo para tener una comida caliente. Durante un par de horas, servíamos alrededor de 250-300 platos. Me di cuenta de lo bendecida que era por tener algo para comer, acceso a agua potable, un lugar para dormir y ropa que vestir. Hay tantas personas en el mundo que no pueden pagárselo. Tengo en mente la imagen de los jóvenes que “se bañaban” y lavaban su ropa en el pequeño foso cerca de la casa provincial. Lo recordaré por el resto de mi vida.

El tiempo en Kinshasa también me permitió experimentar la felicidad de las personas aquí, a pesar de las dificultades que necesitan atravesar. Ver su energía y compromiso.

LMC RCA

Ahora, desde hace más de 3 semanas, estoy en Bangui, capital de la República Centroafricana. Me quedaré aquí también durante dos meses para aprender sango – idioma local. Conocí a mi comunidad: Christina y Simone, viviré y trabajaré con ellos en Mongoumba. El viernes 28 de junio celebramos juntos el Día del Sagrado Corazón de Jesús. Fue tiempo de adorar, cenar y hablar juntos.

Quería pedirles a todos que oren por mí, por las personas que conozco aquí, por todo lo que voy a hacer aquí, mi misión y mi vida. También rezaré por ustedes.

Monika

Monica Jamer, LMC

Noticias de la misión en República Centroafricana

RCA
RCA

Desde la Misión de Mongoumba (República Centroafricana) la LMC María Augusta escribe para el Diario de su parroquia – El Astrolabio.

He venido aquí a Bangui [capital de la República Centroafricana], porque el padre Fernando sufrió un accidente y está aquí en el hospital. Él tuvo el accidente cuando volvía de Mbaiki [Mongoumba pertenece a la Diócesis de Mbaiki], después de participar en la Misa Crismal. Iban con él la LMC Cristina y al padre Maurice y atrás viajaban siete personas. Afortunadamente Cristina y el P Maurice no resultaron heridos ni con grandes dolores físicos, pero siempre e s difícil asumir emocionalmente un accidente. Sin embargo, pudieron estar siempre al lado del padre Fernando, que era lo más importante y necesario.

Las personas que iban detrás tuvieron algunas heridas, pero, afortunadamente, nada de grave, sólo uno de ellos fue hospitalizado, pero no estaba mal, gracias a Dios. El padre Fernando salió despedido por el cristal de la puerta. Tuvo dos traumatismos: uno en la frente junto a los ojos y otro detrás. Fue operado el domingo de Pascua y todo corrió bien.

Ana y yo llegamos el martes [a Bangui] y nos quedamos en el Postulantado, porque se estaba celebrando la Asamblea de los Combonianos. Pasamos la Pascua muy preocupados, porque no sabíamos cómo estaban… Cuando vimos al padre Fernando todavía estaba mal. Sólo hoy he venido un poco a la Maison Comboni [casa de los misioneros Combonianos en Bangui], porque hemos estado muy ocupadas con él. Gracias a Dios, él se ve mejor día tras día. Todavía necesita comer todo pasado, porque la mandíbula superior no toca la inferior y así no puede masticar. Tenemos esperanza de que a nivel de cabeza estará todo bien, porque él habla bien y todos los sentidos funcionan… Damos muchas gracias a Dios, que protegió a todos los que viajaban. La Providencia Divina estaba con ellos, porque el accidente ocurrió a 1 kilómetro de la Misión de Mbata y también porque apareció un vehículo que los transportó al hospital de la villa (donde el padre Fernando fue suturado) y luego hasta Bangui.

El padre Fernando será trasladado a Benín a hacerse un TAC de cabeza, para verificar si está bien, y después descansar y recuperar fuerzas para continuar la misión que el Señor tiene para él. ¡Tengo confianza que va a estar todo bien, con la gracia del Señor!

Cristina se hizo exámenes y está todo bien. ¡Ella ha ayudado mucho al padre Fernando! Ella se quedará descansando en Bangui hasta sentirse recuperada para volver a Mongoumba.

El padre Maurice está bien, pero muy cansado… hasta el miércoles hizo todas las noches y de día preocupado por los otros siniestrados. Gracias a Dios, el jueves y viernes pudo descansar y ya se le ve mejor…

El padre Samuel regresó el miércoles, bien y animado para la Misión que le espera. Durante los meses de julio y agosto realizará una animación misionera en los Estados Unidos.

Esperamos que en ese momento el padre Fernando ya haya vuelto repleto de salud.

La asamblea corrió bien. Vino a participar un hermano de Togo, amigo del padre Maurice.

La niña gemela de la que os hablé en el último mensaje acabó por morir… El Señor la acogió en sus brazos, porque ella sufrió mucho.

Siempre unidos en la oración.

¡Os deseo un tiempo Santo de Pascua para todos!

¡Un abrazo para todos del tamaño del mundo! Gracias por vuestras oraciones.

Maria Augusta, LMC

para el Astrolabio

ANO V – Nº 147 – 5 de Maio de 2019

Paróquias de Cabril, Dornelas do Zêzere, Fajão, Janeiro de Baixo, Machio, Pampilhosa da Serra, Portela do Fôjo, Unhais-o-Velho e Vidual

Ecos de la misión en República Centroafricana

LMC RCA
LMC RCA

«Aquí os envío un poco de la vida en la misión.» Es con estas palabras que nuestra querida amiga María Augusta nos abraza y nos escribe sobre los pasos que se van dando en la misión en RCA.
Ana [LMC polaca] ha tenido un problema en el codo. Se hizo una ecografía y luego fuimos con ella al centro médico militar, en Bangui. El personal fue muy amable y servicial. Vamos a almorzar con ellos mañana, si Dios quiere.
Los demás miembros de la comunidad estamos bien, gracias a Dios. Hemos tenido noticias del padre Samuel, que también está bien, aprovechando sus vacaciones para descansar y visitar a la familia y amigos.
En esta semana llegó a nosotros una madre con sus dos hijas gemelas, que ya había venido a la misión a pedir leche, porque no tenía suficiente para los dos bebés. En ese momento ya estaban mal nutridas. Las tratamos y regresaron a casa bien. Ahora volvió con una de las gemelas muy delgada, pesando apenas dos kilos, y teniendo ya nueve meses… me quedé muy impresionada con el bebé y me dirigí de inmediato con la madre a la zona de cuidados para los mal nutridos para que fuera internada allí. ¡No sé si se recuperará! Que el Señor haga lo mejor para ella.
El pequeño Andrés, huérfano, que encontré en noviembre de 2015, y al que dimos leche, tiene el «mal de Pott» (tuberculosis vertebral). Fue al pediatra a Bangui y ahora está siendo tratado contra esa enfermedad. Después será operado también como Gervelais*, que hasta ahora no caminaba y, pasados ​​dos meses de tratamiento contra la tuberculosis, ya comenzó a dar los primeros pasos y se ve que tiene mucha fuerza de voluntad para aprender rápidamente a andar.
En la escuela empezamos a dar clases de recuperación**, de 90 minutos, dos días a la semana. En los primeros años se trabaja principalmente la lectura y la escritura y en los siguientes años también la Matemática. Que el Señor dé mucha fuerza y ​​voluntad a los alumnos para no faltar y que consigan mejorar su aprovechamiento. Gracias a Dios, tenemos algunos alumnos con mucha fuerza de voluntad… y eso es lo que nos anima a continuar. Agradecemos al Señor que nos da salud y también alegría y buena disposición para hacerlo.
Os deseo a todos un tiempo de Cuaresma Tranquilo y de Crecimiento en el Amor a Dios y a los Hermanos.
¡Continuamente unidos por la oración y la misión! Gracias por vuestras oraciones.
Maria Augusta Pires, LMC en la RCA
 
* Gervelais es el nombre de un «chiquito» al que María Augusta ya hizo referencia en las publicaciones del 13 de abril y el 11 de junio de 2018.
**En virtud de que los resultados de los alumnos no son alentadores, como nos informó en su última carta.

Noticias de la misión de República Centroafricana – Diario Astrolabio

LMC RCA

LMC RCADesde la Misión de Mongoumba (República Centroafricana) la LMC María Augusta escribe para el Diario de su parroquia – El Astrolabio.
Querido Padre Orlando
¿Cómo está? Espero que haya comenzado muy bien el nuevo año y que así sea hasta el final. Un buen 2019 para todos sus parroquianos y su familia.
He tenido malaria la semana pasada, pero, gracias a Dios, ya estoy recuperada. Los demás miembros de la comunidad están bien.
El padre Samuel partió hoy para pasar sus vacaciones. Pedimos al Señor que las pase bien y que pueda volver lleno de fuerza y ​​coraje para continuar la misión que le es confiada.
Durante los días 17 y 18 de diciembre tuvimos la visita del Cardenal. ¡Toda la gente de la parroquia quedó muy contenta! A la llegada se congregó una multitud… vinieron muchas personas de confesiones cristianas diferentes. La iglesia estuvo repleta de gente, para la Eucaristía, y fuera de ella había casi otras tantas personas. ¡Se prolongó por 5 horas! Él habló muy bien sobre el problema del likundu* (la brujería) y otros problemas.

Ana y Cristina estaban en Bangui y Simone en Italia, yo estuve con los sacerdotes para recibirlo. ¡Gracias a Dios corrió todo muy bien! Espero que las personas pongan en práctica lo que escucharon. Visitó las diez parroquias de la diócesis. La nuestra fue la penúltima. Terminó su visita pastoral en la catedral S. Jeanne d ‘Arc, en Mbaiki. Sé que acabó cansado, pero muy contento con la participación que hubo.
Cuando vinimos aquí a Bangui, la última vez, encontramos en el supermercado un policía de Janeiro da Cima (localidad portuguesa). Él dijo que ya había oído que estaba aquí una misionera de Janeiro da Baixo (localidad vecina). ¡Fue muy bueno! Nos habló que había militares al rededor del aeropuerto y ayer fuimos allí a hacerles una visita. ¡Nos recibieron muy bien y con gran alegría! Nos dieron medicamentos y nos invitaron a almorzar. Si Dios quiere iremos mañana.
Los resultados de nuestros alumnos no son alentadores, esperamos que mejoren en este trimestre.
Sé que ha visto y escuchado muchas noticias, nada agradables, sobre este nuestro pobre país. Gracias a Dios aquí estamos en paz, pero ¡sufrimos por nuestros hermanos que están siendo masacrados!
Todavía no sabemos cuándo volveremos a Mongoumba…
Continuamos unidos por la oración.
Un gran abrazo misionero de todos nosotros, para usted y todos aquellos que leen el Astrolabio.
La LMC Maria Augusta en el Astrolabio
AÑO V – Nº 139 – 3 de febrero de 2019
Paróquias de Cabril, Dornelas do Zêzere, Fajão, Janeiro de Baixo, Machio, Pampilhosa da Serra, Portela do Fôjo, Unhais-o-Velho e Vidual

* El problema del likundu tiene que ver con aquellos que son falsamente acusados ​​de brujería y brutalmente asesinados.