Laicos Misioneros Combonianos

¡Hoy es un día alegre!

Asamblea LMC
Logo LMC

“La alegría del evangelio llena los corazones y las vidas de todos los que se encuentran con Jesús. Aquellos que aceptan su oferta de salvación son liberados del pecado, la tristeza, el vacío interior y la soledad. Con Cristo, la alegría nace constantemente de nuevo. Deseo alentar a los fieles cristianos a embarcarse en un nuevo capítulo de evangelización marcado por este gozo”. (Evangelii Gaudium, 1)

¡Hoy es un día alegre!

Es domingo de Gaudete. Gaudete es la palabra latina para regocijarse, y este domingo estamos llamados a pausar nuestro Adviento para recordar la alegría y la anticipación de la Redención Prometida. En la primera antífona de la misa de hoy podemos escuchar «Regocíjate en el Señor siempre. Lo diré de nuevo: ¡Alégrate!” (Filipenses 4, 4). Estas palabras deberían acompañarnos en cada momento, en cada situación, incluso si a veces no es tan fácil.

Y para nosotros como LMC también es otra razón para alegrarnos hoy. El año pasado, en la asamblea internacional LMC en Roma, se decidió que el tercer domingo de Adviento será el día de nuestra fiesta, donde también podemos reunirnos con otros miembros de la Familia Comboniana y celebrar juntos.

Asamblea LMC

Este día puede ser muy inspirador para nosotros como misioneros. En la exhortación apostólica del Papa Francisco «Evangelii Gaudium» pudimos leer muchas veces cómo se conectan la alegría y la misión.

En primer lugar, debemos recordar la fuente de la alegría. La verdadera alegría cristiana es diferente de la que ofrece el mundo. Proviene del encuentro personal con Jesucristo, que tiene que renovarse todos los días, sin falta. La presencia de Dios en nuestras vidas y su amor incondicional fortalece esta alegría. Los cristianos tenemos que ser personas llenas de alegría e irradiarla. No podemos mantener esta alegría solo para nosotros. Estamos llamados a compartirla con otros, para que pueda llegar a todos, especialmente a los más pobres y abandonados que pueden no haber experimentado muchas cosas buenas en sus vidas. Esta es la base de la misión en cada lugar donde estamos.

Asamblea LMC

En la homilía del comienzo del Mes de la Misión Extraordinaria, el Papa Francisco pronunció hermosas palabras sobre este tema. Tal vez algunas de ellas ya las hayan escuchado, pero aun así es bueno volver a leerlas y repensarlas: “¿Podemos nosotros, que hemos descubierto que somos hijos del Padre celestial, guardar silencio sobre la alegría de ser amados, la certeza de ser siempre amados a los ojos de Dios? Ese es un mensaje que mucha gente está esperando escuchar. Y es nuestra responsabilidad. Preguntémonos: ¿qué tan buen testigo soy?

Pecamos por omisión, es decir, contra la misión, cada vez que, en lugar de difundir alegría, nos consideramos víctimas o pensamos que nadie nos ama ni nos comprende. Pecamos contra la misión cuando cedemos a la resignación: «No puedo hacer esto: no estoy preparado para eso». ¿Cómo puede ser? Dios te ha dado talentos, ¿pero te crees tan pobre que no puedes enriquecer a una sola persona? Pecamos contra la misión cuando nos quejamos y seguimos diciendo que todo va de mal en peor, en el mundo y en la Iglesia. Pecamos contra la misión cuando nos convertimos en esclavos de los temores que nos inmovilizan cuando quedamos paralizados al pensar que «las cosas nunca cambiarán». Pecamos contra la misión cuando vivimos la vida como una carga y no como un regalo, cuando nos ponemos a nosotros mismos y a nuestras preocupaciones en el centro y no a nuestros hermanos y hermanas que esperan ser amados”.

Asamblea LMC

Hoy es un hermoso día de celebración, unidos con todos los demás LMC de todo el mundo. Pero también es un buen día para reflexionar personalmente y compartir en los grupos:

  • ¿Qué tipo de persona soy? ¿Alguien que parece que regresa de un funeral? ¿O alguien cuya vida resplandece de fervor porque recibió la alegría de Cristo?
  • ¿Cómo me invita Dios a volver a la fuente de mi alegría?
  • ¿Cómo estoy nutriendo la fuente de mi alegría, mi relación con Jesús?
  • ¿Estoy viviendo mi vida cotidiana de manera que permita que la bondad del Evangelio llegue a los demás?

Mientras reflexionamos sobre estas preguntas, tengamos en cuenta que una señal segura de que el Evangelio se está proclamando y dando fruto es si la alegría está presente (Evangelii Gaudium # 21). Que todos nuestros servicios estén repletos de la alegría del Evangelio enraizado nuestros encuentros personales con Jesús.

Asamblea LMC

Formación para el Mes Misionero Extraordinario 2019

Tema MME
Tema MME

Como sabemos el Papa Francisco ha convocado un mes misionero extraordinario en octubre de 2019, con el fin de despertar aún más la conciencia misionera de la missio ad gentes y de retomar con un nuevo impulso la transformación misionera de la vida y de la pastoral.

Una de las propuestas claves de este mes debe ser la formación. Por ello os ofrecemos este pequeño tema que podrá ser usado en grupos de jóvenes y adultos, en clases de religión, grupos de confirmación, formación de comunidades e incluso a modo de reflexión personal (aunque siempre mejor en comunidad).

Para ello partiremos de la carta de convocatoria del Papa Francisco, de la propia carta Maximun Illud que escribió el Papa Benedicto XV y cuya celebración del centenario ocasiona la convocatoria de este mes misionero extraordinario y nos dejaremos también acompañar por los escritos y la vida de un misionero como fue San Daniel Comboni; su vida junto a la de otros misioneros inspiraría esta carta y esperemos que también nos ayude a inspirarnos a cada uno de nosotros y de nuestras comunidades a ser misioneros y misioneras hoy.

Retiro de cuaresma en Uganda

Retiro cuaresma Uganda
Retiro cuaresma Uganda

Les enviamos nuestros sinceros saludos desde Uganda. Tuvimos nuestro retiro de Cuaresma el pasado sábado 2 de marzo de 2019 dirigido por el Padre Comboniano Anthony Kibira, Viceprovincial Superior de Uganda. Asistimos todas diferentes comunidades religiosas de: Comunidad MCCJ, Hermanas Misioneras Combonianas, Hermanas Internacionales del Sagrado Corazón, Hermanas Misioneras de María Madre de la Iglesia, Hermanas Evangelizadoras de María, Comunidad de Mujeres Focolares y los Laicos Misioneros Combonianos como anfitriones. Fue un momento muy colorido donde sentarnos como comunidad apostólica de la parroquia de Mbuya para prepararnos para el período de Cuaresma 2019.

El P. Anthony eligió como tema del retiro: «Crecer en el amor». No solo durante este período de Cuaresma sino a lo largo de nuestras vidas y acciones. Dijo que crecer en el amor no es un viaje fácil, pero permitir que el amor de Dios crezca en nosotros es la mejor manera. Dijo que esto nos obliga a permitir que el amor sea sembrado y crezca en nosotros.

En su charla, él nos mostró obstáculos que no permiten que el amor de Dios crezca en nosotros, manifestado de muchas maneras;

La falta de apertura hacia Dios y entre nosotros. Enfatizó que a menos que aprendamos a estar abiertos a Dios en nuestros errores cometidos con él y con otras personas, será muy difícil que el amor crezca en nosotros. Esta falta de franqueza también puede asociarse con pecados de los que no nos arrepentimos, que no confesamos deliberadamente.

Los prejuicios que practicamos a sabiendas o sin saberlo en nuestras comunidades con las cosas que usamos a diario; mi silla, mi taza,… es decir, personalizo todo y yo soy el único que lo usa, mis padres me dijeron que no sería nada en la vida, es ver tu propia imagen directamente a la vista de lo que la gente dice de ti… esto es puramente Orgullo. Enfatizó que para que el amor de Dios crezca en nosotros, debemos ser muy humildes para evitar el orgullo al aceptarnos como seres humanos atados al pecado y cometer errores, no como Dios.

También señaló que el temor al cambio es otro obstáculo que afecta al amor de Dios para crecer en nosotros. Muchas personas asocian la novedad a la incertidumbre en la vida, mirándola con ojos humanos, ya que nos situamos en nuestras zonas de confort. Cambio esto interfiere con nuestras zonas de confort y nos resistimos por todos los medios. Nos aconsejó que no resistiéramos a ningún cambio en nuestras vidas y dijo que el Amor no obliga a crecer en nadie.

También identificó como otro obstáculo para amar el dejarnos llevar por las modas del día que se mueven según el entusiasmo de cada día ya que el mundo siempre favorece la superficialidad, que no es la raíz de nuestra espiritualidad. Necesitamos tomarnos un tiempo y analizar nuestra vida con respecto a las cosas materiales que pueden estar afectando nuestro crecimiento espiritual.

También señaló que cuando estamos llenos de muchos intereses, que nos hacen estar demasiado ocupados, no permitimos que la semilla del Amor crezca en nosotros. Hizo hincapié en que necesitamos algo de espacio para crecer mejor, dejar que algunos intereses en nuestra vida desaparezcan y dejar que nuestro corazón se abra para permitir que el amor crezca en nuestro corazón/vida. Permitir que la imagen correcta de Dios esté en nuestra vida y no ver a Dios como un comandante que viene a juzgarnos. También dijo que esto es causado por el pecado que distorsiona la buena imagen de Dios y que debemos regresar a Dios con corazón arrepentido. Nos pidió que siempre nos preguntáramos; ¿Quién es Dios en mi vida? Dijo que permitamos que Dios haga su voluntad en nosotros. Señaló algunos frutos del amor de Dios en una persona;

  • Disponibilidad para dar la vida al sacrificarse, para vivir por los demás.
  • Disponibilidad para llevar la carga de uno al Señor en todo momento siempre que las cargas lleven nuestra vida al pie de la cruz.

Dijo que Jesús no solo murió por nuestros pecados y, por lo tanto, debemos participar en el proceso de nuestra salvación, que siempre tiene un costo, que no es gratis. El P. Anthony dijo que debemos llevar nuestra cruz diaria con amor, lo que nos permitirá estar infectados con el espíritu del amor incondicional por todos.

También señaló algunos de nuestros obstáculos pasados ​​como todo lo que nos causó un gran dolor en el pasado para amar a Dios y unos a otros, es decir, nuestras heridas pasadas. Dijo que algunos apóstoles siguieron a Jesús hasta el momento en que fue arrestado, pero huyeron después de ser torturado, dejando a nuestro Señor Jesús solo en compañía de su Madre María y algunos de los apóstoles. ¿Nuestras heridas pasadas nos han hecho abandonar la voluntad de Dios para que se haga en nosotros, haciendo que Jesús sienta nuevos dolores? Nos desafió a descender a todas nuestras heridas del pasado, a abordar las heridas, para curar las heridas con el Amor de Dios. El P. Anthony dijo que estas heridas siempre están ocultas y son nuestros grandes tesoros del amor de Dios si se abordan bien.

Cómo superar estos obstáculos al amor de Dios;

  • Camine con el Señor todo el tiempo y tenga a alguien a quien mostrar sus heridas en privado, con el espíritu de fraternidad, en nuestras diferentes comunidades y lugares de trabajo. Dijo que Jesús no sanaba a la gente en público sino en privado.
  • Dijo que necesitamos crear estos 40 días de Cuaresma para ser como Jesús; Orar, ayunar y dar limosna a todos. Esto debería hacernos salir de los 40 días de la Cuaresma con mayor madurez de espíritu y emociones.
  • Dijo que debemos ser conscientes de no aplazar las cosas durante este período de Cuaresma para no posponer el ayuno, sino correr la carrera con nuestro Maestro Jesús para combatir nuestras tentaciones.
  • Dijo que necesitamos usar estos 40 días de Cuaresma para identificar nuestra debilidades, que son nuestras áreas de crecimiento, como lo señaló San Pablo en 2 Cor. 12: 1-10. Dijo que no permitamos que nuestra debilidad sea un obstáculo para el amor de Dios, sino que permita que Dios entre en nuestros corazones. Esto puede ser posible si podemos hablar audazmente de nuestras debilidades con nuestros Directores Espirituales, nuestros amigos más cercanos y otras personas, sin importar lo que sea. Este es el primer proceso de curación de nuestras heridas pasadas. Debemos rendir todas estas debilidades a Jesús al pie de la cruz, permitiendo que Dios obre en nuestras debilidades.

En sus comentarios finales habló sobre la homilía de un Obispo durante la ordenación de algunos sacerdotes, que actualmente circula en las redes sociales, con 3 preguntas muy importantes que se nos aplican como Laicos Misioneros Combonianos, así como a otras comunidades religiosas y Cristianos Laicos. El Obispo hizo las siguientes preguntas que, en nuestro caso, debemos responder profundamente en nuestros corazones, poniéndonos en el lugar de esos sacerdotes;

  • ¿Son lo suficientemente débiles como para convertirse en sacerdotes? Solo un Sacerdote débil puede hacer que una persona débil salga de su debilidad. Esto requiere espíritu de humildad.
  • ¿Están lo suficientemente quebrados como para convertirse en sacerdotes? Solo un Sacerdote roto que puede ayudar a un cristiano quebrantado a superar su quebrantamiento y permitir que el amor de Dios crezca en su corazón. No se necesita orgullo en la vida de uno.
  • ¿Están lo suficientemente asustados como para ser sacerdotes? Solo un Sacerdote que teme al pecado puede permitir que los cristianos vivan la vida que predica y predicar lo que vive, las acciones hablan más que las palabras.

Con esto, permítanos desearles a todos un fructífero período de Cuaresma mientras evaluamos nuestra vida en el último año, para permitir que Dios corrija nuestros errores, para que su amor crezca en nuestra vida en todo lo que hacemos. San Daniel Comboni dice que las obras de salvación nacen bajo al pie del Calvario (Cruz).

Laicos Misioneros Combonianos Uganda

Finalizó la VI Asamblea General de los LMC en Roma… ánimo en la Misión.

Asamblea LMC Roma

Asamblea LMC RomaAcaba de concluir nuestra VI Asamblea Internacional de los LMC en Roma. Durante estos días ha sido difícil poder escribir y compartir con todos como se iba desarrollando. Ha sido una semana intensa de trabajo en grupos, plenarios en múltiples idiomas y de consensuar acuerdos.

Una semana de encuentros personales, donde hemos hecho presencia en la vida de los demás, hemos entendido un poco mejor como cada uno vive nuestra común vocación LMC en cada país, en cada cultura. Donde nos hemos alegrado con los logros, preocupado por las dificultades, animado a acompañar y cuidar las heridas o a acompañar a los que caen enfermos. Pero todos y todas desde este espíritu de familia LMC internacional que quiere hacerse presente en el sostenimiento mutuo de esta vocación y en el apoyo al servicio que el Señor nos encomienda como movimiento LMC internacional.

Asamblea LMC RomaTambién ha sido un momento privilegiado de oración y celebración conjunta. De compartir desde nuestra fe, nuestra común vocación LMC. Cada uno llamado por Jesús a salir al camino de la humanidad, al encuentro personal con el más débil y excluido. Jesús que estamos esperando en este adviento y que sabemos no nace en un palacio o entre los poderosos, sino que pide posada en las periferias para terminar naciendo en un humilde pesebre. Jesús desde su nacimiento nos muestra donde debemos estar para encontrarnos con Él.

Un momento donde María ha estado muy presente. En nuestra pequeña cripta nos acompañaba un cuadro de la Virgen de Guadalupe. María que se hace cercana e intercesora de los últimos, de los pueblos indígenas de América, y posibilita la inculturación de la fe. Maestra en el camino. María que lleva a Jesús en este tiempo de adviento, tiempo de esperanza. Ella y las diferentes advocaciones de María han estado muy presentes durante esta semana, como madre que nos quiere acompañar.

Asamblea LMC RomaComboni a los pies del altar nos ha recordado en todo momento lo específico de nuestra vocación. Una vocación que busca ser “católica” (universal), porque solo si todos nos unimos será posible al regeneración de este Mundo.

Una bola del Mundo que también ha estado a los pies del altar, representando todas esas situaciones que debemos servir, partiendo de la propia madre tierra, maltratada por un sistema de sobreexplotación y ocupándonos de sus hijos e hijas que sufren las desigualdades de este mundo, el injusto reparto del acceso a las riquezas y de las maravillas que Dios colocó para todos, para que pudiéramos tener un vida plena.

Asamblea LMC RomaCon un camino donde hemos reconocido el camino recorrido en estos seis años desde cada rincón del mundo. Muchas han sido las realidades de nuestra humanidad que se han hecho presentes, recordando donde cada uno de nuestros LMC está presente. Queremos seguir siendo Iglesia en salida, iglesia desacomodada que parte con humildad a acompañar la vida de los empobrecidos, que reconoce en la diversidad riqueza, que necesita seguir aprendiendo con los demás a descubrir el rostro de Dios más completo posible, aquel leído y descubierto por cada una de las culturas de este mundo.

Comunidad de comunidades que quiere estar presente allá donde el Señor nos coloca. Que quiere mirar a su alrededor y no conformarse. Acercarse a estas realidades de frontera, allá donde los demás no quieren ir, y hacerse pueblo con el pueblo. Disponible a dejar su tierra o a acompañar en su propia tierra estas realidades de misión. Porque la misión no entiende de fronteras y geografías sino de personas. Un mundo globalizado que necesita una respuesta común.

Asamblea LMC RomaPor eso reconocemos, gritamos, rezamos: ¡Un mundo, una humanidad, una respuesta común!

Por eso hemos cantado una y otra vez que “Tudo está interligado, como se fôssemos um… tudo está interligado nesta casa común”.

Ahora se abre un tiempo de oración, de discernimiento para entender el paso de Señor por nuestras vidas, por nuestra asamblea. Para entender las conclusiones que entre todos y todas hemos conseguido consensuar.

Tiempo de estudio, reflexión y oración en cada una de nuestras comunidades. Porque como la Palabra, estas conclusiones, leídas en comunidad tienen un sentido más pleno.

Que el Señor nos conceda la valentía para dar un paso adelante y la fidelidad para mantenernos junto a Él en este camino de servicio misionero.

¡Feliz Navidad a todos y cada uno!

Asamblea LMC Roma

Alberto de la Portilla, LMC