Laicos Misioneros Combonianos

Retiro de cuaresma en Uganda

Retiro cuaresma Uganda
Retiro cuaresma Uganda

Les enviamos nuestros sinceros saludos desde Uganda. Tuvimos nuestro retiro de Cuaresma el pasado sábado 2 de marzo de 2019 dirigido por el Padre Comboniano Anthony Kibira, Viceprovincial Superior de Uganda. Asistimos todas diferentes comunidades religiosas de: Comunidad MCCJ, Hermanas Misioneras Combonianas, Hermanas Internacionales del Sagrado Corazón, Hermanas Misioneras de María Madre de la Iglesia, Hermanas Evangelizadoras de María, Comunidad de Mujeres Focolares y los Laicos Misioneros Combonianos como anfitriones. Fue un momento muy colorido donde sentarnos como comunidad apostólica de la parroquia de Mbuya para prepararnos para el período de Cuaresma 2019.

El P. Anthony eligió como tema del retiro: “Crecer en el amor”. No solo durante este período de Cuaresma sino a lo largo de nuestras vidas y acciones. Dijo que crecer en el amor no es un viaje fácil, pero permitir que el amor de Dios crezca en nosotros es la mejor manera. Dijo que esto nos obliga a permitir que el amor sea sembrado y crezca en nosotros.

En su charla, él nos mostró obstáculos que no permiten que el amor de Dios crezca en nosotros, manifestado de muchas maneras;

La falta de apertura hacia Dios y entre nosotros. Enfatizó que a menos que aprendamos a estar abiertos a Dios en nuestros errores cometidos con él y con otras personas, será muy difícil que el amor crezca en nosotros. Esta falta de franqueza también puede asociarse con pecados de los que no nos arrepentimos, que no confesamos deliberadamente.

Los prejuicios que practicamos a sabiendas o sin saberlo en nuestras comunidades con las cosas que usamos a diario; mi silla, mi taza,… es decir, personalizo todo y yo soy el único que lo usa, mis padres me dijeron que no sería nada en la vida, es ver tu propia imagen directamente a la vista de lo que la gente dice de ti… esto es puramente Orgullo. Enfatizó que para que el amor de Dios crezca en nosotros, debemos ser muy humildes para evitar el orgullo al aceptarnos como seres humanos atados al pecado y cometer errores, no como Dios.

También señaló que el temor al cambio es otro obstáculo que afecta al amor de Dios para crecer en nosotros. Muchas personas asocian la novedad a la incertidumbre en la vida, mirándola con ojos humanos, ya que nos situamos en nuestras zonas de confort. Cambio esto interfiere con nuestras zonas de confort y nos resistimos por todos los medios. Nos aconsejó que no resistiéramos a ningún cambio en nuestras vidas y dijo que el Amor no obliga a crecer en nadie.

También identificó como otro obstáculo para amar el dejarnos llevar por las modas del día que se mueven según el entusiasmo de cada día ya que el mundo siempre favorece la superficialidad, que no es la raíz de nuestra espiritualidad. Necesitamos tomarnos un tiempo y analizar nuestra vida con respecto a las cosas materiales que pueden estar afectando nuestro crecimiento espiritual.

También señaló que cuando estamos llenos de muchos intereses, que nos hacen estar demasiado ocupados, no permitimos que la semilla del Amor crezca en nosotros. Hizo hincapié en que necesitamos algo de espacio para crecer mejor, dejar que algunos intereses en nuestra vida desaparezcan y dejar que nuestro corazón se abra para permitir que el amor crezca en nuestro corazón/vida. Permitir que la imagen correcta de Dios esté en nuestra vida y no ver a Dios como un comandante que viene a juzgarnos. También dijo que esto es causado por el pecado que distorsiona la buena imagen de Dios y que debemos regresar a Dios con corazón arrepentido. Nos pidió que siempre nos preguntáramos; ¿Quién es Dios en mi vida? Dijo que permitamos que Dios haga su voluntad en nosotros. Señaló algunos frutos del amor de Dios en una persona;

  • Disponibilidad para dar la vida al sacrificarse, para vivir por los demás.
  • Disponibilidad para llevar la carga de uno al Señor en todo momento siempre que las cargas lleven nuestra vida al pie de la cruz.

Dijo que Jesús no solo murió por nuestros pecados y, por lo tanto, debemos participar en el proceso de nuestra salvación, que siempre tiene un costo, que no es gratis. El P. Anthony dijo que debemos llevar nuestra cruz diaria con amor, lo que nos permitirá estar infectados con el espíritu del amor incondicional por todos.

También señaló algunos de nuestros obstáculos pasados ​​como todo lo que nos causó un gran dolor en el pasado para amar a Dios y unos a otros, es decir, nuestras heridas pasadas. Dijo que algunos apóstoles siguieron a Jesús hasta el momento en que fue arrestado, pero huyeron después de ser torturado, dejando a nuestro Señor Jesús solo en compañía de su Madre María y algunos de los apóstoles. ¿Nuestras heridas pasadas nos han hecho abandonar la voluntad de Dios para que se haga en nosotros, haciendo que Jesús sienta nuevos dolores? Nos desafió a descender a todas nuestras heridas del pasado, a abordar las heridas, para curar las heridas con el Amor de Dios. El P. Anthony dijo que estas heridas siempre están ocultas y son nuestros grandes tesoros del amor de Dios si se abordan bien.

Cómo superar estos obstáculos al amor de Dios;

  • Camine con el Señor todo el tiempo y tenga a alguien a quien mostrar sus heridas en privado, con el espíritu de fraternidad, en nuestras diferentes comunidades y lugares de trabajo. Dijo que Jesús no sanaba a la gente en público sino en privado.
  • Dijo que necesitamos crear estos 40 días de Cuaresma para ser como Jesús; Orar, ayunar y dar limosna a todos. Esto debería hacernos salir de los 40 días de la Cuaresma con mayor madurez de espíritu y emociones.
  • Dijo que debemos ser conscientes de no aplazar las cosas durante este período de Cuaresma para no posponer el ayuno, sino correr la carrera con nuestro Maestro Jesús para combatir nuestras tentaciones.
  • Dijo que necesitamos usar estos 40 días de Cuaresma para identificar nuestra debilidades, que son nuestras áreas de crecimiento, como lo señaló San Pablo en 2 Cor. 12: 1-10. Dijo que no permitamos que nuestra debilidad sea un obstáculo para el amor de Dios, sino que permita que Dios entre en nuestros corazones. Esto puede ser posible si podemos hablar audazmente de nuestras debilidades con nuestros Directores Espirituales, nuestros amigos más cercanos y otras personas, sin importar lo que sea. Este es el primer proceso de curación de nuestras heridas pasadas. Debemos rendir todas estas debilidades a Jesús al pie de la cruz, permitiendo que Dios obre en nuestras debilidades.

En sus comentarios finales habló sobre la homilía de un Obispo durante la ordenación de algunos sacerdotes, que actualmente circula en las redes sociales, con 3 preguntas muy importantes que se nos aplican como Laicos Misioneros Combonianos, así como a otras comunidades religiosas y Cristianos Laicos. El Obispo hizo las siguientes preguntas que, en nuestro caso, debemos responder profundamente en nuestros corazones, poniéndonos en el lugar de esos sacerdotes;

  • ¿Son lo suficientemente débiles como para convertirse en sacerdotes? Solo un Sacerdote débil puede hacer que una persona débil salga de su debilidad. Esto requiere espíritu de humildad.
  • ¿Están lo suficientemente quebrados como para convertirse en sacerdotes? Solo un Sacerdote roto que puede ayudar a un cristiano quebrantado a superar su quebrantamiento y permitir que el amor de Dios crezca en su corazón. No se necesita orgullo en la vida de uno.
  • ¿Están lo suficientemente asustados como para ser sacerdotes? Solo un Sacerdote que teme al pecado puede permitir que los cristianos vivan la vida que predica y predicar lo que vive, las acciones hablan más que las palabras.

Con esto, permítanos desearles a todos un fructífero período de Cuaresma mientras evaluamos nuestra vida en el último año, para permitir que Dios corrija nuestros errores, para que su amor crezca en nuestra vida en todo lo que hacemos. San Daniel Comboni dice que las obras de salvación nacen bajo al pie del Calvario (Cruz).

Laicos Misioneros Combonianos Uganda

Finalizó la VI Asamblea General de los LMC en Roma… ánimo en la Misión.

Asamblea LMC Roma

Asamblea LMC RomaAcaba de concluir nuestra VI Asamblea Internacional de los LMC en Roma. Durante estos días ha sido difícil poder escribir y compartir con todos como se iba desarrollando. Ha sido una semana intensa de trabajo en grupos, plenarios en múltiples idiomas y de consensuar acuerdos.

Una semana de encuentros personales, donde hemos hecho presencia en la vida de los demás, hemos entendido un poco mejor como cada uno vive nuestra común vocación LMC en cada país, en cada cultura. Donde nos hemos alegrado con los logros, preocupado por las dificultades, animado a acompañar y cuidar las heridas o a acompañar a los que caen enfermos. Pero todos y todas desde este espíritu de familia LMC internacional que quiere hacerse presente en el sostenimiento mutuo de esta vocación y en el apoyo al servicio que el Señor nos encomienda como movimiento LMC internacional.

Asamblea LMC RomaTambién ha sido un momento privilegiado de oración y celebración conjunta. De compartir desde nuestra fe, nuestra común vocación LMC. Cada uno llamado por Jesús a salir al camino de la humanidad, al encuentro personal con el más débil y excluido. Jesús que estamos esperando en este adviento y que sabemos no nace en un palacio o entre los poderosos, sino que pide posada en las periferias para terminar naciendo en un humilde pesebre. Jesús desde su nacimiento nos muestra donde debemos estar para encontrarnos con Él.

Un momento donde María ha estado muy presente. En nuestra pequeña cripta nos acompañaba un cuadro de la Virgen de Guadalupe. María que se hace cercana e intercesora de los últimos, de los pueblos indígenas de América, y posibilita la inculturación de la fe. Maestra en el camino. María que lleva a Jesús en este tiempo de adviento, tiempo de esperanza. Ella y las diferentes advocaciones de María han estado muy presentes durante esta semana, como madre que nos quiere acompañar.

Asamblea LMC RomaComboni a los pies del altar nos ha recordado en todo momento lo específico de nuestra vocación. Una vocación que busca ser “católica” (universal), porque solo si todos nos unimos será posible al regeneración de este Mundo.

Una bola del Mundo que también ha estado a los pies del altar, representando todas esas situaciones que debemos servir, partiendo de la propia madre tierra, maltratada por un sistema de sobreexplotación y ocupándonos de sus hijos e hijas que sufren las desigualdades de este mundo, el injusto reparto del acceso a las riquezas y de las maravillas que Dios colocó para todos, para que pudiéramos tener un vida plena.

Asamblea LMC RomaCon un camino donde hemos reconocido el camino recorrido en estos seis años desde cada rincón del mundo. Muchas han sido las realidades de nuestra humanidad que se han hecho presentes, recordando donde cada uno de nuestros LMC está presente. Queremos seguir siendo Iglesia en salida, iglesia desacomodada que parte con humildad a acompañar la vida de los empobrecidos, que reconoce en la diversidad riqueza, que necesita seguir aprendiendo con los demás a descubrir el rostro de Dios más completo posible, aquel leído y descubierto por cada una de las culturas de este mundo.

Comunidad de comunidades que quiere estar presente allá donde el Señor nos coloca. Que quiere mirar a su alrededor y no conformarse. Acercarse a estas realidades de frontera, allá donde los demás no quieren ir, y hacerse pueblo con el pueblo. Disponible a dejar su tierra o a acompañar en su propia tierra estas realidades de misión. Porque la misión no entiende de fronteras y geografías sino de personas. Un mundo globalizado que necesita una respuesta común.

Asamblea LMC RomaPor eso reconocemos, gritamos, rezamos: ¡Un mundo, una humanidad, una respuesta común!

Por eso hemos cantado una y otra vez que “Tudo está interligado, como se fôssemos um… tudo está interligado nesta casa común”.

Ahora se abre un tiempo de oración, de discernimiento para entender el paso de Señor por nuestras vidas, por nuestra asamblea. Para entender las conclusiones que entre todos y todas hemos conseguido consensuar.

Tiempo de estudio, reflexión y oración en cada una de nuestras comunidades. Porque como la Palabra, estas conclusiones, leídas en comunidad tienen un sentido más pleno.

Que el Señor nos conceda la valentía para dar un paso adelante y la fidelidad para mantenernos junto a Él en este camino de servicio misionero.

¡Feliz Navidad a todos y cada uno!

Asamblea LMC Roma

Alberto de la Portilla, LMC

Celebrar el recuerdo del verdadero nacimiento de San Daniel Comboni

Comboni

DAR LA VIDA PARA QUE TODOS TENGAN VIDA

Solemnidad de San Daniel Comboni

10 de octubre de 2018

“Yo soy el Buen Pastor, conozco a mis ovejas y mis ovejas me conocen, así como el Padre me conoce y yo conozco al Padre; y ofrezco mi vida por las ovejas. Y tengo otras ovejas que no son de este redil; a éstas también debo conducir; oirán mi voz y se convertirán en un solo rebaño y un solo pastor”
(Jn 10,14-16)

ComboniQueridos hermanos,
Celebrar el recuerdo del verdadero nacimiento de San Daniel Comboni nos introduce en el gran misterio de la vida del Buen Pastor con el corazón traspasado que dio su vida para que todos tengan vida y vida en abundancia, especialmente los que aún no pertenecen a la mesa del cuerpo de Cristo, los más pobres y abandonados, para que se conviertan en un solo rebaño y un solo pastor.

Los Combonianos, fieles a esta tradición, al carisma y a la práctica pastoral de nuestro Fundador, estamos invitados a renovarnos cada día en este compromiso misionero para “ser testigos y profetas de relaciones fraternas, basadas en el perdón, la misericordia y la alegría del Evangelio” (AC ’15 n. 1).

La misión en la frontera exigía de Comboni la capacidad de permanecer firme en los momentos difíciles y la fidelidad al precio de la vida misma, porque tenía su mirada en el corazón traspasado del Crucificado, una visión de fe de los acontecimientos y el abrazo a la Nigrizia con un corazón marcado por el amor divino. Una santidad encarnada que sigue los caminos de la pobreza y de la marginación humana, acogiendo al otro, a los diferentes, a los pobres, en un abrazo de comunión y diálogo; una santidad que es la pasión divina que vive en un corazón humano.

Esto es lo que hemos intentado expresar en la reflexión y la oración en la Intercapitular que acabamos de concluir. Hemos estado constantemente atentos a la voz de las víctimas, de los marginados, de grandes multitudes de seres humanos cuyas vidas están amenazadas por un sistema sin corazón que produce la muerte anticipada y violenta de los más débiles.

Esta realidad sigue cuestionando proféticamente nuestra presencia y la calidad de nuestro servicio misionero como lo hizo Comboni en su tiempo. Para responder a estos desafíos, sin embargo, necesitamos acercarnos cada día al misterio del amor de Dios, revelado en Jesucristo, con el espíritu, la mirada y el corazón de Comboni, con un corazón abierto, desbordante de amor y misericordia del Traspasado y, como Él, dejarnos traspasar por tantas situaciones de pobreza y abandono.

Para San Daniel Comboni era evidente que la contemplación del misterio de Dios, crucificado por amor, tenía como finalidad conducir a sus misioneros a una forma de ser misión para testimoniar una vida vivida en “espíritu y verdad”, fruto de una oración jugosa y concluyente, de la práctica de la humildad y de la obediencia, como signos de una espiritualidad profundamente comboniana. Es decir, irradiar con nuestra vida el misterio del Dios Crucificado para acercar a Cristo, fuente de la Vida, a todos los que tienen hambre y sed de justicia.

Con estos sentimientos queremos celebrar esta solemnidad de San Daniel Comboni como Familia Comboniana. Entrar en este misterio del Buen Pastor del corazón traspasado y beber la savia que nos renueva, que nos hace mirar la realidad con los ojos de la fe, de la esperanza y de la caridad, que nos sana y humaniza, que nos hace ser una misión, un “cenáculo de apóstoles”, un don para los demás. “Hago causa común con cada uno de vosotros, y el día más feliz de mi existencia será aquel en que por vosotros pueda dar la vida” (S 3159).

Que San Daniel Comboni interceda ante el Padre por cada uno de nosotros, por toda la Familia Comboniana y por las misiones que se encuentran actualmente en situaciones difíciles: Eritrea, Sudán del Sur, República Democrática del Congo y República Centroafricana.

Feliz Fiesta a todos.
P. Tesfaye Tadesse Gebresilasie; P. Jeremías dos Santos Martins; P. Pietro Ciuciulla; P. Alcides Costa; Hno. Alberto Lamana.

“Todo lo puedo en Aquel que me da fuerza” (Flp 4, 13)

LMC

LMCQue hermosa es esta África de madera que se encuentra a los pies de Cristo. Dejo que la mirada de San Daniel Comboni me penetre, dejo que me contemple. Y cuánto de mí entra en aquella mirada. Recuerdo las palabras de alguien que un día me dijo “es imposible que esa mirada no te penetre, no nos interpele“. Y lo confirmo cada vez que veo esta imagen de nuestro incansable San Daniel Comboni.

Así es la imagen sobre el altar que contemplo en la capilla de la casa de los MCCJ de Madrid (donde hoy estaré hasta alrededor de las 16h, hora en la que el LMC David me vendrá a buscar para irnos juntos el fin de semana a Arenas de San Pedro a unos 160 km de aquí) pero no me resisto a entrar para estar un momento con el Señor. A Él le pido por la misión. No sólo por la mía, sino por la de cada uno. La de los que parten. La de los que se quedan. Es en el partir que está el amor también. La partida, el dejar lo que tenemos para ganar algo mayor: la libertad de la entrega a Cristo. Y hablar de partida no es sólo hacerlo de la partida física. LMCSino también el salir de nosotros mismos. El salir de ti mismo todos los días. En cada momento. Es lo que hoy sigo buscando, pero que hoy se vuelve físicamente más “factible”. Parto de mi tierra en busca de la sabiduría y la gracia necesarias para que, en el futuro, pueda poner mis dones a rendir mejor. Así en los próximos meses estaré en Madrid junto a la familia que elegí, la familia Comboniana, en un curso de Misionología (cuyo programa desde temprano me dejó el corazón ardiente y los ojos brillantes… confieso hasta que, arde en mí aquella ansiedad propia de los niños en los días antes de regresar a clase). Es lo que hoy, ante esta África a los pies de Cristo, también agradezco: la posibilidad de crecer más en sabiduría y gracia.

En la certeza de que soy frágil pero que, en el seno de una comunidad que vive por y para el amor, me hace más fuerte. Porque “todo puedo en Aquel que me da fuerza” (Flp 4, 13).
“Todo lo puedo en Aquel que me da fuerza” – repito. Resuena esto en mí. Sólo con Él y a través de Él podré tener esta capacidad de salir de mí, ir al encuentro del amor, ser libre en la medida en que confío en Él y en sus manos, amar sin medida. “Dios no escoge a los capacitados sino capacita a los escogidos”. Hoy entendiendo tan bien esto… y rezo a Dios para que me capacite para la misión para la que fui destinada. A mí y a todos los que vienen conmigo. La familia. El novio. Los amigos. Las personas. Cada una, a su manera, es parte de esta misión y me siento responsable de traerlas también conmigo.

LMC“Tú te vuelves eternamente responsable de aquello que cautivas.”

(Antoine de Saint-Exupéry)

Así es… Rezo por cada uno, por la misión de cada uno. Rezad por mí también, os pido. Gracias desde el fondo del corazón por la confianza… Y más que en mí, en Dios. Todo esto – y toda yo – sólo somos posibles a través de Él.

Toma, Señor, y recibe
toda mi libertad,
mi memoria,
mi entendimiento
y toda mi voluntad,
todo lo que tengo y poseo;
Tú me lo diste;
a ti, Señor, te lo devuelvo.
Todo es tuyo,
dispón de todo,
a tu entera voluntad.
Dame tu amor y gracia,
que esta me basta.
(San Ignacio de Loyola)

Estamos juntos, siempre.

LMC Carolina Fiúza

Comunidad LMC “Ayllu” en Perú

LMC Peru

Ser comunidad es compartir lo que somos con los demás, es ir hasta las periferias.
En este video compartimos lo que vivimos en Villa Ecológica (Arequipa, Perú) y el trabajo que desarrollamos con las personas mayores, niños, familias y enfermos a nivel social y pastoral.

Vean y conozcan nuestro camino, lo que somos, dónde estamos y con quién estamos.


LMC Ayllu en Perú