Laicos Misioneros Combonianos

“Los zorros tienen guaridas y los pájaros tienen nidos. Pero el hijo del hombre no tiene dónde apoyar la cabeza. Sígueme”.

Regimar Mozambique

Querido pueblo de Dios

¡Paz y bien!

Habiendo escuchado esta llamada de Jesús, le he seguido. Y es con gran alegría que te lo digo. Estoy en África. El África tan amada por Comboni y tan soñada por nosotros, los combonianos.

El viaje fue muy bueno. Tuve algunos problemas de comunicación debido al idioma en los aeropuertos y en el avión, pero nada que me quitara el aliento.

En el primer vuelo se hablaba inglés y árabe. Y no entendía ninguno de los dos idiomas, lolrsrs. Pero Dios siempre pone ángeles en nuestro camino. Había muchos brasileños en el vuelo y tuve la ayuda de una mujer y un joven llamado Bruno, Bruno fue un ángel de Brasil a Maputo. Me ayudó mucho, especialmente en Qatar, me orientó en el aeropuerto, para llegar a la puerta de embarque que estaba lejos y era difícil de encontrar.

En el segundo vuelo conseguí comunicarme con el poco español que había aprendido.

Cuando llegué a Maputo sentí la presencia de Comboni con mucha fuerza, era como si estuviera allí, guiándome.

Hora de comer, hora de buscar comida. Uy, me faltan cinco meticais… añadió el asistente, otro ángel.

En la puerta de embarque, sorpresa, la maleta con sobrepeso, como varía según el país, pesaba 3 kg más. Resultado: una multa de cuatro mil meticais que el chico renuncia milagrosamente a cobrar. ¿Otro ángel? No hay duda de ello. Y Comboni seguro.

En el avión a Nampula, un niño se pone a jugar con nosotros, para mí la bienvenida estaba allí.

Finalmente aterrizamos en Nampula. Massimo nos estaba esperando en el aeropuerto. Otros dos misioneros, sacerdotes, estaban con nosotros.

Nos vamos a casa, cenamos y descansamos.

Estamos en el Centro Catequético Misionero, en Anchilo, tramitando los documentos mientras esperamos que comience el curso de inculturación.

Nos encontramos con muchos padres aquí, ya que están en asamblea. Fuimos muy bien recibidos por todos.

El primer domingo aquí, mientras los sacerdotes celebraban la misa en el centro, yo preferí ir a la celebración en la iglesia con la gente. Fue muy bueno ver la sonrisa, la alegría de la gente. Los habitantes de Macao son muy alegres y acogedores.

Poco a poco empecé a conocerlos, a convivir con la gente, un buen día, una charla rápida, una sonrisa, y así vamos construyendo el día a día, lentamente para no asustar.

Consciente de la misión que tengo, de los retos ya conocidos y de los que surgirán, llego a la tierra de la misión. Soy consciente de la situación inicial. Ya es posible sentir que los desafíos serán grandes, pero confiando en el Señor seguiré, su palabra es mayor, y si la misión es de Dios, es santa, es segura.

Mi viaje acaba de empezar y me siento feliz de estar logrando lo que siempre quise.

Cada día me doy cuenta de que el trabajo de Comboni se concreta cada vez más. ” Yo muero, pero mi obra no morirá”.

Me gustaría compartir con vosotros un poco de lo que está pasando y una vez más agradeceros a todos vuestra ayuda, cariño y oraciones. Sin vosotros no sería posible.

Seguid rezando por la misión y por todos los misioneros. Desde aquí sigo en oración por cada uno de vosotros.

Estoy muy contenta y le pido a Jesús que bendiga esta nueva misión que se presenta.

Que Comboni, la Virgen y Jesús misionero os bendigan a todos.

Un cálido abrazo, directamente desde África.

Regimar

Laica Misionera Comboniano – Brasil/Mozambique

Saludos a todos desde Anchilo (Nampula-Mozambique)

Tito

Soy Tito, Laico Misionero Comboniano de la Diócesis de Balsas, Maranhão (Brasil).

Después de un largo tiempo de formación y misión y de esperar por causa de la Covid, finalmente pude partir para la misión ad gentes en Mozambique, África.

Salí de Brasil el día 5 y llegué a Mozambique el 7 por la noche.

El viaje fue largo y agotador, pero nada me impidió seguir hasta llegar a mi destino final, donde Dios me llamó y me envió para esta misión.

Aquí fui bien recibido y poco a poco voy conociendo y adaptándome a esta nueva realidad de vida y misión.

Por la intercesión de San Daniel Comboni, que el Dios de la vida me bendiga con una hermosa y bendecida misión.

Recen por mí, por el pueblo mozambiqueño y por la misión.

Rezaré por vosotros.

Abrazos a todos.

Tito, Laico Misionero Comboniano.

Y como dice la gente del pueblo Macua, Salama salama Koxukuru Ampwene Muluku.

Proyecto Memoria de África: Arístides Holgado

Aristides

Seguimos esta serie con el hermano Arístides Holgado. Madrileño de nacimiento, Arístides iba para arquitecto hasta que fue destinado a Mozambique por los Misioneros Combonianos. Llegó seis meses después de su independencia de Portugal y vivió la guerra civil que asoló el país durante 15 años. Sin tapujos, Arístides habla en su entrevista de asuntos como la calidad democrática, el comunismo y el capitalismo en el país africano o el conflicto bélico.

Querida Guilherma, descansa en los brazos del Padre

LMC Guilherma Vicenti
LMC Guilherma Vicenti

¡Navegaré, en las aguas de este mar… solo amar, buscaré mi lugar/sin dudas, sin miedo a soñar!

Con una mezcla de tristeza y esperanza los LMC de Brasil comunicamos la muerte de nuestra LMC Guilherma Vicenti.

Guilherma traía al principio de su nombre lo que siempre fue: ¡guerrera! Mujer de fe y lucha, por donde pasó en misión dejó marca de su servicio y donación misionera. Aún hoy se escucha en el testimonio de la gente que vivió con ella, el afecto y la gratitud por su presencia.

Cuidadosa y atenta, siempre preparaba con profundo cuidado la acogida de los que llegaban, para quedarse o sencillamente para visitar.

Creemos que Dios, en su infinita bondad y misericordia, preparará con redoblado cariño la acogida de nuestra querida Gui en su Reino, junto con toda la comunidad misionera que ya se encuentra allí, pasando así a formar parte del grupo de los que desde el Padre interceden por todos los misioneros y misioneras.

Con profunda gratitud a Dios por la oportunidad de vivir y aprender de ella, nos ponemos en oración y solidaridad con la familia y amigos en este momento.

Sinceramente,

Consejo de la ALMC

en nombre de todos y cada uno de los LMC de Brasil.

Homenaje a Guilherma Vicente – LMC Brasil que partió para la Casa del Padre el 10 de junio de 2020 – ¡Así recordaremos a Gui!

Una de sus presencias misioneras fue en Maputo, con jóvenes y mujeres a los que enseñaba corte y costura industrial. Este video fue preparado para honrarla en la Exposición Misionera de la Parroquia de Santa Amelia en el año 2017 por su pertenencia a la Familia Comboniana.