Laicos Misioneros Combonianos

Ser misionera en todo momento

LMC Polonia
LMC Polonia

En el marzo teníamos planeado con Ewelina partir a Perú. Nuestro destino era Arequipa dónde queríamos trabajar con los más pobres. Desgraciadamente, un día antes del vuelo, cerraron las fronteras de Polonia y de Perú. Por lo que tuvimos que quedarnos un poquito más y hasta ahora no sabemos cuándo podremos empezar nuestra aventura en este país tan lejano.

Al principio, pensé que todo sería la cuestión de dos o tres semanas, las cuales podría dedicar a mejorar mi español y pasar tiempo con la familia. Sin embargo, ya han pasado casi dos meses y la situación aún no ha cambiado. No obstante, ahora ya sé, que no puedo quedarme aquí esperando cuándo empiece mi misión, sino que es ahora y aquí su comienzo. Porque no nos convertimos en misioneros cuando llegamos al lugar de nuestra misión y no dejamos de serlo cuando volvemos a casa.  Lo somos siempre pase lo que pase y estemos donde estemos. Y, aunque lo sabía antes, es ahora cuando lo entendí de verdad.

Creo que ser misionero en tu propio país es mucho más difícil que ir a un lugar lejano donde el cristianismo acabó de llegar, para ayudar a los habitantes a conocer a Dios. Podríamos preguntarnos para que ser misionero aquí en Polonia, entre la gente que desde su niñez iba a la iglesia, conociendo poco a poco el catecismo y celebrando las fiestas católicas cada año. Desgraciadamente, hay que admitir que también entre ellos hay personas que todavía no han encontrado al Dios Vivo, no han experimentado su Amor o, simplemente, aunque lo han encontrado no lo han reconocido.

Ser misionero siempre significa lo mismo, da igual que estemos en África, Perú o en Polonia. Estemos donde estemos tenemos que llevar a Dios a todos los que nos rodean y amarlos con su Amor. Es más fácil hablar sobre Él, pero lo que importa de verdad es testimoniarlo con nuestra forma de vivir. Para hacerlo, tenemos que antes que nada conocerle de verdad. No hay nada más fácil que conocer a alguien pasando tiempo con él, hablando horas. Es así como podemos conocer a Dios. Leyendo la Biblia, mirándole durante la adoración en el Santísimo Sacramento o estando con Él durante la Santa Misa. La conversión no es cuestión de un retiro sino de toda la vida. Ojalá nunca intentemos enseñar a alguien a quien no conocemos. No olvidemos que misionero no es sólo es quien parte de su país sino cada uno de nosotros, no importa dónde estemos y que hacemos. Yo cada día aprendo como ser misionera y aunque cometo muchísimos errores repito como el apóstol Pablo: me gloriare más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.

LMC Polonia

Agnieszka Pydyn, LMC Polonia

¡La epidemia del coronavirus como un impulso para actuar!

LMC Etiopia

Me gustaría contarles cómo trabaja Dios cuando Satanás trata de destruir con el ejemplo de mi misión.

Como sabemos, el coronavirus está llegando lentamente a todas partes. Algunas personas creen que Dios quiere castigar al mundo por sus pecados o ha enviado una plaga para convertirnos. Yo no creo eso. Sin embargo, creo que Dios puede sacar el bien de cada mal. La epidemia obviamente destruye, mata y es generalmente mala, pero creo que todos admitirán que también tiene muchas ventajas – nos une, reconstruye las relaciones en la familia y más. Definitivamente podríamos multiplicar los ejemplos. Y este es el trabajo de Dios. No la epidemia, sino todo lo bueno que salió de ella.

LMC Etiopia

El coronavirus cuando llegó a Etiopía nos empujó a la acción. El año pasado, constituí la Fundación “Barkot” Niños de Etiopía. Junto con mi marido, llevamos un centro infantil en Awassa desde octubre del año pasado. El proyecto asume la rehabilitación gradual de los niños y la búsqueda de su reintegración en la familia y la sociedad. Desde el principio llevamos a cabo actividades abiertas a las que invitamos a los niños de la calle. Contratamos a algunos empleados que salían a la calle para animarlos a participar en ella. Y de hecho muchos de ellos vinieron desde el principio. Organizamos clases recreativas, deportivas, educativas, psicológicas, artísticas y otras.

El siguiente paso fue elegir a los participantes regulares, contactar a sus familias y extender el programa especialmente para ellos, incluyendo las comidas. El tercer paso era recibir a los más perseverantes en el centro con alojamiento completo, para prepararlos directamente para el regreso a casa y a la escuela.

Pero… siempre había un pero. Nos preocupaba si tendríamos suficientes fondos para esto. Además, fui a Polonia para dar a luz a nuestra hija. Además de trabajar para nuestra organización, mi marido tiene otro trabajo y, aparte de coordinar el trabajo del centro, no podía estar presente allí constantemente. Además, se iba a Polonia por un mes. Así que esperamos hasta que volviera a Etiopía. Luego más problemas – a veces la policía atrapa a los niños de la calle por la noche y los coloca en refugios colectivos. Si empezamos el segundo paso, no se sabe si nuestros niños desaparecerían de la noche a la mañana (lo que lamentablemente ya ha sucedido). Nuestro presupuesto todavía parece insuficiente para proporcionar cierta estabilidad durante mucho tiempo. Entonces, ¿cómo podríamos trabajar? Me di cuenta de que incluso entre los empleados había cierta resignación, falta de motivación, no trabajaban con el mismo compromiso que al principio…

Y finalmente el coronavirus apareció en el país. El gobierno cerró las escuelas y comenzó a introducir restricciones. Para nosotros, la realización de clases para los niños que venían directamente de la calle, sobre todo de los lugares más concurridos, todas nuestras actividades se pusieron en tela de juicio. Muchas organizaciones dejaron de trabajar. ¿Qué hacer? ¿Cerramos el centro hasta que todo termine? Entonces tendríamos que pagar el alquiler de la casa y los salarios de los trabajadores. No evitaríamos los gastos corrientes que no son tan pequeños.

Entonces se nos ocurrió la idea (creo que fue del Espíritu Santo) de elegir a los niños a los que daríamos cobijo durante la epidemia. Comenzamos los preparativos, comprando, buscando fondos a través de Internet. Nos hemos vuelto activos en Facebook, la gente ha empezado a interesarse en nosotros de nuevo y a hacer donaciones. Ya hemos recibido siete niños y por supuesto no queremos mantenerlos sólo en el centro, sino trabajar con ellos para que después de algún tiempo puedan volver con sus familias y comenzar la escuela. Todos han recuperado su voluntad de trabajar. Hemos establecido un programa semanal y planes específicos sobre qué hacer con los niños. Ya se puede ver un cambio positivo en nuestros chicos. En total, nos estamos preparando para tener diez de ellos. El coronavirus aún no ha llegado a Awassa (¡y esperamos que no lo haga!)

LMC Etiopia

Hemos superado este paso de transición y creo que es mejor así. Necesitábamos un impulso como en esta situación del coronavirus para confiar de nuevo en Dios que nos guiará y nos dará lo que necesitamos para implementar su plan. No tenemos dinero para mucho tiempo, pero creemos en la acción de Dios y en la bondad humana. Después de todo, nuestra fundación se llama “Barkot”, que en español significa “Él la bendice”.

Magda Soboka, LMC en Etiopía

Misionera durante la pandemia

Ewelina Polonia
Ewelina Polonia

Cuando escribo este texto, estoy en Perú con Agnieszka desde hace un mes, estamos aprendiendo español en Lima y estamos apoyando al Movimiento de Laicos Misioneros Combonianos locales en su trabajo misionero.

Pero no es así.

Estaría en Lima si no fuera por la pandemia del coronavirus, que ha cerrado las fronteras entre países y cancelando nuestro vuelo.

Al principio pensé que no sería tan grave, esperaremos unos días y volaremos. Después, me di cuenta de que el tiempo de espera para un vuelo debería contarse en meses en lugar de días.

Mucha gente me pregunta cómo me siento en este tiempo de transición, de suspensión, de espera. Sin embargo, lo veo desde una perspectiva diferente. Es cierto que estoy deseando que llegue mi servicio misionero en Perú, pero no considero el tiempo que pasó aquí en Polonia, tan inesperadamente, como una pérdida de tiempo, un momento de transición en el que no tengo nada más que hacer que sentarme y esperar. Volví a casa de mi familia en un pequeño pueblo, estoy desempleada, no voy al cine, a la piscina, si tan sólo tuviera que volver a mi escuela, sería prácticamente como mi infancia de nuevo. Y por un lado, realmente lo es, ayudo a mis padres en la casa, preparo comidas, paso tiempo con mis hermanos, salgo a pasear con perros y gatos, que tenemos mucho aquí.

Sin embargo, ya no tengo 12 años, así que mi forma de percibir el mundo ha cambiado. Muchos sacerdotes enfatizan que el tiempo de la epidemia es un tiempo de gracia, sólo tenemos que tomarlo de Dios. Estoy de acuerdo con ellos. Trato de usar mi tiempo libre para la oración, la meditación con la Sagrada Biblia, la lectura de libros valiosos, el aprendizaje del español, para pensar en profundidad en mí y en mi relación con Dios y mi familia.

Es de alguna manera reconfortante que todos estemos en una situación similar, no sólo mis planes han sido cambiados sin tomarme en cuenta. Me ayuda a darme cuenta de la situación de los demás. De aquellos que murieron en la epidemia o perdieron a sus seres queridos. Los que tuvieron que renunciar a varios viajes, perdieron sus trabajos o están con días libres forzados.

Los cines, gimnasios o teatros están cerrados, no podemos hacer nada personalmente en las oficinas, sólo podemos presentar solicitudes, cuestionarios o enviar todo por correo. Dondequiera que vayamos, tenemos que ponernos máscaras que nos cubran la boca y la nariz, mantener una distancia adecuada con otras personas, y en general salir de casa sólo cuando realmente tenemos que hacerlo.

Son muchas restricciones para nuestra sociedad, para mí también. Pero todavía tengo comida, puedo contactar con mis amigos por correo electrónico, Facebook o WhatsApp. Mucha gente trabaja desde casa porque la especificidad de su trabajo les permite hacerlo. La vida continúa, aunque quizás un poco más lenta. Además, si observamos la vida de mis padres en el campo, la epidemia no cambió mucho su vida cotidiana.

Probablemente la mayor limitación que me afectó ha sido que no puedo participar físicamente en la Santa Misa, que, afortunadamente, ha cambiado un poco desde esta semana. Sin embargo, por primera vez en mi vida, pasé la fiesta de Resurrección de Jesús en casa, adorando la Cruz en mi habitación, cantando canciones con el sacerdote en YouTube y rezando el Vía Crucis, caminando por un camino de tierra hasta el río. Al mismo tiempo, siento que por primera vez he experimentado profundamente el misterio de la Resurrección, lo que confirma mi creencia de que es realmente un tiempo de gracia.

La tecnología desarrollada nos permite que incluso solos podamos estar juntos. No hace mucho tiempo todos podíamos experimentarlo mientras participábamos en una oración conjunta online de los LMC. Nuestro Movimiento en Polonia parece florecer en este difícil momento. A mediados de marzo tuvimos una reunión de formación online, una Santa Misa conjunta el Domingo de Ramos y un retiro conjunto online sobre la vocación el fin de semana pasado. En nuestro grupo “WhatsApp”, compartimos buenas palabras, apoyo y nuestros pensamientos durante la epidemia.

La situación que debería separarnos parece conectarnos aún más. Esto es una prueba inequívoca para mí de que Dios es imparable en su amor y en bendecir a la gente. Que Él puede actuar en nuestras vidas y llevar a cabo su plan de salvación en todas las condiciones.

Ewelina Gwóźdź LMC

¡Envío oficial de Agnieszka y Ewelina a Perú!

LMC Polonia
LMC Polonia

En una semana, nuestras LMC – Ewelina y Agnieszka, fueron enviadas a su próxima misión en Perú por sus obispos diocesanos.

La misa de envío de Agnieszka tuvo lugar el 2 de febrero de 2020 a las 12:00 (aún con adornos navideños) en la iglesia parroquial de Rybnik-Zamysłów, y fue hecha en nombre de toda la Iglesia por el obispo Grzegorz Olszowski.

LMC Polonia

“Ve y proclama el Evangelio a toda la creación”, dijo, entregándole una cruz misionera. También se dirigió a los reunidos en la iglesia: “El rito de envío a los caminos misioneros no es sólo para Agnieszka, sino también para todos vosotros, así que recordadla y apoyadla con vuestras oraciones y colectas. En todas partes de Perú, donde Agnieszka estará, parte de vuestra parroquia estará con ella también” dijo.

Una semana después, el 9 de febrero de 2020 a las 10:00 am, en Cracovia, en la parroquia de Nuestra Señora del Rosario, Ewelina fue enviada a la misión también.

LMC Polonia

En su homilía, el obispo Jan Zając nos recordó que Cristo no nos dice que quiere que nos convirtamos en la sal de la tierra y la luz del mundo …

– Él dice: desde el momento en que te uniste a Mí, desde el momento en que el mundo comenzó a reconocerte como mi discípulo, y desde que te miro como mi discípulo, eres ya sal de la tierra y luz del mundo. Esto sucede sin vuestro mérito, sino gracias a Mí, porque decidí utilizaros para la salvación de los demás.

Entregando a Ewelina la cruz misionera, también dijo que Dios la eligió para ir y dar fruto. La cruz será su ayuda y un signo de esperanza y consuelo.

Las chicas coinciden en que toda la ceremonia fue bastante estresante para ellas desde el punto de vista organizativo, pero al mismo tiempo fue una experiencia muy hermosa y conmovedora.

Les deseamos la bendición de Dios y que lleguen a su misión muy pronto, porque sabemos que las están esperando.

Laicos Misioneros Combonianos, Polonia

Tres nuevas LMC polacas camino de misión

LMC Polonia
LMC Polonia

Este año tres chicas se han unido a nuestro movimiento LMC polaco y ahora son oficialmente LMC.

Agnieszka, Ewelina y Marcela están haciendo su experiencia de “vida en comunidad” en la casa de los padres combonianos en Cracovia.

Pronto, Ewelina y Agnieszka irán a Perú para una misión de dos años, a Arequipa donde sustituirán a Paula y Neuza.

Marcela se unirá a la comunidad de Mongoumba – África Central, donde otra LMC polaca – Monika está trabajando actualmente también en la misión.

Estos tres meses están llenos de encuentros con diferentes personas y de aprendizaje de vida en común.

Tienen clases de idiomas (español y francés), reuniones donde estudian la Palabra de Dios en la Santa Biblia.

Ewelina y Agnieszka realizan un voluntariado en emergencia familiar y Marcela comenzó su trabajo voluntario en el hospital.

Como nos cuentan, la mayor parte de su tiempo libre lo dedican a perfeccionar las nuevas lenguas, pronto las usarán muy a menudo, también a hablar con el hermano y los padres combonianos, y entre ellas mismas.

Recemos por ellas para que sean verdaderos testigos del amor y la misericordia de Dios cada día de su misión y de su vida en general.

LMC Polonia