Laicos Misioneros Combonianos

«Confíe en Jesús y sígalo en la oscuridad», dice Anna Obyrtacz, una laica misionera Comboniana en la República Centroafricana.

Anna RCA
Anna RCA

Ella nunca quiso partir. Soñaba con formar una familia y vivir en el campo en Polonia, pero una noche en la iglesia dominicana cambió su vida. Anna Obyrtacz, laica misionera comboniana en misión en RCA, habla sobre su vocación y su misión en la ciudad de Mongoumba en Lobaye con los pigmeos en los que encontró a Dios.

La redacción (LR): ¡Hola, Anna! ¿Cómo recibiste la llamada para servir al Señor como laica misionera comboniana?

Anna Obyrtacz (AO): Nunca había pensado en la misión. Nunca había sido mi sueño o mi deseo profundo. Yo era una persona joven que anhelaba el matrimonio y una buena vida en mi país. Pero el Señor es grande, vino a buscarme para enviarme a su cosecha. Yo ¿misionera? A menudo me divierte cuando lo pienso, ya que no era mi aspiración más profunda hace unos años. Ahora, puedo asegurarles que no puedo pensar en mi vida sin la misión y, a diario, siempre me pregunto adónde me llevará este camino del Señor.

Estudié en Cracovia, Polonia, donde incluso comencé a trabajar. Mi encuentro con los misioneros combonianos fue una coincidencia. Para mí tal vez, pero no para Dios. Este encuentro ocurrió en marzo de 2012 en una comunidad de dominicanos a la que asistía. Ese día los combonianos habían organizado una adoración.

LR: ¿Y qué pasó después?

AO: Después de graduarme y conseguir trabajo, viví tranquilamente mi pequeña vida. Pensé, como ya dije, comenzar una familia. Entonces, estaba centrada en mi trabajo y mi vida de oración, me refiero a la vida de oración, la Misa, la Eucaristía, la oración diaria. Entonces, un día, empujado por no sé qué, no sabría decirlo, tuve la inspiración de unirme a la nueva pastoral académica. Este ministerio pastoral llamado KOMPAS se ocupaba principalmente de los jóvenes. Por invitación de un padre comboniano, me uní al equipo para un retiro espiritual. Durante este retiro, conocí a varias personas, especialmente personas involucradas en actividades misioneras en todo el mundo. Pude conversar con ellos sobre la misión y cómo ser misionera. Pero en ese momento, el espíritu de ir a la misión aún no se me había ocurrido.

LR: Pero justo después de esa primera experiencia de retiro, fuiste a África. ¿Cómo lo explicas?

AO: Poco después de esta experiencia, comencé a pensar en la misión. Las conversaciones con los misioneros que conocí en el retiro volvieron a mi mente. Con eso, comencé a interesarme en la misión. Empecé a conocer gente nueva, especialmente con los misioneros. Más tarde, tuve la gracia de ser enviada a Uganda por un mes para mi primera experiencia misionera, fue en 2013. Al salir de Polonia, esperaba vivir lo peor en Uganda, pero algo me decía en mi interior que valía la pena intentarlo.

LR: ¿Cuál fue tu primera impresión de África?

AO: Recuerdo como una niebla, hacía mucho calor (risas). Al principio, había mucha presión, tenía muchas ganas de hacer todo lo que me dijeron. Teníamos pasión, deseo, pero el idioma era nuestra barrera. Recuerdo los rostros de los niños en el orfanato donde trabajamos, querían hablar con nosotros, pero como solo hablamos inglés y ellos sus idiomas locales, fue un poco difícil. Y así, al no comunicarnos, simplemente nos quedamos allí con ellos, sin palabras, así de simple y esto nos conmovió enormemente.

Después de pasar un mes en Uganda, regresé a Polonia, donde regresé con los misioneros combonianos para discernir mi vocación, para ser: ¿misionera en África? ¿En mi propio país? ¿Trabajar? ¿Casarme? …

LR: ¿Has luchado con estos pensamientos durante mucho tiempo?

AO: En la vida, a veces la monotonía nos lleva a querer cambiar nuestra forma de vida. Pensé que debía tomarme el tiempo para discernir cómo me sentía. Para este propósito, de acuerdo de las personas que me acompañaba, fui de retiro con los jesuitas en Zakopane. Un momento de interiorización personal, de encuentro con uno mismo y con el Señor. Durante estos preciosos días que pasé con los jesuitas, el Señor respondió a todas mis preocupaciones y también me hizo preguntas, pero confié en él. En algún momento de nuestras vidas, debemos aprender a ser «ciegos» y dejar que el Señor nos guíe. En polaco dicen «ve en la oscuridad». Decide entrar en la oscuridad y deja que Jesús nos guíe.

Otro aspecto importante de mi vocación ha sido el apoyo de mi familia. Ella me apoyó mucho en mis comienzos y durante mis experiencias misioneras. Ruego al Señor que los bendiga y los llene de paz.

LR: ¿Por qué África y la República Centroafricana?

AO: Para los combonianos, África es una tierra muy especial. Nuestro fundador comenzó su misión en África y era un apasionado de este continente. En ese momento, teníamos varias opciones: Mozambique, Etiopía y la RCA. La RCA era un país post-conflicto, nada estable y muchos temían ir allí. Había muchas razones para creer que la misión RCA iba a un sacrificio: los pobres, la guerra, la inseguridad, etc. Lo que más me preocupaba era el francés (risas). Nunca lo había estudiado, ¿lo ves? (Risas). Pero me armé de valor para venir, especialmente siguiendo el ejemplo de Comboni de servir a los pobres. Hoy puedo decirles con gran sinceridad que la República Centroafricana es un país maravilloso. Volveré aquí, aquí en RCA, está mi segundo país.

LR: ¿Cómo te preparaste para tu partida a Bangui, a pesar de tu poco conocimiento del francés?

AO: estuvo bien. Me uní oficialmente a la comunidad de laicos misioneros combonianos, el 12 de junio de 2015 en Varsovia antes de mi partida a la República Democrática del Congo, donde debería aprender francés. Luego, celebramos la misa de envío a la misión en mi parroquia de San Juan Bautista en Orakwa con motivo de la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, presidida por el Monseñor Grzegorz Rys. Llegué al Congo (RDC) donde pasé 4 meses, y allí fui acogida por una hermana LMC congoleña llamada Irene. Me ayudó a comprender la mentalidad africana, especialmente la de África Central. Fue un momento fantástico, ya que no solo estuve allí para aprender el idioma. El día que me fui a Bangui, Irene me aconsejó en estos términos: «Recuerda que te enviaron a estas personas, tratando de entenderlas y amarlas. Comparte lo que tienes con ellos para que encuentres la felicidad.

LR: ¿Cuáles fueron las primeras dificultades al llegar a RCA?

AO: Desde Kinshasa, donde vivía como en Europa, me encontré en un bosque sin acceso a internet, electricidad ni agua caliente (risas). Ese primer mes fue difícil. Difícil porque no tenía muchos amigos, tenía que comenzar de nuevo. Y estoy feliz de haber logrado ir más allá de las amistades, hice una familia.

LR: ¿Cuál fue su ministerio en Mongoumba?

AO: La comunidad laica de Mongoumba está compuesta por cuatro laicos: un italiano, dos portuguesas y yo una polaca. Tomamos las decisiones juntos, sobre cómo vivimos y cómo ayudar a las personas. En Mongoumba, los laicos se encargan de la educación, los pigmeos y también la salud. En lo que a mí respecta, trabajé en la clínica. Siendo concretos, cuidé de los pigmeos primero y luego de los niños que sufren de desnutrición. De vez en cuando, organizamos sesiones de formación para cuidadores, etc.

LR: es una misión única debido a los pigmeos que viven allí. ¿Cómo ayudas a esta minoría?

AO: los pigmeos ocupan un lugar especial en todas nuestras actividades. Tienen prioridad. No son considerados en esta parte de RCA. Estos son el tipo de personas que nuestro fundador quería conocer y servir. Pero trabajar con ellos no es tan fácil como eso, porque son personas muy libres, a las que no les gusta estar encerrados en ninguna estructura, por ejemplo. Poco a poco, les enseñamos a escribir y leer, a tener una buena higiene básica, a evitar enfermedades causadas por la suciedad, etc. Intentamos mostrarles otra forma de vida, vivir de manera independiente, vivir sabiendo cómo administrar el poco dinero que tienen.

LR: ¿Cuáles son las necesidades en este campo? ¿Cuáles son los principales problemas que afectan a la República Centroafricana y sus habitantes?

AO: lo que más necesita la RCA es paz. Paz en las calles, paz en los corazones, paz en las ciudades. La gente quiere vivir sin miedo, criar a sus hijos, ir a trabajar, crecer. El gobierno no debe escatimar esfuerzos para garantizar la seguridad de esta población, que solo aspira a vivir en paz. Otro desafío para RCA es la educación y la creación de empresas. Los jóvenes deben estudiar bien, en muy buenas condiciones y también encontrar oportunidades de empleo al final de estos estudios.

LR: ¿Cuáles son los peligros del servicio misionero en esta región?

AO: Con respecto a Mongoumba, estábamos a salvo, es un área bastante segura donde no nos molestaban. Sin embargo, la RCA es muy grande y todavía hay áreas donde las personas se esconden, viven en peligro constante donde el conflicto armado está abierto. La única amenaza es quizás la enfermedad. Por supuesto, hay medicamentos disponibles, pero nunca se sabe a dónde nos puede llevar. Pero Dios siempre nos protege.

LR: ¿Cuál es tu invitación al mundo para la RCA?

AO: Les invito a unos y otros a apoyar la RCA a través de la oración y especialmente con la ayuda concreta. Me refiero a ayuda en términos de proyectos, apoyo financiero, etc. Invito a otros laicos y misioneros a venir a este hermoso país.

LR: Anna, ¿qué te aportó personalmente la misión en RCA?

AO: Aprendí más sobre abrirme a otras personas, muy a menudo diferentes a mí y criadas en una cultura diferente. Vivir sobriamente, en humildad, estar satisfecha con los medios que tenemos. Es una de las hermosas experiencias que tuve. Esta experiencia también me mostró que cuando dejamos nuestra familia biológica, Dios nos da otra.

LR: ¿Cuáles son tus planes para el futuro cercano?

AO: Después de las vacaciones en Polonia, iré a Canadá durante tres años para recibir formación en psicología. Es un programa preparado para los misioneros. Y como dije anteriormente, si Dios me mantiene con vida, volveré a RCA para brindar ayuda psicológica más especializada a las personas que han tenido experiencias de guerra traumáticas y demás. Una vez de vuelta en RCA, daré más esperanza a aquellos que han sido heridos y abandonados.

Entrevista realizada por Eustache Michael Mounzatela

La diversidad es verdaderamente hermosa

LMC Kinshasa
LMC Kinshasa

Queridos amigos,

Han pasado dos meses desde que estoy en tierras africanas. Mi primera parada fue en la República Democrática del Congo. Lo primero que me sorprendió cuando aterricé en Kinshasa fue la temperatura, era muy, muy alta. Ya había estado en Kenia dos veces, así que supuse que no me sorprendería mucho la realidad africana, ¡y ciertamente no por el clima!

En el aeropuerto me esperaban dos personas: el padre Celestin, responsable del movimiento de LMC en la RDC y Tiffany – Coordinadora del grupo LMC. Me llevaron a la casa provincial de MCCJ, donde me recibieron muy calurosamente toda la comunidad de padres Combonianos y los LMC.

Durante estos dos meses que pasé en Kinshasa, me centré principalmente en aprender francés, pero también en experimentar la vida comunitaria, en un gran grupo internacional. Me mostró que la diversidad es verdaderamente hermosa. Tantas culturas diferentes, diferentes idiomas, hábitos, realmente pueden funcionar y dar alegría a las personas que viven juntas. Podemos encontrar algo que nos conecte: en primer lugar, Dios, otra persona, la felicidad de estar juntos, la misión común y el cuidado de la obra de Dios. Por supuesto, la vida con otras personas no es fácil, pero la conciencia de que compartimos el mismo objetivo ayuda mucho.

Como mencioné antes, el tiempo que pasé en Kinshasa fue principalmente para aprender francés, una experiencia bastante difícil para mí, pero realmente me enseñó muchas cosas.

Al principio, traté de mezclar el francés con el inglés, pero la mayoría de las veces todavía utilizaba el inglés simple en lugar del francés. Cuanto más tarde, más difícil, más y más gente me pedía hablar francés, ¡y la verdad es que funcionó muy bien! Por supuesto a veces me estresaba o frustraba, pero sabía que era por mi propio bien y estoy agradecida por ese tiempo. Todos los días intentaba hablar cada vez más en francés, a veces me sentía avergonzada por mis errores de ortografía o gramática, pero fue una motivación adicional para mejorar mis habilidades lingüísticas.

Ahora sé por qué es tan importante hablar, incluso con errores, porque así alguien puede corregirlos. Necesitamos que otras personas nos ayuden a vencer la barrera de hablar (incluso con los errores). Por eso la comunidad es tan importante.

En nuestro espíritu comboniano es fundamental apreciar a las personas que nos rodean, su presencia y apoyo, su motivación. Solos, no tenemos tanta fuerza como tenemos juntos. Tal vez usted puede encontrar esta visión demasiado ideal, tan perfecta que no puede ser verdad, pero esa es mi experiencia tanto de Cracovia como de Kinshasa.

Esta vez me mostró cuán adecuadas son las palabras: «Dios no llama a las personas capacitadas, sino capacita a los que llama».

LMC Kinshasa

Cuando tenía algo de tiempo libre los sábados, junto con Enochi (LMC de Kinshasa) servía a la gente en la calle. Era un programa llamado «comida desde el corazón». Estaba preparada por una familia para las personas que vivían en la calle. Kinshasa es una ciudad muy grande, y la gente venía de diferentes partes, solo para tener una comida caliente. Durante un par de horas, servíamos alrededor de 250-300 platos. Me di cuenta de lo bendecida que era por tener algo para comer, acceso a agua potable, un lugar para dormir y ropa que vestir. Hay tantas personas en el mundo que no pueden pagárselo. Tengo en mente la imagen de los jóvenes que “se bañaban” y lavaban su ropa en el pequeño foso cerca de la casa provincial. Lo recordaré por el resto de mi vida.

El tiempo en Kinshasa también me permitió experimentar la felicidad de las personas aquí, a pesar de las dificultades que necesitan atravesar. Ver su energía y compromiso.

LMC RCA

Ahora, desde hace más de 3 semanas, estoy en Bangui, capital de la República Centroafricana. Me quedaré aquí también durante dos meses para aprender sango – idioma local. Conocí a mi comunidad: Christina y Simone, viviré y trabajaré con ellos en Mongoumba. El viernes 28 de junio celebramos juntos el Día del Sagrado Corazón de Jesús. Fue tiempo de adorar, cenar y hablar juntos.

Quería pedirles a todos que oren por mí, por las personas que conozco aquí, por todo lo que voy a hacer aquí, mi misión y mi vida. También rezaré por ustedes.

Monika

Monica Jamer, LMC

Presentación de Monika en su camino a Centroáfrica

LMC Polonia
LMC Polonia

Mi nombre es Monika, tengo 24 años y soy fisioterapeuta.

Me interesa mucho todo lo relacionado con mis estudios. Trabajo con entusiasmo en mi profesión porque siento que encontré mi fe en ella. Siendo joven descubrí en mi corazón la necesidad de servir a quienes necesitan mi ayuda, a quienes son los más pobres y los más solitarios. En la escuela secundaria estaba buscando asociaciones, grupos y personas que me ayudarían a ir a misión. Conocí el Movimiento de los Laicos Misioneros Combonianos gracias a una amiga. Fue ella quien me recomendó la forma en que los padres combonianos preparan a los jóvenes para ir las misiones. Después de mi primer año en esta formación, tuve la oportunidad de obtener experiencia en una experiencia misionera de un mes en Kenia. Tuve la oportunidad de ver cómo funcionan las misiones y cómo trabajan los misioneros. Pero lo que fue más importante, pude conocer a las personas a quienes podría ayudar en el futuro.

LMC Polonia

Esto despertó en mí el amor más grande a mis responsabilidades, a otras personas y estar con esas personas y compartir sus sufrimientos. Motivada por mis propias necesidades, un año más tarde organicé nuevamente para mí y para otros dos amigos una experiencia de tres meses en la misión en Kenia. En primer lugar, en Lokichar, trabajaba como fisioterapeuta con niños discapacitados. Fue un lugar extraordinario para mí. Por un lado, vi mucho sufrimiento, pero por otro lado sentí mucho amor por parte de estos niños y las personas que querían ayudarlos. No puedo encontrar las palabras adecuadas para describir mis sentimientos y recuerdos sobre este lugar. Junto con mi amiga Martha, ayudábamos a los niños, pero también orábamos con ellos, participábamos en las misas y dedicábamos nuestro tiempo libre a pasar tiempo con los niños. Por ejemplo, hablando con ellos, haciéndoles sonreír o simplemente tomándoles de sus manos. La segunda parte de mi misión la pasé en la parroquia de Amakuriat. Pudimos ver cómo funciona una parroquia misionera, cuántos kilómetros necesita caminar una persona para llegar a una comunidad pequeña y también vi cómo la apreciaban.

LMC Polonia

Me gustaría trabajar en el área de la vida espiritual de las personas a las que me enviarán porque creo que es Dios quien nos llama a hacerlo y a difundir sus palabras a través de nuestra presencia y también de la Palabra.

El 20 de octubre de 2018, me convertí oficialmente en Laica Misionera Comboniana y comencé mi «experiencia comunitaria»: durante los siguientes 3 meses viví con los Misioneros Combonianos en Cracovia. Fue un tiempo muy fructífero: comencé a aprender francés, tuve clases sobre la Biblia, Daniel Comboni, misionología y comunicación internacional. También fui voluntaria en la casa de la Madre y el Niño.

El 3 de marzo de 2019 en la iglesia de Saint Jack en Opole, fui enviada oficialmente a una misión en la República Centroafricana por el Obispo de la diócesis de Opole, Mons. Andrzej Czaja, y recibí una cruz misionera.

Ahora estoy esperando mi visa, y espero dejar Polonia en abril. Mi primera parada será en la República Democrática del Congo, donde tendré 2 meses de curso de francés y luego la República de África Central, mi nueva misión.

LMC Polonia

Unidos en la oración

Monika Jamer, laica misionera comboniana

Actividad para jóvenes en Daye

CLM Ethiopia

CLM EthiopiaEl sábado pasado con algunos miembros de nuestro grupo de Amigos de Comboni, fuimos a Daye, una de las misiones combonianas entre los Sidamo. Nos reunimos allí con líderes juveniles de diferentes comunidades de la parroquia, llegaron más de 50 de ellos. El tema se basó en el evangelio de Mateo y la parábola sobre los talentos. Hubo una pequeña catequesis sobre el tema, el testimonio de Adela sobre sus talentos y cómo los usa para servir a los demás, y luego tiempo para trabajar en pequeños grupos para descubrir y compartir qué dones nos dio Dios y cómo podemos usarlos.

CLM EthiopiaLos jóvenes tenían muchas ideas sobre los talentos que pueden usar en la iglesia (dirigir grupos, enseñar, cantar o tocar el teclado en el coro, ayudar a los que dejaron la iglesia a regresar, cuidar a las viudas y los huérfanos…).

Después de esta parte más seria, hubo algo de diversión, que llamamos «¡Daye tiene talento!».

Los jóvenes en grupos prepararon pequeñas representaciones basadas ​​en diferentes parábolas. ¡Realmente se involucraron mucho! ¡Y demostraron que también tienen talentos para la actuación! 🙂
Esperamos que esta reunión los inspire a descubrir sus dones y usarlos. También para nosotros, fue un momento muy alegre y enriquecedor.

CLM Ethiopia
Magda Plekan. LMC Etiopía

Mi escuela

CLM Ethiopia

CLM EthiopiaEstoy a punto de regresar a Polonia desde mi misión en Etiopía. Una gran parte de mi servicio fue enseñar a niños en dos escuelas infantiles. Les enseñé inglés. Las escuelas pertenecen a las Misioneras de la Caridad (Hermanas de la Madre Teresa de Calcuta). Mi primer año como profesora me enfoqué más en aprender que en enseñar. Observé lo que otros profesores estaban haciendo. Simplemente solía ir a la escuela y les enseñaba a los niños lo que se me ocurría o lo que encontraba en Internet.

Durante el primer año, a veces, estaba realmente frustrada con la situación en la escuela, especialmente con la actitud de los profesores. Algunos de los maestros prefieren sentarse sin hacer nada, mientras que los estudiantes repiten el alfabeto 100 veces e incluso si no reconocen las letras. Podría dar muchos ejemplos como este. Traté de hablar con el coordinador de las escuelas y luego también con las Hermanas. Sin embargo, ninguno de ellos esperaba cambiar nada. Sabían cómo funcionan, intentaron hablar con ellos, organizar una formación con un psicólogo, pero nada ha cambiado.

CLM EthiopiaSin embargo, todavía quería trabajar con ellos. El año pasado comencé a organizar la formación de profesores cada dos semanas (un viernes en una escuela, la semana siguiente en la otra escuela). Antes de cada formación tenía que preparar algunos materiales. Aprendí mucho para poder compartir este conocimiento con otros. Todavía seguía trabajando con los niños, sin embargo, al principio preparé el programa de inglés para todo el año. Incluí muchos juegos, canciones, diversas técnicas y actividades para que los niños se divirtieran más y estuvieran motivados para estudiar. Incluso cuando no tenemos clase, los profesores todavía debemos seguir el programa e informar de lo que hacemos. Cambié mi horario para poder tener una cantidad similar de lecciones por semana con cada grupo en ambas escuelas.

Desearía poder cambiar algo, especialmente la actitud de los profesores. Aprendí una cosa muy importante sobre la motivación. Aquellos que luchan diariamente para satisfacer las necesidades básicas de ellos y sus familias generalmente no están motivados para servir a los demás, para hacer un buen trabajo para la sociedad. De alguna manera, está psicológicamente justificado. Solo Dios puede dar la motivación más allá de eso. Algunos de los maestros realmente se preocupan por los niños y su futuro, por la eficacia de su enseñanza. Estoy seguro de que es la influencia de Dios.

CLM EthiopiaSi los profesores no tienen ninguna motivación que venga de dentro, entonces habrá que motivarles desde afuera. Es por eso que estoy luchando ahora para organizar la puesta en marcha del nuevo sistema de evaluación. Hasta ahora, todos los trabajadores son muy libres de hacer lo que quieren porque no hay muchas consecuencias. Si trabajan duro o son flojos, nada cambia. Por ello, antes que nada, estoy tratando de animar al coordinador y a la Hermana Superior para que preparen el nuevo sistema y lo implementen.

Mi trabajo en la escuela ha estado evolucionando mientras también desarrollaba mis conocimientos, habilidades y comprensión. Sé que lo más importante no fue el conocimiento que compartí con los estudiantes o los profesores, sino mi presencia. Soy consciente de que los niños son demasiado pequeños para recordar el vocabulario de inglés en el futuro cercano. Pero seguramente me recordarán como alguien que les dio alegría y amor. Si logré enseñarles algo útil a los maestros, será para el bien de los niños. La actitud es lo más difícil de cambiar. Si hay un poco de mejora, doy la gloria a Dios, porque solo Él puede renovar el corazón de la gente.
Mi presencia en las escuelas fue una gran lección para mí. Aprendí mucho, no solo sobre la profesión docente y la metodología, sino también sobre la cultura, las personas, sus necesidades y sus pensamientos. Ahora puedo entenderlos mejor. Sé que mi perspectiva es diferente. Ya no estoy frustrada. Yo no los juzgo. Hice lo mejor que pude. El resto del trabajo lo dejo a Dios.
Entonces… ¿Quién ha aprendido más: los estudiantes, los profesores o yo? Yo diría que yo… Pero Dios sabrá… Creo que todos hemos aprendido algo.

CLM Ethiopia

Magda Fiec, LMC Etiopía