Laicos Misioneros Combonianos

Experiencia misionera en la provincia de Togo-Ghana-Benin del 11 de diciembre de 2021 al 3 de enero de 2022.

CLM_Ghana

El 11 de diciembre, tres de nuestros miembros, Wotormenyo Christian, Amekor Benjamin y Justin Nougnui, emprendieron viaje a Togo. Tras cruzar la frontera entre Togo y Ghana, nos dirigimos a Tabligbo para encontrarnos con el párroco, el padre Shane Degblor, que nos llevó a la iglesia católica de San Joaquín y Santa Ana en Esse_Ana, donde residiríamos para la experiencia. Nuestra estancia de tres semanas nos sirvió para disfrutar de nuestra unión y también para salir a conocer a otras personas. Más tarde se nos unió nuestro hermano Godwin Ocloo.

A. Vida comunitaria

Tuvimos tiempo para rezar juntos como aspirantes al LMC, comer juntos, planificar juntos.

  1. Vida de oración: Tuvimos tiempo para rezar juntos por la mañana y por la noche, compartir las lecturas diarias y sobre todo las dominicales con algunos comentarios que nos dio el párroco.
  2. En torno a la mesa: Con la comida preparada por nosotros mismos o con la ayuda de algunos miembros de la comunidad local, nos sentábamos siempre en la misma mesa para comer. Y a menudo, la comida la acompañábamos con conversaciones sobre nuestra experiencia y también sobre la vida del LMC en nuestra provincia.
  3. Planificación: Por la noche, reflexionamos sobre cómo preparar el siguiente día y la mejor manera de continuar.

B. La vida con la comunidad eclesial

La reunión mantenida con el párroco el 15 de diciembre, tras nuestra llegada a Esse-Ana, nos allanó el camino en nuestro compromiso con la comunidad eclesial.

  1. La oración con la comunidad: Tuvimos celebraciones cada mañana de lunes a viernes. Con la buena organización de la diócesis de Aneho sobre los ministros de la comunión laicos, tuvimos la gracia de recibir la Santa Comunión a diario con el celo del Fidei Custos Richard Tchitchira.

El culto era presidido por uno de nosotros o por el catequista Albert Adandjehoun.

El lunes y el jueves rezábamos el rosario.

Las fiestas de Navidad fueron muy disfrutadas con las celebraciones y la animación de la Santa Infancia y el Hosevu (grupo de tambores).

  • Trabajo con las asociaciones eclesiásticas: Una reunión celebrada con los líderes de las asociaciones el 12 de diciembre nos ayudó a conocer los retos a los que se enfrentan algunos grupos. Nos esforzamos por ayudarles, especialmente al Coro y a los lectores. Con el ensayo de los cantos por las mañanas, dotamos al coro de algunos cantos nuevos. También, aumentamos el número de los lectores llamando a los miembros.
  • Formación en la dirección del culto: Iniciamos una formación de dos miembros de la comunidad de Esse-Ana para que pudieran dirigir una celebración en ausencia de un sacerdote. Confiamos las dos personas al catequista para que continúe su formación.

C. Encuentro con el mundo eclesiástico exterior

  1. Visita a las casas: Las visitas domiciliarias nos ayudaron a encontrarnos con algunos enfermos, ya fuesen de la comunidad o no. Nos reunimos con un subcomité del comité de la iglesia encargado de los enfermos para continuar la visita y planear alguna ayuda para ellos. También hablamos con el catequista para preparar a los comulgantes entre los enfermos para el sacramento de la confesión y así prepararlos para la Santa Comunión. Invitamos a otras personas a unirse a nuestras celebraciones.
  2. Enseñanza de la lengua inglesa: Llegamos a Esse-Ana unos días antes de las vacaciones. Con esta oportunidad, nos trasladamos de Primaria a Senior High (Lycée) pasando por Junior High (Collège) para ayudar a los profesores de inglés en la enseñanza de la lengua inglesa. Siendo todos profesores y además teniendo un maestro de inglés, Amekor Benjamin, entre nosotros fue una gran ventaja para enseñar. Invitamos a los estudiantes a la iglesia y a ocupar algún puesto de liderazgo. Tuvimos una celebración en la escuela primaria antes de partir y planeamos otras actividades para continuar cuando se reanuden.

D. Visitas a otras misiones

Visitamos otras estaciones cercanas a Esse-Ana. En coche, motor o bicicleta, Christian Wotormenyo y Justin Nougnui fueron a Kodehoe, Tometykondji, Boevikorpe y Klohome. Ayudamos a compartir la Palabra, a preparar el coro y visitamos a algunos fieles que dejaron de venir a la iglesia. Reunimos a algunas parejas en Esse-Ana con el fin de facilitar su formación para el Santo Matrimonio.

E. Desafíos

El principal reto con el que nos encontramos fue la ausencia de electricidad, que dificultó algunas de nuestras actividades. El otro desafío fue el medio para llegar a las otras misiones alrededor de Esse-Ana. Llegamos a algunas misiones en moto (alquilada) y bicicleta. 

F.  Disposición para más

Esta experiencia ha aportado nuevos aspectos de lo que hicimos el año pasado en Cape-Coast (República de Ghana), que son la enseñanza (nuestra profesión) y la salida de la misión principal. Hemos visto la necesidad de enseñar y la necesidad de salir. Esperamos que posteriores experiencias nos abran el camino para ejercer nuestra profesión y tener tiempo y medios para llegar a más misiones.

Justin Nougnui, coordinador.

Experiencia misionera en la Iglesia Católica de San Pablo de Akonoma, Cape Coast (República de Ghana) del 21 de diciembre de 2020 al 4 de enero de 2021.

LMC Ghana
LMC Ghana

Nuestro capellán, el Rev. P. Leopold Adanle, en su afán por fomentar nuestra formación, sugirió a nuestro grupo hacer una experiencia de unos días en Manigri, Benín. Más tarde, tras el Consejo Provincial, se acordó hacer la experiencia en Cape Coast, Ghana.

Tuvimos que dejar a nuestras familias para celebrar las fiestas de Navidad lejos de nuestro hogar. Muy temprano, el 21 de diciembre de 2020, Frank Amenyo y Justin Nougnui emprendimos el viaje desde nuestras distintas zonas para reunirnos con Christian Wotormenyo en Accra. Desde Accra, los tres tomamos un coche para Cape Coast. Cape Coast está a unos 300 km de nuestras ciudades.  El párroco, el reverendo P. Bonaventure Gnaha, vino a buscarnos a la estación de camiones para llevarnos a nuestra misión, la iglesia católica de San Pablo de Akonoma. La experiencia fue en dos aspectos, con la Comunidad parroquial y con nuestra Comunidad LMC.

1. La experiencia con la comunidad eclesial

Nuestro servicio consistió en animar la Iglesia de Akonoma. Nos trasladamos de casa en casa a la búsqueda de los miembros de la iglesia que habían dejado de venir a la iglesia. Ninguno de los tres conocía el fante, la lengua local de la zona. Dos de nosotros podíamos decir muy pocas palabras en fante. Nos desplazamos con un intérprete. Tuvimos la gracia de visitar a algunos miembros ancianos y enfermos de la iglesia y también de la comunidad de Akonoma. Después de la visita a las casas, planificamos reuniones con las distintas organizaciones de la iglesia para dar formación y consolidarlas. Disfrutamos de las fiestas de Navidad. Los días 24, 25, 27, 31 de diciembre, 1 de enero y 3 de enero, que fueron la vigilia de Navidad, el día de Navidad, la fiesta de la Sagrada Familia, la vigilia de Año Nuevo, la solemnidad de María, Madre de Dios y la solemnidad de la Epifanía, estuvimos animando a la comunidad parroquial. Los reverendos Padres, Buenaventura, José y Antonio nos fueron acompañando en las distintas celebraciones. La noche del 31, vigilia de año nuevo, la Escuela de Jesús, una asociación de niños realizó una representación nocturna.

2. La comunidad LMC

Cada mes nos hemos ido reuniendo. Pero durante esta experiencia, los tres tuvimos la oportunidad de vivir juntos.

a. Vida de oración

Teníamos nuestro horario diario. Rezábamos los Laudes por la mañana, leíamos el Evangelio del día con un comentario, una Historia de la Vida de San Daniel Comboni escrita por Bernard Ward. Después del desayuno, teníamos nuestras actividades internas o en el exterior. A las 12:30, teníamos el almuerzo seguido de la siesta. Por la tarde teníamos las actividades, a las 6:30 rezábamos las Vísperas y cenábamos. Todos los días, antes de la oración de la noche, reflexionamos sobre las actividades del día y planificamos el día siguiente.

b. División del trabajo

Cocinábamos nosotros mismos, servíamos las comidas y lavábamos los platos. A veces íbamos a buscar agua nosotros mismos, otras veces nos ayudaban los jóvenes. Cada uno tenía una responsabilidad, el Sr. Wotormenyo como coordinador del equipo, el Sr. Amenyo como ecónomo y el Sr. Nougnui de secretario.

c. Promoción vocacional

Hablamos de la Familia Comboniana en general cuando nos encontramos con algunos miembros activos de Akonoma. Hicimos hincapié en los LMC, quiénes son, los requisitos para ser LMC, las actividades de los LMC. Lo mismo hicimos cuando asistimos a la reunión del Comité Litúrgico de la parroquia. También aprovechamos para visitar a un grupo de Amigos de Comboni en la Iglesia Católica de San Pablo de Nkanfoa. Ahora en nuestra provincia, ser miembro del grupo de Amigos de Comboni, es uno de los requisitos para entrar en los LMC. Charlamos con los miembros y les animamos a seguir avanzando hacia los LMC. Prometimos estar en contacto con ellos para acompañarlos en el camino a seguir.

d. Los desatendidos

La visita de casa en casa nos mostró la realidad de los desatendidos y abandonados. Algunos ancianos y enfermos estaban un poco olvidados. Para continuar con el aspecto caritativo de la Iglesia, creamos a partir del Consejo parroquial el Comité de Bienestar. Su función es esencialmente buscar a los enfermos, encontrar “la oveja perdida” y también asistir a los miembros que están de duelo.

Estamos muy agradecidos por la oportunidad que se nos ha brindado. Damos las gracias al Consejo Provincial, a nuestro capellán, al párroco de la iglesia católica de San Pablo de Nkanfoa y a la comunidad eclesiástica de Akonoma por ayudarnos a responder a nuestra vocación. Esta experiencia misionera ha fortalecido nuestra fe y nos ha motivado a continuar nuestro camino tras las huellas de San Daniel Comboni.

Justin Nougnui, coordinador LMC.

Cierre y apertura

LMC Africa

LMC AfricaHoy trabajaremos las conclusiones de nuestro encuentro con pasos concretos y en caminando juntos como Laicos Misioneros Combonianos que trabajamos en este hermoso continente Africano.

Todos tenemos diferentes realidades dentro de nuestras comunidades.

Para algunos ha sido fácil colaborar dentro de nuestras comunidades, otros han encontrado desafíos. Hay comunidades que se comunican bien y entienden las expectativas de nuestra familia y la comunidad Comboniana, otros han tenido que encajar todo esto y buscar salidas.

Concluimos ahora el encuentro. El Espíritu Santo nos ha abierto los ojos y los corazones de todos nosotros. Somos más fuertes juntos, como familia comboniana.

Nuestro tiempo en Anchilo nos ha ayudado a descubrir un continente de gente trabajando para ayudar a expandir el reino de Dios.

Nos ha mostrado nuestras fortalezas y nuestras debilidades.

Hemos presentado resoluciones para que nuestros caminos sean más claros para todos nosotros.

Estas resoluciones nos ayudarán a comprender con más profundidad nuestra vocación, nuestras responsabilidades y el camino a seguir en el espíritu de San Daniel Comboni.

LMC África

Frutos

LMC AfricaNuestro encuentro ha traído al grupo las realidades de nuestra vocación misionera.

Hemos dialogado sobre temas como la comunicación, vocación, economía, formación y muchos otros. A través de estas discusiones hemos evaluado nuestro caminar y analizado dónde hemos cumplido nuestras metas, las áreas en que necesitamos mejorar y los desafíos que enfrentamos al hacerlo.

Al igual que San Daniel Comboni, todos hemos encontrado algunas dificultades para anunciar el Reino de Dios. En el carisma de nuestro fundador e intercesor, encontramos la fuerza para continuar en nuestra misión y hallar el camino para hacerlo. Como la palmera que lleva fruto de cocos, no es fácil compartir el dulce sabor de la salvación, pero encontramos la fuerza para escalar, a través de nuestra fe y nuestra comunidad.

LMC Africa

LMC África

Unidad

LMC AnchiloNuestro tema para el día fue la unidad.

El Señor nos ha traído a todos de diferentes tierras, con lenguas y culturas diferentes, reuniéndonos en el Espíritu Santo.

Nosotros mismos, nuestro trabajo y nuestras comunidades somos como un rompecabezas. Una pieza aislada tiene poco significado, pero juntos podemos crear algo hermoso
LMC Anchilo
LMC África