Laicos Misioneros Combonianos

El proyecto “Semillas” apoya a las víctimas del ciclón Gombe en el norte de Mozambique

LMC Carapira

Desde marzo, cuando el potente ciclón Gombe azotó Carapira, en el norte de Mozambique, destruyendo casas y granjas. Nosotros, los LMC, hemos estado trabajando para aliviar el sufrimiento de la población. Siempre en colaboración con amigos y personas de buen corazón.

Con la ayuda recibida de Brasil fue posible llevar a cabo pequeños proyectos. Entre ellos, el proyecto de las semillas.

El miércoles 23 de noviembre iniciamos la primera fase de este proyecto, que consiste en la entrega de 5 kg de maíz y 3 kg de judías a las familias más vulnerables para su siembra.

Las familias beneficiadas tienen el compromiso de devolver la misma cantidad recibida en el momento de la cosecha para que podamos continuar con el proyecto.

La parroquia de Carapira está formada por 94 comunidades divididas en 5 regiones con 22 zonas. Elegimos hacer la entrega en cada zona para facilitar el acceso de las familias.

La segunda fase será el 29 de este mes. Y la tercera a principios de diciembre.

 En este proyecto se contemplan más de 300 familias.

En nombre de las familias y del pueblo de Carapira, agradezco a todos los que generosamente dieron un poco de lo que tienen para ayudar a los que tienen aún menos.

Que Dios los bendiga a todos.

LMC Carapira

Soñar la misión

LMC Portugal

En septiembre de 2021, llegamos a Camarate, más concretamente al barrio de Fetais, llenos de expectativas sobre el trabajo que íbamos a desarrollar con la comunidad local. Sabíamos que había mucho que hacer, pero no conocíamos las necesidades. No todo salió como esperábamos, sino como Dios quería y, a pesar de las dificultades encontradas, “sentimos” que debíamos continuar en esta misión.

Con la salida de Pedro Nascimento, se plantean nuevos retos, ya que sólo quedamos dos, Maria Augusta y Élia, y seguimos soñando que es posible hacer de Fetais un campo de misión donde la presencia LMC sea una realidad y no sólo un lugar de paso. Pedimos al Señor de la mies que guíe nuestros pasos para que, con humildad y sabiduría, seamos mensajeros del Evangelio para estas personas que vienen de lugares tan lejanos y diferentes, en busca de un mundo mejor que les cuesta encontrar.

Soñar con más misión en la parroquia de Camarate es la experiencia que hemos tenido a lo largo de este tiempo, lo que hemos recibido sin dar nada, lo que nos anima a seguir en este camino, a veces nada fácil. Queremos implicarnos más en esta misión porque

… nos calienta el corazón el abrazo apretado de un niño; los buenos días sonrientes de una persona mayor, escuchar nuestro nombre gritado desde el patio de un colegio; una madre que le dice a su hija de tres años que le dé un beso a su “tía” (a la que conoció en el autobús) …

… nos calientan el corazón los vecinos de la “cuesta” que ya nos llaman para charlar; las granadas que nos ofrecen con sabor a amistad; el gato de la puerta de al lado que se deja acariciar y el dueño del gato que ya nos da las buenas noches cuando nos cruzamos en la calle…

… Nos calienta el corazón la gente que pregunta por Pedro y habla de él con gratitud y cariño por los momentos que les dedicó.

… y también nos calienta el corazón las pequeñas/grandes victorias que conseguimos con los niños que acuden a “Jovem Despertar”, donde ya hemos pasado “días fríos”, pero donde hay calor y alegría y, porque “lo mejor del mundo son los niños”, todo lo que hagamos por ellos y con ellos siempre será poco.

Si Dios nos llama a marcar la diferencia, a estar presentes en las diferentes comunidades, con sencillez sólo podemos decir: “Señor, estamos aquí para servirte, ilumina nuestro camino”.

Con la certeza de que no estamos solos en esta misión.

Abrazo en Cristo

Maria Augusta y Élia- LMC en Camarate

Nueva reunión del GEC en Brasil

LMC Brasil

Durante la reunión del GEC (Grupo de Espiritualidad Comboniana) Parroquia de São José Operário – Carapina/Serra/ES celebrada anoche (21/11/2022), contamos con la presencia del Padre Xavier.

Nos contó su historia de vida y misión, detalles y curiosidades sobre los proyectos realizados en Santa Rita, una ciudad en las afueras de João Pessoa, en Paraíba.

Chico comenzó el proyecto con los recicladores, el Padre Xavier se unió al proyecto y comenzó un trabajo con niños y adolescentes, hijas e hijos de los recicladores y otros residentes del barrio.

Sus palabras resonaron en nuestros corazones. Una historia de vida donde encontramos la fe encarnada. La donación total.

Autor: Tranquilo Dias, Grupo de Espiritualidade Comboniana da Paróquia São José Operário/Espírito Santo

Educación desde el campo para el campo

LMC Brasil

Es el momento de una nueva asamblea de la Casa Familiar Rural, una asociación formada por gente del campo, antiguos alumnos y personas que creen en esta propuesta. La familia comboniana presente en Açailândia forma parte de este proyecto, Dida y Xoán, Liliana y Flávio y el P. José.

La casa ofrece un curso técnico de agricultura y ganadería, con una duración de tres años, mediante la pedagogía de los ciclos alternativos.

Hay una canción que dice: “No dejaré el campo para poder ir a la escuela. La educación en el campo es un derecho, no una limosna”.

El objetivo de este espacio es exactamente éste. Al permitir a los jóvenes del campo mejorar la rentabilidad de la propiedad familiar, reducimos el éxodo rural y promovemos la agricultura familiar, insertando también técnicas agroecológicas.

La escuela atiende a alumnos de Açailândia, de los municipios vecinos y también de otros más lejanos, con estudiantes de tres estados diferentes (Maranhão, Pará y Tocantins).

En el debate sobre los retos a los que se enfrenta la escuela y que implican costes financieros, una de las madres presentes señaló: “Somos una asociación, podemos colaborar y con el poco de cada uno, conseguiremos lo necesario”.

Y así vamos sembrando en la construcción colectiva la búsqueda de mejores condiciones para los campesinos, y con ello generar una semilla de un mundo mejor.

LMC Brasil