Laicos Misioneros Combonianos

Donde sopla el Espíritu

Simone LMC
Simone LMC

Ya no es “la misma persona que se fue” en 2017, Simone Parimbelli, de 38 años, laico misionero comboniano de la diócesis de Bérgamo, que regresó en septiembre de 2020 de Mongoumba, en la República Centroafricana. Porque, como dice con luz en los ojos, “la misión abre el corazón y el horizonte, y el estar en salida te cambia: desde la concepción del estilo misionero hasta la relación con el tiempo y el espacio, con uno mismo y con Dios”. Sucede cuando se está “en estrecho contacto con los sufrimientos y las alegrías de los demás” y se vive durante tres años y medio en el corazón de la selva tropical, en la diócesis de Mbaiki, en Mongoumba, donde los Padres Combonianos trabajan con los pigmeos AKA desde hace más de 30 años.

“Parece absurdo, pero estas personas no son reconocidas por las demás etnias y no tienen acceso a la educación ni a la sanidad. Esclavizados por sus amos bantúes y sin partida de nacimiento, son fantasmas de carne y hueso”, dice Simone, denunciando un país que, a pesar de sus muchas riquezas, vive en un estado de colonialismo y miseria.

“Estando cerca de ellos, uno se convierte en una puerta a la que llamar”, continúa Simone que, como laico, a veces “ha conseguido entrar en la vida concreta de la gente mucho más que los sacerdotes, divididos entre la administración de la parroquia y las celebraciones eucarísticas en un vasto territorio”. Cuando llegó a Mongoumba, propuso varias actividades de animación, transformando por ejemplo la escuela de Ndobo, cercana a los campamentos de pigmeos, en un oratorio, como el de su parroquia de Osio Sopra, donde al crecer, en un momento dado, se preguntó “¿para qué sirve mi fe?”.

Desde la pregunta sobre la vocación hasta la respuesta a una llamada, el paso es, por así decirlo, corto: son 7.500 kilómetros junto con todo lo demás. Pero “cuando quizás hayas adivinado lo que puedes ser en el mundo y para el mundo, tienes que demostrarlo”.

Así, la diócesis de Bérgamo, el obispo Francesco Beschi, el Centro Misionero y el movimiento internacional de los Laicos Misioneros Combonianos le dan “la posibilidad y la gracia de vivir esta experiencia: 1.300 días de fragilidad y fraternidad” en una Iglesia joven “que sabe generar hijos en la fe y donde prevalece la alegría”.

Enviado y acogido: en un ciclo continuo que, en el futuro, tal vez, lo empuje a otro lugar, donde sopla el Espíritu Santo, que en sango, la lengua de la República Centroafricana, se llama Yingo-Gbya.

(Por Loredana Brigante, revista POPOLI e MISSIONE. Febrero 2021)

Simone LMC

1300 días de…

LMC RCA

…FRAGILIDAD

LMC RCA

La parroquia de San Jorge en Mongoumba tiene un pequeño dispensario para suplir las deficiencias estructurales del sistema de salud de Centroáfrica y la inexistencia del Estado de bienestar. Aquí los Laicos Misioneros Combonianos realizan el servicio de acoger la vida, “hacer causa común con los más abandonados”, “abrazar a toda la familia humana…, estrechar en nuestros brazos y dar el beso de paz y amor a nuestros hermanos y hermanas infelices”, diría San Daniele Comboni. Bebés, niños de todas las edades, jóvenes, madres, padres, ancianos, encuentran en el pequeño dispensario un punto de referencia, un hogar más que un hospital, donde pueden ser reconocidos como seres humanos, escuchados en su dolor, cuidados en su sufrimiento. Cada jornada, día y noche, a todas horas, nos encontramos con el misterio de nuestra fragilidad humana, experimentamos los límites humanos y volvemos a la gran pregunta existencial: “¿Dónde está Dios en el sufrimiento y el dolor, cuando más lo necesitamos? Incluso haciendo lo mejor posible según nuestras habilidades y posibilidades, a veces, por no decir a menudo, perdemos la batalla con la vida, teníamos que rendirnos a la evidencia de que no éramos omnipotentes. Hay un límite humano que no podemos superar, somos frágiles, sin embargo… la fe permanece… en un otro, Otro con O mayúscula, y cuando tocamos la amargura de la derrota sólo quedan las lágrimas y las oraciones a Dios, Padre de toda la humanidad…

…HERMANDAD

LMC RCA

La parroquia de San Jorge de Mongoumba gestiona una escuela que apoya al sistema educativo centroafricano, que se tiene que suspender cada vez que estalla la guerra, para garantizar un mínimo de educación a las nuevas generaciones. San Daniel Comboni escribió: “… creo que es más útil recurrir a la acción de los misioneros para educar a los pequeños negros de ambos sexos en varios institutos… esta educación debe tener como objetivo preparar en los propios alumnos a los futuros apóstoles…”. Como laico misionero comboniano, he tratado de transformar la escuela en un pequeño oratorio, sobre todo el de Ndobo, a 5 km del centro, cercana a los campamentos de pigmeos. El oratorio es una casa de regeneración, un espacio de hermandad, y aún sin disponer de mega-estructuras, mezclando las lecciones escolares con bailes, talleres manuales, juegos, música, la escuela de Ndobo, un pequeño edificio de ladrillos rojos inmerso en el bosque, se había convertido en un lugar de promoción social, crecimiento humano y evangelización. La transformación en el estilo de un oratorio ha funcionado, “…el Plan funciona…”, estando presente todos los días, y casi todo el día, trabajando en el tiempo y no en el espacio, ha creado relaciones y vínculos, nos hemos convertido en una gran familia, todos nos hemos convertido en hermanos y hermanas, y hemos podido hablar de Jesús, nuestro Hermano, y dar testimonio de Dios, Padre de toda la humanidad: “una infinidad de hermanos y hermanas que pertenecen a nuestra misma familia, teniendo un Padre común arriba en el cielo…” …

…FRAGANCIA

LMC RCA

El día comenzaba temprano: levantarse a las 5.30 a.m., justo el tiempo para lavarme la cara, desayunar y luego salir, a las 6.30 a.m. ya fuera de casa y camino a Ndobo, a pie, con la mochila, la radio para bailar, la bolsa de fútbol, a menudo el ordenador para ver películas, el lunes con la caja de delantales limpios para comenzar la semana. Mientras la gente desayunaba a un lado de la carretera, antes de ir a trabajar a sus campos, yo caminaba por el pueblo y después de unos 50 minutos, llegaba a la escuela y comenzábamos el día jugando al fútbol, bailando y saltando mientras la música a todo volumen se extendía por el bosque. Si durante la semana iba a ver a los niños, el domingo tomaban el camino contrario, venían a la parroquia; y si llovía, llegaban todos embarrados, empapados y temblando de frío. Con el tiempo para lavarse las manos, la cara y los pies, ponerse camisas y pantalones cortos limpios, pedirle a Cristina (LMC Portugal) que les pusiera talco y una pizca de perfume, y salimos corriendo a la iglesia, dejando tras de sí un rastro que se extendía por el aire. Después de la misa, desayunamos juntos con leche caliente, cacao y galletas, el lugar se llenaba con el dulce aroma del chocolate, luego continuamos con música, baile y juegos: “fue un intento de encontrar un camino probable para iniciar una medida de regeneración” diría San Daniel Comboni, fue nuestra mirada de cercanía y proximidad para hacer presente la fragancia alegre y sabrosa de Jesús, nuestro hermano, y de Dios, Padre de toda la humanidad…

Simone Parimbelli, LMC Mongoumba (RCA)

Misa de envío de Emma Chiolini.

Emma Brazil
Emma Brazil

El trece de junio a las 8.30 pm en la iglesia de S. Lorenzo, en Bolonia, se celebró mi misa de envío presidida por el Obispo Zuppi, la Diócesis de Bolonia me envía a una misión como fidei donum.
Esta mi segunda salida, Ad Gentes, nace en el centro misionero diocesano, del cual soy miembro del equipo, que decidió establecer una colaboración con la diócesis de Salvador de Bahía, abriendo nuevos caminos de participación y cooperación entre las dos diócesis.
Esto me hace muy feliz porque nos permitiría abrir una ventana a la realidad latinoamericana, específicamente a Brasil, en el centro misionero, actualmente comprometido solo en Tanzania, con la diócesis de Mapanda.
También es una salida “inusual” dentro de los LMC, porque en este caso no es un proyecto de los Padres Combonianos o de los laicos, sino el resultado de una colaboración externa y quizás pueda abrir pistas para el futuro.
Continuaré manteniéndome dentro de la familia comboniana como LMC, manteniéndome en contacto con la coordinación, los diversos grupos LMC y con el comité central que aprobó mi elección, citando que “la misión es de Dios y no de los hombres”…

Emma Brazil

Haré vida comunitaria en la Comunidad de Trindade, que da acogida a la gente de la calle y me dedicaré a dar la acogida y escuchar a las personas que llegan, así como a los talleres y servicios, incluido un periódico sobre situaciones de calle que ofrece la Comunidad.
Será una experiencia completamente nueva, concreta y fuerte, dura y auténtica, como dormir en el suelo, compartir los problemas relacionados con la calle, los temas ligados a la marginalidad, la dependencia y la resurrección, pero como Comboni dice audacia y tenacidad en el camino y agrego: con los pies firmes en el suelo y con los ojos siempre mirando al cielo.
“Deseo que te pongas un vestido que nunca siga de moda.
Te deseo fuertes esperanzas para tus pies.
Pantalones hechos de compromiso, camisas que tengan dos colores: El de la libertad y la corresponsabilidad.
Y trae un bonito sombrero, uno de conocimiento y espíritu crítico.
Siempre debemos vestirnos de todo esto “. (Don luigi ciotti)

Emma Brazil


Emma Chiolini, lmc

Visita a Italia

LMC
LMC

Hola de nuevo a todos.

Entre el encuentro de fin de semana de los Consejos Generales de la Familia Comboniana y el siguiente fin de semana donde nos reunimos como Comité Central en Venegono (al norte de Milán) tuve unos días para moverme por Italia.

Pedí a Marco que preguntase a los grupos del norte si alguno me podría recibir y así pasar un rato juntos.

La respuesta fue muy positiva y pudimos organizar una buena semana visitando a varios de los grupos LMC del norte de Italia.

La dinámica para todos fue similar. Por la mañana viajaba de una ciudad a otra y en la tarde compartíamos un momento de oración, cena y charla ente todos. Siempre en un ambiente de familia muy agradable.

Agradezco a todos el esfuerzo que supone reunirse una noche entre semana con los trabajos, niños y demás. Así como también a cada uno de los MCCJ que encontré y que acogieron en sus casas como familia y aquello que acompañan a nuestros grupos y los que se acercaron a conversar sobre nuestra realidad LMC en su ciudad y a nivel internacional.

LMC

El primer grupo que visité fue el de Padua. Un grupo con muchos años a sus espaldas. Me estuvieron contando cómo se iniciaron en el grupo, las actividades que realizaban y las que venían organizando por muchos años (muchas iniciativas que posteriormente se han ido extendiendo por otros lados).

Algunos ya nos conocíamos por haber coincidido en algún encuentro internacional. Se mostraron muy interesados por conocer cómo se organizaban otros grupos y el tipo de actividades y encuentros que se hacían. Aprovechamos también para conversar un poco sobre la pasada asamblea de Roma.

Veo que hay un interés cada vez mayor por la colaboración entre todos, por salir de lo que cada uno hace localmente y colaborar con los otros, aprender de las experiencias de los demás, compartir inquietudes y demás. Así que les animé a leer las conclusiones, que sé que parecen muchas pero que si nos tomamos un rato veremos las riquezas de las mismas y las múltiples ideas que dan para actividades concretas de cada una de nuestras comunidades y para cumplir la tarea común que entre todos nos marcamos.

LMC

Al día siguiente seguí para Verona. Me recibieron en la estación y me llevaron a casa de los Combonianos a saludar al P Tachela y después a casa de las hermanas combonianas a visitar a la hermana Esperanza que acompaña también al grupo.

Posteriormente tuvimos una mesa maravillosa de comida compartida, reencuentros con aquellos que coincidimos en el 2012 en nuestro encuentro europeo de Verona y otros.

Conversamos un poco de España e Italia, de bonitos lugares y tras la cena comenzamos a conversar. Conocer lo que el grupo va haciendo, los retos que afronta y demás.

Dedicamos igualmente un buen tiempo a conversar sobre la realidad de otros grupos. A conversar sobre los retos que nuestra pasada asamblea nos trae, a reconocer que muchas veces nos quedamos centrados en lo que nuestro grupo LMC local, nuestra comunidad realiza. Es normal que sea nuestro referente vital, aquellos con los que compartimos lo cotidiano, rezamos y trabajamos juntos pero tener presentes lo que hacen otras comunidades LMC nos trae ideas nuevas, nos ayuda a crecer. También encontré el reto de leer todo lo que compartimos, pero a la vez el interés por querer conocer el contenido que nos aporta y que estamos demandando…

Al día siguiente pude dar un pequeño paseo por la ciudad de Comboni en bicicleta para recordar los lugres más importantes y de nuevo tomar el tren, esta vez camino de Milán.

LMC

De nuevo esperándome en la estación y a una nueva reunión de grupo. No sin antes dar un rápido paseo por las partes más importantes y hasta visitar el museo del Risorgimento.

Tiempo para cenar, reencontrarnos algunos y conocer caras nuevas y conversar. Siempre un tiempo para saber el camino que se realiza y tiempo para preguntas. Volvió a salir entre otros el reto de la formación. Una formación que nos ayude a crecer en nuestra vocación, la importancia de la oración y el crecimiento en nuestra espiritualidad que nos sostenga y fundamente en nuestra acción misionera y también el reto de abrir los grupos para que nuevas personas se unan. La importancia de conocer bien nuestra identidad para presentarla y ayudar a discernir nuestra vocación y sus consecuencias.

También surge el momento de pedir pistas para seguir avanzando y mi respuesta es siempre la misma, es fácil, leed los acuerdos tomados en Roma. Nuestras famosas 96 conclusiones que tanto nos tienen que decir. Tanto en el hacer como sobre todo en el Ser. Fruto de todos estos años de trabajo y del aporte de tantos países de los tres continentes donde estamos presentes.

A la mañana siguiente de nuevo al tren camino a Venegono. Y desde la estación visitar, reencontrarnos y conversar de tantas cosas importantes.

El día pasa volando y al final podemos compartir la cena y un buen rato de conversación, esta vez algo más informal y en pequeños grupos pero siempre interesante.

LMC

La inquietud por las nuevas vocaciones y la llegada de personas nuevas a los grupos. La dificultad de la brecha generacional o cómo hacer atractivo los grupos a los jóvenes cuando somos familias con niños pequeños y ritmos muy diferentes.

Siempre hay que seguir pensando y mantenerse vivo, creer en lo que hacemos y pedir ayuda a otros. No estamos en un escaparate para que nos vean, estamos en la calle, con la gente, y necesitamos nuevas manos que se unan para hacer, para cuidar, acariciar, acompañar a quien necesita. Necesitamos nuevas cabezas que aporten ideas y soluciones a las dificultades del día a día. Necesitamos nuevos corazones que den esperanza en los momentos difíciles.

Tenemos una vocación maravillosa, un don de Dios que debemos compartir con los demás. Esa es parte de nuestra responsabilidad.

Toda Italia se prepara para su asamblea nacional en agosto. Para un importante momento de reencuentro personal pero sobre todo para seguir soñando juntos, para hacer realidad el sueño común que lanzamos en Roma, para desde donde estamos ponernos al servicio, para abrir nuestros grupos a nuevas personas que sientan esta vocación misionera y ofrecer un lugar donde crecer, formarse, alimentarse espiritualmente, prepararse para partir, hacer realidad el sueño misionero de Comboni allá donde nos encontremos, con la mirada en los “más pobres y abandonados” que decía Comboni.

Gracias por hacerme estar en familia.

Alberto de la Portilla (Coordinador Comité Central LMC)