Laicos Misioneros Combonianos

LA ZATTERA- Laicos Misioneros Combonianos en Palermo

zattera

Presentamos la experiencia de la comunidad de La Zattera en Palermo, creada por algunas familias de Laicos Misioneros Combonianos, que desde hace trece años desempeña un papel de acogida para los migrantes extranjeros, a través de caminos de apoyo y de compartir.

“Un puerto libre y seguro”, una comunidad en la que participan muchas personas que contribuyen a la creación de muchas actividades, y que apoyan esta experiencia de integración y entendimiento para un mundo mejor.

¡”Ma Kitelakapel”!

LMC Kenia

¡¡¡¡Crónica tragicómica desde Pokot Occidental, Kenia: episodio uno!!!!

¿Por qué “tragicómico”? ¡Porque, aún sin quererlo, ya sé que va a ser un poco así… y por eso, aquí, me gustaría compartir con vosotros las alegrías y los sufrimientos de mi estar aquí!

EN RESUMEN

– el grupo de Laicos Misioneros Combonianos (LMC) en Kenia es un grupo vivo y acogedor, estoy feliz de formar parte de él

(El padre Maciek y algunos LMC kenianos en mi primer domingo en Nairobi)

– Durante unos tres meses seré huésped de los Padres Combonianos en Kacheliba. Tengo que aprender el idioma local, el pokot (recibiré clases todas las mañanas), y tratar de entender bien cómo funcionan las cosas aquí. Más tarde, junto con otra LMC keniana, Josephine (que también está aquí), me trasladaré a nuestra nueva casa en Kitelakapel, a 15 km de aquí, para empezar nuestras actividades a tiempo completo.

Nuestra casa está casi lista.

– Durante este periodo también nos dedicaremos a estas actividades:

1) Producción de zumo de tamarindo: hay muchos árboles de tamarindo en esta zona. Hemos puesto a algunas señoras de la capilla de Kitelakapel a recoger estos frutos. Ya hemos vendido una pequeña cantidad en Nairobi, ahora tenemos que prepararlo todo para poder seguir haciendo zumo. Será una forma de autofinanciarnos un poco como grupo de Laicos Misioneros Combonianos de Kenia.

(¡nuestro tamarindo!)

(nuestros laicos vendiendo zumo de tamarindo, mantequilla de cacahuete y miel después de la misa en Nairobi)

2) Participación en la jumuiyya/grupos parroquiales/asociaciones: recorreremos los distintos grupos de la parroquia, especialmente en la zona de Kitelakapel, para conocer a la gente, crear vínculos, entender bien las distintas realidades de la parroquia, y ver qué necesidades hay, para entender también en qué tipo de actividades podemos implicarnos, o posiblemente qué nuevas actividades proponer, especialmente en el ámbito pastoral.

3) Actividades en las escuelas: nos reuniremos con los directores de algunas escuelas cercanas a Kitelakapel, para ver si es posible dar algunas clases a tiempo parcial, tal vez a cambio de una pequeña contribución (para tener algo extra para mantenernos)

4) Establecer las bases de nuestra comunidad, preparando nuestros “estatutos” y otros documentos necesarios.

Tal vez nos convirtamos en tres. En julio, es posible que se incorpore otro comboniano ugandés. Para esto, en particular, contamos con sus oraciones (¡porque sería una gran ayuda, dada la montaña de trabajo que tenemos por delante!)

CON MÁS DETALLE:

“Polepole ndio mwendo” dicen los Waswahili (hablantes de swahili). Significa, más o menos, ‘el que va despacio, va firme y llega lejos’…. Y así, me gustaría tener ya grandes logros que enumerar, pero por desgracia, o por suerte, las cosas se mueven muy, muy lentamente aquí. Acabo de llegar y se me pide, con razón, que entre en esta realidad de puntillas, polepole, porque, por mucha experiencia que uno tenga ya -y yo tengo muy poca-, cada realidad es diferente, y aquí, entre otras cosas, todo el mundo está, con razón, muy ocupado, por lo que no puedo esperar que se me explique todo de inmediato, ni que me implique de inmediato en todas las actividades posibles e imaginables.

A mi llegada, fui recibida con gran afecto y entusiasmo por los laicos combonianos kenianos, que inmediatamente me hicieron sentir como en casa. Es bueno sentir que no estoy sola, sino que, juntos, caminamos hacia un objetivo común.

Desde Nairobi, me trasladé a Kacheliba, a unos 15 km de donde voy a vivir, Kitelakapel. El funcionamiento aquí es el siguiente: Kacheliba es la sede parroquial principal, pero la parroquia abarca una zona muy amplia con muchas comunidades, pequeñas capillas (a veces parecen casas diminutas, ¡y en realidad son “iglesias”!), a menudo alejadas. Actualmente hay dos padres y un diácono. Y no pueden multiplicarse como los cinco panes y los dos peces (a no ser que intervenga el Espíritu Santo…) por lo que el trabajo es realmente mucho. Kitelakapel es una de estas comunidades, pero a los padres les gustaría que se convirtiera, tarde o temprano, en una parroquia, por lo que, además de la pequeña iglesia (más grande que las capillas que he mencionado anteriormente), hay una casa donde los padres se detienen a dormir a veces, si es necesario, y que podría convertirse, en el futuro, en el hogar de los padres de la nueva parroquia. No muy lejos, en la misma “calle” (si se puede llamar así), la construcción de otra casa, donde nos alojaremos los laicos combonianos, está ya casi terminada. Es una casa bastante grande (¡confiamos en la llegada de nuevos misioneros laicos!), con mucho espacio alrededor, para construir también un hospital (y, espero, al otro lado, también un parque infantil para organizar actividades con los niños. ¿Cómo podría negar mis orígenes salesianos?).

(nuestra pequeña iglesia en Kitelakapel)

(Misa en la capilla de Mtembur)

(nuestra casa por dentro y por fuera, ¡casi terminada! Parece un Gran Hotel, pero por suerte por dentro es mucho más sobria de lo que parece eheheh!)

Me acompañará en esta aventura Josephine, la laica keniana que, como yo, dio su disponibilidad para esta misión, y así, juntas, el 29 de abril, prácticamente fundamos esta nueva comunidad internacional de Laicos Misioneros Combonianos. Ella es nativa de estos lares, y habla pokot, y por ello le estoy verdaderamente agradecida, por la ayuda que podrá prestarme para entender no sólo el idioma, sino también para evitar posibles errores o malentendidos relacionados con mi desconocimiento de la cultura local.   

  (Josephine con la falda tradicional Pokot, la ‘loruà’)

(¡la nueva comunidad internacional de LMC en Kitelakapel!)

Cuando la construcción de la casa esté completamente terminada, Josephine y yo nos trasladaremos definitivamente a Kitelakapel. De momento, sin embargo, estamos en Kacheliba, tanto porque la casa aún no está lista como porque tenemos que hacer el curso de pokot (en mi caso) y experimentar algo de vida comunitaria aquí con los padres.

Esperando no haberos aburrido, os envío a todos un fuerte abrazo y un cordial saludo.

¡¡¡¡¡Ah, importante: GRACIAS!!!!!   

Agradezco sinceramente a todos los que han contribuido con sus donaciones a poner en marcha esta nueva comunidad. Me resulta muy embarazoso vivir de la caridad de otros, es una situación nueva para mí, pero para todo, nuestra propia supervivencia, los gastos para poner en marcha la comunidad y cualquier proyecto/actividad con la gente, ahora dependemos de la Providencia. Lo “bello” de esto es el hecho de que, de alguna manera, esto significa que el florecimiento de esta nueva comunidad cristiana en Kitelakapel será el fruto de un esfuerzo compartido: por mi parte y la de Josephine, con nuestra presencia directa, y por parte de quienes nos apoyan, a través de su contribución indirecta. Se convertirá en un esfuerzo de equipo. ¡¡¡Muchas gracias!!!    

Linda

Castel Volturno: ¡¡¡aquí también hay MISIÓN!!!

Simone

Hola, soy Simone y soy Laico Misionero Comboniano (LMC). Volví el 10 de septiembre de 2020, después de 1300 días de experiencia misionera en Mongoumba, en la República Centroafricana, con el pueblo pigmeo, apoyado por “mi” grupo territorial LMC de Venegono Superiore, de acuerdo con la coordinación nacional del LMC, el Consejo Provincial Comboniano de Italia y la comunidad comboniana presente, el 21 de enero de 2022 llegué a Castel Volturno y… ¡¡¡aquí también hay MISIÓN!!!

La parroquia de los Misioneros Combonianos en Castel Volturno lleva 25 años funcionando de forma estable, comenzó el 1 de enero de 1997 con el P. Giorgio Poletti, ahora están el P. Daniele Moschetti y el P. Sergio Agustoni que me introducen en la vida de la misión con paciencia y tranquilidad, contándome la historia de la comunidad y presentándome a las personas que trabajan con ellos. Es una novedad la presencia de un LMC en una comunidad de Padres Combonianos, pero aún más, es una novedad estar en misión dentro de los límites geográficos de Italia, porque, como repite a menudo el Papa Francisco, la misión ya no debe entenderse en sentido geográfico, sino que es salir a las periferias existenciales de la humanidad así que… ¡¡¡también aquí hay MISIÓN!!!

Por el poco tiempo transcurrido, no puedo decir mucho, pero la realidad de Castel Volturno es compleja y presenta dinámicas propias de África, debido a la fuerte presencia en la zona de hombres y mujeres de ese continente, pero también de chicos y chicas afrodescendientes, nacidos en Italia, no reconocidos por la ley, que van a las escuelas de la zona y hablan italiano, incluso con una cadencia típicamente napolitana, a lo que se suman todas las dificultades de una zona herida por la ilegalidad de la Camorra, por la degradación social y medioambiental. La mañana comienza con una misa en la parroquia a las 7 de la mañana con las tres Hermanas Franciscanas del Sagrado Corazón: la Hna. Liberty, la Hna. Nelly y la Hna. Joselyn, que vienen de Filipinas y sirven en el Centro de Migrantes con los huéspedes. ¡¡¡Si las mañanas son a veces un poco lentas, las tardes, como se dice, pasan volando!!! Todos los días lo paso en el Centro Blanco y Negro de Destra Volturno con los cerca de 50 niños que acuden a las actividades extraescolares de 15 a 19 horas. No nos limitamos a hacer los deberes, porque los martes tenemos que empezar a hacer teatro, los miércoles ya hacemos deporte, los jueves arte con Dory y los viernes vemos una película. En pocas semanas, ya he conocido a muchas personas que gravitan en torno a la comunidad comboniana de Castel Volturno: los educadores de Blanco y Negro, el equipo del Centro Misionero Diocesano de Capua, el director del Centro de Migrantes y los jóvenes acogidos, los jóvenes y adolescentes de la parroquia Santa Maria dell’Aiuto, el grupo SUAM de Campania, los chicos y chicas de la redacción de la revista INFORMARE, la comunidad ucraniana que celebra la misa dominical con su propio rito, los sacerdotes de la Forania del Basso Volturno, los escolásticos Daniel y Jerry que vienen de Casavatore el fin de semana, los voluntarios del Banco de Alimentos de la parroquia, los jóvenes del Servicio Civil… toda esta miríada de gente te da una idea del gran fermento de Castel Volturno, porque. … aquí también está la MISIÓN!!!

Se me ocurrió contar esta experiencia misionera en Castel Volturno con unos vídeos cortos llamados VOLT CAST, el nombre nos recuerda a los famosos podcasts para escuchar que están ganando terreno en el mundo de la comunicación, pero los VOLT CAST son para verlos, mirarlos y volverlos a mirar, la intención es mostrar las caras de esta realidad, porque detrás de una cara hay una historia, hay una persona, hay toda una vida, con todas sus alegrías y dificultades, contar y mostrar esta realidad de periferia existencial de la humanidad, porque… ¡¡¡aquí también hay MISIÓN!!!

Simone, LMC Italia

Celebración de envío para Linda, destino: ¡Kenia!

LMC Linda

El sábado 23 de octubre, durante la oración de la Vigilia del Domingo de las Misiones en la Catedral de Bolonia, Linda recibió oficialmente la bendición y el mandato como Laica Misionera Comboniana en Kenia de manos del Cardenal Arzobispo de Bolonia Matteo Zuppi, del director del Centro Misionero Diocesano P. Francesco Ondedei y de toda la diócesis de Bolonia. Con ella, Katia, misionera de la Inmaculada-Padre Kolbe, recibió también su mandato para Brasil.

Con Linda y Katia, hoy, “todos recibimos un mandato”, dijo el cardenal, agradeciendo su valiente elección, que “nos anima, a su vez, a pasar a la acción, mostrándonos que sí es posible, que todos podemos dar nuestra vida para que el Evangelio llegue a todos los rincones de la tierra, sin fronteras”.

Fue un momento muy intenso, no sólo para Linda sino para todo el grupo de Bolonia, que la ha acompañado durante estos meses de preparación y discernimiento. Significativamente, nuestros amigos los misioneros de Villaregia, la comunidad en la que Linda vivió durante unos meses este año, también estuvieron presentes y participaron activamente en la organización de la misma Vigilia de oración. Y las palabras del cardenal reflejaron bien nuestros propios sentimientos y visiones, ya que continuó diciendo: “La misión consiste en preocuparse no sólo por la vida, sino también por la vida”: “La misión consiste en preocuparse no por mi propio bien, sino por el NUESTRO, cuidando de los demás, incluso de los que aún no he conocido (…) La misión comienza cuando, lleno de Su Amor, puedo sentir el escándalo de demasiado sufrimiento e injusticia, y doy testimonio del amor de Jesús viviéndolo yo mismo y hablando de Él.”

Y también: “En el corazón de la vida de todo misionero está la fraternidad”… todo lo contrario de lo que experimentamos en nuestra vida cotidiana: el individualismo, el pensar cada uno sólo en sí mismo y en sus propias necesidades y temores… Sin embargo, continuó Zuppi, “si esperamos encontrar todas las seguridades necesarias, las verdades más justas e innegables, las herramientas para entendernos a nosotros mismos y a los demás, éstas nunca serán suficientes”…

El cardenal nos recordó que nuestra misión no comienza sólo después de haber encontrado todas las respuestas, sino cuando el Amor de Jesús, que hemos visto y experimentado, ¡no nos permite permanecer callados o silenciosos ante todo el sufrimiento y la injusticia que vemos!

También Linda, ante la asamblea, explicó en pocas palabras lo que la motivó a hacer su elección de ser Laica Misionera Comboniana, a pesar de los temores que a menudo obstaculizaron su camino hacia el descubrimiento de su vocación misionera. Recordó algunos momentos significativos en su camino de discernimiento, como cuando, en la capital de Sudán, Jartum -donde trabajaba como profesora de inglés-, en su tiempo libre solía dar clases de alfabetización a un grupo de jóvenes refugiados de Sudán del Sur, como voluntaria en una parroquia dirigida por los padres combonianos. Ver a estos alumnos adultos que poco a poco iban aprendiendo a leer y escribir, y que gracias a ello conseguían mejores trabajos, era una fuente de gran alegría y satisfacción. 

A través de las palabras y el entusiasmo de Linda, casi podíamos sentir esa misma alegría que ella decía haber experimentado cuando se dio cuenta, en algún momento, de lo inmenso que era el amor de Jesús por ella. Y esta alegría fue tan extrema y abrumadora que poco a poco fue derritiendo todos los miedos y finalmente le dio el valor para decidir que quería donar todo su tiempo y servir totalmente al Señor. Esto, y la fuerza que encuentra en los Laicos Misioneros Combonianos, así como en toda la comunidad diocesana, a través del mandato que se le dio hoy, es lo que seguirá motivándola en esta vocación.

Mientras nos alegramos por la decisión de Linda de dejar su casa y su familia por un bien mayor, esperamos que, a través de ella, se desarrollen nuevos proyectos comunes, proyectos que puedan unir a nuestra comunidad en Bolonia y a su comunidad en Kenia, construyendo nuevos puentes de esperanza.

En palabras de San Daniel Comboni: “¡Ánimo para el presente, y sobre todo para el futuro!”.

LMC Bolonia

Economía, Tierra de Misión. Encuentro LMC-Europa

Albanese
P. Giulio Albanese durante su intervención en el encuentro.

Como cristianos, como misioneros, no podemos mirar tranquilamente desde nuestra ventana cómo evoluciona el sistema económico global, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria y los derechos efectivos de cada vez más poblaciones. Ante la complejidad de este terreno, necesitamos formarnos mínimamente en estas cuestiones.

El misionero comboniano Giulio Albanese, periodista especializado en el ámbito de economía, impulsó la reflexión sobre Economía: Tierra de Misión, en el encuentro del movimiento Laico Comboniano de Europa, que contó el pasado sábado con participantes de Polonia, Alemania, Portugal, Italia y España, además del coordinador LMC de Brasil, Flavio Schmidt. El aniversario del atentado de las Torres Gemelas, que reconfiguró la geopolítica, y el Tiempo de la Creación, en el que las confesiones cristianas nos unimos cada año para orar, celebrar y actuar por la Casa Común, fueron el marco de esta iniciativa.

Albanese partió del proceso histórico reciente que ha configurado el actual panorama del sistema económico global, iniciado en la conferencia de Breton Woods al concluir la Segunda Guerra Mundial. En este camino, la economía financiera ha ido creciendo y distanciándose progresivamente de la economía real. Esta se fundamenta en que el trabajo de la persona crea riqueza, mientras que la financiera se basa en que el propio dinero genera riqueza. La crisis iniciada en 2008 puso de manifiesto las consecuencias de un sistema económico en el que productos financieros especulativos, como los derivados, representan un flujo económico de entre 10 y 15 veces el PIB global. Otro elemento inquietante es que la deuda de los estados, que lastra las economías especialmente de las comunidades del sur, esté financiarizada y por tanto sometida a las incertidumbres del mercado. La deuda de los estados ha llegado a ser un producto financiero que se compra y se vende, lo que genera beneficios a otros inversores.

Como propuesta para combatir la cuestión flagrante de la deuda internacional, desde Italia se lanzó a finales del siglo pasado, en el marco del Jubileo 2000, un documento jurídico, apoyado por la Comisión de DDHH de la ONU, para argumentar que el mecanismo de la deuda internacional es contrario a los DDHH, por lo que sus acuerdos podrían ser denunciados ante la Corte de la Haya.

El ponente compartía desde su experiencia misionera en Etiopía como, mientras la hambruna amenaza a la población, el estado acumula grano en los depósitos para ofrecerlo a los agronegocios globales (que fijan su precio en la Bolsa de Chicago) y pagar así los intereses de su deuda. En otro ejemplo, denunciaba el riesgo que supone que los bienes comunes, como la salud, estén controlados solo por el mercado, lo que genera que mientras en el norte avancemos hacia la tercera dosis de vacuna COVID19, en África solo un 1% de la población tiene colocada la segunda.

La Iglesia ha generado abundante reflexión recogida en las diversas encíclicas sociales, desde Rerum Novarum al final del siglo XIX, y el magisterio del papa Francisco destaca por colocar a la persona pobre y descartada en el centro, no como objeto pastoral, sino como sujeto teológico: Dios se encarna en el pobre. El concepto de desarrollo, vinculado a la tecnología y al beneficio, debe sustituirse por el de progreso, que remite a la persona y su aspecto social. Ante una cuestión compleja, como el sistema económico, no es posible una respuesta mágica sino, como insiste Francisco, participar e iniciar procesos transformadores.

En este contexto, Albanese proponía no demonizar al mercado, sino convivir con él y promover desde dentro economías alternativas, como viene impulsando la iniciativa vaticana de la Economía de Francisco y Clara. No fomentar una mística de la miseria, que solo promueve compartir el sufrimiento de las comunidades sin dar otro paso. La Economía Social es un campo con gran desarrollo, en el que surgen empresas cuyo objetivo no es generar beneficios, sino resolver problemas de las personas. Los microcréditos impulsados por el premio Nobel M. Yunus son una herramienta, así como la Banca Ética (Fiare, Coop 57, Triodos…). Igualmente debemos promover leyes que puedan reconducir las acciones empresariales, pues la desregulación que promueve el liberalismo deja a las comunidades en manos de las empresas sin escrúpulos. La alianza europea de entidades eclesiales CIDSE  trabaja en esta regulación corporativa.

Para las congregaciones religiosas está la tarea de revisar responsablemente en qué iniciativas invierte sus recursos. Actualmente tenemos dos campañas de desinversión en curso. El movimiento Laudato Si‘ promueve desinvertir en empresas que favorecen los combustibles fósiles, mientras que la red Iglesias y Minería, en la que participan los LMC y los Misioneros Combonianos de Brasil, busca la desinversión en compañías de megaminería, que amenzan a las poblaciones y el medio ambiente. Y apostar por una evangelización integral en la que la promoción de la transformación social esté presente. El reciente Mapa de los ministerios sociales combonianos presenta ejemplos de este tipo.

Para el movimiento laico comboniano estaría la tarea de profundizar en cómo nuestros estilos de vida contribuyen a apuntalar el sistema financiero global o a platear alternativas. El LMC de Italia viene trabajando esta vía con un importante componente profético. En España, la plataforma Enlázate por la Justicia, en la que participa la ong comboniana AMANI, ha propuesto reflexionar también en este sentido. También es necesario que sintamos que podemos incidir en las políticas que pueden controlar al sistema económico-financiero, desde nuestros entornos más cercanos de familia y parroquias, hasta los órganos decisores, participando en acciones junto a plataformas organizadas. En este sentido, el año pasado varios LMC participamos en una formación sobre incidencia política impulsada por la plataforma REDES.

El encuentro concluyó con el diálogo de las personas participantes para avanzar en nuestra formación como LMC y estrechar lazos con el resto de la Familia Comboniana en este ámbito.

Puedes ver el vídeo completo del encuentro.

Gonzalo Violero, LMC España