Laicos Misioneros Combonianos

«Confíe en Jesús y sígalo en la oscuridad», dice Anna Obyrtacz, una laica misionera Comboniana en la República Centroafricana.

Anna RCA
Anna RCA

Ella nunca quiso partir. Soñaba con formar una familia y vivir en el campo en Polonia, pero una noche en la iglesia dominicana cambió su vida. Anna Obyrtacz, laica misionera comboniana en misión en RCA, habla sobre su vocación y su misión en la ciudad de Mongoumba en Lobaye con los pigmeos en los que encontró a Dios.

La redacción (LR): ¡Hola, Anna! ¿Cómo recibiste la llamada para servir al Señor como laica misionera comboniana?

Anna Obyrtacz (AO): Nunca había pensado en la misión. Nunca había sido mi sueño o mi deseo profundo. Yo era una persona joven que anhelaba el matrimonio y una buena vida en mi país. Pero el Señor es grande, vino a buscarme para enviarme a su cosecha. Yo ¿misionera? A menudo me divierte cuando lo pienso, ya que no era mi aspiración más profunda hace unos años. Ahora, puedo asegurarles que no puedo pensar en mi vida sin la misión y, a diario, siempre me pregunto adónde me llevará este camino del Señor.

Estudié en Cracovia, Polonia, donde incluso comencé a trabajar. Mi encuentro con los misioneros combonianos fue una coincidencia. Para mí tal vez, pero no para Dios. Este encuentro ocurrió en marzo de 2012 en una comunidad de dominicanos a la que asistía. Ese día los combonianos habían organizado una adoración.

LR: ¿Y qué pasó después?

AO: Después de graduarme y conseguir trabajo, viví tranquilamente mi pequeña vida. Pensé, como ya dije, comenzar una familia. Entonces, estaba centrada en mi trabajo y mi vida de oración, me refiero a la vida de oración, la Misa, la Eucaristía, la oración diaria. Entonces, un día, empujado por no sé qué, no sabría decirlo, tuve la inspiración de unirme a la nueva pastoral académica. Este ministerio pastoral llamado KOMPAS se ocupaba principalmente de los jóvenes. Por invitación de un padre comboniano, me uní al equipo para un retiro espiritual. Durante este retiro, conocí a varias personas, especialmente personas involucradas en actividades misioneras en todo el mundo. Pude conversar con ellos sobre la misión y cómo ser misionera. Pero en ese momento, el espíritu de ir a la misión aún no se me había ocurrido.

LR: Pero justo después de esa primera experiencia de retiro, fuiste a África. ¿Cómo lo explicas?

AO: Poco después de esta experiencia, comencé a pensar en la misión. Las conversaciones con los misioneros que conocí en el retiro volvieron a mi mente. Con eso, comencé a interesarme en la misión. Empecé a conocer gente nueva, especialmente con los misioneros. Más tarde, tuve la gracia de ser enviada a Uganda por un mes para mi primera experiencia misionera, fue en 2013. Al salir de Polonia, esperaba vivir lo peor en Uganda, pero algo me decía en mi interior que valía la pena intentarlo.

LR: ¿Cuál fue tu primera impresión de África?

AO: Recuerdo como una niebla, hacía mucho calor (risas). Al principio, había mucha presión, tenía muchas ganas de hacer todo lo que me dijeron. Teníamos pasión, deseo, pero el idioma era nuestra barrera. Recuerdo los rostros de los niños en el orfanato donde trabajamos, querían hablar con nosotros, pero como solo hablamos inglés y ellos sus idiomas locales, fue un poco difícil. Y así, al no comunicarnos, simplemente nos quedamos allí con ellos, sin palabras, así de simple y esto nos conmovió enormemente.

Después de pasar un mes en Uganda, regresé a Polonia, donde regresé con los misioneros combonianos para discernir mi vocación, para ser: ¿misionera en África? ¿En mi propio país? ¿Trabajar? ¿Casarme? …

LR: ¿Has luchado con estos pensamientos durante mucho tiempo?

AO: En la vida, a veces la monotonía nos lleva a querer cambiar nuestra forma de vida. Pensé que debía tomarme el tiempo para discernir cómo me sentía. Para este propósito, de acuerdo de las personas que me acompañaba, fui de retiro con los jesuitas en Zakopane. Un momento de interiorización personal, de encuentro con uno mismo y con el Señor. Durante estos preciosos días que pasé con los jesuitas, el Señor respondió a todas mis preocupaciones y también me hizo preguntas, pero confié en él. En algún momento de nuestras vidas, debemos aprender a ser «ciegos» y dejar que el Señor nos guíe. En polaco dicen «ve en la oscuridad». Decide entrar en la oscuridad y deja que Jesús nos guíe.

Otro aspecto importante de mi vocación ha sido el apoyo de mi familia. Ella me apoyó mucho en mis comienzos y durante mis experiencias misioneras. Ruego al Señor que los bendiga y los llene de paz.

LR: ¿Por qué África y la República Centroafricana?

AO: Para los combonianos, África es una tierra muy especial. Nuestro fundador comenzó su misión en África y era un apasionado de este continente. En ese momento, teníamos varias opciones: Mozambique, Etiopía y la RCA. La RCA era un país post-conflicto, nada estable y muchos temían ir allí. Había muchas razones para creer que la misión RCA iba a un sacrificio: los pobres, la guerra, la inseguridad, etc. Lo que más me preocupaba era el francés (risas). Nunca lo había estudiado, ¿lo ves? (Risas). Pero me armé de valor para venir, especialmente siguiendo el ejemplo de Comboni de servir a los pobres. Hoy puedo decirles con gran sinceridad que la República Centroafricana es un país maravilloso. Volveré aquí, aquí en RCA, está mi segundo país.

LR: ¿Cómo te preparaste para tu partida a Bangui, a pesar de tu poco conocimiento del francés?

AO: estuvo bien. Me uní oficialmente a la comunidad de laicos misioneros combonianos, el 12 de junio de 2015 en Varsovia antes de mi partida a la República Democrática del Congo, donde debería aprender francés. Luego, celebramos la misa de envío a la misión en mi parroquia de San Juan Bautista en Orakwa con motivo de la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, presidida por el Monseñor Grzegorz Rys. Llegué al Congo (RDC) donde pasé 4 meses, y allí fui acogida por una hermana LMC congoleña llamada Irene. Me ayudó a comprender la mentalidad africana, especialmente la de África Central. Fue un momento fantástico, ya que no solo estuve allí para aprender el idioma. El día que me fui a Bangui, Irene me aconsejó en estos términos: «Recuerda que te enviaron a estas personas, tratando de entenderlas y amarlas. Comparte lo que tienes con ellos para que encuentres la felicidad.

LR: ¿Cuáles fueron las primeras dificultades al llegar a RCA?

AO: Desde Kinshasa, donde vivía como en Europa, me encontré en un bosque sin acceso a internet, electricidad ni agua caliente (risas). Ese primer mes fue difícil. Difícil porque no tenía muchos amigos, tenía que comenzar de nuevo. Y estoy feliz de haber logrado ir más allá de las amistades, hice una familia.

LR: ¿Cuál fue su ministerio en Mongoumba?

AO: La comunidad laica de Mongoumba está compuesta por cuatro laicos: un italiano, dos portuguesas y yo una polaca. Tomamos las decisiones juntos, sobre cómo vivimos y cómo ayudar a las personas. En Mongoumba, los laicos se encargan de la educación, los pigmeos y también la salud. En lo que a mí respecta, trabajé en la clínica. Siendo concretos, cuidé de los pigmeos primero y luego de los niños que sufren de desnutrición. De vez en cuando, organizamos sesiones de formación para cuidadores, etc.

LR: es una misión única debido a los pigmeos que viven allí. ¿Cómo ayudas a esta minoría?

AO: los pigmeos ocupan un lugar especial en todas nuestras actividades. Tienen prioridad. No son considerados en esta parte de RCA. Estos son el tipo de personas que nuestro fundador quería conocer y servir. Pero trabajar con ellos no es tan fácil como eso, porque son personas muy libres, a las que no les gusta estar encerrados en ninguna estructura, por ejemplo. Poco a poco, les enseñamos a escribir y leer, a tener una buena higiene básica, a evitar enfermedades causadas por la suciedad, etc. Intentamos mostrarles otra forma de vida, vivir de manera independiente, vivir sabiendo cómo administrar el poco dinero que tienen.

LR: ¿Cuáles son las necesidades en este campo? ¿Cuáles son los principales problemas que afectan a la República Centroafricana y sus habitantes?

AO: lo que más necesita la RCA es paz. Paz en las calles, paz en los corazones, paz en las ciudades. La gente quiere vivir sin miedo, criar a sus hijos, ir a trabajar, crecer. El gobierno no debe escatimar esfuerzos para garantizar la seguridad de esta población, que solo aspira a vivir en paz. Otro desafío para RCA es la educación y la creación de empresas. Los jóvenes deben estudiar bien, en muy buenas condiciones y también encontrar oportunidades de empleo al final de estos estudios.

LR: ¿Cuáles son los peligros del servicio misionero en esta región?

AO: Con respecto a Mongoumba, estábamos a salvo, es un área bastante segura donde no nos molestaban. Sin embargo, la RCA es muy grande y todavía hay áreas donde las personas se esconden, viven en peligro constante donde el conflicto armado está abierto. La única amenaza es quizás la enfermedad. Por supuesto, hay medicamentos disponibles, pero nunca se sabe a dónde nos puede llevar. Pero Dios siempre nos protege.

LR: ¿Cuál es tu invitación al mundo para la RCA?

AO: Les invito a unos y otros a apoyar la RCA a través de la oración y especialmente con la ayuda concreta. Me refiero a ayuda en términos de proyectos, apoyo financiero, etc. Invito a otros laicos y misioneros a venir a este hermoso país.

LR: Anna, ¿qué te aportó personalmente la misión en RCA?

AO: Aprendí más sobre abrirme a otras personas, muy a menudo diferentes a mí y criadas en una cultura diferente. Vivir sobriamente, en humildad, estar satisfecha con los medios que tenemos. Es una de las hermosas experiencias que tuve. Esta experiencia también me mostró que cuando dejamos nuestra familia biológica, Dios nos da otra.

LR: ¿Cuáles son tus planes para el futuro cercano?

AO: Después de las vacaciones en Polonia, iré a Canadá durante tres años para recibir formación en psicología. Es un programa preparado para los misioneros. Y como dije anteriormente, si Dios me mantiene con vida, volveré a RCA para brindar ayuda psicológica más especializada a las personas que han tenido experiencias de guerra traumáticas y demás. Una vez de vuelta en RCA, daré más esperanza a aquellos que han sido heridos y abandonados.

Entrevista realizada por Eustache Michael Mounzatela

Donde hay misericordia, ahí está Dios

misericordia
Misericordia

Un comentario a Lc 15, 1-32 (XIV Domingo ordinario,  15 de septiembre de 2019)

Leemos hoy el capítulo 15 de Lucas, que es el centro de este evangelio y una obra literaria majestuosa, con enseñanzas de gran valor para la convivencia humana. Con tres parábolas maravillosas (la moneda perdida, la oveja descarriada, el hijo pródigo) Jesús responde a los que le criticaban por comer con pecadores y publicanos, mostrando que el gran signo mesiánico (el signo de la presencia de Dios en el mundo) es la cercanía de los pecadores a Dios. Al leer estas parábolas surge espontánea la pregunta:

¿Dónde me coloco yo? ¿Entre los necesitados de misericordia o entre los que se sienten con derecho a juzgar y condenar?

Podemos decir que Jesús es la expresión histórica de la misericordia divina, porque, como dice San Pablo, “en él habita corporalmente la misericordia de Dios”. En efecto, donde hay misericordia, ahí está Dios. Esa es la demostración más clara de que en Jesús está Dios, porque en él está la misericordia, que se hace palabra acogedora, gesto de bendición y sanación, esperanza para la pecadora, amistad para Zaqueo…

La Iglesia es cuerpo de Cristo (presencia de Cristo en la historia humana) en la medida en la que vive y ejerce la misericordia para con los ancianos y los niños, los pobres y los indefensos, así como para con los pecadores que se sienten abrumados por el peso de sus pecados.

En este sentido, somos cristianos y misioneros en la medida que experimentamos la misericordia y la testimoniamos hacia otros, de cerca y de lejos.

¿Cómo son nuestras relaciones familiares, por ejemplo? ¿Duras, condenadoras? ¿Sabemos mirar con ojos de misericordia a los que nos rodean? ¿Acepto la misericordia de otros hacia mí o me creo perfecto e intachable?

Pero, ¡atención!, misericordia no es indiferencia ante el mal, la injusticia, la mentira, el atropello, el abuso y el pecado en general. Misericordia es creer en la conversión del pecador.

Misericordia no es irresponsabilidad, sino creer en la posibilidad de re-comenzar siempre de nuevo, creer que el amor puede vencer al odio, el perdón al rencor, la verdad a la mentira.

La misericordia no juzga, no condena; perdona, da la posibilidad de comenzar de nuevo

Para ser misericordiosos se requiere un corazón que no se endurezca, un “yo” que no se hace “dios”, con derecho a juzgar y condenar. El juicio, la condena, la acumulación obsesiva de bienes, el resentimiento…  son armas de defensa del “yo”, ensoberbecido y auto-divinizado, que teme perder su falsa supremacía. Por eso sólo quien acepta a Dios como Señor de su vida es capaz de “desarmarse”, no necesita defensa y se vuelve generoso y misericordioso con los demás.

P. Antonio Villarino, Bogotá.

Misión en tierra roja (Subir al monte)

[Excursiones en comunidad: Pedro, David, el padre Endrias y yo.]
[Excursiones en comunidad: Pedro, David, el padre Endrias y yo.]
Excursiones en comunidad: Pedro, David, el padre Endrias y yo

Entrar en la nueva cultura es un viaje que requiere dedicación, ir conociendo de todo un poco. No solo para ver el gris del panel, sino también, y sobre todo, para contemplar los diferentes colores del panel y pintar con más fuerza los rosas, los verdes, los azules, los amarillos, los rojos… Es saber apreciar, como un niño pequeño curioso por descubrir este mundo y el otro, embelesados ​​sobre cómo funcionan las cosas. Sin juicios. Siempre con nuevos ojos. Lo cual es muy difícil, especialmente cuando eres adulto, cuando tienes ya un bagaje, vicios, opiniones sobre todo y muchas otras cosas.

Entrar en la nueva cultura, la tan escuchada bendita inculturación, es también disfrutar de los momentos en que estamos en la escuela con los compañeros de clase de amárico y otros idiomas, las tardes con la comunidad MCCJ (Misioneros Combonianos del Sagrado Corazón de Jesús), las oraciones en comunidad, las visitas a museos, la comida (que es bastante diferente aquí y casi siempre con un toque de berber, una especia típica de aquí, que le da a todo su sabor picante), las salidas con la comunidad para comer helado o tomar una coca cola (¡sí, aquí también hay de esto!).

Entrar en la nueva cultura no es solo beber del choque cultural del que hablaba en el último artículo, un choque que nos lleva a bajar la montaña. También es sentir la sed de encontrar a Dios en medio de todo esto y subir la montaña. Escúchalo, reza cada dificultad que surja. Como hago ahora, subo al monte. Tuvimos unas dos semanas de descanso de las clases de amárico (mientras la escuela estaba de vacaciones), lo que nos dio la posibilidad de ir una semana a Benishangul-Gumuz, donde comenzaremos la misión en septiembre (si Dios quiere), y también para hacer una semana de ejercicios espirituales.

Es en los Ejercicios donde me encuentro ahora. Un tiempo que ha sido importante para mí, para renovarme, subir la montaña y hablar con Dios. Ha sido un momento de rezar todo lo que vi en Benishangul-Gumuz.

¿Y qué viste allí? Recuerdo como si fuera ahora el día que fuimos a los pueblos de esta región, donde solo viven los Gumuz, para celebrar la catequesis. Salimos de casa alrededor de las 4:30 pm. Viajé en la parte trasera del 4×4 al aire libre, aunque había un lugar para mí dentro, que era más seguro ya que en cualquier momento podía empezar a llover fuerte (lo cual es muy típico aquí en esta época del año, porque estamos en kremt gizê (traduciendo del amhárico, la estación lluviosa.) ¡Pero preferí la vista afuera porque siempre es más original! El viaje afuera también daría paso a poder convivir con los catequistas Gumuz con los que nos reuniríamos (no imaginé que la parte trasera se llenaría de ellos). Pero así fue: por el camino hacia una de las aldeas de Gumuz estuvimos reuniendo a muchos de los jóvenes catequistas. Contemplé que los jóvenes catequistas, hablaban y se reían mucho entre ellos, hablaban en su idioma, Gumuzinha (otro que tendré que aprender), ¡así que no entendía nada! En mi cabeza hice historias y frases en amárico para tratar de hablar. También hablan amárico, pero no todos los gumuz lo hacen. Estos son catequistas elegidos por los MCCJ porque pueden ser puente entre los misioneros y el pueblo Gumuz. Además de darles catequesis, también hacen la traducción amárico-gumuzinha, siendo intermediarios entre nosotros y el pueblo gumuz.

Allí gané coraje y comencé la conversación con uno de los catequistas. Intercambiamos media docena de frases. Sentí amistad y la mirada de que soy diferente. La gente Gumuz es una gente amigable. A diferencia de la reacción común de muchos otros etíopes, que a nuestro paso nos llaman Farengi (extranjeros), los Gumuz nos miran con una sonrisa. Ellos nos ven como amigos, como aquellos que han recordado a su pueblo y que los han estado protegiendo. Son muy negros, a diferencia del típico etíope que generalmente tiene un color de piel más marrón. Esta es también la razón por la cual son personas tan marginadas, ya que muchos no los consideran la verdadera «raza» de los etíopes.

Catequista
Uno de lso catequistas Gumuz preparando la catequesis

En un cierto momento, los catequistas fueron distribuidos por diferentes casas. Con ellos salimos de la camioneta y estuvimos llamando a niños y jóvenes a participar en la catequesis. Un apretón de manos, una mirada a los ojos… ¡cómo me gustaba mirarlos a los ojos! Llamamos a muchos, pero no todos vinieron. Todavía tienen miedo de abandonar sus hogares, dado los acontecimientos que ocurrieron en junio (cuando fueron atacados por el pueblo amara). Aún así, puedo deciros que muchos fueron los catecúmenos que, en la oscuridad de esa noche, llenaron esa casa hecha de palos, donde celebramos las diversas catequesis.

Lo que vi y viví esa semana en Benishangul-Gumuz despertó en mí una doble sensación de emoción. Entre las ideas surgieron proyectos para comenzar, pero también vino el miedo, la sensación de incapacidad. Y aquí, durante esta semana de Ejercicios, fue un momento para renovar la confianza, lo mismo que me hizo decir SÍ, el día de mi envío, como María, “He aquí la sierva del Señor. Deja que tu palabra se cumpla en mí”. Al subir la montaña, me doy cuenta de que no soy capaz de realizar esta misión. No lo soy, y no lo somos. Pero no estamos solos. ¡Asumir nuestra incapacidad humana, nuestras debilidades y nuestra dependencia del Amor de Dios a veces es tan difícil! Ser humano es querer con tanta frecuencia tener el control de nuestra vida. Pero no nos equivoquemos. No te confundas Carolina, no eres dueña de tu vida. Ella es un regalo de Dios. Aquí, curiosamente durante los Ejercicios Espirituales, viví el día de la Transfiguración del Señor, encarnándola. Recé. Dejé (y dejo) que esta transfiguración del Señor se haga en mí. De hecho, solo tengo que «no temer». Porque aquí, en esta montaña, acepto nuevamente la invitación de Dios: “Levántate, mira, cruza, sígueme, tal como eres… con miedos, debilidades, errores, pero también dones. ¡Acéptate como te creé! ¡Sígueme! Y lo sigo.

Y es siguiéndolo que os dejo mi tierno abrazo. Os pido una oración especial por la misión que Dios quiere que construyamos allí. Que no sea el fruto de nuestras ideas de misioneros europeos, sino que sea la inspiración del Espíritu Santo, porque la misión nunca será nuestra. La misión es de Dios.

Vuestra amiga Laica Misionera Comboniana, Carolina Fiúza

En RED – Diócesis Leiria Digital Magazine – Fátima, No. 30, 25 de julio de 2019 (disponible en https://leiria-fatima.pt/noticias/subir-ao-monte/ )

Vuelvo a subir a la montaña otra vez

Atardecer
Atardecer

Os escribo contemplando el paisaje. El sol es apenas visible, pero aún puedo ver la silueta del volcán iluminado por la luna. Hoy volvía subir a la montaña, uno de esos lugares donde bajo todas las defensas y, puedo imaginarme al otro lado de la puesta de sol el rostro de aquellos, no que dejé atrás, sino de todos los que me dejaron y dejan volar continuamente, incluso con miedo, pero que confían en este gran plan que Dios tiene para cada uno de nosotros. Para mí. Fijo en el horizonte, Dios y yo. Solo yo y Dios. Me permite acercarme, me abraza a través de la maravilla que puedo observar. Me espera en silencio en la cima de esta pequeña montaña, cada vez que creo que no seré capaz, cada vez que la realidad es cruel, cada vez que todo parece oscuro, que todo se vuelve demasiado pesado para cargarlo… En estos momentos, subo a la montaña, dejo caer las piedras más pesadas que llevo en mi mochila, para poder avanzar. Subo en busca de silencio, en busca de esperanza, en busca de mí misma. En busca de Dios.

El sol ya ha dejado la pequeña montaña, solo quedo yo y todos los pensamientos, quedo yo y el clamor de todos los que vienen así, buscando refugio, buscando amor, buscando a Dios. Durante esos momentos inmensos también soy parte de la naturaleza que me rodea.

Atardecer

Subir a la montaña me permite salir de mí misma, observar tranquilamente la naturaleza que me rodea, sentir todo lo que traigo dentro, sentir que el amor también está hecho de las caídas, también se construye con las piedras del camino. Me permite ver la luz. Me dejo abrir los ojos, ya no veo la oscuridad que tría en la subida, veo las pequeñas luces que brillan entre esta gente, siento esta presencia divina con todos nosotros en estas pequeñas luces, en esos corazones de los que buscan, con la esperanza de los que creen, en la perseverancia de aquellos que no bajan los brazos ante el dolor, en las rodillas de los que rezan, en el coraje de los que corren el riesgo de ir más lejos, y luego veo las luces que permanecen encendidas en mí.

Y, ya bajando la pequeña montaña, siento que Dios vuelve a enviarme. Me invita una vez más a encontrarme con los pobres y necesitados, con todos los que me abren sus puertas todos los días, y con todos los que todavía esperan mi llegada. Aligera mi carga y me hace sentir la alegría de ser misión de la única manera posible, el amor.

Servir

Que todos seamos capaces de subir a la montaña tantas veces como sea necesario durante este viaje que es la vida. Que todos podamos vaciar la mochila que nos acompaña en todo momento. No tengamos miedo de hablar de todo lo que sucede dentro de nosotros cuando estamos solos con Dios.

Con amor y gratitud,

Neuza Francisco, LMC

Saber desprenderse

desprenderse
desprenderse

Un comentario a Lc. 14, 25-33 (XXIII Domingo ordinario, 8 de septiembre de 2019)

En su marcha hacia Jerusalén Jesús advierte a sus discípulos de la necesidad de tomar la decisión se seguirle con toda decisión y valentía, soltando las amarras que pueden ser afectos y riquezas, sin miedo a cargar incluso con la “cruz” que todo amor verdadero implica, incluido el amor de Jesús y de su Reino.

Veamos con un poquito más de detalle.

1. Antes de proseguir, aclaremos una expresión que puede resultarnos falsamente escandalosa. Se trata de la expresión que en algunas biblias dice: “Si alguno viene junto a mí y no odia a su padre y a su madre”. A este propósito la Biblia de Jerusalén, una de las principales ediciones de la Biblia, afirma que se trata de un “hebraísmo”, es decir, un dicho coloquial propio de la cultura hebrea que, como otros tantos que hay en español, no hay que entender literalmente, sino buscar su fuerza expresiva. Y la Biblia de Jerusalén explica; “Jesús no pide odio, sino desprendimiento completo e inmediato”.

2. El desprendimiento de la familia, por el contrario, es una actitud necesaria, no sólo para seguir a Jesús, sino también para madurar como personas. Se sabe que algunos hijos nunca abandonan la protección de las “faldas de la mamá” y eso les impide crecer y desarrollar su propia vocación; por ejemplo, les impide realizarse en el matrimonio o en una vocación religiosa… La familia es algo muy valioso, que nos da la vida, nos sostiene y nos abraza con un amor gratuito y hermoso. Pero no podemos quedarnos en eso. Cada uno de nosotros tiene que “romper el cordón umbilical” y construir su propia historia. Y parte importantísima de esta historia es nuestro seguimiento de Jesús, para lo cual necesitamos ser libres y desprendidos incluso de afectos muy queridos. Los misioneros, que parten a tierras lejanas, conocen bien esta experiencia.

3. Pero Jesús dice más: A veces hay que saber renunciar incluso a la propia vida, porque sólo quien pierde la vida la ganará. De hecho, las personas que tienen miedo de arriesgar la propia vida terminan por no vivirla de manera completa. También para seguir a Jesús hay que saber arriesgar. Un misionero, por ejemplo, puede exponerse a enfermedades como la malaria o peligros de conflictos y guerras, pero eso mismo le permite vivir plenamente una historia de amor y entrega que le da “más vida”. Lo mismo se puede decir de una madre que se “desvive” por sus hijos: pierde la vida, pero la recupera más plena de amor.

4. En esa misma línea, hay que entender el necesario desprendimiento de las riquezas. Los bienes de este mundo son tan necesarios como la familia para que nuestra vida crezca y se desarrolle plenamente. Pero hay momentos en que los bienes y las riquezas pueden atarnos y ser un obstáculo en vez de una ayuda. Por eso Jesús pide a los suyos que sean libres, que no permanezcan atados a los bienes de este mundo, sino que pongan estos bienes al servicio de su amor y de su entrega al Reino de Dios.

Todo lo que leemos en los evangelios nos presenta a un Jesús que ama la vida, que sabe gozar de la vida y de los bienes de este mundo. Jesús no es un anacoreta que desprecia la vida o los bienes de este mundo. Pero Jesús es libre y se muestra disponible a renunciar a todo con tal de cumplir la voluntad del Padre. Ojalá el Espíritu nos haga comprender esto y hacer de nosotros personas libres, capaces de desprendernos de cualquier cosa que nos impida seguir a Jesús y amar plenamente.

P. Antonio Villarino

Bogotá