Laicos Misioneros Combonianos

Presentación de Enoch Malumalu

LMC Congo
LMC Congo

Me llamo Enoch MALUMALU. De nacionalidad congoleña.

Soy un cristiano católico y laico misionero comboniano. Tengo 25 años y soy coordinador de una comunidad de laicos de la parroquia de Santa María Goretti, de la archidiócesis de Kinshasa. También soy formador de jóvenes en varios grupos parroquiales de la Arquidiócesis de Kinshasa.

Licenciado en Comunicación Social en el Instituto de Facultad de Ciencias de la Información y la Comunicación (IFASIC / Kinshasa / Gombe), en el plano profesional. Trabajé durante un año como periodista político, dos años para ONG nacionales en el sector humanitario y de desarrollo.

Soy el único hijo de mi padre, Augustin MALUMALU y el segundo de 4 hijos de mi madre Adelphine NKIE, de quien tengo dos hermanos y una hermana. Mi hermano mayor se llama Bruce, después de mí, mi hermano pequeño Beni y la más joven Sephora, mi hermano mayor es padre de dos niños.

Mi vocación como laico comboniano comenzó mucho antes de lo que había pensado.

A una edad temprana, en la escuela primaria después de mi primera comunión, quise ir a la misión impactado por la historia de Bakanja, Anuarea y los mártires de Uganda que había aprendido en el grupo Kizito y Anuarite. Fue en la escuela secundaria donde descubrí mi vocación misionera, esto me empujó a leer muchos libros sobre santos, un día me enamoré de San Daniel Comboni, que fue el comienzo de mi aventura con los Misioneros combonianos hasta el día de hoy.

Después de varios años de discernimiento, oraciones, reuniones, discusiones, acompañamientos, formaciones, escuché la voz del Señor que me llamaba como lo hizo con Samuel y San Daniel Comboni. Consciente de las necesidades actuales de la misión, mi fortaleza se basa en la cruz porque «Las obras de Dios nacen y crecen al pie de la cruz», dijo San Daniel Comboni.

De momento estoy en Kinshasa realizando la experiencia de comunidad y después, iré a la República Centroafricana para una misión de dos años. Trabajaré con los pigmeos de Mongoumba. El pueblo se encuentra a unos 120 km al sur de Bangui, la capital de la República Centroafricana. Estaré allí «para los más pobres y los más abandonados», como dijo nuestro fundador, San Daniel Comboni.

LMC Congo

Enoch Malumalu, LMC Congo

XVIII Congreso de Cenáculos de Oración Misionera (CPM)

LMC Congo

LMC CongoEl primer domingo de noviembre se conoce como el día de la reunión del Congreso de los CPM. Este año, el congreso se celebró el domingo 4 de noviembre de 2018 en la 15ª calle industrial / Limete-Kinshasa en R.D.Congo sobre el tema: “CPM, comprometido con la cultura de justicia y paz”. Las desigualdades e injusticias sociales, las amenazas ecológicas, el imperialismo y la dominación económica de los más ricos, la guerra y la migración humana son flagelos que no pueden dejar a nadie indiferente.

En su presentación, el Padre Boniface enfatizó que «el trabajo de la educación para la cultura de paz es de suma importancia. Porque la educación, la clave para el desarrollo sostenible de una sociedad, es el arma más poderosa contra la pobreza. Ningún país puede erradicar la pobreza sin educación. Desarrollar una cultura de justicia y paz es un compromiso que todos en su nivel están llamados a abrazar para hacer de este mundo un lugar mejor. Pero también requiere sacrificios como Jesús nos dio el ejemplo (1 Pedro 2:21). Durante el mismo día, nació un nuevo Coro llamado Afriquespoir.

Comenzó alrededor de las 9:30, el congreso terminó alrededor de las 15:00 con una celebración eucarística y una comida fraterna.

LMC Congo

LMC Congo

Celebración eucarística por el compromiso de los LMC en RDC

Mision Congo

Mision CongoPor ocasión del 20 aniversario de los LMC en República Democrática del Congo, algunos laicos realizaron su compromiso en la parroquia comboniana, Juan Pablo II, en Kinshasa.

La celebración eucarística fue de 9h a 11h30. Presidida por el provincial de los MCCJ en RDC, P. Joseph MUMBERE contó con la asistencia de los fieles de la parroquia, los laicos y combonianos de la ciudad. Fueron 27 los laicos que realizaron su compromiso para la misión ad gentes y ad vitam.

En la misa celebrada por el provincial de los MCCJ, P. Joseph MUMBERE, en la parroquia comboniana, San Juan Pablo II, estaban también los padres combonianos, P. NGORE GALI Célestin (asesor de los laicos en RDC), P. Jean Paul Etumba (el parroco), P. Jerome Anakiese, P. Henry Likingi y P. Marcelo Fonseca Olieviera. Agradecemos al padre Boniface Gbama que fue el fotógrafo del día. Estuvieron también presentes las hermanas combonianas con su provincial, Hna. Cinzia Trotta

La ceremonia corrió muy bien y se concluyó con una fiesta en la casa provincial de los MCCJ de 13h a 16h.

Mision CongoMás adelante, en la parroquia Bienheureuse Anuarite, en Kisangani, el domingo 06 de mayo otros 10 laicos realizaron su compromiso como LMC para la misión ad gentes y ad vitam.

Fue también el padre Joseph Mumbere, el provincial, quien celebró esta misa. Los concelebrantes fueron el párroco, abbé Jacques URODI, el asesor de Kisangani, P. Augustin Fene-Fene y el P. NGORE GALI Célestin.

La responsable nacional de los LMC en RDC, Tiffany Kimbuni estuvo también presente y acogió a los nuevos miembros de la gran Familia comboniana. El responsable de Kisangani tuvo unas palabras de agradecimiento para todos los participantes.

Gracias a toda la familia comboniana, padres, hermanos, hermanas y laicos que trabajan día y noche por la misión y el carisma comboniano.

Nuestro compromiso en pocas líneas:

Nosotros, Laicos Misioneros Combonianos, anunciamos la fe en la resurrección del Cristo, nuestra esperanza y nuestra alegría. Cristo nos llama a ser, con su ejemplo, luz en medio de las tinieblas del mundo, ser esperanza en las realidades sociales. Nuestro SÍ hoy a la misión lo hacemos frente a la imagen de la santa Virgen Maria, un Sí para siempre, por encima de las dificultades, nuestro Sí al carisma de San Daniel Comboni, a su donación para los más pobres y abandonados.

Mision Congo

KIMBUINI KILOLO Tiffany

Coordinadora nacional de los LMC en RDC

Informe de la marcha pacífica realizada por los cristianos en Kinshasa 21-01-2018

marchacongoEn Kinshasa, capital de la República Democrática del Congo, la marcha pacífica de los cristianos fue organizada el 19 de enero por el comité coordinador de los laicos católicos, para el domingo 21 de enero de 2018. En esta marcha, se exigió al gobierno la aplicación inmediata del acuerdo de San Silvestre, del 31 de diciembre de 2016, así como el respeto de la constitución, la estabilidad de la promesa y la cohesión nacional.
El domingo 21 de enero de 2018, cuando llegamos a nuestras parroquias, vimos una fuerte presencia de la Policía de Intervención Rápida (PIR) rodeando nuestras parroquias. Eran numerosos y fuertemente armados.
Al final de la Misa, alrededor de las 9:30 o 10, comenzamos nuestra marcha pacífica, trataron de dispersarnos desde los primeros pasos frente a la puerta de nuestras iglesias, usando gas lacrimógeno y balas reales… Hubo algunos heridos, una de las compañeras murió en el suelo después de recibir dos balas en el pecho. Estábamos en el suelo con rosarios, biblias, crucifijos y ramas. 15 minutos más tarde conseguimos levantarnos para llevar a los heridos a la sala de emergencias. Entre la gran multitud, frente a nuestros verdugos, quien pudo levantarse, se sacudió el polvo de la ropa y luego continuamos caminando.
Había bloqueos policiales por todas partes. En cada barrera, la violencia y la brutalidad eran más fuertes. Después de 45 minutos de caminata la policía hizo una barrera frente a nosotros forzándonos a dar marcha atrás. Cantamos himnos y el sacerdote que estaba al frente pidió a los fieles arrodillarse y rezar el Magníficat. En este preciso momento, cuando todos estábamos de rodillas en el suelo, la policía comenzó a disparar y a lanzar gases lacrimógenos, torrentes de humo que iban contra los sacerdotes, acólitos y los jóvenes que interferían con los arrestos.
Y durante este tiempo, en nuestras parroquias, los sacerdotes habían desaconsejado la participación en la marcha a ancianos o personas que estaban débiles por enfermedad u otra razón, así como a los niños. Se suponía que rezarían un momento para aquellos que iban a caminar y regresarían a casa. Sin embargo, la policía encerró a todas estas personas en la parroquia; cerraron desde el exterior todas las puertas de la parroquia obligando a los cristianos a quedarse hasta las 13:00. Todas estas personas débiles permanecieron más de 6 horas en el recinto de la parroquia sin agua ni comida.
Al regreso de los fieles a la parroquia para concluir la marcha, hemos encontrado a los cristianos encerrados en su propia parroquia. Cuando intentamos romper los candados colocados por la policía, no solo para liberar a los que estaban adentro sino también para entrar y hacer la oración final, los policías comenzaron a disparar y abusaron de los jóvenes, hubo un gran enfrentamiento durante casi 30 minutos. La gente corría en todas direcciones, siempre bajo fuego policial, tratando de saber hacer seguimiento de los que fueron arrestados, los que fueron llevados a casa lesionados, otros heridos y llevados a hospitales… El día fue inquieto hasta las 4 de la tarde y después frío y angustioso, alrededor de las 7 p.m. eliminaron las barreras.

Noticias desde Kinshasa

Congo

Os dejamos aquí un email que nos llega desde Congo sobre la situación actual en el país.

Buenas noches Alberto,
No conseguí el documento que pedí y no pude devolverte la llamada porque aquí el fin de semana del 31 ha sido complicado para los católicos debido a la marcha de los laicos contra la situación política del país.
En nuestra parroquia, durante la misa de las 6 en punto en la que participé, los soldados entraron en la iglesia a las 7 a.m. justo en el momento de la homilía. Arrojaron gases lacrimógenos y se colocaron frente a las salidas de la iglesia y luego dispararon con munición real. Estuvimos atrapados en la iglesia durante 30 minutos. Entonces los sacerdotes se organizaron para ayudarnos a refugiarnos en la sacristía.
Luego, una hora después el sacerdote retomó la misa, terminamos alrededor de las 11 de la mañana y luego comenzamos nuestra marcha, a pesar de la situación.
En cada barrera que pasábamos, los policías nos intentaban intimidar con brutalidad para intentar que nos dispersásemos. Cuando se acercaban nos arrodillábamos o tirábamos al suelo y cantamos canciones a María. Ellos intentaban llevarse a parte de las personas y golpeaban al grupo. Después de 45 minutos de marcha, llegaron dos autobuses militares, comenzaron a disparar gas lacrimógeno y el aire se hizo insoportable. El shock fue terrible. El sacerdote permaneció de pie, sosteniendo el crucifijo en su mano. Ellos estaban fuertemente armados y no se inmutaron. Luego rezamos el Magnificat, cuando terminamos el sacerdote dio media vuelta y terminamos la marcha en la parroquia st Charle Lowanga a las 13h.
Hubo varios heridos y algunos muertos. Yo misma estoy herida en las piernas y, por tanto, en reposo médico desde el lunes.
Gracias por orar por nuestro país, tenemos esperanza en vosotros.

Congo
Les manifestants devant la police le 31/12/2017 à Kinshasa lors de la marche initiée par le Comité laïc de coordination (CLC). Radio Okapi/Ph. John Bompengo