Laicos Misioneros Combonianos

Nuevo compromiso de los Laicos Misioneros Combonianos de la RDC

LMC Congo
LMC Congo

Desde abril de 2018, esta es la tercera vez que los Laicos Misioneros Combonianos del Congo se comprometen con la misión ad gentes y ad vitam en el movimiento internacional de Misioneros Laicos Combonianos.

Son seis los nuevos miembros (6): Flory SEZABO, Paulin KUVULA, Guy SINYEMBO KALENGE, Fabienne EKENGE ALENGO, Christian NSONA y Cécile WAMBA, que libre y voluntariamente han decidido comprometerse ante Dios y ante la asamblea cristiana este domingo 11 de octubre de 2020 en la parroquia San Juan Pablo II de los Misioneros Combonianos.

“Id también vosotros a mi viña” (Mt. 20, 3-4). “Los fieles laicos también son llamados personalmente por el Señor, de quien reciben una misión para la Iglesia y para el mundo”.

Todos los laicos son misioneros en virtud de su bautismo, refiriéndose a las palabras por las cuales Jesucristo, Crucificado y Resucitado, antes de ascender al cielo, confió a los Apóstoles el mandato misionero: “Id, de todas las naciones, haced discípulos, bautizando en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a observar todo lo que les he prescrito”, de hecho, no deja de resonar, como una llamada universal y una llamada ardiente.

El laicado comboniano crece con el tiempo, la Provincia procedió, por tercera vez, a la consagración definitiva de 6 miembros y esto, durante la celebración eucarística presidida por su Capellán, el P. Célestin NGORE GALI, mccj y animada por el Choir afriquespoir des Laïcs Missionaires Comboniens, el 11 de octubre de 2020.

LMC Congo

Después de pronunciar la fórmula de compromiso ante el altar, el capellán les impuso la cruz, señal del seguimiento de Cristo. Jesús murió crucificado, clavado en una cruz. Para los cristianos, la cruz es el símbolo de la muerte y resurrección de Cristo. También para Comboni el sufrimiento estaba representado en la cruz: “Tendremos que cansarnos, sudar, morir; pero el pensamiento de que sudamos y morimos por el amor de Jesucristo y la salvación de las almas más abandonadas del mundo es demasiado dulce para hacernos apartar de esta gran empresa”. Es el signo de salvación que Dios ofrece a toda la humanidad. Y los Escritos de Comboni, signo de su pertenencia definitiva a la familia comboniana.

Impulsando la animación misionera, después de haber organizado su II Asamblea Provincial en diciembre de 2019, la Provincia trabaja para realizar su XX Congreso el próximo noviembre de 2020, junto con los otros Cenáculos de Oración y espiritualidad Misionera.

LMC Congo

En resumen, las actividades de participación para la creación y promoción de Cenáculos de Oración Misionera (MSC) y similares se están desarrollando con normalidad. Además de la realización de la Misión ad gentes, por lo tanto, informamos que hay dos miembros, uno de los cuales acababa de completar su misión en la República Centroafricana y el otro lo está haciendo localmente en un orfanato.

LMC RDC

Responsable de comunicación: Gabriel MANIMA MPELA

Mis primeras experiencias en RCA

LMC RCA
LMC RCA

Me siento uno de los herederos de la Visión profética de San Daniel Comboni de “Salvar a África a través de África”, cuya visión se ha intensificado hoy en día con un África que salva al mundo. El Señor nos dice: “Como el Padre me envió, así os envío yo” (Jn 20,21).

Era una mañana de domingo que prometía uno de esos hermosos días del 15 de marzo, cuando llegué con mi equipaje a esta tierra de misión, las tierras de la República Centroafricana, no tendría palabras adecuadas para expresar lo que sentía en lo más profundo de mi ser en esos momentos. Llegué a Bangui, después de un largo período de formación incluyendo la experiencia comunitaria en Kinshasa. Fue para mí un momento de emoción en el corazón, por un lado la alegría de la misión, por otro el dolor de la separación porque detrás de mí dejé el país que me vio nacer, la tierra de mis antepasados, mi familia, mi trabajo, mi comunidad, mis amigos, etc… Todavía podía recordar el último cara a cara con mi padre en la víspera de mi viaje y esa mañana en el aeropuerto con mi madre que me acompañó junto con el capellán de los LMC en Congo, el Padre Celestine Ngore y nuestro coordinador LMC de Kinshasa el Sr. Gerald Kambaji.

Ahora sabía que pertenecía a una nueva familia, una nueva tierra me había adoptado y estaba feliz de saber que el Señor me esperaba, aquí en la RCA, y que tendría nuevos hermanos y hermanas.

Inicio de la aventura

Tan pronto como llegué a Bangui, fui bien recibido por el Padre Claude-Bernard mccj, que había venido a recogerme y llevarme a la comunidad donde iba a vivir. Al llegar a la comunidad me presentó el lugar y me informó que tenía que pasar 14 días en cuarentena para observar si tenía signos del coronavirus. Fue entonces cuando me di cuenta de que había llegado a Bangui en un momento marcado por la pandemia de covid-19. Ha sido un momento especialmente difícil para la delegación comboniana de la RCA porque el primer caso de covid-19 en el país fue el de un padre misionero comboniano que dio positivo tras su regreso de Italia y todos los cohermanos que estuvieron en contacto físico con él cuando regresó a Bangui fueron puestos en cuarentena durante 15 días para ver si también ellos habían sido infectados.

En este contexto, el Estado había adoptado medidas preventivas para limitar los riesgos de contagio en un país en el que existen pocas estructuras sanitarias equipadas capaces de gestionar esta pandemia a gran escala. Así que cada persona que llega a la República Centroafricana, tiene que pasar dos semanas en cuarentena como tiempo de observación. Fue en este contexto que pasé mis primeros 15 días en cuarentena. Al principio fueron tiempos difíciles para mí, momentos de soledad en una habitación que apenas conocía. Aunque estaba físicamente solo, me sentía junto a miles de personas confinadas en el mundo, presos detenidos injustamente en sus celdas, enfermos sin apoyo, marginados obligados a vivir en soledad, y recibía mensajes de apoyo y aliento a través de las redes sociales de todas partes.  Me sentí fortalecido por las palabras de nuestro patrón “las obras de Dios nacen y crecen al pie de la Cruz” y, como esto fue durante Cuaresma, aproveché la oportunidad para entrar en la profundidad de este misterio y presentar mi misión al Señor y pasar un tiempo escuchándolo, y finalmente, como Comboni, di gracias a Jesús por las cruces.

El descubrimiento de Centroáfrica

Después de mi cuarentena no mostré ningún signo de covid-19, finalmente pude salir y entrar en contacto con otros, pero de acuerdo con las reglas de un distanciamiento apropiado. Así que junto con los padres comenzamos los pasos legales para estar en orden con los papeles. Por fin pude descubrir la ciudad de Bangui, pude ver los monumentos en cada rotonda de la ciudad, como el monumento de los Mártires, de la paz, de Bartolomé Boganda y el de Oumar Bongo Odima, por nombrar sólo algunos. Una ciudad rica en cultura. Los árboles estaban cubiertos de polvo porque aquí es la estación seca que dura seis meses. Pude ver y escuchar a los centroafricanos, lo hermoso que fue escuchar este nuevo idioma, hablar con suavidad y belleza un idioma del que también se usan algunas palabras en lingala que hablamos en Kinshasa en casa. A pesar de estas pocas palabras que también se utilizan aquí, me resultó complicado porque no entendía nada de esta lengua que en mi país se llama sango, sango significa sacerdote religioso, mientras que aquí es el nombre de un idioma, así que entendí que tengo que aprenderlo todo, ya que pensé que las cosas iban a ser similares porque la RDC y la RCA son países vecinos y compartimos otras tribus. Llegué a la conclusión de que debía aprender todo sin excepción y que África es una sola, pero que difiere según la cultura de cada país.

En un momento en que el mundo entero está afectado por el coronavirus, las autoridades centroafricanas han decretado una emergencia sanitaria y han invitado a la población a confinarse y han prohibido estrictamente la reunión de más de 15 personas, por lo tanto, han cerrado escuelas, iglesias, bares y cualquier reunión deportiva o de otro tipo. Pero aquí la mayoría de la población no respeta el confinamiento decretado por las autoridades, me doy cuenta de que es difícil para una mayoría de población pobre que vive en la madrugada como decimos aquí. Así que se ven obligados a salir a vender y buscar algo para alimentar a sus familias. Es aquí donde me di cuenta de la gracia del Señor y la protección divina.

LMC RCA

En este momento todavía estoy en Bangui para seguir aprendiendo el idioma y cosas útiles para mi misión en Mongoumba. Nuestro Fundador, San Daniel Comboni, pide la formación de personas santas y capaces. En este período de aprendizaje, sigo siendo paciente, abierto y con escucha atenta adopto la actitud de un niño. Les pido que recen por mí, no me olvidaré de hacer lo mismo.

Enoch, LMC

Envío en misión del Sr. Enoch MALUMALU

LMC Congo
LMC Congo

El domingo 2 de febrero de 2020, los Laicos Misioneros Combonianos de la provincia del Congo, representados por los miembros de las comunidades de la Arquidiócesis de Kinshasa, enviaron al Sr. Enoch MALUMALU, coordinador de la COLAMICA Santa María Goretti, a la misión de Mongoumba, en la región de Lobaye, en la República Centroafricana.

La misa de acción de gracias se celebró en Kinshasa en la parroquia de San Juan Pablo II, ante un centenar de fieles de la parroquia, familiares, amigos y conocidos de Enoc, que acudieron a la misa de envío y celebraron la fiesta de la Presentación del Señor en el Templo, Misa presidida por el P. Simplice MBASSI, sacerdote de la congregación de los Padres Josefinos y concelebrada por el P. Juan Pablo ETUMBA, misionero comboniano y párroco de la parroquia de San Juan Pablo II, con el diácono André MBALA mccj y la representación de las Hermanas Combonianas. En su homilía el Padre recordó la importancia de esta fiesta y evento: “En este día Jesús es consagrado a Dios en el Templo de Jerusalén y este día se ha convertido en la fiesta de todos los hombres y mujeres consagrados que han dado su vida a Cristo. Pero este día también es la fiesta de los mensajeros.  Comentando los textos litúrgicos, insistió en la importancia de la oración -que debe ser regular y perseverante- en la misión y en la disponibilidad de recursos materiales. “A esto le siguió la imposición de manos, la bendición y el envío misionero.

En sus palabras, Enoc invitó a los jóvenes africanos en general y a los congoleños en particular a descubrir su vocación misionera y a comprometerse a servir a nuestros hermanos y hermanas más pobres y a insistir para que “salvar África a través de África” sea una realidad efectiva. Los fieles presentes en la misa también apoyaron el envío de su hermano Enoch a través de una colecta especial organizada en esta celebración.

Este envío se realiza después de un período de formación específica (que incluía la experiencia de vida comunitaria) y la formación para la misión (inculturación) de seis meses cada uno. El Sr. Enoch MALUMALU, Laico Misionero Comboniano de la provincia del Congo, dejará Kinshasa a principios de marzo para llevar a cabo su misión en Monógama en la región de Lobaye en la República Centroafricana.

Es la primera vez que habrá por varios años un Laico Misionero Comboniano de origen africano en esta comunidad internacional, es una oportunidad para dar gracias a Dios y esperar más presencias africanas en la responsabilidad de cada uno de nosotros de continuar nuestra presencia misionera. Esta continuidad incluye el análisis de la realidad en la que estamos inmersos como comunidad LMC y, junto con la familia comboniana o la comunidad pastoral comboniana, discernir nuestro presente y futuro.

LMC Congo

LMC Provincia del Congo

Presentación de Enoch Malumalu

LMC Congo
LMC Congo

Me llamo Enoch MALUMALU. De nacionalidad congoleña.

Soy un cristiano católico y laico misionero comboniano. Tengo 25 años y soy coordinador de una comunidad de laicos de la parroquia de Santa María Goretti, de la archidiócesis de Kinshasa. También soy formador de jóvenes en varios grupos parroquiales de la Arquidiócesis de Kinshasa.

Licenciado en Comunicación Social en el Instituto de Facultad de Ciencias de la Información y la Comunicación (IFASIC / Kinshasa / Gombe), en el plano profesional. Trabajé durante un año como periodista político, dos años para ONG nacionales en el sector humanitario y de desarrollo.

Soy el único hijo de mi padre, Augustin MALUMALU y el segundo de 4 hijos de mi madre Adelphine NKIE, de quien tengo dos hermanos y una hermana. Mi hermano mayor se llama Bruce, después de mí, mi hermano pequeño Beni y la más joven Sephora, mi hermano mayor es padre de dos niños.

Mi vocación como laico comboniano comenzó mucho antes de lo que había pensado.

A una edad temprana, en la escuela primaria después de mi primera comunión, quise ir a la misión impactado por la historia de Bakanja, Anuarea y los mártires de Uganda que había aprendido en el grupo Kizito y Anuarite. Fue en la escuela secundaria donde descubrí mi vocación misionera, esto me empujó a leer muchos libros sobre santos, un día me enamoré de San Daniel Comboni, que fue el comienzo de mi aventura con los Misioneros combonianos hasta el día de hoy.

Después de varios años de discernimiento, oraciones, reuniones, discusiones, acompañamientos, formaciones, escuché la voz del Señor que me llamaba como lo hizo con Samuel y San Daniel Comboni. Consciente de las necesidades actuales de la misión, mi fortaleza se basa en la cruz porque “Las obras de Dios nacen y crecen al pie de la cruz”, dijo San Daniel Comboni.

De momento estoy en Kinshasa realizando la experiencia de comunidad y después, iré a la República Centroafricana para una misión de dos años. Trabajaré con los pigmeos de Mongoumba. El pueblo se encuentra a unos 120 km al sur de Bangui, la capital de la República Centroafricana. Estaré allí “para los más pobres y los más abandonados”, como dijo nuestro fundador, San Daniel Comboni.

LMC Congo

Enoch Malumalu, LMC Congo

XVIII Congreso de Cenáculos de Oración Misionera (CPM)

LMC Congo

LMC CongoEl primer domingo de noviembre se conoce como el día de la reunión del Congreso de los CPM. Este año, el congreso se celebró el domingo 4 de noviembre de 2018 en la 15ª calle industrial / Limete-Kinshasa en R.D.Congo sobre el tema: “CPM, comprometido con la cultura de justicia y paz”. Las desigualdades e injusticias sociales, las amenazas ecológicas, el imperialismo y la dominación económica de los más ricos, la guerra y la migración humana son flagelos que no pueden dejar a nadie indiferente.

En su presentación, el Padre Boniface enfatizó que “el trabajo de la educación para la cultura de paz es de suma importancia. Porque la educación, la clave para el desarrollo sostenible de una sociedad, es el arma más poderosa contra la pobreza. Ningún país puede erradicar la pobreza sin educación. Desarrollar una cultura de justicia y paz es un compromiso que todos en su nivel están llamados a abrazar para hacer de este mundo un lugar mejor. Pero también requiere sacrificios como Jesús nos dio el ejemplo (1 Pedro 2:21). Durante el mismo día, nació un nuevo Coro llamado Afriquespoir.

Comenzó alrededor de las 9:30, el congreso terminó alrededor de las 15:00 con una celebración eucarística y una comida fraterna.

LMC Congo

LMC Congo