Laicos Misioneros Combonianos

Dos jóvenes laicos misioneros en tiempos del coronavirus

Etiopia
Etiopia

Entre las novedades que nos ha traído esta tristemente famosa pandemia del Covid-19 es que no da demasiado margen a la acción caritativa ni al heroísmo en favor de los demás. En viejas épocas de peste, quien optara por ello se podía dedicar totalmente a los apestados aun a riesgo de sus vidas. Así lo hicieron personas que más tarde fueron declarados santos, como Luis Gonzaga, el rey Luis de Francia o Daniel Comboni. Pero eso ahora está prohibido. Estamos en una sociedad superorganizada que actúa por criterios de higiene científica, y lo que se nos dice es que la mejor manera de ayudar al prójimo es estarse quietecitos en casa para disminuir los riesgos de contagio. Con todo, siempre hay espacios para la generosidad, aun en tiempos del coronavirus.

Digo todo esto desde un rincón de África donde, a Dios gracias, ni ha llegado “todavía” el coronavirus y donde las medidas gubernativas de aislamiento no son tan draconianas como lo han sido en Europa. Pero igualmente estamos condicionados de muchas maneras por el virus, el cual es como una espada de Damocles que pende amenazadora sobre nuestras cabezas.

Vivo en la misión de Gilgel Beles, en Etiopía, con dos jóvenes laicos misioneros combonianos, uno español y el otro portugués, que han llegado aquí hace un año. Del coronavirus nada se sabía entonces y venían llenos de ilusión por hacer muchas cosas en favor de los demás. Se dieron sin medida en servicios como la enseñanza de todo aquello que eran capaces de enseñar, las visita a los poblados, llevar al centro de salud a los enfermos que caían en su camino…Trabajaban como a destajo para disfrutar al máximo el breve período de dos años de su permanencia.

Luego, inesperadamente, en mitad de la faena, por así decirlo, llegó el coronavirus. Muchas organizaciones llamaron a sus miembros a volver a la nación de origen. También ellos fueron llamados. Si se quedaban, era bajo su responsabilidad. Y ellos no dudaron en la elección: se quedaban “bajo su propia responsabilidad”, incluso cuando la madre de uno de ellos está pendiente de una delicada operación de cáncer e incluso cuando ellos mismos están aquejados de continuos ataques de tifus y fiebre tifoidea, que los debilitan…

Y aquí siguen. Como ya dije, no es que las medidas de confinamiento sean particularmente duras. El margen de movimiento es todavía bastante amplio,

al menos mientras no asomen por nuestra zona los primeros contagios. Sin embargo, todo el rimo de las actividades se ha resentido. Al paralizarse totalmente la vida académica y al estar prohibidas las reuniones, ya no pueden enseñar .a grupos y la biblioteca que habían abierto ya no tiene clientes.

A pesar de todas estas limitaciones, intentan resistir hasta el límite. Se han encariñado con esta gente y, aunque no puedan hacer muchas cosas “por ellos”, pueden sí estar “con ellos”. Y ellos sienten que la simple presencia en estos momentos de tribulación es un valor que de por sí ya justifica tanto el haber venido como el quedarse el mayor tiempo posible.

LMC Etiopia

P. Juan González Núñez

Desde Gumuz, Etiopía

Tras un año en tierras Gumuz en Etiopía

LMC Etiopia
LMC Etiopia

Querida familia, amigos y compañeros,

Espero que este e-mail os encuentre bien. Espero que toda la familia esté bien.

Gracias a Dios que estoy bien.

Estoy empezando a sentir el fuerte calor que tenemos, casi siempre 40 grados por aquí. Un calor que no se compara con el calor que siento cuando visito a las familias, juego con los niños o trabajo con esta gente maravillosa. Como dijo San Pedro, “qué bueno es estar aquí” (Mt 17, 4).

Aquí continúo involucrado en la Biblioteca. Gracias a Dios y a la generosidad de algunas personas, fue posible comprar algunos libros más para la Biblioteca. De esta manera los estudiantes que se presentan pueden tener acceso a los libros escolares básicos. Dos señoras portuguesas, que vinieron aquí, trajeron calculadoras y otro material. A menudo intento tener libros y bolígrafos escolares y ofrecerlos a aquellos que no tienen posibilidades económicas, pero muestran gran interés. Siempre que piden un libro específico intentamos comprarlo. Su tiempo no es como el mío y puedo tener días en solo 2 o 3 me parecen como otros días que me encuentro con 20. Pero, yo los entiendo. Son jóvenes, con trabajo en el campo, que estudian, con familia y algunos con 2 o 3 hijos, ya. ¿Cómo pueden tener tiempo para la Biblioteca? La verdad es que lo consiguen sacar y cuando vienen a estudiar, hay silencio y eso me hace muy feliz.

LMC Etiopia

Continuo con un grupo fiel en las clases de inglés y de informática. Les gusta, quieren aprender y yo, no siendo un experto, estoy muy contento de poder enseñarles.

Tengo un grupo de estudio de Biblia, en inglés, con 4 catequistas. Leemos la Biblia, explico las palabras en inglés, meditamos los textos, a veces vemos películas religiosas en inglés. Me siento muy feliz con ellos.

Continúo jugando en la escuela que aún alberga a familias de refugiados. Compramos una pelota y eso es suficiente para reunir a los jóvenes y disfrutar de buenos momentos.

Dos veces por semana, al menos, acompañamos a los catequistas en las aldeas, visitamos a las familias, jugamos con los niños. Son momentos que llenan nuestros corazones. Estar con la gente es fundamental en nuestra vocación misionera.

Con los Misioneros Combonianos con los que vivimos, todos los días tenemos la misa a las 6.30 y todos los sábados una hora de adoración eucarística. Los jueves vamos a casa de las Hermanas Misioneras Combonianas, también con ellas, tenemos una hora de adoración eucarística y cenamos juntos. Los miércoles David y yo tenemos una oración comunitaria.

A pesar de todo este trabajo, es el deseo de los Laicos Misioneros Combonianos, yo mismo y de David (mi compañero de comunidad) incluido, de iniciar una nueva presencia misionera entre el pueblo Gumuz. No somos los primeros LMC de Etiopía, pero somos los primeros en trabajar y vivir entre los Gumuz.

LMC Etiopia

Por lo tanto, estamos visitando las comunidades, hablando con la gente, analizando la situación concreta de cada pueblo y de las familias.

Desafortunadamente el coche que tenemos no nos permite este trabajo continuo. Las carreteras son terribles y requieren un coche que esté en unas condiciones razonables. Después de un mes, acabamos de reanudar los juegos con los niños de los pueblos porque nuestro coche estaba en el mecánico, lo que ocurre muy a menudo. Además de que estamos continuamente pagando estos gastos. Será necesario comprar un nuevo coche que nos permita continuar nuestro trabajo.

Además, tenemos la intención de construir una casa en uno de los pueblos, cerca de la gente, y vivir con ellos. Junto con la casa comenzaremos los proyectos. Seguimos trabajando en los proyectos, como la construcción de una guardería para los niños que pasan el día solos, sin adultos, y una residencia de Estudiantes, que permite a los estudiantes ir a la escuela, cuando muchos no pueden ir o deben hacer más de 30 kilómetros al día para ir a la escuela, son los proyectos que consideramos más viables, teniendo en cuenta lo que ya hemos analizado y escuchado de los jóvenes y los adultos.

Desafortunadamente, se necesitará dinero para llevar a cabo estos proyectos. Por eso pido sus oraciones para que podamos cumplir la voluntad de Dios con este hermoso pueblo. Si saben de alguna ONGs que financie este tipo de proyectos, por favor háganoslo saber. Toda ayuda, por mínima que sea, es preciosa para Dios. Y como sé que no estoy solo aquí, ¡estoy seguro de que estás conmigo!

A veces aparecen adversidades, como el tifus o la fiebre tifoidea, pero me alegro de haber sido enviado a este lugar donde Dios ya estaba entre esta gente.

¡Llevo casi un año en este hermoso país! No lo dudo. ¡Es un país maravilloso! ¡Estoy feliz! ¡Estoy feliz! ¡Vivo feliz! Eso no significa que no haya sufrimiento. Significa que, a pesar de todos los contratiempos que aparecen, vale la pena estar aquí, ¡significa que Dios nos fortalece y nos da las herramientas necesarias para llevar a cabo su voluntad!

Os tengo presentes en mi oración, siento vuestra amistad muy cerca de mí, continúo aprendiendo que la distancia no rompe los lazos sino que los fortalece, recordándome diariamente lo importante que es vuestra amistad y vuestro amor para mí.

Besos y abrazos de este amigo que os quiere tanto,

Pedro Nascimento, LMC Etiopía

Lo que se queda y lo que vino en nosotras

LMC Peru
LMC Peru

Talvez esto de vivir en constantes llegadas y partidas sea la manera más bonita de Dios mostrar su amor para con nosotros y sea la fórmula secreta de vivir en el servicio al otro.

LMC Peru

La misión siempre será así un encuentro de vidas que se cruzan como que por magia, como se todo estuviese ya planteado en nuestras historias. La misión siempre será la manera más concreta de ser testigo vivo de un amor que no muere. Renace y haz renacer.

LMC Peru

Hoy les hablamos bien cerca de ustedes. Para tras se queda la certeza de que fuimos y siempre seremos enteros cuando nos donamos sin interés sin tiempo u hora, cuando bajamos de todo lo fuimos construyendo al largo del tiempo y volvemos a ser como niños en medio de ellos. Somos familia donde las sonrisas parecen no ter fin y las lágrimas a veces surgen. Somos casa donde hay siempre espacio para uno más. Siempre seremos. La misión no ha terminado. Jamás acabará. Porque el amor vence siempre. La misión te espera y siempre te esperará.

LMC Peru

Paula y Neuza, LMC en Perú

Misión en tierra roja (Subir al monte)

[Excursiones en comunidad: Pedro, David, el padre Endrias y yo.]
[Excursiones en comunidad: Pedro, David, el padre Endrias y yo.]
Excursiones en comunidad: Pedro, David, el padre Endrias y yo

Entrar en la nueva cultura es un viaje que requiere dedicación, ir conociendo de todo un poco. No solo para ver el gris del panel, sino también, y sobre todo, para contemplar los diferentes colores del panel y pintar con más fuerza los rosas, los verdes, los azules, los amarillos, los rojos… Es saber apreciar, como un niño pequeño curioso por descubrir este mundo y el otro, embelesados ​​sobre cómo funcionan las cosas. Sin juicios. Siempre con nuevos ojos. Lo cual es muy difícil, especialmente cuando eres adulto, cuando tienes ya un bagaje, vicios, opiniones sobre todo y muchas otras cosas.

Entrar en la nueva cultura, la tan escuchada bendita inculturación, es también disfrutar de los momentos en que estamos en la escuela con los compañeros de clase de amárico y otros idiomas, las tardes con la comunidad MCCJ (Misioneros Combonianos del Sagrado Corazón de Jesús), las oraciones en comunidad, las visitas a museos, la comida (que es bastante diferente aquí y casi siempre con un toque de berber, una especia típica de aquí, que le da a todo su sabor picante), las salidas con la comunidad para comer helado o tomar una coca cola (¡sí, aquí también hay de esto!).

Entrar en la nueva cultura no es solo beber del choque cultural del que hablaba en el último artículo, un choque que nos lleva a bajar la montaña. También es sentir la sed de encontrar a Dios en medio de todo esto y subir la montaña. Escúchalo, reza cada dificultad que surja. Como hago ahora, subo al monte. Tuvimos unas dos semanas de descanso de las clases de amárico (mientras la escuela estaba de vacaciones), lo que nos dio la posibilidad de ir una semana a Benishangul-Gumuz, donde comenzaremos la misión en septiembre (si Dios quiere), y también para hacer una semana de ejercicios espirituales.

Es en los Ejercicios donde me encuentro ahora. Un tiempo que ha sido importante para mí, para renovarme, subir la montaña y hablar con Dios. Ha sido un momento de rezar todo lo que vi en Benishangul-Gumuz.

¿Y qué viste allí? Recuerdo como si fuera ahora el día que fuimos a los pueblos de esta región, donde solo viven los Gumuz, para celebrar la catequesis. Salimos de casa alrededor de las 4:30 pm. Viajé en la parte trasera del 4×4 al aire libre, aunque había un lugar para mí dentro, que era más seguro ya que en cualquier momento podía empezar a llover fuerte (lo cual es muy típico aquí en esta época del año, porque estamos en kremt gizê (traduciendo del amhárico, la estación lluviosa.) ¡Pero preferí la vista afuera porque siempre es más original! El viaje afuera también daría paso a poder convivir con los catequistas Gumuz con los que nos reuniríamos (no imaginé que la parte trasera se llenaría de ellos). Pero así fue: por el camino hacia una de las aldeas de Gumuz estuvimos reuniendo a muchos de los jóvenes catequistas. Contemplé que los jóvenes catequistas, hablaban y se reían mucho entre ellos, hablaban en su idioma, Gumuzinha (otro que tendré que aprender), ¡así que no entendía nada! En mi cabeza hice historias y frases en amárico para tratar de hablar. También hablan amárico, pero no todos los gumuz lo hacen. Estos son catequistas elegidos por los MCCJ porque pueden ser puente entre los misioneros y el pueblo Gumuz. Además de darles catequesis, también hacen la traducción amárico-gumuzinha, siendo intermediarios entre nosotros y el pueblo gumuz.

Allí gané coraje y comencé la conversación con uno de los catequistas. Intercambiamos media docena de frases. Sentí amistad y la mirada de que soy diferente. La gente Gumuz es una gente amigable. A diferencia de la reacción común de muchos otros etíopes, que a nuestro paso nos llaman Farengi (extranjeros), los Gumuz nos miran con una sonrisa. Ellos nos ven como amigos, como aquellos que han recordado a su pueblo y que los han estado protegiendo. Son muy negros, a diferencia del típico etíope que generalmente tiene un color de piel más marrón. Esta es también la razón por la cual son personas tan marginadas, ya que muchos no los consideran la verdadera “raza” de los etíopes.

Catequista
Uno de lso catequistas Gumuz preparando la catequesis

En un cierto momento, los catequistas fueron distribuidos por diferentes casas. Con ellos salimos de la camioneta y estuvimos llamando a niños y jóvenes a participar en la catequesis. Un apretón de manos, una mirada a los ojos… ¡cómo me gustaba mirarlos a los ojos! Llamamos a muchos, pero no todos vinieron. Todavía tienen miedo de abandonar sus hogares, dado los acontecimientos que ocurrieron en junio (cuando fueron atacados por el pueblo amara). Aún así, puedo deciros que muchos fueron los catecúmenos que, en la oscuridad de esa noche, llenaron esa casa hecha de palos, donde celebramos las diversas catequesis.

Lo que vi y viví esa semana en Benishangul-Gumuz despertó en mí una doble sensación de emoción. Entre las ideas surgieron proyectos para comenzar, pero también vino el miedo, la sensación de incapacidad. Y aquí, durante esta semana de Ejercicios, fue un momento para renovar la confianza, lo mismo que me hizo decir SÍ, el día de mi envío, como María, “He aquí la sierva del Señor. Deja que tu palabra se cumpla en mí”. Al subir la montaña, me doy cuenta de que no soy capaz de realizar esta misión. No lo soy, y no lo somos. Pero no estamos solos. ¡Asumir nuestra incapacidad humana, nuestras debilidades y nuestra dependencia del Amor de Dios a veces es tan difícil! Ser humano es querer con tanta frecuencia tener el control de nuestra vida. Pero no nos equivoquemos. No te confundas Carolina, no eres dueña de tu vida. Ella es un regalo de Dios. Aquí, curiosamente durante los Ejercicios Espirituales, viví el día de la Transfiguración del Señor, encarnándola. Recé. Dejé (y dejo) que esta transfiguración del Señor se haga en mí. De hecho, solo tengo que “no temer”. Porque aquí, en esta montaña, acepto nuevamente la invitación de Dios: “Levántate, mira, cruza, sígueme, tal como eres… con miedos, debilidades, errores, pero también dones. ¡Acéptate como te creé! ¡Sígueme! Y lo sigo.

Y es siguiéndolo que os dejo mi tierno abrazo. Os pido una oración especial por la misión que Dios quiere que construyamos allí. Que no sea el fruto de nuestras ideas de misioneros europeos, sino que sea la inspiración del Espíritu Santo, porque la misión nunca será nuestra. La misión es de Dios.

Vuestra amiga Laica Misionera Comboniana, Carolina Fiúza

En RED – Diócesis Leiria Digital Magazine – Fátima, No. 30, 25 de julio de 2019 (disponible en https://leiria-fatima.pt/noticias/subir-ao-monte/ )

Vuelvo a subir a la montaña otra vez

Atardecer
Atardecer

Os escribo contemplando el paisaje. El sol es apenas visible, pero aún puedo ver la silueta del volcán iluminado por la luna. Hoy volvía subir a la montaña, uno de esos lugares donde bajo todas las defensas y, puedo imaginarme al otro lado de la puesta de sol el rostro de aquellos, no que dejé atrás, sino de todos los que me dejaron y dejan volar continuamente, incluso con miedo, pero que confían en este gran plan que Dios tiene para cada uno de nosotros. Para mí. Fijo en el horizonte, Dios y yo. Solo yo y Dios. Me permite acercarme, me abraza a través de la maravilla que puedo observar. Me espera en silencio en la cima de esta pequeña montaña, cada vez que creo que no seré capaz, cada vez que la realidad es cruel, cada vez que todo parece oscuro, que todo se vuelve demasiado pesado para cargarlo… En estos momentos, subo a la montaña, dejo caer las piedras más pesadas que llevo en mi mochila, para poder avanzar. Subo en busca de silencio, en busca de esperanza, en busca de mí misma. En busca de Dios.

El sol ya ha dejado la pequeña montaña, solo quedo yo y todos los pensamientos, quedo yo y el clamor de todos los que vienen así, buscando refugio, buscando amor, buscando a Dios. Durante esos momentos inmensos también soy parte de la naturaleza que me rodea.

Atardecer

Subir a la montaña me permite salir de mí misma, observar tranquilamente la naturaleza que me rodea, sentir todo lo que traigo dentro, sentir que el amor también está hecho de las caídas, también se construye con las piedras del camino. Me permite ver la luz. Me dejo abrir los ojos, ya no veo la oscuridad que tría en la subida, veo las pequeñas luces que brillan entre esta gente, siento esta presencia divina con todos nosotros en estas pequeñas luces, en esos corazones de los que buscan, con la esperanza de los que creen, en la perseverancia de aquellos que no bajan los brazos ante el dolor, en las rodillas de los que rezan, en el coraje de los que corren el riesgo de ir más lejos, y luego veo las luces que permanecen encendidas en mí.

Y, ya bajando la pequeña montaña, siento que Dios vuelve a enviarme. Me invita una vez más a encontrarme con los pobres y necesitados, con todos los que me abren sus puertas todos los días, y con todos los que todavía esperan mi llegada. Aligera mi carga y me hace sentir la alegría de ser misión de la única manera posible, el amor.

Servir

Que todos seamos capaces de subir a la montaña tantas veces como sea necesario durante este viaje que es la vida. Que todos podamos vaciar la mochila que nos acompaña en todo momento. No tengamos miedo de hablar de todo lo que sucede dentro de nosotros cuando estamos solos con Dios.

Con amor y gratitud,

Neuza Francisco, LMC