Laicos Misioneros Combonianos

Nuevo equipo coordinador para LMC de Portugal

LMC Portugal

Estamos contentos al compartir que un nuevo equipo abraza la misión de coordinar los LMC en Portugal. Durante la Asamblea General de los LMC de Portugal, celebrada en octubre, fueron elegidos los nuevos cargos de coordinación de los LMC en Portugal y este fin de semana (17 de marzo) el equipo asumió el cargo, abrazando una nueva misión.

En la foto podéis conocer a este gran equipo. De derecha a izquierda: Márcia Costa (Presidente), Élia Gomes (Vicepresidente), Sandra Fagundes (Tesorera), hermana Carmo Ribeiro, padre Francisco Medeiros.

Pedimos todas las bendiciones del Señor, por intercesión de San Daniel Comboni, para este nuevo Equipo. Rezamos para que siempre sean iluminados por el Espíritu Santo para tomar las mejores decisiones para el futuro de los LMC y que cada uno de nosotros sea también capaz de apoyarlos siempre y de responder a las necesidades: no las necesidades de la dirección, sino más que eso, las necesidades que los LMC y la misión del Señor piden.

Os deseamos lo mejor para todos, especialmente a la nueva dirección de los LMC en Portugal.

LMC Portugal

Comunidad europea LMC de formación en Granada

LMC formacion Europa
LMC en formación

La pasada semana he podido compartir con Carolina, David y Juan Eugenio un bonito tiempo de formación en Granada. Tiempo para conocernos mejor, rezar juntos, conversar, pasear, cocinar, comer y celebrar la vida y la vocación misionera (también coincidiendo con el cumpleaños de Comboni).

Durante esta semana hemos tenido tiempo para profundizar en nuestra historia como LMC a nivel internacional, revisar los acuerdos tomados en los encuentros continentales africanos y cómo no dedicar bastante tiempo a compartir las conclusiones de nuestra pasada asamblea internacional de Roma. Siempre dedicamos bastante tiempo a conocer la realidad internacional del LMC y especialmente del continente y el país donde irán.

También dedicamos parte de una tarde a ver videos y fotografías de Etiopía y Mozambique, y desde ahí conversar y responder preguntas sobre la realidad que encontrarán.

Después dedicamos bastante tiempo para trabajar sobre la vida comunitaria. Nuestra comunidad siempre es la base de nuestra presencia LMC en misión y el referente fundamental desde donde realizar nuestro servicio misionero, alimentar y vivir nuestra fe. Como el Cenáculo de apóstoles que quería Comboni desde el que irradiar lo que vivimos dentro. Tomamos tiempo para ir desgranando aspectos prácticos como la organización, responsabilidades en la comunidad, proyectos, economía así como otros más profundos sobre como cuidar nuestra espiritualidad, ser familia comboniana, mantenernos en contacto con aquellos que nos apoyan y demás. Siempre de una manera tranquila para poder conversar, intercambiar puntos de vista y aprender los unos de los otros.  Terminamos esta parte estudiando la Carta de las comunidades internacionales aprobada en nuestra pasada asamblea internacional y que es y será el fundamento de nuestra presencia en comunidades internacionales.

LMC formacion

También hubo tiempo para compartir con la familia comboniana de Granada. Una noche con los religiosos y otra con las religiosas. Un bonito momento donde rezar juntos y hablar de la misión. Pasamos un bonito rato en familia, soñando juntos como Comboni nos soñó.

No olvidamos dedicar un tiempo a trabajar la resolución de conflictos. Sabemos que es algo natural en todas las relaciones humanas y también los conflictos aparecen en nuestras comunidades. Por ello, hay que estar preparados para afrontarlos, solventarlos y crecer juntos como personas y como comunidad.

En estos días también sacamos una mañana completa para caminar juntos. Para visitar el bonito paraje de Los Cahorros, con sus paredes verticales y bellos paisaje en Sierra Nevada. Un momento también para probar nuestras fuerzas y concienciarnos que debemos prepararnos bien para peregrinar en el Camino de Santiago (habrá que aprovechar estas semanas previas para terminar de ponernos en forma). Siempre es bonito salir a la naturaleza y tener tiempo para conversar tranquilamente mientras caminamos y agradecemos a Dios por todo lo que nos regala.

LMC formacion

Terminamos abordando el tema de la interculturalidad. Viajar a otro continente, convivir con otras culturas es maravilloso pero es necesario prepararse apropiadamente para conocer las personas con las que conviviremos los próximos años, para respetar su forma de ver el mundo, para compartir nuestra fe procurando no arrastrar en demasía nuestra propia visión de entender el mundo ni tratar inconscientemente de imponerla sino compartiendo y creciendo en la diversidad.

Para terminar la semana compartimos el fin de semana con la zona sur de los LMC de España. Tiempo para compartir, para formarnos, revisar la vida, analizar este tiempo de preparación específica de los hermanos que parten. Recargar energías para nuestro día a día, etc.

LMC formacion

El domingo estuvimos de animación misionera en una de las parroquias de Granada. David pudo dar un pequeño testimonio antes de su salida a misión, aprovechamos para conversar con los parroquianos y, vender algo de artesanía para recoger fondos para la misión.

Ya les va quedando menos antes de partir para África. Recemos por que el Señor les acompañe y guie en este momento de formación tan especial, momento también de espiritualidad y oración para prepararnos a la salida.

Gracias por esta semana juntos.

Un saludo

Alberto (coordinador Comité Central LMC)

Ecos de la misión en República Centroafricana

LMC RCA
LMC RCA

«Aquí os envío un poco de la vida en la misión.» Es con estas palabras que nuestra querida amiga María Augusta nos abraza y nos escribe sobre los pasos que se van dando en la misión en RCA.
Ana [LMC polaca] ha tenido un problema en el codo. Se hizo una ecografía y luego fuimos con ella al centro médico militar, en Bangui. El personal fue muy amable y servicial. Vamos a almorzar con ellos mañana, si Dios quiere.
Los demás miembros de la comunidad estamos bien, gracias a Dios. Hemos tenido noticias del padre Samuel, que también está bien, aprovechando sus vacaciones para descansar y visitar a la familia y amigos.
En esta semana llegó a nosotros una madre con sus dos hijas gemelas, que ya había venido a la misión a pedir leche, porque no tenía suficiente para los dos bebés. En ese momento ya estaban mal nutridas. Las tratamos y regresaron a casa bien. Ahora volvió con una de las gemelas muy delgada, pesando apenas dos kilos, y teniendo ya nueve meses… me quedé muy impresionada con el bebé y me dirigí de inmediato con la madre a la zona de cuidados para los mal nutridos para que fuera internada allí. ¡No sé si se recuperará! Que el Señor haga lo mejor para ella.
El pequeño Andrés, huérfano, que encontré en noviembre de 2015, y al que dimos leche, tiene el «mal de Pott» (tuberculosis vertebral). Fue al pediatra a Bangui y ahora está siendo tratado contra esa enfermedad. Después será operado también como Gervelais*, que hasta ahora no caminaba y, pasados ​​dos meses de tratamiento contra la tuberculosis, ya comenzó a dar los primeros pasos y se ve que tiene mucha fuerza de voluntad para aprender rápidamente a andar.
En la escuela empezamos a dar clases de recuperación**, de 90 minutos, dos días a la semana. En los primeros años se trabaja principalmente la lectura y la escritura y en los siguientes años también la Matemática. Que el Señor dé mucha fuerza y ​​voluntad a los alumnos para no faltar y que consigan mejorar su aprovechamiento. Gracias a Dios, tenemos algunos alumnos con mucha fuerza de voluntad… y eso es lo que nos anima a continuar. Agradecemos al Señor que nos da salud y también alegría y buena disposición para hacerlo.
Os deseo a todos un tiempo de Cuaresma Tranquilo y de Crecimiento en el Amor a Dios y a los Hermanos.
¡Continuamente unidos por la oración y la misión! Gracias por vuestras oraciones.
Maria Augusta Pires, LMC en la RCA
 
* Gervelais es el nombre de un «chiquito» al que María Augusta ya hizo referencia en las publicaciones del 13 de abril y el 11 de junio de 2018.
**En virtud de que los resultados de los alumnos no son alentadores, como nos informó en su última carta.

Noticias de la misión de República Centroafricana – Diario Astrolabio

LMC RCA

LMC RCADesde la Misión de Mongoumba (República Centroafricana) la LMC María Augusta escribe para el Diario de su parroquia – El Astrolabio.
Querido Padre Orlando
¿Cómo está? Espero que haya comenzado muy bien el nuevo año y que así sea hasta el final. Un buen 2019 para todos sus parroquianos y su familia.
He tenido malaria la semana pasada, pero, gracias a Dios, ya estoy recuperada. Los demás miembros de la comunidad están bien.
El padre Samuel partió hoy para pasar sus vacaciones. Pedimos al Señor que las pase bien y que pueda volver lleno de fuerza y ​​coraje para continuar la misión que le es confiada.
Durante los días 17 y 18 de diciembre tuvimos la visita del Cardenal. ¡Toda la gente de la parroquia quedó muy contenta! A la llegada se congregó una multitud… vinieron muchas personas de confesiones cristianas diferentes. La iglesia estuvo repleta de gente, para la Eucaristía, y fuera de ella había casi otras tantas personas. ¡Se prolongó por 5 horas! Él habló muy bien sobre el problema del likundu* (la brujería) y otros problemas.

Ana y Cristina estaban en Bangui y Simone en Italia, yo estuve con los sacerdotes para recibirlo. ¡Gracias a Dios corrió todo muy bien! Espero que las personas pongan en práctica lo que escucharon. Visitó las diez parroquias de la diócesis. La nuestra fue la penúltima. Terminó su visita pastoral en la catedral S. Jeanne d ‘Arc, en Mbaiki. Sé que acabó cansado, pero muy contento con la participación que hubo.
Cuando vinimos aquí a Bangui, la última vez, encontramos en el supermercado un policía de Janeiro da Cima (localidad portuguesa). Él dijo que ya había oído que estaba aquí una misionera de Janeiro da Baixo (localidad vecina). ¡Fue muy bueno! Nos habló que había militares al rededor del aeropuerto y ayer fuimos allí a hacerles una visita. ¡Nos recibieron muy bien y con gran alegría! Nos dieron medicamentos y nos invitaron a almorzar. Si Dios quiere iremos mañana.
Los resultados de nuestros alumnos no son alentadores, esperamos que mejoren en este trimestre.
Sé que ha visto y escuchado muchas noticias, nada agradables, sobre este nuestro pobre país. Gracias a Dios aquí estamos en paz, pero ¡sufrimos por nuestros hermanos que están siendo masacrados!
Todavía no sabemos cuándo volveremos a Mongoumba…
Continuamos unidos por la oración.
Un gran abrazo misionero de todos nosotros, para usted y todos aquellos que leen el Astrolabio.
La LMC Maria Augusta en el Astrolabio
AÑO V – Nº 139 – 3 de febrero de 2019
Paróquias de Cabril, Dornelas do Zêzere, Fajão, Janeiro de Baixo, Machio, Pampilhosa da Serra, Portela do Fôjo, Unhais-o-Velho e Vidual

* El problema del likundu tiene que ver con aquellos que son falsamente acusados ​​de brujería y brutalmente asesinados.

Encuentro de Formación – «Comboni: Dios, la Cruz y la Misión»

LMC Portugal

LMC PortugalDurante los días 18, 19 y 20 de enero tuvimos el 5º encuentro de formación de este año, en Viseu. Fue la hermana misionera Comboniana Carmo Ribeiro quien nos acompañó este fin de semana tan lleno, tan rico, tan intenso, sobre el tema “Comboni: Dios, la Cruz y la Misión”. Comenzamos por una cosa que consideré muy relevante y que me hizo pronto comprender que el fin de semana sería muy bueno. La hermana Carmo comenzó por darnos un título ligeramente cambiado, más completo: Comboni: Dios, el Corazón del Hijo en la Cruz, como Buen Pastor y la Misión. Y desde ahí empezamos a ver la grandeza de Comboni y de su carisma.
Fuimos viendo a lo largo del sábado aquellos que son y que se han convertido en los grandes pilares de la vivencia de Dios en Comboni. En primer lugar la Confianza en Dios y el profundo sentido de que su vida es de Dios. Comboni siempre dio tiempo a la oración, al silencio e incluso en las tribulaciones confía plenamente y entrega su vida en las manos de Dios. Es de ahí que viene la vocación de Comboni y es siempre a Él que recurre, es siempre en Él que vive y que va haciendo luz en su camino. Esta profunda relación me fascina y me hace ver cómo todavía estoy tan lejos de esta vida entregada y de confianza.
En segundo lugar, el Amor del Corazón traspasado de Cristo Buen Pastor, que dio la identidad y el carisma Comboniano. Es desde una experiencia mística de oración que surge esta fuerte conexión con el corazón traspasado de Cristo Buen Pastor, es de este corazón que Comboni bebió y se fortaleció y fue de aquí que creció su vocación y entrega a la misión. Este corazón que moldeó la forma en que Comboni vivió y que siempre debe moldear nuestra vida. Seamos capaces de tal confianza y entrega.

En tercer lugar, el Amor a la Cruz, la cruz que nos salva. Este sentido de que la cruz, el sufrimiento, las dificultades al ser vividas ¡generan vida! Comboni experimentó el ser pequeñito, abrazó la cruz como su esposa y fue salvado por Dios, por su Amor.
Después, el Cenáculo de Apóstoles, es decir, la comunidad como centro donde la misión se realiza, dentro de sus riquezas, fragilidades y dificultades. Con lo que cada uno es y lo que cada uno es capaz de dar de sí. Y el saber que la comunidad empieza en mí y que la vulnerabilidad nos hace hacer más comunión que nuestras cualidades.

LMC PortugalEn quinto lugar, María, como Madre de la Iglesia y Madre de África. María, que preparó y acompañó siempre a su hijo Jesús, es parte del cenáculo también. En María Comboni ve a la madre de los negros y el apoyo de los misioneros. Y es en ella también que debemos buscar nuestra inspiración, nuestras dudas y poner en sus manos nuestra vida.
Después San José que es también uno de los pilares del carisma Comboniano, el que guardó el mayor tesoro, lo mejor que Dios tenía: Jesús y María. San José que siempre guardó y administró los bienes que Dios le dio y que nunca fueron de él, con silencio, intención recta y un cuidado para que nada les faltase.
Es también en la oración y en el celo que se establece otro pilar de la vida de Comboni en Dios, el sentido de la importancia y de la fuerza de la oración permanente y siempre en el sentido de velar y cuidar de la misión.
Y finalmente, y no menos importante, el sentido de Iglesia, de pertenencia, de ser uno con los demás. Y por encima de todo, obediencia y respeto por las decisiones que la Iglesia tomaba, pero sin olvidar nunca la misión que Dios le había dado, para llevar a cabo el Plan para la Regeneración de la Nigricia.
Bueno, por encima de todo guardo en mi corazón todos estos pilares Combonianos, y siento que los debo buscar también para mi vida. Fue un día intenso, de muchas cosas compartidas, muchos aprendizajes. Hay que rezar todo esto a Dios para que se ilumine el camino a la luz de Comboni.
Terminamos la tarde con una oración, con un gesto sobre alegrías y cruces, una oración comunitaria, donde sentí este cenáculo del que Comboni nos hablaba, donde nuestras fragilidades, alegrías, cruces y miedos fueron puestos en comunión con Jesús y los unos con los otros. Fue una oración muy marcada, intensa y donde conseguí ver el rostro de Jesús allí reflejado.
Por la noche vimos la película «De hombres y dioses», sobre una comunidad de monjes en Argelia, que viven la difícil elección de huir o continuar junto al pueblo y la misión a la que fueron enviados. Es una película muy intensa, con mucha vida, sobre fe, comunidad, entrega, misión… Sobre el amor de Jesús que se hace presente en cada uno y sobre una entrega total y desmedida, dentro de las fragilidades de cada uno. Una película que ayudó en cierta forma a visualizar toda la vivencia Comboniana de la hablamos y aprendimos durante el día.

En el Domingo tuvimos el testimonio de la hermana Conceição, que compartió su vivencia misionera y comunitaria. Guardo en el corazón su intensidad a hablar de la misión, de la belleza de la comunidad, de las maravillas que Dios estaba trabajando en las misiones donde estuvo y el sentido de arriesgar en nombre de la misión. Este arriesgar que a veces parece locura pero siempre en la confianza en Jesucristo y en Comboni.
Además de todo esto, que es tanto y tan bueno, tuvimos un fin de semana muy afortunado, donde compartimos café en casa de las hermanas misioneras Combonianas, que con tanto cariño nos recibieron. Tuvimos la presencia del Padre Luís Filipe que nos acompañó en todo el fin de semana y que fue dejando su testimonio como misionero Comboniano y la hermana Conceição que nos dio su testimonio y que compartió tanto de ella misma con nosotros. Hemos tenido también la alegría de vivir la Eucaristía con Artur Valente, con el Padre Luís Filipe y con la hermana Conceição y así, de cierta forma, conmemorar los orígenes e inicios de los Laicos Misioneros Combonianos.
Podría seguir escribiendo cosas que viví, sentí y aprendí este fin de semana pero por encima de todo está la certeza de que la vida de Comboni es intensa e impactante y que su fe lo llevó por los caminos más bonitos de la vida y de la misión.

Que pueda digerir todos estos aprendizajes y rezar a Dios para aclarar el camino a seguir.

LMC Portugal
Ana Isabel Sousa