Laicos Misioneros Combonianos

Celebramos nuestro día LMC

Asamblea LMC Roma 2018

De nuevo celebramos nuestro día LMC, el tercer domingo de Adviento, el domingo de la alegría.

Es un día especial para todos los LMC desde que en la pasada asamblea celebrada en Roma en diciembre de 2018 aprobáramos ese día para que todos podamos celebrar nuestra vocación misionera juntos.

Mucho ha llovido desde entonces. De especial relevancia es la pandemia que estamos atravesando y que nos hace recordar la fragilidad de nuestra condición humana y lo pequeña que es nuestra casa común.

Antes cuando entraba la gripe u otro virus en casa iba pasando de un miembro a otro a poco que nos descuidásemos. Así está pasando con este coronavirus. Pasa de una persona a otra, de un país a otro, de un continente a otro. Este enemigo invisible nos muestra no solo nuestra debilidad sino la interconexión de toda la humanidad. Cada nueva variante nos recuerda que es algo que debemos combatir entre todos, nadie estará libre y si no somos capaces de compartir las vacunas y remedios que se van descubriendo se irá propagando una y otra vez.

Es un grito a la solidaridad, a no acaparar, pues todos estamos en el mismo barco.

Nuestra vocación misionera siempre ha sido un don en este sentido. Sabemos y nos sentimos una gran familia como humanidad. Sentimos la debilidad de nuestros hermanos y hermanas y nos disponibilizamos para salir en su ayuda dejando casa, trabajo, amigos, familia…

Sigue siendo un reto para nosotros compartir lo que hemos descubierto o se nos ha dado como don. En nuestras manos está el compartir la riqueza que cada pueblo que hemos visitado, con el que hemos compartido nuestra vida nos ha traído. Cuidar, acompañar a los demás nos ha dado muchas más alegrías de lo poco que hayamos podido hacer por nuestra parte.

No es ninguna teoría, es experiencia de vida… que no podemos callar sino compartir con todos.

Un Mundo maravilloso se nos ha dado. Conseguir una vida digna para cada persona de este planeta hará que todos podamos disfrutar mejor de nuestra propia vida.

Reconocernos hijos todos de un mismo Dios Padre-Madre que nos quiere y quiere que nos queramos y cuidemos como hermanos es la alegría que queremos compartir con todos.

En comunión con el resto de la familia comboniana y de toda la Iglesia animamos a que ello sea posible.

Celebra nuestra vocación es reafirmarnos en ella, mantenernos fieles a la llamada que hemos recibido, reconocernos limitados, pero tremendamente amados… y como no podemos guardar ese Amor salimos a compartirlo con toda la humanidad.

Nos acercamos al misterio de Jesús nacido en un pesebre a las afueras de un pueblito de palestina… acogido entre pastores y gente sencilla. Que sepamos contemplar y comprender este misterio que nos ayuda a colocarnos en la historia…

Feliz día a todos los LMC repartidos por el Mundo y muchas gracias a todos los que nos apoyáis trabajando mano a mano, con vuestra oración, con vuestras ayudas económicas… con vuestra cercanía.

Un abrazo

Alberto de la Portilla, Comité Central LMC

¡América Tu vida Es Misión ¡

LMC Guatemala

Con mucha alegría escribimos nuevamente, con un corazón abatido por dejar Brasil, una hermosa comunidad y personas generosas, pero con entusiasmo y esperanza por regresar a Guatemala.

Entre reencuentros con la familia, amigos y amigos de nuestras comunidades y parroquia nos sentimos acogidos y amados, entre llamadas y mensajes a larga distancia con nuestros queridos amigos “mineiros”, iniciamos nuestro proceso de reinserción; a pesar de ser nuestro país de origen nos hemos ido reubicando, reconociendo lugares y personas, asombrándonos de los cambios en los niños y jóvenes y ellos también de los nuestros.

Hoy regresamos con un corazón lleno de muchos aprendizajes, de momentos vividos llenos del amor y misericordia de Dios, pero especialmente con una purificación personal que sabemos que aún continua.  Venimos con mucha fuerza y energía para trabajar por el Reino de Dios, para contarle a todos lo que hemos visto y oído, todo lo que Dios nos ha enseñado.

En esa alegría nuestra comunidad LMC de Guatemala nos organizó una misa y una reunión de bienvenida, “tiraron la casa por la ventana” como el buen guatemalteco diría. Fue una acogida muy reconfortante y lo mas importante a reconocer es que tenemos una comunidad que ha estado apoyándonos en todo momento, con sus dificultades y desafíos, pero es una certeza que esta obra de Dios no es mas que una obra hecha en comunidad con las manos y rodillas de muchos.

Hoy que iniciamos nuevamente nuestra vida como familia, con otra forma de ver las cosas y las realidades, con un corazón que pide justicia y paz. Nos encomendamos a sus oraciones, también nos unimos en oración a todos aquellos que están por partir o que están en misión, para que todo juntos en esa unidad, podamos encontrarnos con el verdadero rostro de Cristo y tener sus mismos sentimientos.

Que San Daniel Comboni siga intercediendo por las necesidades de todos los misioneros y siga tan actuante al lado del Señor para que mas vocaciones religiosas y laicas sean redescubiertas y encaminadas.

¡Que viva la misión! ¡Que viva la familia! ¡Que viva San Daniel Comboni!

Familia Camey Figueroa, LMC Guatemala

¡Que nuestra alegría, sea tú alegría!

LMC Guatemala

La Comunidad de Laicos Misioneros Combonianos Provincia de Centroamérica estamos felices y agradecidos con el Señor Jesús bajo la intercesión de San Daniel Comboni porque el día domingo 7 de noviembre en Casa Comboni en la Eucaristía le Pedimos a Dios por el período de Formación y Misión de Mercedes y Maxi, quienes vivirán su Experiencia de Vida Comunitaria durante 6 meses en la Parroquia de Santo Domingo de Guzmán del Municipio de Santo Domingo Xenacoj.

Una actividad llena de bendiciones y en donde los LMC compartimos él porque es importante esta experiencia de Vida Comunitaria con los familiares, amigos y comunidad de LMC de nuestras enviadas.

A Mercedes y Maxi les acompañamos con nuestras oraciones y que el Espíritu Santo sea su guía y maestro y tengan presente la Identidad y Carisma Comboniano y recuerden siempre esta hermoso escrito de San Daniel Comboni “Mis misioneros deben de tener siempre los ojos en Jesucristo, amándolo tiernamente y procurando entender cada vez mejor qué significa un Dios muerto en la cruz por la salvación del mundo”.

Miriam Herrador

LMC Guatemala