Laicos Misioneros Combonianos

“Los zorros tienen guaridas y los pájaros tienen nidos. Pero el hijo del hombre no tiene dónde apoyar la cabeza. Sígueme”.

Regimar Mozambique

Querido pueblo de Dios

¡Paz y bien!

Habiendo escuchado esta llamada de Jesús, le he seguido. Y es con gran alegría que te lo digo. Estoy en África. El África tan amada por Comboni y tan soñada por nosotros, los combonianos.

El viaje fue muy bueno. Tuve algunos problemas de comunicación debido al idioma en los aeropuertos y en el avión, pero nada que me quitara el aliento.

En el primer vuelo se hablaba inglés y árabe. Y no entendía ninguno de los dos idiomas, lolrsrs. Pero Dios siempre pone ángeles en nuestro camino. Había muchos brasileños en el vuelo y tuve la ayuda de una mujer y un joven llamado Bruno, Bruno fue un ángel de Brasil a Maputo. Me ayudó mucho, especialmente en Qatar, me orientó en el aeropuerto, para llegar a la puerta de embarque que estaba lejos y era difícil de encontrar.

En el segundo vuelo conseguí comunicarme con el poco español que había aprendido.

Cuando llegué a Maputo sentí la presencia de Comboni con mucha fuerza, era como si estuviera allí, guiándome.

Hora de comer, hora de buscar comida. Uy, me faltan cinco meticais… añadió el asistente, otro ángel.

En la puerta de embarque, sorpresa, la maleta con sobrepeso, como varía según el país, pesaba 3 kg más. Resultado: una multa de cuatro mil meticais que el chico renuncia milagrosamente a cobrar. ¿Otro ángel? No hay duda de ello. Y Comboni seguro.

En el avión a Nampula, un niño se pone a jugar con nosotros, para mí la bienvenida estaba allí.

Finalmente aterrizamos en Nampula. Massimo nos estaba esperando en el aeropuerto. Otros dos misioneros, sacerdotes, estaban con nosotros.

Nos vamos a casa, cenamos y descansamos.

Estamos en el Centro Catequético Misionero, en Anchilo, tramitando los documentos mientras esperamos que comience el curso de inculturación.

Nos encontramos con muchos padres aquí, ya que están en asamblea. Fuimos muy bien recibidos por todos.

El primer domingo aquí, mientras los sacerdotes celebraban la misa en el centro, yo preferí ir a la celebración en la iglesia con la gente. Fue muy bueno ver la sonrisa, la alegría de la gente. Los habitantes de Macao son muy alegres y acogedores.

Poco a poco empecé a conocerlos, a convivir con la gente, un buen día, una charla rápida, una sonrisa, y así vamos construyendo el día a día, lentamente para no asustar.

Consciente de la misión que tengo, de los retos ya conocidos y de los que surgirán, llego a la tierra de la misión. Soy consciente de la situación inicial. Ya es posible sentir que los desafíos serán grandes, pero confiando en el Señor seguiré, su palabra es mayor, y si la misión es de Dios, es santa, es segura.

Mi viaje acaba de empezar y me siento feliz de estar logrando lo que siempre quise.

Cada día me doy cuenta de que el trabajo de Comboni se concreta cada vez más. ” Yo muero, pero mi obra no morirá”.

Me gustaría compartir con vosotros un poco de lo que está pasando y una vez más agradeceros a todos vuestra ayuda, cariño y oraciones. Sin vosotros no sería posible.

Seguid rezando por la misión y por todos los misioneros. Desde aquí sigo en oración por cada uno de vosotros.

Estoy muy contenta y le pido a Jesús que bendiga esta nueva misión que se presenta.

Que Comboni, la Virgen y Jesús misionero os bendigan a todos.

Un cálido abrazo, directamente desde África.

Regimar

Laica Misionera Comboniano – Brasil/Mozambique

Saludos a todos desde Anchilo (Nampula-Mozambique)

Tito

Soy Tito, Laico Misionero Comboniano de la Diócesis de Balsas, Maranhão (Brasil).

Después de un largo tiempo de formación y misión y de esperar por causa de la Covid, finalmente pude partir para la misión ad gentes en Mozambique, África.

Salí de Brasil el día 5 y llegué a Mozambique el 7 por la noche.

El viaje fue largo y agotador, pero nada me impidió seguir hasta llegar a mi destino final, donde Dios me llamó y me envió para esta misión.

Aquí fui bien recibido y poco a poco voy conociendo y adaptándome a esta nueva realidad de vida y misión.

Por la intercesión de San Daniel Comboni, que el Dios de la vida me bendiga con una hermosa y bendecida misión.

Recen por mí, por el pueblo mozambiqueño y por la misión.

Rezaré por vosotros.

Abrazos a todos.

Tito, Laico Misionero Comboniano.

Y como dice la gente del pueblo Macua, Salama salama Koxukuru Ampwene Muluku.

De camino a la misión

Regimar-y-Valmir

“¿Sigo así seguro de la misión que tengo que cumplir?” El tiempo es extraño, las situaciones, lo inesperado, la pandemia y las nuevas olas, el incumplimiento de las proyecciones, el cambio, la espera, la expectativa, las alegrías y las penas, los comienzos y los nuevos comienzos pueblan nuestra historia humana.

En el diálogo entre Jesús, Pedro y Andrés, este último ya conocía al Señor y ya lo había anunciado a su hermano. Así se cumple la misión.

¿África? (Nos preguntan todos) ¿Cuándo? La fecha ha llegado, hoy comienza nuestro viaje a Mozambique. Pero la certeza que tenemos es que todo llegará como el Señor quiere, o no. Es la verdadera aventura de vivir según la voluntad de Dios. No es fácil, pero Él es mi refugio y mi fuerza.

 Que el Señor nos dé y renueve cada día la esperanza y la certeza de que “cuando hacemos lo que Dios quiere estamos seguros de ser recompensados al final”.  He aquí la lógica de ser cristiano, de creer, de vivir en Dios y para Dios. Por eso vivimos para Él cada día y agradecemos la vida que late en nosotros, los pequeños milagros de la vida cotidiana y, sobre todo, las oportunidades que se nos presentan para madurar humana y espiritualmente. Es imposible escuchar al Señor y no darle una respuesta. “Dejando las redes inmediatamente, le siguieron”.

Misión significa salir, pero no significa devorar kilómetros. Como solía decir nuestro querido Dom Elder Câmara. La misión es dejar que Dios guíe nuestra vida y nuestra historia, como guió la vida de San Daniel Comboni y la de nuestra madre María de Nazaret. Pedimos su intersección para que nuestra misión sea guiada por la fuerza divina y contamos con sus oraciones para cumplir juntos esta misión.

Y tú, ¿qué red o redes tienes que dejar? ¿O qué necesitas para abandonarte al Señor?

 ¡Sigamos! ¡Que Dios nos bendiga y nos guíe!

Regimar y Tito, LMC Brasil

GEC en misión

LMC Brasil

Ayer se celebró la misa de envío de Regimar y Valmir, Laicos Misioneros Combonianos (LMC).

El envío tuvo lugar en la comunidad de Nossa Senhora Aparecida, en Ipê Amarelo – Contagem-MG.

El matrimonio misionero decidió ir a una misión en el extranjero cuando participaban en el GEC (Grupo de Espiritualidad Comboniana) de Balsas. Viajarán a Mozambique el miércoles 5 de enero.

Sigamos acompañando a esta pareja de misioneros con nuestra amistad, oración y participación. Daniel Comboni, ruega por nosotros.

LMC Brasil