Laicos Misioneros Combonianos

Regreso de Emma Chiolini a Brasil

EMMA Brasil
Emma Brasil

Mi elección se forja a través de un viaje personal que tiene sus pasos en las diversas experiencias de voluntariado realizadas en Tanzania y Etiopía y con el grupo de Laicos Misioneros Combonianos, del cual hago parte.

Este viaje en el tiempo me ha llevado a madurar la idea de hacer una elección misionera a largo plazo, por la que en diciembre de 2013 me fui a Brasil, específicamente a Minas Gerais, y permanecí allí hasta diciembre de 2016, ¡tres años! Tres años que literalmente cambiaron mi vida, porque la misión te cambia, si te permites cambiar,… lo que ves, lo que tocas, lo que sientes, lo que vives te transforma y te lleva a descubrir a un Dios que camina a través de tu pasos, un Dios que tiene los rostros de las personas y las historias que conoces, un Dios de extraordinaria belleza en la defensa de la Vida y por la Vida y un compromiso de servicio y de compartir que es tan concreto y tan fuerte que te enamoras de Él. ¡Yo me enamoré!

Viví tres años en un barrio pobre y con problemas de violencia, en la periferia de un mundo existencial y estructural, pero lleno de humanidad y fuerza. Además de las diversas actividades pastorales relacionadas con la parroquia, llevadas a cabo por los Padres Combonianos, entré a formar parte de la pastoral penitenciaria en la diócesis de Belo Horizonte. Nunca había entrado en una prisión, mi primera vez fue en Brasil, donde la realidad de las prisiones es una de las peores del mundo, cargada de violencia y delincuencia, abuso y violación de los derechos humanos. Nuestra tarea era acompañar a los prisioneros tanto desde el punto de vista espiritual como humano y muchas veces de denuncia, encontrando situaciones que no respetaban la dignidad de las personas. Casi toda la población carcelaria brasileña proviene de situaciones de vida donde el tejido familiar y social es frágil y vulnerable. Provienen de favelas (chabolas) o barrios extremadamente difíciles. Los detenidos y sus familias que conocí tenían heridas profundas de violencia, carencias y pobreza. Esta pastoral me ha enseñado muchísimo y, en particular, que nadie es irrecuperable, solo el Amor cura, solo aquellos que son acogidos y amados pueden renacer, porque nadie escapa del Amor, ¡estoy convencida! La misión para mí fue, ante todo, colaborar, caminar con otros y compartir problemas y esperanzas. No es hacer grandes cosas, es sobre todo ¡Estar ahí, estar ahí con el corazón, con la cabeza y con las manos!
Corazón para amar, cabeza para comprender y entender sin prejuicios, manos para poder acompañar y construir juntos.

Hoy mi elección misionera me lleva a partir por segunda vez, siempre por tres años y siempre a Brasil, en una nueva experiencia, en una nueva ciudad, Salvador de Bahía, donde iré a vivir en una comunidad que acoge a moradores de rúa (personas de la calle). El año pasado, con el centro misionero de Bolonia, fuimos a visitar esta comunidad y nació el proyecto para vivir y compartir con ellos, poniéndome al servicio de aquellos que se ocupan de la reintegración de la gente de la calle, quienes deciden recuperar su propia vida y empezar de nuevo. Estoy lista para partir nuevamente, para experimentar la alegría del encuentro y el descubrimiento, pero sobre todo la alegría de compartir y caminar juntos.

Emma Chiolini, LMC

Ser misión en Etiopía – primeros momentos

CLM Ethiopia
CLM Ethiopia

Atrás quedan Qillenso, Adola y Daaye y mi mirada durante el viaje en este verde que contrasta con todo lo que había visto hasta ahora desde que llegué a este nuevo lugar donde Dios nos espera a cada uno, al menos en el abrazo de una oración que, puede viajar desde muy lejos (espero que desde sus corazones). Aprovecho la duración de este viaje para intentar compartir (ni que sea un grano) de las maravillas de este pueblo que tan bien me ha recibido.

Estamos en una semana inusual. Aprovechamos que las clases de Amárico sólo comenzarán el 3 de junio (próxima semana) para ir a conocer las diversas misiones de los MCCJ y también de los LMC (en Awassa) en la zona sur de Etiopía.

Adis Abeba, es una ciudad donde reina la contaminación, el ruido, el frenesí de los muchos coches y personas que deambulan sin regla por las calles. Podría verse como casi cualquier ciudad europea si no fuese por el desorden que aquí gobierna. Viajar en coche es siempre una aventura, pues la carretera aquí también pertenece a los animales y a las personas (¡después de todo, los coches llegaron después!). De entre las varias y abarrotadas calles que aquí existen, de las que me cuesta más (hasta ahora) atravesar es la indescriptible México Square, punto de referencia para la llegada a casa. Indescriptible por no haber palabras para entender el dolor que me da cuando veo aquellos cuerpos extendidos en medio del suelo, cuerpos delgados, sin apenas vida, unos que no ven, otros que no tienen pies para andar… Junto a estos cuerpos podemos encontrar muchas veces el semblante de un niño, cuya mirada perdida no pasa desapercibida. Imagino historias en mi cabeza que, probablemente, son las suyas. Son madres desnutridas y sus hijos. ¡Cómo duele mirar y duele aún más no saber qué hacer!

CLM Ethiopia

El viaje de esta semana por el sur de Etiopía nos permitió también tener una visión muy diferente y colorida de este gran e inmenso país. A medida que viajamos de Adís Abeba a Awassa, Qillenso, Adola y Daaye, el paisaje va cambiando sus formas y figuras. Si en Adis y Awassa hay un manto de casas hasta donde la vista alcanza, en Qillenso, Adola y Daaye la tierra se viste de rojo y del verde de la vegetación acabada de nacer por el inicio de las lluvias. Por el camino se siembran casas, éstas con una configuración más rudimentaria y que son auténticas obras de arte. El coche pasa y los que nos ven pasar también nos miran. Los observo también a través del cristal de la furgoneta. ¡Qué mirada tan hermosa! ¡Sonríen siempre al vernos a pasar!

Estoy feliz por la misión que Dios nos entregó a los tres y para la que pedimos vuestras oraciones. La misión nunca será nuestra. También es vuestra. Y por encima de todo, es de Dios. Probablemente, y conscientes de esto, sabemos que los frutos maduros de este trabajo sólo (y Dios quiera) serán visibles dentro de unos años.

CLM Ethiopia

¡Estoy bien! Sintiendo todo. Las personas, sus miradas, sus palabras que muchas veces no entiendo, pero procuro responder con una sonrisa, o una mirada de ternura, o usar las pocas palabras que ya sé decir en amárico. Ha sido un tiempo para observar, oír, intentar entender. Es una ventaja también que yo no tenga un nivel de inglés fluido que me permita hablar mucho (y mucho menos amárico). Saco partido de eso y acabo por escuchar más, observar más. ¡Es tiempo de eso!

Nuestro pasar por la calle es siempre motivo de miradas. La gente nos mira, como si fuésemos algo extraño. ¡Para los niños es una fiesta! Nos miran y esbozan sonrisas atrevidas:

– ¡Farengi! Farengi! ¡O China! China!

A falta de saber qué hacer muchas veces, las miramos y sonreímos. Extendemos el brazo e intercambiamos un apretón de manos. ¡Están todos contentos de tocarnos… es recíproco!

Uno de estos días, en Awassa, visitamos a las hermanas de la Madre Teresa, y lo esperado sucedió: la misma reacción de los niños que se quieren agarrar a nosotros… Corren en nuestra dirección para tocar la mano. Y no sólo la mano. Los brazos, la cara. Y se van acercando, deleitándose con nuestro calor. Corren en busca del amor. Y tratamos de dárselo. En la dificultad de no saber mucho amárico, digo lo mismo de siempre. No puedo limitarme a las mismas palabras de siempre, pensaba. Intento recordar otras cosas que pueda decir, y allá me sale:

CLM Ethiopia

– Mndn new? (¿qué es esto?) – pregunto apuntando a mi camiseta.

– Makina (coche) – responden varias, cada una a su tiempo.

Repito la misma pregunta para otras cosas, incluyendo la cruz que traigo al pecho.

Y así me van respondiendo. ¡Es una fiesta para ellas! Y para mí. No saben cuánto me enseñan. Confío que son los mejores profesores que podré tener. Se quedan contentos con este poco. Así como quien está con sed, como yo.

Siento todo, incluso la nostalgia. ¡Gran nostalgia! Esto también me habita, ¡por supuesto (no sería sino portuguesa… de aquellas muy nostálgicas)! Como alguien me dijo, la nostalgia es el amor que queda. Por eso, quiero siempre que esta nostalgia sea parte de mí.

Han sido días bonitos, cargados de novedad. También con la comunidad, con David y Pedro. En nuestras diferencias, veo tres piezas de un puzzle que se unen y que encajan. Está siendo hermoso como nos damos cuenta de lo que estamos llamados a hacer aquí. Sentimos el peso de la responsabilidad de estar empezando a sembrar este grano que queremos que otros vengan a regar, segar, cosechar. ¡La mies aquí es grande! Pero sentimos una gran fuerza de querer dar pasos. Que el Espíritu Santo nos ilumine a dar los pasos correctos, en los tiempos y lugares correctos.

Rezad por nosotros, por la misión y sobre todo por este pueblo que nos acoge y que busca y lucha por la vida, día a día.

Con mucho amor,

LMC Carolina Fiúza

Misa de envío de la LMC Carolina Fiúza

Carolina
Carolina

Mis queridos amigos y amigas,

Mi corazón está plena y muy agradecido por tantas bendiciones y por el amor recibido el 12 de mayo, donde en mi parroquia – Santa Eufemia – se celebró mi envío. Fue una ceremonia muy bonita… y no sólo la ceremonia, sino todo el día en general y la animación misionera, fueron momentos de compartir mucho y de gran fraternidad.

Mi AGRADECIMIENTO A TODOS por estar unidos en oración. Me siento afortunada… por teneros a vosotros como familia y por tantos amigos que me aman y me dan fuerza. ¡GRACIAS!
 
Para quien no pudo estar presente en la Eucaristía, comparto las palabras que dirigí a todos.

Animacion Misionera

Mi querido Padre del Cielo,

Esta es una oración de tu hija muy amada, Carolina de Jesús Fiúza, que hoy, con la fuerza de esta comunidad, es enviada por dos años a amar al pueblo de Etiopía.

Desde hace tiempo oigo tu invitación resonando dentro de mí y que me dice:

«Navega mar adentro y lanza las redes para pescar. No tengas miedo: vienes conmigo, serás pescadora de hombres. ¡Ven, sígueme!»

A Ti te agradezco esta invitación y con mucha alegría que, como María, digo SÍ, ¡Hágase en mí según tu palabra!

A Ti mi mayor AGRADECIMIENTO pues este Sí es fruto de una relación entre los dos. A Ti te repito muchas GRACIAS por no desistir conmigo y porque confías en mí. A Ti también te agradezco por todas estas personas que están aquí de las más diversas formas, física o espiritualmente. A Ti te agradezco estas mil vidas que, muchas veces, sin saberlo, son también mil vidas para la misión, tal como pedía San Daniel Comboni: las mil vidas para la misión. Te agradezco el coraje y la fuerza que dan a mi Sí y la confianza que en mí depositan.

A todas estas personas y a Ti os agradezco y prometo: prometo errar, fallar. ¡Es la condición humana! Sin embargo, prometo intentar mejorar siempre, prometo aprender, escuchar, callar, aceptar, entender, compartir lo que soy, recibir lo que son… y, sobre todo, AMAR. Prometo entregarme totalmente al pueblo etíope y hacer lo que pueda, con lo que tengo, donde esté.

Me miro y me veo pequeña. Pero con mis limitaciones, con lo que traigo en mi mochila, me quiero entregar a Ti y partir hacia los más pobres y necesitados, inspirada por San Daniel Comboni. Confío en Ti. Confío en que Tú no eliges a los capacitados, sino que capacitas a los escogidos. Así, confío que me darás las capacidades para amar a este maravilloso pueblo de Etiopía, donde Tú ya estás desde siempre.

Tal vez muchos no entiendan por qué elijo partir en misión. Comprendo y acepto la incomprensión de muchos. Y agradezco el apoyo que, aun así y de forma incondicional, me dan. Tal como mi querido padre dice, «¡el bien puede hacerse en muchos lados!». Y no es mentira…, sin embargo, Tú mi Padre del cielo, Tú que eres un solo Cuerpo, pero con muchos miembros y cada miembro con su función, Tú nos llamas a todos a ser misioneros, de formas muy distintas. Hoy y a mí, sé que me llamas a partir, me llamas así a ser grano de trigo que muere en la tierra para que nazca fruto. Y esto es un misterio. Tal como el misterio de tu Hijo muy amado que murió en la cruz. Al igual que Él, también doy mi Sí, dispuesta a hacer nacer y crecer la misión a los pies de la Cruz. ¿Conseguiremos alguna vez entender este misterio de la muerte de Jesús en la Cruz, mi Padre? Tal vez no. De la misma manera, tal vez no sea entendible mi Sí para muchos. Es un misterio, también. También para mí la misión que me entregas en las manos es un misterio. Pero, aun así, digo Sí. Digo Sí confiadamente porque sé que nunca, pero nunca me abandonarás.

Dios mío, Tú sabes la GRATITUD que guardo dentro a tantas personas. Sin oportunidad de mencionar todas, ¡agradezco en especial a mi familia, que me da sentido, que me dio genes de misionera!

Te agradezco en particular la vida de mis padres, Edite y Manuel Fiúza, que me educaron de la mejor manera que sabían. Sin ellos, mi vida, valores, dones… todo lo que soy, de ninguna manera sería posible. Te agradezco sus vidas y el fruto de tu creación que soy yo hoy, este don que soy y que quiero poner a rendir. Te agradezco porque les da la capacidad de amarme y apoyarme incondicionalmente, aunque a menudo no entienden mis decisiones. Te pido que los guardes, que mires siempre por ellos y que siempre les des la fuerza para luchar por la Vida, tal como me enseñaron a hacerlo.

Te agradezco la vida de mi novio, Hélder Neves, que desde siempre me ha apoyado y me ha dado la fuerza en los momentos de mayor duda. Te agradezco el amor que nos une y que sólo puede venir de ti. Y sé que este Sí no es sólo mío, sino de ambos. También él acepta la invitación de vivir en misión conmigo. ¡Y esta misión la aceptamos con mucha confianza! Te pido que cuides siempre de él, acogiéndolo en tus brazos. Y que lo que Tú uniste, el amor que nos une a los dos, jamás osemos separar o dañar. ¡Danos la confianza y el coraje de mantenernos siempre uno!

Te agradezco por la vida de todos los parroquianos de mi «tierra, que hermosa de tierra», esta hermosa Santa Eufemia. Esta tierra que me vio crecer y que me acompañó en la vida y la fe cristianas. Entre catequistas, grupos de coro, sacerdotes que aquí ya conocí (y ya son tres), y tantas personas que hoy miro y de las cuales llevo lo mejor… te agradezco la vida de cada uno. Un agradecimiento especial al Padre Nuno Gil, cuya jovialidad y fuerza para llegar a todos no me dejan indiferente. Te pido que le sigas dando ánimo para continuar conduciendo y construyendo tu Reino aquí en la Tierra.

Y, por fin, y sabiendo que tendría que agradecer a muchas otras personas, Te agradezco por toda la Familia Comboniana. Te agradezco por ser luz en este camino en que busco a diario descubrirte y enamorarme más y más por Ti. Te agradezco por el ejemplo que cada uno es para mí de vida inspirada en San Daniel Comboni y por posibilitar que entienda cada vez más y mejor mi vocación misionera. Les agradezco verdaderamente porque en mí confían la misión en Etiopía, y Te pido que consiga siempre ser lo mejor de mí como LMC.

Dios mío, tú sabes lo que traigo dentro, más que nadie. Tú sabes cuánto duele dejar el amor que tengo aquí. Pero tú también sabes cuán feliz estoy pues, allí donde voy también me espera el amor. Porque voy al encuentro el amor, siguiendo los pasos de quien me invita.

Bien sabes, que éste nunca será un Adiós, sino siempre un hasta pronto.

Hasta pronto mi comunidad. Nunca tengan miedo de dar su Sí, pues Dios, como Padre misericordioso, nunca os abandonará. Os dejo un recuerdo: una cruz típicamente Etíope (que incluso os fue enviada por una hermana misionera Comboniana de Etiopía), para que recuerden que todos formamos parte de una misma cruz, la Cruz de Cristo. Rezad por mí y por el pueblo y misión en Etiopía. Confiar en que nosotros también rezamos por vosotros.

Carolina Fiúza, LMC

Noticias de Nairobi Kenia

Escuela
Escuela

Una reunión de la AEFJN ANTENA KENYA, tuvo lugar en las instalaciones de la RSCK (Conferencia de Religiosos de Kenia).

Después de ver algunas preguntas de interés sobre el mundo actual, la relación de Europa con África, las próximas elecciones europeas, algunos movimientos sociales y la forma de organizar la participación en la próxima reunión con un representante de la AEFJN en Bruselas, (quizás para solicitar apoyo económico), en Uganda; con el lema «pensar globalmente, actuar localmente»; se hicieron algunas reflexiones sobre la situación de Kenia.

Todos los participantes sintieron la urgencia no solo de reunirse, sino también de actuar.

Una propuesta interesante fue pedir a la Conferencia Episcopal que levante la voz sobre los salarios de los trabajadores (en constante disminución) frente a las buenas asignaciones para los parlamentarios (en aumento).

La importancia de la educación superior para los religiosos, tanto hombres como mujeres, fue un punto relevante.

Ese fue el momento de presentar correctamente el “INSTITUTO PARA EL MINISTERIO SOCIAL EN MISIÓN” (ISMM) de la “UNIVERSIDAD CATÓLICA DE TANGAZA” (TUC). THE TANGAZA UNIVERSITY COLLEGE es propiedad conjunta de varias Congregaciones Religiosas. Actualmente el Colegio ofrece certificados, diplomas, licenciaturas y maestrías en sus Institutos.

Pero el «instituto para el ministerio social en misión» (ISMM) está dirigido por los misioneros combonianos, MCCJ, junto con las hermanas misioneras combonianas, CMS, como familia comboniana. Es un instituto de educación superior, fundado en 1994, para capacitar a agentes de «transformación social» para la sociedad, la iglesia, los estados y las instituciones. Ofrece varios programas de diploma, b.a, m.a, y doctorado. No solo para los kenianos sino también para los ciudadanos de los países vecinos. Especialmente en este momento, que Europa parece cerrar las puertas a los estudiantes de África, es de fundamental importancia que todas las congregaciones religiosas, aquí y allá, conozcan estas GRANDES POSIBILIDADES en este Instituto.

¡El instituto, ahora incluso con el programa de doctorado sobre «transformación social» celebra este año sus bodas de plata!

Es realmente un maravilloso logro de la familia Comboniana.

MISION DEL ISMM

La misión de «ISMM» es ofrecer altos estándares de educación que posibiliten el desarrollo de los grandes potenciales de cada alumno para convertirse en un agente «transformador» de la sociedad.

Los programas “ISMM” ofrecen a los estudiantes oportunidades de crecimiento y orientación espiritual que contribuyen a su bienestar, a la adquisición de conocimientos, actitudes y habilidades necesarias para la transformación social de la sociedad. Los programas se centran en la dignidad humana, la justicia social, la promoción, la investigación y el desarrollo, brindando a los alumnos las competencias metodológicas y las herramientas operativas para facilitarlos. De hecho, muchas de las personas graduadas ya están activas en «movimientos sociales» con el objetivo de transformar la sociedad en muchas áreas diferentes, desde políticas y legislaciones hasta iniciativas empresariales, del medio ambiente a la construcción de la paz, la salud, etc.

El «ISMM» es un centro de excelencia e innovación para el aprendizaje de ministerios transformadores y la «transformación social». El «ISMM» educa y capacita a los agentes para descubrir su vocación personal, comunitaria y de «transformaciones mundiales». De esta manera los alumnos contribuyen con entusiasmo, creatividad, iniciativa, integridad y competencia profesional a una sociedad donde se valora la dignidad humana, y el desarrollo se entiende como un proceso para aprovechar todo el potencial de la vida humana y la justicia social.

Más allá de esto, ¿por qué es necesario mi énfasis?,

Porque es bien sabido que muchos europeos vienen a hacer «experiencias prácticas en África», mientras que las naciones ricas(?) ¡¡No quieren dar visados a estudiantes africanos!! ¡Y los estudiantes africanos también deberían tener «experiencia práctica» en el extranjero! Por justicia, deberíamos hacer una fuerte defensa de ellos…; para esto….!!! Es un tema muy comboniano. ¡Podemos hacer nuestro mejor esfuerzo para crear conciencia incluso entre los parlamentarios de la Unión Europea sobre este tema! Y hacer una campaña efectiva sobre este asunto.

¡Es por África! ¡Es por los africanos! ¡Es por el mundo! ¡Es por el Reino de Dios!

Directamente desde Kenia,

Hna. Teresita Cortés Aguirre CMS

Noticias de la misión en República Centroafricana

RCA
RCA

Desde la Misión de Mongoumba (República Centroafricana) la LMC María Augusta escribe para el Diario de su parroquia – El Astrolabio.

He venido aquí a Bangui [capital de la República Centroafricana], porque el padre Fernando sufrió un accidente y está aquí en el hospital. Él tuvo el accidente cuando volvía de Mbaiki [Mongoumba pertenece a la Diócesis de Mbaiki], después de participar en la Misa Crismal. Iban con él la LMC Cristina y al padre Maurice y atrás viajaban siete personas. Afortunadamente Cristina y el P Maurice no resultaron heridos ni con grandes dolores físicos, pero siempre e s difícil asumir emocionalmente un accidente. Sin embargo, pudieron estar siempre al lado del padre Fernando, que era lo más importante y necesario.

Las personas que iban detrás tuvieron algunas heridas, pero, afortunadamente, nada de grave, sólo uno de ellos fue hospitalizado, pero no estaba mal, gracias a Dios. El padre Fernando salió despedido por el cristal de la puerta. Tuvo dos traumatismos: uno en la frente junto a los ojos y otro detrás. Fue operado el domingo de Pascua y todo corrió bien.

Ana y yo llegamos el martes [a Bangui] y nos quedamos en el Postulantado, porque se estaba celebrando la Asamblea de los Combonianos. Pasamos la Pascua muy preocupados, porque no sabíamos cómo estaban… Cuando vimos al padre Fernando todavía estaba mal. Sólo hoy he venido un poco a la Maison Comboni [casa de los misioneros Combonianos en Bangui], porque hemos estado muy ocupadas con él. Gracias a Dios, él se ve mejor día tras día. Todavía necesita comer todo pasado, porque la mandíbula superior no toca la inferior y así no puede masticar. Tenemos esperanza de que a nivel de cabeza estará todo bien, porque él habla bien y todos los sentidos funcionan… Damos muchas gracias a Dios, que protegió a todos los que viajaban. La Providencia Divina estaba con ellos, porque el accidente ocurrió a 1 kilómetro de la Misión de Mbata y también porque apareció un vehículo que los transportó al hospital de la villa (donde el padre Fernando fue suturado) y luego hasta Bangui.

El padre Fernando será trasladado a Benín a hacerse un TAC de cabeza, para verificar si está bien, y después descansar y recuperar fuerzas para continuar la misión que el Señor tiene para él. ¡Tengo confianza que va a estar todo bien, con la gracia del Señor!

Cristina se hizo exámenes y está todo bien. ¡Ella ha ayudado mucho al padre Fernando! Ella se quedará descansando en Bangui hasta sentirse recuperada para volver a Mongoumba.

El padre Maurice está bien, pero muy cansado… hasta el miércoles hizo todas las noches y de día preocupado por los otros siniestrados. Gracias a Dios, el jueves y viernes pudo descansar y ya se le ve mejor…

El padre Samuel regresó el miércoles, bien y animado para la Misión que le espera. Durante los meses de julio y agosto realizará una animación misionera en los Estados Unidos.

Esperamos que en ese momento el padre Fernando ya haya vuelto repleto de salud.

La asamblea corrió bien. Vino a participar un hermano de Togo, amigo del padre Maurice.

La niña gemela de la que os hablé en el último mensaje acabó por morir… El Señor la acogió en sus brazos, porque ella sufrió mucho.

Siempre unidos en la oración.

¡Os deseo un tiempo Santo de Pascua para todos!

¡Un abrazo para todos del tamaño del mundo! Gracias por vuestras oraciones.

Maria Augusta, LMC

para el Astrolabio

ANO V – Nº 147 – 5 de Maio de 2019

Paróquias de Cabril, Dornelas do Zêzere, Fajão, Janeiro de Baixo, Machio, Pampilhosa da Serra, Portela do Fôjo, Unhais-o-Velho e Vidual