Laicos Misioneros Combonianos

Primeros momentos por Etiopía

LMC Etiopia

Queridos amigos y amigas,
Salí de Portugal el 6 de marzo de 2019 y llegué a Etiopía el 6 de marzo de 2011. Soy más joven.
Gracias a todos y todas por las manifestaciones de cariño y de amistad. En mis oraciones me pongo en el corazón de Dios porque Él, que nos ama a todos y cada uno de nosotros en particular, sabe lo que es mejor para cada uno de nosotros.
Por eso estoy aquí en Etiopía. Porque Él, que me ama, sabe lo que es mejor para mí. No sé hasta cuándo. Sólo sé que estoy y cada día es una aventura nueva, un deseo sincero de vivir la misión hacia donde me envió.
¡Estoy bien! ¡Mejor que eso, estoy feliz! Me encuentro en la casa provincial de los MCCJ de Etiopía, en Addis Abeba. Esta será mi casa durante los próximos meses, mientras estoy aprendiendo el amárico.
El amárico es una lengua difícil. Pero, gracias a Dios, hasta ahora, aún no caí en la tentación del desánimo. Me fortalece el deseo de estar cerca de las personas, de hablar con ellas, de hacer comunión. Y, sin saber amárico, eso es casi imposible o incluso imposible.
Estoy enamorado de Etiopía. Sé que voy a tener momentos difíciles y duros, de duda y de desesperación. Pero ahora estoy enamorado. Y quiero vivir este momento con intensidad, porque es único.
Vivo en comunidad con los MCCJ en Addis Abeba y me siento comunidad. Desde el principio me han acogido maravillosamente. Nuestro día comienza con la Eucaristía y las laudes a las 6:30; después del desayuno, voy a las clases, que empiezan a las 8:30 y terminan a las 12:00 y, después de almorzar, inicio el tiempo de estudio. A las 18:45 rezamos vísperas y, después de cenar, normalmente, convivimos un poco.
Nuestra casa está casi siempre llena. Por aquí pasan muchos misioneros camino a sus misiones en África. Ya tuve la oportunidad de conocer a algunos sacerdotes y hasta obispos. Ya encontré historias lindas y escalofriantes. Cuán dura es a veces la misión… Pero siempre bella. Nuestra vida está en manos de Dios.

Ya tuve la oportunidad de estar unos días en Hawassa con los LMC aquí en misión. Qué bonito fue. Hasta tuvimos un pastel para conmemorar mi llegada. En la formación aprendemos que debemos recibir bien a los nuevos LMC. Pero recibir esa calurosa acogida y cariño es, de hecho, extraordinario. Estoy agradecido a nuestros LMC en Etiopía por eso.
En Hawassa, durante un paseo en bicicleta, pinché las dos ruedas. Fue un buen bautismo. Este fin de semana participé en un retiro de los Comboni Friends. Fue muy bonito.
La celebración de la Pascua, aquí, será una semana después de la celebración de la Pascua en Portugal. Aprovechando una semana de vacaciones, voy a conocer la misión con los Gumuz, el pueblo con quien, si Dios quiere, voy a trabajar. Estoy entusiasmado. Después os contaré cómo fue.
A todos vosotros y a vuestras familias os deseo una santa Pascua y no se olviden de que Dios nos ama.
Estamos juntos en el amor de Dios.

LMC Etiopia

Pedro Nacimiento, LMC

Mozambique: Misionero nos actualiza sobre la situación en el centro del país

Mozambique
Mozambique

02 de abril de 2019

El P. Constantino Bogaio, Superior Provincial de los Misioneros Combonianos en Mozambique, nos cuenta como está la situación actualmente tras la destrucción causada por el paso del ciclón Idai.

El paso del Ciclón Idai, con vientos que llegaron a alcanzar entre 120 y 220 km por hora y con intensas lluvias, dejó en la ciudad de Beira y sus alrededores un rastro de destrucción nunca visto y vivido en la historia de Mozambique.

En poco tiempo, la ciudad se volvió desierta, fantasma, con la situación desoladora. Caminando por sus avenidas, calles y carreteras se podían contemplar las casas en ruinas, hospitales destrozados, los escombros de las iglesias, los árboles caídos, los postes de la corriente eléctrica y de teléfonos derribados por todas partes.

La ciudad de Chiveve tuvo un apagón en el que casi el 95 por ciento de sus edificios se vieron afectados, salvo el aeropuerto que se convirtió en un refugio para los nativos y extranjeros que llegaban para ayudar. En los barrios periféricos como Munhava, Muchatazina, Vaz, Chota, Ndunda y otros, además de la destrucción de las casas, también hubo grandes inundaciones.

Mientras la segunda ciudad del país empezaba a contabilizar los estragos causados ​​por el ciclón y a levantarse de su orgullo herido, por otro lado, recibía las malas noticias que llegaban a cuenta gotas de que su única conexión terrestre estaba interrumpida debido a la furia, de las aguas de los ríos Pungue, Búzi y Muda y sus afluentes que se desbordaron de sus lechos causando pánico en los distritos de Dondo, Búzi, Nhamatanda, Chibabava en la provincia de Sofala.

Mozambique

La pequeña presa que almacenaba el agua para el abastecimiento de la ciudad de Beira en Dondo, se desmoronó en pocas horas y pasó a contribuir a las inundaciones en la Carretera nº 6, hace poco rehabilitada, y haciendo que cediera con cuatro enormes cortes que impiden el tránsito.

Esta es la única vía que permite la conexión entre Beira y otras ciudades. De esta manera aumentó la tristeza de los ciudadanos de Beira. Durante casi una semana quedaron totalmente aislados por tierra. Los productos de primera necesidad comenzaron a escasear y la lluvia no paraba de caer aumentando así la desgracia de los ciudadanos.

La comunidad internacional, que llegó para socorrer, asumió como prioridad salvar vidas en los distritos circundantes, trasladando su población a Beira. Así se crearon centros de alojamiento en varios puntos de la ciudad.

1. Algunos datos preliminares generales de las zonas afectadas

Tenemos que decir que no se sabe con certeza el número concreto:

Salas de Clases destruidas 3140.

Alumnos afectados: 90.756

Casas destruidas 19.730

Muertos: Las personas que murieron en toda la zona son más 500 y no se sabe hasta ahora la cantidad de personas desaparecidas.

Mozambique

2. A nivel de los Misioneros Combonianos

En la ciudad de Beira trabajamos en la zona suburbana de Chota donde viven más de 70 mil personas. En este momento hay 270 familias que quedaron con sus casas destruidas y 170 familias que necesitan apoyo inmediato de alimentos y otros productos. Así, en esta primera fase, nuestra intervención será dar apoyo a estas familias.

La segunda fase será ayudar a reconstruir sus casitas y también construir una escuela y un centro juvenil parroquial donde los niños y jóvenes tengan actividades, porque el que existía era de maderas y barro y el ciclón lo arrasó todo. Queremos construir este centro juvenil que dé esperanza a los niños, adolescentes y jóvenes que se han visto afectados, pero con estructuras sólidas y resistentes. Queremos también desarrollar un programa de apoyo a las madres en educación sanitaria y nutricional.

3. La situación sanitaria

La zona de Chota es la continuación del mayor barrio periférico de Beira. En este momento ya comenzó a ser castigado por el cólera. Se habla de unas 200 personas afectadas, pero este número puede crecer. Ya va a comenzar una campaña de vacunación. El barrio de Chota está en alerta máxima. Se espera que el cólera no alcance este barrio, porque sería otro desastre ya que las aguas fluviales que inundaron el barrio aún no bajaron.

La malaria es otra preocupación inmediata. Pasados ​​quince días después del ciclón, las aguas paradas y los charcos son una gran fuente de incubación de mosquitos que provocan esta enfermedad.

Mozambique

4. La situación de Muxúngue
La parroquia de Muxúngue se sitúa a casi 350 km de la ciudad de Beira. Las zonas más afectadas fueron Nhahápua, Goonda Madjaka y Gurudja donde pasan los ríos Muda y Búzi. Según calculan los misioneros de la zona son más de 120 hogares afectados. El promedio de cada familia es de seis hijos.

En esta área, nuestra intervención será plena después de que todas las personas regresen a la zona. Vamos a ayudar en la construcción de sus casitas. En este momento las autoridades civiles están apoyando en algo. La experiencia de los misioneros nos dice que después de esta avalancha de apoyo, es necesario hacer un programa de reconstrucción de todo lo que perdieron y ayudar a normalizar sus vidas.

Necesitamos su solidaridad y apoyo para esperanzar a esta gente. Su apoyo en esta fase inmediata será para comprar alimentos y otros productos básicos y en la fase siguiente para apoyar a reconstruir las infraestructuras necesarias para normalizar la vida de estos hermanos.

Desde ya queremos agradecer a aquellos que han enviado sus ofertas para apoyar a estos hermanos y esperamos que sigan ayudando en la segunda fase que será más dolorosa.

(Pueden participar en la campaña solidaria de los Combonianos en Mozambique).

Que la bendición de Dios descienda sobre cada uno de vosotros, por la intercesión de San Daniel Comboni.

P. Constantino Bogaio Mccj

Fuente: Boletin misionero Portugal

Experiencia personal como LMC Ugandés

LMC Uganda

Hice mi compromiso temporal como laico misionero comboniano el 10 de mayo de 2015 y ahora vivo como laico misionero comboniano en el ministerio de la sanación. Trabajo en Reach Out Mbuya, una organización de Mbuya Catholic Parish que brinda atención integral a las personas y sus familias que viven con VIH/SIDA o cáncer. Soy oficial de enfermería especializado en cuidados paliativos que trabaja como especialista clínico, formador y facilitador a tiempo parcial de cuidados paliativos en la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Makerere, Facultad de Medicina. Me encanta enseñar y disfruto trabajando con adultos, niños y adolescentes/adultos jóvenes que viven con VIH/SIDA y cáncer. En ellos me encuentro con Dios, trabajando en estos jóvenes. Lo que esta gente quiere es solo una sonrisa y comprensión, junto con poder cogerles de la mano, independientemente de cómo sea su condición física, no es de extrañar que las mujeres que sangraron durante 12 años solo dijeran si solo pudiera tocar el manto de Jesús me pondría bien Mt. 9:21. Hemos sido testigos de personas que desean obtener la bendición del Papa, el Obispo y los Sacerdotes, y cuando estás trabajando con los enfermos, rechazados y abandonados, tocarlos es un gran alivio emocional para ellos.

Esta experiencia me ha hecho darme cuenta de que estamos llamados a descubrir y revelar el amor de Dios a todos, revelar el Amor de Dios para todos cuya fuente está en el corazón abierto de Jesús. Esto nos invita a que seamos contemplativos en espíritu, generosos y educativos en la misión y apasionados por la justicia, la paz y la integridad de la creación. Jesús es el único que nos guía en este viaje y este viaje es emocionante a la vez que desconcertante para mí. Me resulta muy difícil revelar el amor de Dios a alguien que tiene el corazón roto, cree que Dios ya no se preocupa por él, si es así, ¿por qué tiene la enfermedad incurable y el resto de palabras agónicas que los pacientes acostumbran a decir? Persistir con estas personas y llevarles a casa Sacramentos como el Crucifijo, la imagen de la Madre María, la Santa Eucaristía, etc., con la posibilidad de rezar el Rosario junto al lecho de la persona enferma es una alegría maravillosa que siempre recordaré en mi vida. Muchas de estas personas saben que morirán pronto y, por eso, todos quieren reconciliar su pasado con Dios y sus familias, amigos y las personas importantes de su vida. Lo que me da valor y alegría en este desafiante servicio con los enfermos es tener fe y creer que veo el rostro de Jesús en el sufrimiento, como la Santa Madre Teresa de Calcuta nos testimonió durante su vida en este mundo, especialmente los rostros llenos de lágrimas de los pacientes y sus familiares. Algunos de ellos ya han renunciado a la vida ya que todas sus esperanzas se estrellaron con la enfermedad terminal en la medida en que necesitan ayuda para hacer sus necesidades más básicas, lo que les hace depender totalmente de sus hijos, teniendo que dejar a un de lado la vergüenza de las creencias culturales/tribales africanas donde se supone que un niño no debe ver la desnudez del padre biológico o de un cuidador que se convierte en el verdadero padre de ese niño. Considerar a estas personas tal como son les hace comprender que siguen siendo importantes para otras personas; que también hay personas que las valoran a pesar de su discapacidad física para el cuidado personal diario.

LMC Uganda

Signo de compasión, estudiantes del Club Misionero de la Escuela Secundaria St. Kizito en Bugolobi Kampala, sorprendidos de ver a las personas que todavía viven en estas condiciones en este mundo, solos en su casa, sin hijos, persona descuidada que viven en la misma casa. Todos lloraron allí, preocupados de que estas mujeres pobres y de edad estén viviendo con VIH/SIDA. Dieron todo lo que tenían para ayudarlas y prometieron mantenerlas en sus oraciones individuales.

Esto me hace recordar que en nuestro viaje diario como Laicos Misioneros Combonianos; necesitamos el espíritu de creatividad, valor y compromiso para que el Amor inmenso, tierno, fuerte y misericordioso de Dios pueda moldear nuestro futuro. Esto solo se puede lograr a través de las oraciones, ya que Jesús dijo que no hay nada que el Padre no pueda darnos si se lo ponemos a Dios en oración Mt. 7, 7-12, también me di cuenta de que esta es la única forma en que podemos atraer a más personas a nuestro grupo, ya que se sentirán conmovidos por la forma en que cuidamos a los enfermos, abandonados y necesitados, que es una manera abierta para que podamos hacer apostolado en las comunidades locales en las que vivimos. No es necesario que seas enfermera o médico para visitar a los enfermos, lo que necesitan muchas veces es solo compañía, y no tanto tus habilidades profesionales. Han visitado a profesionales médicos durante muchos momentos de su vida y ahora solo necesitan amigos, personas que puedan escucharlos, hablarles, animarlos y acercarlos tanto a Dios ahora que están postrados en cama. Ni siquiera necesitas pensar en cargar con regalos para llevárselos, ya no tienen apetito para la comida o para sus regalos caros; solo necesitan que alguien se siente al lado de su cama, tome su mano, les mire a los ojos y hable con ellos como amigos. Esto nos exigirá aún más debido a nuestros valores morales y la confianza que mostramos en el grupo, a través del trabajo que hacemos y cómo servimos a los necesitados, abandonados, de acuerdo con nuestro Carisma de llegar a los más pobres y abandonados como Familia Comboniana que valoramos nuestra vocación y haremos todo lo posible por complacer a San Daniel Comboni para que él pueda interceder y orar por nosotros desde el Cielo para que su luz siga brillando a través de nosotros en este mundo, entre las personas necesitadas de este mundo. Todos tenemos dones individuales, experiencias que podemos usar para responder esta llamada, como nuestras sonrisas, sueños que podemos expresar libremente a las personas con las que interactuamos a diario para brindar esperanza y amor a nuestro amado grupo como Laicos Misioneros Combonianos. Siempre debemos recordar que lo que hacemos debe promover siempre la comunión y vitalidad de los LMC, de manera que todas nuestras misiones y para que todas nuestras acciones nos unan a todos como LMC en una gran Familia Comboniana.

Hay muchos desafíos que podemos enfrentar cuando hacemos nuestro trabajo diario, el acompañamiento con nuestros Directores Espirituales en estos desafíos globales que enfrentamos es útil, es muy importante que todos tengamos directores espirituales que nos ayuden a avanzar. Esperanza, fe, amor y coraje en todo lo que hacemos. Lo que aprendemos en nuestros encuentros periódicos, retiros, reflexiones personales diarias y el compartir experiencias con nuestros compañeros de las diferentes congregaciones religiosas y personas consagradas es algo en lo que todos podemos aventurarnos a descubrir nuestra capacidad para resistir las tentaciones que quiere desviarnos de nuestra meta de servir al Señor en los necesitados que nos encontramos todos los días. Para nosotros esa tentación puede no ser la serpiente o esa cosa muy oscura de la que somos conscientes, tampoco nuestros enemigos que conocemos, sino que quizás lo podamos encontrar en una persona bienintencionada de la familia o comunidad pero que nos aleje; por lo tanto, debemos pedir que se haga la voluntad de Dios en nuestra vida, tal como nuestra Madre María lo hizo en la anunciación Lucas 1:38.

El Padre Richard Rohr Franciscan, evangelista en internet y fundador del Centro para la Acción y la Contemplación en EE. UU., desde su Falling Upwards: una espiritualidad para las dos mitades de la vida (Jossey-Bass: 2011), 44-45 tiene esta conmovedora historia titulada “Descargar a nuestro leal soldado” para que aprendamos y seamos LMC comprometidos, espero que pueda tocarte como lo hizo conmigo:

Una historia que ocurrió en Japón al final de la Segunda Guerra Mundial ilustra cómo podemos apoyarnos a nosotros mismos y a otros en la transición a la segunda mitad de la vida. Si alguna vez ha estado en Japón, sabrá que su cultura es rica en rituales, con un fuerte sentido en la importancia del símbolo, la estética y la ceremonia.

Al final de la guerra, algunas comunidades japonesas tuvieron la sabiduría de comprender que muchos de los soldados que regresaban no estaban preparados para volver a ingresar en una sociedad civil y pacífica. La única identidad de los veteranos durante sus años de formación había sido como ser un “soldado leal” a su país, pero ahora necesitaban una identidad más amplia.

Así que las comunidades crearon una ceremonia por la cual un soldado era públicamente agradecido y elogiado por su servicio a la gente. Después de que el soldado había sido honrado profusamente, un anciano se ponía de pie y anunciaba con autoridad: “¡La guerra ha terminado! La comunidad necesita que usted deje de lado lo que nos ha servido a usted y a nosotros hasta ahora. Ahora necesitamos que vuelvas como padre, compañero, amigo, mentor, algo más que un soldado”.

A este proceso lo llamo “despedir a su soldado leal”. Como sugiere Ken Wilber, debemos “trascender e incluir” a medida que crecemos, reconociendo el valor de lo que vino antes, al tiempo que eliminamos las pieles e identidades antiguas que ya no nos sirven.

Con ternura, observa cómo en diversos momentos de tu vida te has fijado en diferentes prioridades, diferentes medidas de lo correcto y lo incorrecto, diferentes fuentes de significado y pertenencia. Da gracias por las lecciones que aprendiste en cada fase, que te ayudaron a sobrevivir, tener éxito y convertirte en lo que eres hoy. Pregúntate a ti mismo qué creencias puedes estar preparado para dejarlas descansar, formas de pensar y actuar que ya no sirven a tu conciencia madura de la realidad.

Es posible que desees explorar tu viaje de una o más de estas formas:

Escribir un diario o un poema.

Dibuja, pinta, esculpe, o crea un collage.

Encuentra una pieza musical que ilustre los cambios de estado y muévete con ella.

Habla con un amigo, director espiritual o terapeuta.

Diseña una ceremonia sencilla para despedir a tu ” soldado leal”.

Cuando aplicamos esta historia a nuestra propia vida como LMC, creo firmemente que todavía hay tantos Soldados leales en nosotros que necesitamos a nuestros mayores, como Directores Espirituales y nuestros coordinadores a todos los niveles para ayudarnos a cumplir este cometido. Usando la última parte de la historia, pidamos al Señor que nos ayude a superar nuestro antiguo yo que prohíbe nuestra nueva identidad como LMC para expresarse en línea con la voluntad de Dios que nos hemos comprometido a realizar.

Ezati Eric, LMC Uganda

Nuevo destino: Santa Cruz Chinautla, Guatemala

LMC Guatemala
Guatemala

En Guatemala, los LMC hemos iniciado este 2019, pidiendo a Dios luz para ver en donde quiere que sirvamos a partir de este año.  En Santa Caratina Pinula,  seguimos con el programa de nutrición infantil, Chispuditos.  Sin embargo, el día de experiencia misionera que hicimos cada mes durante tres años,  lo dejamos atrás y ahora, estamos listos para un nuevo destino…para llevar alegría…fe….esperanza…paz….consuelo…para hacernos solidarios con la injusticia y las carencias que sufren otros hermanos guatemaltecos.

Así, el Señor nos conduce hacia el municipio de Chinautla que pertenece al departamento de Guatemala, su cabecera es Santa Cruz.

Se encuentra en la parte norte del departamento de Guatemala se ubica a una distancia de sólo  12 kms  de la ciudad capital. Son famosos por las artesanías trabajadas en barro que producen con sus propias manos. Toda la población es indígena, pertenecen a la etnia Pocomam.

Desde 1985, sufren abusos políticos de corrupción, la alcaldía de la municipalidad se vio monopolizada por un solo alcalde, quien estuvo apoyando al partido del gobierno de turno, hasta que fue capturado por acusaciones de corrupción en 2015. A pesar de la captura, este personaje, logró que su sobrina fuera electa como alcaldesa para el período 2016-2020 y salió libre de prisión tan solo unos meses después de haber sido capturado, a pesar de la gravedad de las acusaciones en su contra.

Pobres y abandonados…….la alcaldía municipal de Chinautla no permite que llegue ningún camión a recoger la basura, desean desesperar a los pobladores para que desalojen y puedan explotar allí materiales para construcción.  Las personas del lugar tiran su basura en cualquier lugar, especialmente en un rio que pasa en medio del pueblo, porque no tienen a donde llevarla, ni quien se la lleve al basurero municipal. Viven pobreza y pobreza extrema, no tienen a donde ir… ni quieren irse… esas son sus tierras… todos son propietarios.

Es allí a donde Jesús ha llevado nuestros pasos…todo para su honra y su gloria.  Padre Roberto Gómez Palma, es el nombre del párroco de Chinautla, la población en su mayoría es católica, poco han hecho allí las sectas evangélicas.  Apenas hemos llegado dos veces, el 23 de febrero y el 16 de marzo 2019, se percibe a la población muy pacífica y confiada.  Envían a sus hijos a las actividades que hemos hecho, grandes y pequeños llegan solos, muy independientes y seguros.

Pedimos al Señor nos regale todo lo necesario para anunciar el Reino y compartir la alegría del Evangelio. Además nos ilumine para encontrar aquella necesidad en la que nosotros colaboremos desde nuestro ser Laicos Misioneros Combonianos. Nos ponemos en manos de la Providencia y confiamos en los Sagrados Corazones de Jesús y María, al estilo de San Daniel Comboni.

“Santos y Capaces, haciendo causa común con los más pobres y abandonados”.
(San Daniel Comboni)

Lily Portillo

LMC-PCA, Guatemala

Ecos de la misión en República Centroafricana

LMC RCA
LMC RCA

“Aquí os envío un poco de la vida en la misión.” Es con estas palabras que nuestra querida amiga María Augusta nos abraza y nos escribe sobre los pasos que se van dando en la misión en RCA.
Ana [LMC polaca] ha tenido un problema en el codo. Se hizo una ecografía y luego fuimos con ella al centro médico militar, en Bangui. El personal fue muy amable y servicial. Vamos a almorzar con ellos mañana, si Dios quiere.
Los demás miembros de la comunidad estamos bien, gracias a Dios. Hemos tenido noticias del padre Samuel, que también está bien, aprovechando sus vacaciones para descansar y visitar a la familia y amigos.
En esta semana llegó a nosotros una madre con sus dos hijas gemelas, que ya había venido a la misión a pedir leche, porque no tenía suficiente para los dos bebés. En ese momento ya estaban mal nutridas. Las tratamos y regresaron a casa bien. Ahora volvió con una de las gemelas muy delgada, pesando apenas dos kilos, y teniendo ya nueve meses… me quedé muy impresionada con el bebé y me dirigí de inmediato con la madre a la zona de cuidados para los mal nutridos para que fuera internada allí. ¡No sé si se recuperará! Que el Señor haga lo mejor para ella.
El pequeño Andrés, huérfano, que encontré en noviembre de 2015, y al que dimos leche, tiene el “mal de Pott” (tuberculosis vertebral). Fue al pediatra a Bangui y ahora está siendo tratado contra esa enfermedad. Después será operado también como Gervelais*, que hasta ahora no caminaba y, pasados ​​dos meses de tratamiento contra la tuberculosis, ya comenzó a dar los primeros pasos y se ve que tiene mucha fuerza de voluntad para aprender rápidamente a andar.
En la escuela empezamos a dar clases de recuperación**, de 90 minutos, dos días a la semana. En los primeros años se trabaja principalmente la lectura y la escritura y en los siguientes años también la Matemática. Que el Señor dé mucha fuerza y ​​voluntad a los alumnos para no faltar y que consigan mejorar su aprovechamiento. Gracias a Dios, tenemos algunos alumnos con mucha fuerza de voluntad… y eso es lo que nos anima a continuar. Agradecemos al Señor que nos da salud y también alegría y buena disposición para hacerlo.
Os deseo a todos un tiempo de Cuaresma Tranquilo y de Crecimiento en el Amor a Dios y a los Hermanos.
¡Continuamente unidos por la oración y la misión! Gracias por vuestras oraciones.
Maria Augusta Pires, LMC en la RCA
 
* Gervelais es el nombre de un “chiquito” al que María Augusta ya hizo referencia en las publicaciones del 13 de abril y el 11 de junio de 2018.
**En virtud de que los resultados de los alumnos no son alentadores, como nos informó en su última carta.