Laicos Misioneros Combonianos

Encuentro LMC América

America

El 25 de septiembre 2021, el Comité Americano de los LMC: MCCJ Padre Ottorino Poletto, Beatriz Maldonado y Mireya Soto, con el acompañamiento de Alberto de la Portilla, tuvimos el agrado de encontrarnos con los LMC de América y alguno de Europa, para tener una conferencia formativa, impartida por el Padre Dario Bossi, con el tema “la vocación de los laicos y laicas en el contexto socio-político y eclesial de América”.

America

El Padre Dario Bossi es misionero comboniano, actualmente coordinador provincial de los misioneros combonianos en Brasil. El tema se desarrolló en tres puntos importantes: Manchas de colores (paea entender la situación donde nos encontramos), Luces cristianas (luces que desde la fe y la Iglesia nos ayudan a comprender la realidad y aportan ideas) y Misión LMC (algunas ideas que como misioneros, en nuestro caso combonianos, podemos desarrollar).

Expuso que América es un continente con riqueza cultural, recursos naturales, y ante la tempestad por la que atravesamos la humanidad entera, los LMC tenemos el compromiso de dialogar y accionar a favor del pobre y el necesitado, de allí la esperanza y las luces con las que contamos como lo son las Encíclicas del Papa Francisco en las cuales habla del compromiso con la naturaleza y la necesidad de una Iglesia en salida; La misión ad gentes y nuestra relación como familia comboniana.  

La conferencia ha sido grabada y la pueden escuchar y analizar (aquí abajo) para mayor enriquecimiento de nuestros grupos.

Nuestro encuentro finalizó con la oración que Cristo nos enseñó, dando gracias por habernos reunido y compartido.

Las obras divinas nacen y crecen a los pies de la cruz”.  San Daniel Comboni.

Mireya Soto, Comité Americano LMC

Proyecto Memoria de África: Arístides Holgado

Aristides

Seguimos esta serie con el hermano Arístides Holgado. Madrileño de nacimiento, Arístides iba para arquitecto hasta que fue destinado a Mozambique por los Misioneros Combonianos. Llegó seis meses después de su independencia de Portugal y vivió la guerra civil que asoló el país durante 15 años. Sin tapujos, Arístides habla en su entrevista de asuntos como la calidad democrática, el comunismo y el capitalismo en el país africano o el conflicto bélico.

Economía, Tierra de Misión. Encuentro LMC-Europa

Albanese
P. Giulio Albanese durante su intervención en el encuentro.

Como cristianos, como misioneros, no podemos mirar tranquilamente desde nuestra ventana cómo evoluciona el sistema económico global, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria y los derechos efectivos de cada vez más poblaciones. Ante la complejidad de este terreno, necesitamos formarnos mínimamente en estas cuestiones.

El misionero comboniano Giulio Albanese, periodista especializado en el ámbito de economía, impulsó la reflexión sobre Economía: Tierra de Misión, en el encuentro del movimiento Laico Comboniano de Europa, que contó el pasado sábado con participantes de Polonia, Alemania, Portugal, Italia y España, además del coordinador LMC de Brasil, Flavio Schmidt. El aniversario del atentado de las Torres Gemelas, que reconfiguró la geopolítica, y el Tiempo de la Creación, en el que las confesiones cristianas nos unimos cada año para orar, celebrar y actuar por la Casa Común, fueron el marco de esta iniciativa.

Albanese partió del proceso histórico reciente que ha configurado el actual panorama del sistema económico global, iniciado en la conferencia de Breton Woods al concluir la Segunda Guerra Mundial. En este camino, la economía financiera ha ido creciendo y distanciándose progresivamente de la economía real. Esta se fundamenta en que el trabajo de la persona crea riqueza, mientras que la financiera se basa en que el propio dinero genera riqueza. La crisis iniciada en 2008 puso de manifiesto las consecuencias de un sistema económico en el que productos financieros especulativos, como los derivados, representan un flujo económico de entre 10 y 15 veces el PIB global. Otro elemento inquietante es que la deuda de los estados, que lastra las economías especialmente de las comunidades del sur, esté financiarizada y por tanto sometida a las incertidumbres del mercado. La deuda de los estados ha llegado a ser un producto financiero que se compra y se vende, lo que genera beneficios a otros inversores.

Como propuesta para combatir la cuestión flagrante de la deuda internacional, desde Italia se lanzó a finales del siglo pasado, en el marco del Jubileo 2000, un documento jurídico, apoyado por la Comisión de DDHH de la ONU, para argumentar que el mecanismo de la deuda internacional es contrario a los DDHH, por lo que sus acuerdos podrían ser denunciados ante la Corte de la Haya.

El ponente compartía desde su experiencia misionera en Etiopía como, mientras la hambruna amenaza a la población, el estado acumula grano en los depósitos para ofrecerlo a los agronegocios globales (que fijan su precio en la Bolsa de Chicago) y pagar así los intereses de su deuda. En otro ejemplo, denunciaba el riesgo que supone que los bienes comunes, como la salud, estén controlados solo por el mercado, lo que genera que mientras en el norte avancemos hacia la tercera dosis de vacuna COVID19, en África solo un 1% de la población tiene colocada la segunda.

La Iglesia ha generado abundante reflexión recogida en las diversas encíclicas sociales, desde Rerum Novarum al final del siglo XIX, y el magisterio del papa Francisco destaca por colocar a la persona pobre y descartada en el centro, no como objeto pastoral, sino como sujeto teológico: Dios se encarna en el pobre. El concepto de desarrollo, vinculado a la tecnología y al beneficio, debe sustituirse por el de progreso, que remite a la persona y su aspecto social. Ante una cuestión compleja, como el sistema económico, no es posible una respuesta mágica sino, como insiste Francisco, participar e iniciar procesos transformadores.

En este contexto, Albanese proponía no demonizar al mercado, sino convivir con él y promover desde dentro economías alternativas, como viene impulsando la iniciativa vaticana de la Economía de Francisco y Clara. No fomentar una mística de la miseria, que solo promueve compartir el sufrimiento de las comunidades sin dar otro paso. La Economía Social es un campo con gran desarrollo, en el que surgen empresas cuyo objetivo no es generar beneficios, sino resolver problemas de las personas. Los microcréditos impulsados por el premio Nobel M. Yunus son una herramienta, así como la Banca Ética (Fiare, Coop 57, Triodos…). Igualmente debemos promover leyes que puedan reconducir las acciones empresariales, pues la desregulación que promueve el liberalismo deja a las comunidades en manos de las empresas sin escrúpulos. La alianza europea de entidades eclesiales CIDSE  trabaja en esta regulación corporativa.

Para las congregaciones religiosas está la tarea de revisar responsablemente en qué iniciativas invierte sus recursos. Actualmente tenemos dos campañas de desinversión en curso. El movimiento Laudato Si‘ promueve desinvertir en empresas que favorecen los combustibles fósiles, mientras que la red Iglesias y Minería, en la que participan los LMC y los Misioneros Combonianos de Brasil, busca la desinversión en compañías de megaminería, que amenzan a las poblaciones y el medio ambiente. Y apostar por una evangelización integral en la que la promoción de la transformación social esté presente. El reciente Mapa de los ministerios sociales combonianos presenta ejemplos de este tipo.

Para el movimiento laico comboniano estaría la tarea de profundizar en cómo nuestros estilos de vida contribuyen a apuntalar el sistema financiero global o a platear alternativas. El LMC de Italia viene trabajando esta vía con un importante componente profético. En España, la plataforma Enlázate por la Justicia, en la que participa la ong comboniana AMANI, ha propuesto reflexionar también en este sentido. También es necesario que sintamos que podemos incidir en las políticas que pueden controlar al sistema económico-financiero, desde nuestros entornos más cercanos de familia y parroquias, hasta los órganos decisores, participando en acciones junto a plataformas organizadas. En este sentido, el año pasado varios LMC participamos en una formación sobre incidencia política impulsada por la plataforma REDES.

El encuentro concluyó con el diálogo de las personas participantes para avanzar en nuestra formación como LMC y estrechar lazos con el resto de la Familia Comboniana en este ámbito.

Puedes ver el vídeo completo del encuentro.

Gonzalo Violero, LMC España

Economía, tierra de misión (conferencia)

P Albanese

En el XX aniversario del atentado terrorista a las Torres Gemelas de Nueva York, el misionero y periodista comboniano P. Giulio Albanese MCCJ aborda el tema de la economía civil en el webinar “Economía, tierra de misión”, promovido por la Coordinadora Europea de los Laicos Misioneros Combonianos. El encuentro, en línea con el proyecto “La Economía de Francisco”, realiza un análisis geopolítico del continente europeo, P. Albanese revela los mecanismos del sistema bancario en la sombra, el llamado “Shadow Banking”, uno de los principales culpables de la brecha cada vez más infranqueable entre el Norte y el Sur del mundo, agravado aún más por la pandemia de Covid-19.

Rogamos disculpen los problemas técnicos propios de una retransmisión en vivo a varios países y diferentes velocidades en la conexión de internet.

Nuevo año escolar

Francisco y Teresa
Francisco y Teresa

El P. Francesco Pierli MCCJ y la Hna. Teresita Cortés CMS nos comparten esta reflexión de inicio de curso.

Queridos amigos,

Permítanme aprovechar esta oportunidad de la proximidad del nuevo año académico 2021-2022 para compartir con ustedes algunos sentimientos y pensamientos. Es una gran alegría para mí participar en este nuevo año académico que vais a empezar. Mi mente se remonta a los numerosos años que estuve en África viviendo con muchos de vosotros la aventura de estudiar e investigar juntos. Si estamos interesados en tener éxito en cualquier aventura en la que nos hayamos metido, es importante dar la mano a los demás. Estar juntos es el sueño de Dios y una condición esencial para tener éxito en cualquier iniciativa que tomemos. La fraternidad y la cooperación son dos piedras angulares de la pastoral social para la transformación social desde el principio. Sigamos desarrollando nuestra pasión y metodología para colaborar y unir a hombres y mujeres. Mirémonos unos a otros con aprecio y amistad. Nuestro compromiso con la colaboración asegura la presencia de Dios en medio de nosotros, tal y como afirma claramente Jesús en el capítulo 5 de su Evangelio.

La unión, la aceptación mutua y la colaboración son las señas de identidad de la pastoral social destinada a la transformación social de cualquier entorno. Que el Espíritu Santo nos conceda a todos una nueva alegría y una mayor fraternidad. La fraternidad es necesaria en todo el mundo, y así también para que podamos empezar de nuevo en las nuevas condiciones en las que venimos ahora a la Universidad.

Soy consciente de las dificultades que estáis pasando, tanto los estudiantes como los profesores, en este tiempo de crisis sanitaria planetaria global, debido a la pandemia del Coronavirus y otras catástrofes. Yo también tuve mi parte en tiempos de aislamiento, soledad y falta de socialización; no se me permitía “dar la mano”.  Pero ahora, estemos unidos y construyamos de nuevo nuestras relaciones. Así nos fortaleceremos y recuperaremos la esperanza y la confianza en un futuro mejor para nuestra querida Kenia y para el mundo. Que el Espíritu Santo nos muestre caminos para construir puentes entre individuos, familias y naciones y para sembrar la semilla de la colaboración. Este valor higno en el que insisto, es uno de los objetivos más fuertes de la pastoral social a la hora de unir diferentes grupos étnicos, diferentes religiones, cualquier diversidad entre culturas. Especialmente, reunir a hombres y mujeres, según la indicación de la Palabra de Dios, según la enseñanza social de la Iglesia, convirtiéndose en portadores de esta nueva visión de la Transformación Social que significa superar incluso el estilo apostólico anticuado donde sólo los hombres debían estar en el liderazgo. No creo en un Reino de Dios construido sólo por hombres; ellos solos no generan vida. La nueva vida viene sólo a través del “espíritu de equipo” donde hombres y mujeres con igual dignidad y respeto y comprensión mutuos generan creativamente la Transformación Social. ¡¡Este es ya tu Movimiento de Transformación Social….!!

Os invito a mirar atentamente y con ojos contemplativos el cuadro que se encuentra en el ábside de la sala principal del Colegio Universitario de Tangaza, que muestra cómo nuestra igualdad, juntos, hombres y mujeres, crean y aportan equilibrio a la Creación de Dios. Comencemos este Año Académico con “espíritu de equipo”, con alegría, con nuevo valor y nueva esperanza.

Gracias y estad seguros de mi oración diaria por cada uno de vosotros.

Fraternalmente, Prof. P. Francesco Pierli MCCJ LTh. Hna. Teresita Cortés Aguirre CMS