Laicos Misioneros Combonianos

Evaluación de los candidatos y convivencia con los familiares

LMC Portugal
LMC Portugal

Durante los días 12, 13 y 14 de julio de 2019, se celebró otro encuentro en Viseu (Portugal) de formación de los LMC.

A medida que otro año de formación llega a su fin, es necesario realizar una evaluación adecuada del camino individual tomado por los participantes, de manera que no se siguió ningún tema formativo en concreto.

El día 12, por la tarde, comenzaron a llegar los primeros candidatos. ¡Siempre es una gran alegría cada reencuentro! ¡Entre sonrisas y abrazos, cada uno se saluda y cuenta las últimas noticias! ¡Todos nos sentimos bienvenidos a esta casa misionera que nos recibe tan bien!

El sábado comenzamos el día, como de costumbre, con la celebración de la Eucaristía en la capilla grande, abierta a toda la comunidad local.

Después del desayuno, nos dirigimos a la sala superior, donde se expuso el Santísimo Sacramento. Así, ante el Señor, fue posible orar y reflexionar sobre el camino tomado en el último año de formación. ¡Muchas preguntas surgen y es necesario encontrar las respuestas, mis respuestas, para cada una de ellas! Analizando el pasado, aprovechando el presente para interrogarnos ante el Señor de la Misión, encontramos respuestas y tomamos decisiones para el futuro, ¡un futuro que queremos vivir con Él, donde sea y con quien Él quiera!

Renovados y fortalecidos por el Espíritu Santo, nos reunimos uno por uno con el Equipo Coordinador. Y así pasó el día, el gran día de la evaluación, que todos queríamos que fuera positiva.

LMC Portugal

Varios laicos misioneros combonianos con experiencia misionera, y algunos con sus hijos, nos acompañaron para la oración de la tarde. ¡Qué hermoso es ver la participación de los niños en esta oración! Sobre todo, oramos por todos los miembros LMC que se encuentran en tierras de Misión ad gentes. ¡Que a ninguno de ellos le falte protección y esperanza! ¡Qué fuerte es este deseo de estar unidos en oración! En Jesucristo, quien nos envía, y el Espíritu Santo que nos acompaña, ¡creemos que no hay nada que temer!

El domingo, después de la oración de la mañana y el desayuno, nuestros familiares comenzaron a venir y pasar este día con nosotros en un ambiente de fiesta y convivencia. Después de la bienvenida del Padre Francisco Medeiros, todos ellos se presentaron y la laica Vânia hizo una presentación de todo lo que hicieron los LMC durante todo el año, enfatizando las noticias que recibimos de la República Centroafricana, Augusta y Cristina, de Perú, Paula y Neuza; de Brasil, Liliana y su esposo Flávio; de Mozambique, Marisa y Etiopía, Pedro y Carolina. Frente a la emoción de los familiares de estos laicos, vimos fotos y videos que muestran bien lo que es ser misionero junto a los pobres y los desfavorecidos.

Inmediatamente después, tuvimos el testimonio de María Augusta, que acababa de llegar de la República Centroafricana. Con sencillez y simpatía, nos estuvo relatando los últimos acontecimientos, aventuras y desventuras.

Seguimos con la Eucaristía, un momento fuerte del día, compartiendo la Palabra y el Pan, así como la Fe y el Carisma Combonianos que nos unen a todos.

Después del almuerzo compartido, donde se llenaron las mesas y no faltó nada, siguió por la tarde la convivencia. Con juegos, chistes, canciones, anécdotas y otras cosas, nos lo pasamos genial a la portuguesa.

Muchas gracias a todos, especialmente a los formadores y al equipo coordinador, que nos acompañaron durante un año más.

LMC Portugal

Glória Rocha

Haz que tu corazón sea misión – Fin de semana de espiritualidad comboniana 2019

LMC Portugal
LMC Portugal

En junio, nuestra reunión no fue la habitual reunión de formación en Viseu, sino una reunión de familia Comboniana en Maia, el fin de semana de espiritualidad comboniana, que tiene lugar allí todos los años y está preparada y organizada por la Comisión de Familia Comboniana. Este año nos reunimos allí, los días 28, 29 y 30 de junio, con el tema «Haz que el corazón sea misión», tema del año para la Familia Comboniana.

¡Fue un encuentro muy hermoso! Primero, participó un grupo pequeño pero muy diverso, que enriqueció enormemente las perspectivas y compartió los temas tratados. Posteriormente, fue una reunión muy rica en temas de reflexión, pero también compartiendo como familia comboniana, reforzando entre todos los lazos de amistad y comunión.

Durante la mañana del sábado, después de la oración de la mañana, D. António Couto, Obispo de Lamego nos habló con el tema «El corazón en la Biblia». Hemos profundizado el sentido bíblico del corazón, su significado. Luego vimos lo que significa «ser misión» y D. António compartió algunas perspectivas sobre cómo ser misión y hacer el trabajo misionero en los días y las circunstancias de hoy, dando testimonios concretos de grupos y personas que están haciendo un trabajo misionero muy fructífero hoy.

Luego compartimos entre los participantes el tema formativo dado por el Obispo de Lamego, respondiendo algunas preguntas de reflexión dejadas por él.

Por la tarde fue la hermana Arlete, misionera comboniana, quien nos habló. Habló de la vida de San Daniel Comboni, su «pasión de corazón» por África, su «cordialidad», es decir, cómo su corazón se movió por todos y «mantuvo a todos en su corazón», su devoción al Corazón de Jesús.

Luego compartimos nuevamente en grupos lo que escuchamos, tratando de reflexionar juntos sobre la forma en que vivimos hoy y las circunstancias de esta misma pasión y entusiasmo de Comboni.

LMC Portugal

Al final del día, celebramos la misa y luego tuvimos una sardinada, donde pudimos hablar, socializar, fortalecer amistades. ¡Un momento muy hermoso y agradable!

El domingo, después de la oración de la mañana, nos reunimos todos para exponer y compartir lo que se había reflexionado en pequeños grupos el día anterior. A partir de ese momento hubo nuevas reflexiones, seguimos compartiendo y fue un momento para meditar juntos y enriquecernos mutuamente.

Terminamos con la eucaristía. Luego le entregamos al Señor todos los propósitos que pudimos hacer en esta reunión para nuestras vidas, así como entregamos el entusiasmo misionero en cada uno generado y fortalecido en este encuentro.

Fue un encuentro donde, al orar y compartir juntos, pudimos animarnos unos a otros como familia comboniana a ser misión, para entusiasmarnos con la proclamación y el testimonio, ¡para hacerlo «apresuradamente» con vigor y perseverancia, en cualquier circunstancia!

LMC Portugal

Filipe Oliveira

Encuentro de formación – Misión hoy: ¿Cómo? ¿Por qué? ¿Para qué? La iglesia en acción.

LMC Portugal
LMC Portugal

El fin de semana del 18 y 19 de mayo, el grupo de formación LMC se reunió para la reunión mensual, con el siguiente tema: «Misión hoy: ¿cómo? ¿Por qué? ¿Para qué? La Iglesia en acción».

Aunque el grupo fue más reducido de lo habitual, la reunión fue bastante rica y con mucho contenido. Iniciamos con una gran pregunta: «¿Por qué la misión?” Las distintas respuestas llegaron a la misma conclusión, el amor de Jesucristo que nos lleva a ir más allá. Y para recordar que Jesús fue el primer misionero, el tema continuó con el pasaje del Camino de Emaús, en el que los discípulos desanimados reconocen en Jesús como «Aquel» que hacía arder sus corazones cuando hablaba.

Además de los pasajes, también profundizamos un extracto de la Encíclica Redemptoris Missio del Sumo Pontífice Juan Pablo II sobre la validez permanente del Mandato Misionero, que refleja las palabras clave sobre el significado de la Misión y del ser Misionero. En esta enciclica, el Papa Juan Pablo II invita a la iglesia a renovar su compromiso misionero, revelando que «La misión es un problema de fe, es la medida exacta de nuestra fe en Cristo en su amor por nosotros«.

Después del almuerzo del sábado, visitamos la casa de las Hermanas Misioneras Combonianas, que compartieron algunas de sus experiencias, testimonios y vida misionera.

Después de este momento, continuamos con el tema y pasamos a la lectura de la Nota pastoral de la Conferencia Episcopal Portuguesa para el Año Misionero y el Mes Misionero Extraordinario, que invita a todos los cristianos a vivir un año de encuentro constante con Jesucristo. En estado permanente de misión; Vivir la misión y la renovación misionera.

Esa noche vimos la película «Francisco y Clara», una película que nos hizo reflexionar sobre sus vidas de lucha por el amor a Jesucristo y la dedicación a los marginados.

El domingo comenzó con una hermosa dedicación a la Madre, Maria Reina de las Misiones, celebrando la primera oración del día, junto a su imagen fuera de la casa. Después del desayuno, hasta la Eucaristía, estudiamos un extracto de la Exhortación Apostólica Evangelli Gaudium y nos pusimos en contacto a través de una video-llamada con los laicos Pedro Nascimento y Carolina Fiúza, quienes compartieron su testimonio desde que llegaron a Etiopía. Y terminamos esta reunión, llena de frutos, en la Eucaristía con la certeza de que salimos en la alegría de Jesucristo que nos hizo y nos quiere misioneros, todos los días y en todos los lugares.

LMC Portugal

Mónica Silva

La diversidad es verdaderamente hermosa

LMC Kinshasa
LMC Kinshasa

Queridos amigos,

Han pasado dos meses desde que estoy en tierras africanas. Mi primera parada fue en la República Democrática del Congo. Lo primero que me sorprendió cuando aterricé en Kinshasa fue la temperatura, era muy, muy alta. Ya había estado en Kenia dos veces, así que supuse que no me sorprendería mucho la realidad africana, ¡y ciertamente no por el clima!

En el aeropuerto me esperaban dos personas: el padre Celestin, responsable del movimiento de LMC en la RDC y Tiffany – Coordinadora del grupo LMC. Me llevaron a la casa provincial de MCCJ, donde me recibieron muy calurosamente toda la comunidad de padres Combonianos y los LMC.

Durante estos dos meses que pasé en Kinshasa, me centré principalmente en aprender francés, pero también en experimentar la vida comunitaria, en un gran grupo internacional. Me mostró que la diversidad es verdaderamente hermosa. Tantas culturas diferentes, diferentes idiomas, hábitos, realmente pueden funcionar y dar alegría a las personas que viven juntas. Podemos encontrar algo que nos conecte: en primer lugar, Dios, otra persona, la felicidad de estar juntos, la misión común y el cuidado de la obra de Dios. Por supuesto, la vida con otras personas no es fácil, pero la conciencia de que compartimos el mismo objetivo ayuda mucho.

Como mencioné antes, el tiempo que pasé en Kinshasa fue principalmente para aprender francés, una experiencia bastante difícil para mí, pero realmente me enseñó muchas cosas.

Al principio, traté de mezclar el francés con el inglés, pero la mayoría de las veces todavía utilizaba el inglés simple en lugar del francés. Cuanto más tarde, más difícil, más y más gente me pedía hablar francés, ¡y la verdad es que funcionó muy bien! Por supuesto a veces me estresaba o frustraba, pero sabía que era por mi propio bien y estoy agradecida por ese tiempo. Todos los días intentaba hablar cada vez más en francés, a veces me sentía avergonzada por mis errores de ortografía o gramática, pero fue una motivación adicional para mejorar mis habilidades lingüísticas.

Ahora sé por qué es tan importante hablar, incluso con errores, porque así alguien puede corregirlos. Necesitamos que otras personas nos ayuden a vencer la barrera de hablar (incluso con los errores). Por eso la comunidad es tan importante.

En nuestro espíritu comboniano es fundamental apreciar a las personas que nos rodean, su presencia y apoyo, su motivación. Solos, no tenemos tanta fuerza como tenemos juntos. Tal vez usted puede encontrar esta visión demasiado ideal, tan perfecta que no puede ser verdad, pero esa es mi experiencia tanto de Cracovia como de Kinshasa.

Esta vez me mostró cuán adecuadas son las palabras: «Dios no llama a las personas capacitadas, sino capacita a los que llama».

LMC Kinshasa

Cuando tenía algo de tiempo libre los sábados, junto con Enochi (LMC de Kinshasa) servía a la gente en la calle. Era un programa llamado «comida desde el corazón». Estaba preparada por una familia para las personas que vivían en la calle. Kinshasa es una ciudad muy grande, y la gente venía de diferentes partes, solo para tener una comida caliente. Durante un par de horas, servíamos alrededor de 250-300 platos. Me di cuenta de lo bendecida que era por tener algo para comer, acceso a agua potable, un lugar para dormir y ropa que vestir. Hay tantas personas en el mundo que no pueden pagárselo. Tengo en mente la imagen de los jóvenes que “se bañaban” y lavaban su ropa en el pequeño foso cerca de la casa provincial. Lo recordaré por el resto de mi vida.

El tiempo en Kinshasa también me permitió experimentar la felicidad de las personas aquí, a pesar de las dificultades que necesitan atravesar. Ver su energía y compromiso.

LMC RCA

Ahora, desde hace más de 3 semanas, estoy en Bangui, capital de la República Centroafricana. Me quedaré aquí también durante dos meses para aprender sango – idioma local. Conocí a mi comunidad: Christina y Simone, viviré y trabajaré con ellos en Mongoumba. El viernes 28 de junio celebramos juntos el Día del Sagrado Corazón de Jesús. Fue tiempo de adorar, cenar y hablar juntos.

Quería pedirles a todos que oren por mí, por las personas que conozco aquí, por todo lo que voy a hacer aquí, mi misión y mi vida. También rezaré por ustedes.

Monika

Monica Jamer, LMC

Misa de envío de Emma Chiolini.

Emma Brazil
Emma Brazil

El trece de junio a las 8.30 pm en la iglesia de S. Lorenzo, en Bolonia, se celebró mi misa de envío presidida por el Obispo Zuppi, la Diócesis de Bolonia me envía a una misión como fidei donum.
Esta mi segunda salida, Ad Gentes, nace en el centro misionero diocesano, del cual soy miembro del equipo, que decidió establecer una colaboración con la diócesis de Salvador de Bahía, abriendo nuevos caminos de participación y cooperación entre las dos diócesis.
Esto me hace muy feliz porque nos permitiría abrir una ventana a la realidad latinoamericana, específicamente a Brasil, en el centro misionero, actualmente comprometido solo en Tanzania, con la diócesis de Mapanda.
También es una salida «inusual» dentro de los LMC, porque en este caso no es un proyecto de los Padres Combonianos o de los laicos, sino el resultado de una colaboración externa y quizás pueda abrir pistas para el futuro.
Continuaré manteniéndome dentro de la familia comboniana como LMC, manteniéndome en contacto con la coordinación, los diversos grupos LMC y con el comité central que aprobó mi elección, citando que «la misión es de Dios y no de los hombres»…

Emma Brazil

Haré vida comunitaria en la Comunidad de Trindade, que da acogida a la gente de la calle y me dedicaré a dar la acogida y escuchar a las personas que llegan, así como a los talleres y servicios, incluido un periódico sobre situaciones de calle que ofrece la Comunidad.
Será una experiencia completamente nueva, concreta y fuerte, dura y auténtica, como dormir en el suelo, compartir los problemas relacionados con la calle, los temas ligados a la marginalidad, la dependencia y la resurrección, pero como Comboni dice audacia y tenacidad en el camino y agrego: con los pies firmes en el suelo y con los ojos siempre mirando al cielo.
«Deseo que te pongas un vestido que nunca siga de moda.
Te deseo fuertes esperanzas para tus pies.
Pantalones hechos de compromiso, camisas que tengan dos colores: El de la libertad y la corresponsabilidad.
Y trae un bonito sombrero, uno de conocimiento y espíritu crítico.
Siempre debemos vestirnos de todo esto «. (Don luigi ciotti)

Emma Brazil


Emma Chiolini, lmc