Laicos Misioneros Combonianos

Celebrar el recuerdo del verdadero nacimiento de San Daniel Comboni

Comboni

DAR LA VIDA PARA QUE TODOS TENGAN VIDA

Solemnidad de San Daniel Comboni

10 de octubre de 2018

“Yo soy el Buen Pastor, conozco a mis ovejas y mis ovejas me conocen, así como el Padre me conoce y yo conozco al Padre; y ofrezco mi vida por las ovejas. Y tengo otras ovejas que no son de este redil; a éstas también debo conducir; oirán mi voz y se convertirán en un solo rebaño y un solo pastor”
(Jn 10,14-16)

ComboniQueridos hermanos,
Celebrar el recuerdo del verdadero nacimiento de San Daniel Comboni nos introduce en el gran misterio de la vida del Buen Pastor con el corazón traspasado que dio su vida para que todos tengan vida y vida en abundancia, especialmente los que aún no pertenecen a la mesa del cuerpo de Cristo, los más pobres y abandonados, para que se conviertan en un solo rebaño y un solo pastor.

Los Combonianos, fieles a esta tradición, al carisma y a la práctica pastoral de nuestro Fundador, estamos invitados a renovarnos cada día en este compromiso misionero para “ser testigos y profetas de relaciones fraternas, basadas en el perdón, la misericordia y la alegría del Evangelio” (AC ’15 n. 1).

La misión en la frontera exigía de Comboni la capacidad de permanecer firme en los momentos difíciles y la fidelidad al precio de la vida misma, porque tenía su mirada en el corazón traspasado del Crucificado, una visión de fe de los acontecimientos y el abrazo a la Nigrizia con un corazón marcado por el amor divino. Una santidad encarnada que sigue los caminos de la pobreza y de la marginación humana, acogiendo al otro, a los diferentes, a los pobres, en un abrazo de comunión y diálogo; una santidad que es la pasión divina que vive en un corazón humano.

Esto es lo que hemos intentado expresar en la reflexión y la oración en la Intercapitular que acabamos de concluir. Hemos estado constantemente atentos a la voz de las víctimas, de los marginados, de grandes multitudes de seres humanos cuyas vidas están amenazadas por un sistema sin corazón que produce la muerte anticipada y violenta de los más débiles.

Esta realidad sigue cuestionando proféticamente nuestra presencia y la calidad de nuestro servicio misionero como lo hizo Comboni en su tiempo. Para responder a estos desafíos, sin embargo, necesitamos acercarnos cada día al misterio del amor de Dios, revelado en Jesucristo, con el espíritu, la mirada y el corazón de Comboni, con un corazón abierto, desbordante de amor y misericordia del Traspasado y, como Él, dejarnos traspasar por tantas situaciones de pobreza y abandono.

Para San Daniel Comboni era evidente que la contemplación del misterio de Dios, crucificado por amor, tenía como finalidad conducir a sus misioneros a una forma de ser misión para testimoniar una vida vivida en “espíritu y verdad”, fruto de una oración jugosa y concluyente, de la práctica de la humildad y de la obediencia, como signos de una espiritualidad profundamente comboniana. Es decir, irradiar con nuestra vida el misterio del Dios Crucificado para acercar a Cristo, fuente de la Vida, a todos los que tienen hambre y sed de justicia.

Con estos sentimientos queremos celebrar esta solemnidad de San Daniel Comboni como Familia Comboniana. Entrar en este misterio del Buen Pastor del corazón traspasado y beber la savia que nos renueva, que nos hace mirar la realidad con los ojos de la fe, de la esperanza y de la caridad, que nos sana y humaniza, que nos hace ser una misión, un “cenáculo de apóstoles”, un don para los demás. “Hago causa común con cada uno de vosotros, y el día más feliz de mi existencia será aquel en que por vosotros pueda dar la vida” (S 3159).

Que San Daniel Comboni interceda ante el Padre por cada uno de nosotros, por toda la Familia Comboniana y por las misiones que se encuentran actualmente en situaciones difíciles: Eritrea, Sudán del Sur, República Democrática del Congo y República Centroafricana.

Feliz Fiesta a todos.
P. Tesfaye Tadesse Gebresilasie; P. Jeremías dos Santos Martins; P. Pietro Ciuciulla; P. Alcides Costa; Hno. Alberto Lamana.

Regreso de Maria Augusta a Bangui

LMC Portugal

LMC PortugalRecién llegada a Bangui (a principios de septiembre), después de haber estado de vacaciones en Portugal, la LMC María Augusta siempre nos escribe unas líneas sobre lo que va viviendo.

¡Buenos días a todos! Gracias a Dios llegué bien. Encontré al padre Fratelli, comboniano italiano, en Casablanca, ya en el avión.
Con las maletas no nos fue del todo bien… una de ellas no llegó, pero no fue sólo la mía. Una del padre tampoco llegó y eso les sucedió a muchas otras personas. Fuimos a reclamar y, en principio, las tendremos el sábado por la mañana.
Cuando llegué aquí supe que el padre Zé Carlos había muerto. ¡Estoy contenta de haberlo visitado! Él estaba sufriendo mucho porque tenía dos cánceres… ¡Que el Señor acoja su alma en Paz!
Agradezco a todas las personas con las que contacte en las parroquias, así como la buena acogida que me hicieron. Que el Señor os recompense por todo lo que hacéis por los misioneros (las oraciones y el compartir de lo que tenéis) y os conceda siempre su gracia. ¡Gracias a todos por vuestra generosidad!
Unidos por la oración.
Un gran abrazo para todos.

Maria Augusta, LMC

PS: Acabo de llegar del aeropuerto, gracias a Dios corrió todo bien. Nos dejaron salir sin abrir las maletas. Vinieron plastificadas para estar bien protegidas.
Estaba todo como lo dejamos, por lo que agradezco al Señor. ¡Todo lo que llevaba nos hace mucha falta!
Todavía me quedaré en Bangui hasta el lunes.

Un gran abrazo y besitos para todos
Maria Augusta

Después de un año en Mozambique…

LMC Mozambique

LMC MozambiqueHace un año que llegué a la Misión de Carapira, en el norte de Mozambique. Pero a veces, a menudo, parece que acabo de llegar y que todavía estoy dando los primeros pasos, como si estuviera empezando. Hay momentos en los que siento que el viaje entre Portugal y Mozambique no fue el mayor viaje que hice, a pesar de que el número de kilómetros sugieren lo contrario. Los grandes y mayores viajes son aquellos en los que tengo que transitar entre mi mente y mi corazón; el salir de mí y ponerme en el lugar de quien está a mi lado y, a veces, me parece tan lejano. La verdad es que la misión no es un lugar físico. Es antes un lugar imposible de circunscribir y que pide esta actitud permanente de humildad, de audacia, de voluntad.
La misión es también una escuela de amor, un lugar donde se aprende o reaprende a amar. Aquí he conocido bastantes misioneros y voluntarios. Personas que vienen con el deseo de hacer el bien, y que descubren progresivamente su vulnerabilidad.

La experiencia más fuerte que podemos hacer pasa por amar y sentirnos amados. Pero cuando todo a nuestro alrededor parece extraño, este aprendizaje se vuelve agotador. Porque aprender a amar significa aprender a acoger lo que yo soy, con mis deseos, mi fe, pero también con mis dificultades, mis compulsiones, mi necesidad de tener razón. Ahora bien, en los encuentros y en la vida cotidiana, rápidamente se descubre la fragilidad de que somos tejidos. Sin embargo, tengo para mí que, en la medida en que lo descubrimos, tal vez seamos capaces de mirar la vulnerabilidad de Jesús y de amarle.

Es también una escuela donde se aprende que la proporción de las cosas es distinta. Pero no se aprende a medirlas (mucho menos la paciencia). El espacio es vasto, y es fácil perder el horizonte de vista.

El tiempo se dilata en el propio tiempo. Todo, y quiero decir todo, sucede con un ritmo bastante singular, a un suave (suavísimo) compás. Entonces, el tiempo llega siempre a todo lo que queremos, realmente, hacer, porque la lentitud enseña a superar nuestra rigidez y supera lo que sería sólo funcional y útil.

Sin embargo, es en estos momentos que germinan experiencias auténticas. No es necesario consultar boletines meteorológicos. No se abre el GPS para simular cuánto tiempo tarda un viaje de aquí para allá, hasta porque el “de aquí para allá” es de una inmensidad tan grande que no ha sido captada y descifrada por mapas de satélite – nos metemos dentro del coche y que sea como Dios quiera. Si el número de agujeros es razonable, y el coche no se avería, llegaremos más rápidos.

Y si es verdad que Mozambique tiene lugares deslumbrantes, es también verdad que aquellos que existen dentro de las personas son los más increíbles y preciosos. He tenido la delicia de conocer a personas que me enseñan mucho. Personas sencillas y capaces de mantener una actitud de confianza incluso en la escasez, en la pobreza. Que miran al día de mañana con la esperanza de que todo correrá bien, Inshallah [si Dios quiere, como es costumbre oír]. A veces me pregunto: confianza, ¿en qué? Confianza, ¿por qué? La confianza. Confianza en la vida. Son las personas que me enseñan sobre la fe. Confiantes en la protección de Dios y muy agradecidas. Dotadas de un cúmulo de confianza que me invita a mirar la vida con más serenidad.

Es una escuela donde se aprende también a mirar a los ojos de quien nos mira. Porque, en realidad, es cuando observamos que empezamos a ver. Muchas veces, cuando miro a mí alrededor, puedo sentir que no estoy preparada para ver todo lo que encuentro. Pero hasta en eso y para eso, Dios me ha capacitado.

Se aprende también a ver a Dios en las cosas pequeñitas. Recuerdo muy bien que, antes de venir aquí, me había propuesto escribir más: tenía la idea de hacer un diario de a bordo o, al menos, registrar con más regularidad las cosas que iban a suceder, como me sentía, … En fin, de compartir sobre la misión a fin de sentirnos, también, más cercanos (sentir que “estamos juntos”, como aquí se dice). Muchas veces me pregunto: ¿pero sobre qué voy a escribir? Es mucho más fácil hacerlo sobre las cosas extraordinarias. Está claro que no he cumplido la intención que me propuse. Porque, de algún modo, cuando me lo propuse, tal vez ingenuamente pensé que en la misión habría un millón de cosas extraordinarias para contar. Y, en realidad, la misión se hace de momentos y días ordinarios. Los instantes extraordinarios pueden ser más coloridos y melódicos, pero son los cotidianos los que mejor rodean y sedimentan nuestra vida. Esos mismos, los momentos simples y ordinarios, aquellos que encontramos en el servicio y en la relación con las personas que llenan de sentido y hacen la misión especial, sin necesitar que vengan los días extraordinarios, pedir entrega y donación.

La misión es cada día un mapa por descifrar y por conocer. Por eso, a cada momento me siento comenzando un tiempo nuevo, no el del calendario, sino el de la oportunidad de la vida y el de la salvación que puede suceder siempre que Dios nos visita en las cosas más pequeñitas y aparentemente insignificantes.

Llegué a Mozambique hace un año. Pero continúo empezando y caminando hacia el Señor de las bendiciones cada día.

LMC Mozambique

Marisa Almeida, LMC

Ver, sentir, escuchar, tocar, experimentar y anunciar – el anuncio de la Buena Nueva por nuestra Cristina Sousa

LMC RCA

LMC RCAHola amigos.  🙂 ¡Espero que todos se encuentren bien!

Estoy en Bangui, ciudad de soldados y militares, donde el bien y el mal se mezclan.

La visita a la capital es siempre una aventura, que comienza al salir y termina a la llegada de Mongoumba.

En la confusión por la búsqueda del marche (mercado) más barato, en las visitas al hospital para ver a los niños que vinieron con nosotros – uno para operarse una hernia inguinal, otro por malnutrición -, pude parar un momento parar para reflexionar sobre lo que mis ojos realmente ven… o ¡tal vez no!

Mientras unos hacían las compras, otros, en este caso yo, me quedé en el coche a cuidar (sí, porque si no es así, pueden robar todo lo que compramos).

En el caminar de las personas que pasan, un niño orienta a un anciano hacia la ventana de nuestro coche, él me hace una señal con la mano para darle dinero. ¡No puedo resistirme y le ofrezco un envoltorio de monedas pequeñas que transportamos siempre en el cenicero del coche! Después de un singila (gracias), ellos se alejan… ¡Pasados ​​unos cinco minutos el mismo niño reaparece con otro viejito también este ciego!

En ese momento pienso ¡Si le doy algo, vuelve con otro viejito...! Me cuestiono de qué forma el envoltorio de las monedas en algo que se parece al anuncio de la Buena Nueva que me trajo aquí. Dice el proverbio “¡es más ciego quien ve y no quiere ver!”

En realidad esto me hizo reflexionar en ¡¡la forma que debemos ver, sentir, escuchar, tocar, experimentar y anunciar…!!

(Si tengo otra oportunidad, seguro que no me falta, voy a darles un abrazo y decir que soy del país de Cristiano Ronaldo)…! todos me conocen así! Incluso me llaman “Cristiano”. (LOL) ¡¡Estoy segura de que me ganaré una sonrisa…!!

Besos a todos

PS: Disculpen mi texto, pero escribir correos electrónicos por teléfono móvil es difícil…

Un gran abrazo en Jesús

Les quiero mucho…

Cristina LMC, Portugal

Mongoumba, RCA

Maria Augusta ya está entre nosotros

LMC RCA

LMC RCALa Laica Misionera Comboniana Maria Augusta Pires ya está en Janeiro de Baixo, para pasar algún tiempo del verano entre nosotros, al igual que el año pasado, para luego regresar a la Misión de Mongoumba.

Pero, antes de llegar, envió un mensaje que nos hace bien leer: Llegué ayer por la tarde a Bangui, para mañana proseguir viaje hasta allí. Doy muchas gracias a María y a su Hijo Jesús, que estuvieron a mi lado, cada día, en las alegrías y en las tristezas, sobre todo en los momentos de mayores dificultades.
Agradezco a toda mi familia, a todos los que oraron por mí y por todos los misioneros que trabajan conmigo. ¡Muchas gracias! ¡Pido mucho al Señor por la Paz en nuestro país y también por los demás países, que tanto la anhela también! Que Nuestra Señora de Fátima interceda por todos a fin de terminar las guerras. El Señor toque los corazones de aquellos que atacan a los inocentes, que destruyen todo lo que aparece frente a ellos.
En el domingo [1 de julio] celebramos la fiesta del 50 aniversario de la parroquia de San Jorge de Mongoumba, y se realizaron 249 confirmaciones. Gracias a Dios que eran dos obispos: Monseñor Rhino, nuestro Obispo (Obispo de Mbaiki); y Monseñor Jesús [Obispo auxiliar de Bangassou, y que, antes, fue sacerdote en Mongoumba]. Estaba la Iglesia repleta de gente y fuera de ella casi que había otras tantas personas. Fue una celebración muy larga (casi 6 horas) pero vivida con mucha alegría y entusiasmo. Los fieles no salieron de la Iglesia hasta que todo terminó. Estuvieron presentes representantes de todas las autoridades y también de las diferentes iglesias cristianas. Al final de la Santa Misa, Mons. Rhino habló sobre la muerte del enfermero acusado de “likundu” (hechicería) y leyó los artículos de la constitución que defienden la Vida. Espero que las autoridades y todos los cristianos hayan escuchado y guardado dentro de sus corazones sus palabras para que vivamos todos como hermanos, verdaderos hijos de Dios. Los confirmados de Mongoumba recorrieron los barrios de la villa, cantando cánticos, y al atardecer vinieron a la iglesia rezar y cantar en Acción de Gracias por este día. Pido al Señor que les ayude a todos a ser anunciadores del Evangelio, a seguir a Jesús fielmente y a que no se dejan engañar por las “sectas”, que hay muchas aquí.

El año escolar terminó el día 27 con la proclamación de los resultados. Gracias a Dios, este año fueron un poquito mejores que el año pasado.

Cristina empezó a visitar los campamentos pigmeos, acompañada por el señor Bob, para hacer animación (prevención de enfermedades, higiene…) y tratar a aquellos que están enfermos y tardan en ir al hospital. Muchas veces, sólo van al hospital cuando ya están muy mal y algunos acaban por fallecer. Ana volvió de vacaciones el 8 de junio bien animada, llena de fuerza para continuar la misión. Simone y el Padre Samuel están bien, pero el Padre Fernando vino ayer y tiene malaria resistente… Se quedará en la parroquia de Fátima hasta agosto, mes en que va de vacaciones. ¡Que el Señor le ayude!
Me voy mañana y llegaremos a Lisboa el jueves [5 de julio] a las 15:35. Siempre unidos por la oración.

Un abrazo para todos de la LMC Maria Augusta
– en el Astrolabio
AÑO V – Nº 124 – 22 de julio de 2018