Laicos Misioneros Combonianos

Entre palmas y cantos

Domingo de Ramos

Un viaje de fe y reflexión

Todavía con clima pascual, una invitación a revisitar los intensos días previos al Día de Resurrección, una semana única en la que intentamos recrear con fervor los últimos pasos de Cristo como Hombre.

A la entrada del pueblo, bajo la sombra acogedora de los mangos, niños y adultos, hombres y mujeres se reunieron con fe para iniciar la celebración del Domingo de Ramos. Cada uno tenía su propia palma, algunas de ellas adornadas con esmero.

Al son vibrante de los cánticos “Hossana”, la comunidad recorrió la calle principal en procesión, un mar de palmas ondeando en el aire, un canto unísono que se hacía eco de la alegría de la fe.

En la iglesia, la celebración se prolongó durante más de dos horas.

Así comenzó la Semana Santa, preparando el terreno para un tiempo de reflexión, un tiempo para meditar sobre el sacrificio de Cristo y la promesa de Redención.

En esta jornada se nos invita: a revivir los pasos de Jesús, a meditar sobre el significado de su entrega y a reflexionar sobre el sentido de nuestras propias vidas.

Una oportunidad única para fortalecer nuestra fe y renovar nuestra esperanza.

Élia Gomes, LMC RCA

Celebrando la Pascua en las cinco Villas

Pascua LMC España

Esta Semana Santa hemos tenido la suerte de volver a juntarnos para celebrar el triduo Pascual los LMC de España.

Este año fuimos acogidos por la unidad parroquial de las cinco Villas en la Sierra de Gredos.

Tuvimos la suerte de “estrenar” la casa parroquial de Villarejo del Valle, recién reformada.

Como venimos haciendo los últimos años, hemos optado por celebrar la Pascua con alguna comunidad donde venga bien algo de animación y colaboración con el párroco local que debe atender varias comunidades distantes. En este sentido nosotros nos encargamos de animar alguna comunidad y junto con la misma comunidad celebrar juntos tanto los oficios como algunas actividades.

Este año solo hemos sido 11 porque por diversos motivos a última hora algunos no pudieron participar con lo que hemos vivido un ambiente más familiar si cabe.

Nos hemos sentido muy bien acogidos por la comunidad con la que hemos ido caminado en estos días y entablado muchas conversaciones y compartiendo nuestra fe, aprendiendo mucho de ellas y ellos.

La mayoría del tiempo hemos estado en San Esteban del Valle. El jueves comenzamos con la celebración del amor fraterno. Mucha participación y una eucaristía muy sencilla donde pudimos entrar en estos días tan importantes.

Después nos desplazamos al monumento que estaba en la ermita del centro del pueblo. Como en todos estos días, la bendita lluvia nos ha ido acompañando y no iba a ser menos, así que el traslado del Santísimo se hizo lo más rápidamente posible.

Después regresamos en la noche para la oración en el huerto de Getsemani. Un momento sencillo donde pudimos ir acompañando al Señor con los diferentes pasajes de Evangelio. Revisando momentos similares de nuestra vida. Pudiendo ahondar en ellos e incluso compartirlos entre todos.

El Viernes Santo fue también un día muy importante. Cada mañana comenzamos con un momento de oración en la iglesia de Villarejo, frente a la casa. De manera sencilla y con algunos vecinos con los que nos unimos cada mañana.

Después nos desplazamos a San Esteban para el Via Crucis organizado por la comunidad. Momento muy sencillo y emotivo, cargado de tradición con la carraca y un canto tradicional que iba contando cada estación. Acompañar al Señor en el camino de la Cruz…

Posteriormente, en la tarde, la celebración de la Pasión y Muerte. Austera y sencilla, que nos ayudó a entrar en esos momentos tan difíciles de asumir y entender.

La noche la terminamos en Santa Cruz, donde compartimos la adoración de la cruz con sus vecinos y con el grupo de jóvenes de las cinco Villas que estaba celebrado una pascua juvenil. Un momento que prepararon muy bien y a través de las canciones y los gestos de adoración nos ayudaron a acompañar la muerte del Señor.

El sábado por la mañana nos reservaba otro ratito de oración en Villarejo. Siempre bonito y que también nos permitió conversar sobre la realidad de la unidad pastoral que se está llevando en las cinco Villas, las dificultades y los retos que como Iglesia afrontan, los cambios y la responsabilidad de los laicos en este camino.

Inmediatamente nos desplazamos a San Esteban donde nos juntamos, además de la gente del pueblo, con otros dos grupos que estaban celebrado la pascua por la zona. Compartimos el Camino de Emaús. Escuchamos los testimonios de los discípulos de Emaús, de Pedro, Tomás o la Magdalena en esos primeros momentos de incertidumbre ante la resurrección. De alegría y casi de incredulidad…

Un momento intenso donde aprendimos los unos de los otros y nos enriquecimos compartiendo nuestra vida.

Al finalizar nos desplazamos a Monbeltrán donde nos invitaron a un magnífico arroz con pollo para terminar la mañana.

En la tarde del sábado organizamos un testimonio misionero. Tras varios días con la gente del pueblo muchos se preguntaban quiénes éramos los Laicos Misioneros Combonianos. Así que aprovechamos la tarde para compartir. Isabel y Gonzalo nos hablaron de sus años en Arequipa (Perú), y después tuvimos un bonito debate sobre la vocación laical misionera, y los desafíos de la misma.

Posteriormente volvimos corriendo para cenar temprano y salir a Monbeltrán donde celebramos la Pascua de Resurrección con personas de la cinco Villas. El párroco quiso hacer una única celebración esa noche tan importante para todos juntos celebrar la Resurrección del Señor.

Fue una celebración muy bonita. El momento del fuego tuvo que ser rápido pues la lluvia hizo acto de presencia como todos estos días, y después pasamos al templo donde cada una había preparado una parte de la celebración. Terminamos con una pequeña fiesta y un compartir.

La mañana del domingo algunos tuvimos que regresar y otros terminaron celebrando la misa de Resurrección con la comunidad de San Esteban. Esta vez la lluvia respetó y pudimos sacar al Señor Resucitado y a su madre.

Queremos agradecer a don Alvaro y a todas las comunidades de las cinco Villas por la acogida recibida. En todo momento nos hemos sentido muy bien acogidos. Cada cual hemos acompañado y animado momentos diferentes y entre todos hemos conseguido celebrar la Resurrección de Señor.

Que el Señor resucitado nos acompañe a todos siempre. Que sepamos ser testigos y llevar su luz a todos los pueblos de la Tierra. Aleluya, Aleluya

Alberto de la Portilla. LMC.

GUARDIÕES: La lucha por la tierra

LMC Brasil

“HOLA, SOMOS ANNA Y GABRIELE, Y ESTO ES CIRANDA, EL PODCAST QUE CUENTA NUESTRA EXPERIENCIA MISIONERA EN BRASIL. EN EL QUE INTENTAMOS ADENTRAROS EN LAS OPCIONES DEL DÍA A DÍA DE QUIENES VIVEN EN ESTA PARTE DEL MUNDO”.

Hoy mismo, tras una mañana de sol a raudales, nos ha visitado la lluvia, media hora de una potente tormenta que se ha disuelto en pocos segundos, como el rápido paso de un avión. La temporada de lluvias se ha convertido en esto, en un breve chaparrón frío, todo el mundo se pregunta si es casualidad que ya no llueva durante semanas enteras como ocurría en el pasado, pero está claro que el cambio climático también grita con fuerza aquí.

No se llega a estos niveles de la noche a la mañana, siempre hay un camino y una historia detrás, y la historia de esta tierra tiene raíces muy profundas.

Todo empezó hace mucho tiempo. De hecho, desde la época de la invasión colonial hasta hoy, Brasil nunca ha aplicado una reforma agraria popular. Pensemos que en un territorio inmenso como el de Brasil, sólo el 1% de los propietarios posee casi el 50% del total de la superficie cultivable del país, y la mitad de estas grandes propiedades son totalmente improductivas y, por lo tanto, podrían ser expropiadas para la reforma agraria. Brasil es también el mayor territorio del mundo en términos de tierra cultivable posible. Es por ello que desde hace décadas el derecho a la tierra se conquista y no se recibe por derecho, es una lucha contra el sistema que ha visto nacer grandes movimientos como el de los SIN TIERRA (MST), movimientos que luchan por poder vivir allí donde muchos, con raíces en la tierra y el campo, siempre han querido y querrían seguir viviendo.

Así nació la idea de una ocupación: cientos de familias reunidas, organizadas, ocupando grandes parcelas de tierra para llamar la atención del gobierno federal. Raimunda, a la espera de recibir esta tierra, vivió acampada con su familia durante años, en tiendas hechas con láminas de plástico y 4 palos, dentro de las cuales había ollas y carbón para cocinar, ropa, hamacas para engancharse entre un árbol y otro, y luego niños nacidos en medio del bosque, criados lejos de la vida en la ciudad. Todo en un verdadero sentido de comunidad, de lucha, de vida compartida con poco, esperando el gran día en que por fin podamos recibir un pedazo de tierra para construir nuestras propias casas, rodeados de árboles y campos que cultivar.

Los habitantes de la Asentación Francisco Romao han conseguido el derecho a la tierra tras 10 años viviendo en un campamento.

Cuando llegaron a ese territorio descubrieron que se trataba de tierras del Gobierno, que habían sido ocupadas por un terrateniente de forma ilegal, ya que toda la zona había sido deforestada para crear un inmenso pastizal de vacas lecheras, destruyendo la vegetación circundante.

Este fenómeno de apropiación ilegítima de tierras se conoce como “Grillagem”, una práctica de envejecimiento forzado de documentos falsos que se colocan en una caja con grillos, lo que hace que amarilleen y se roan, dándoles una apariencia antigua y más creíble, un fenómeno de falsificación para tomar posesión ilegalmente de tierras baldías o de terceros. Las familias denunciaron esta ilegalidad para pedir al gobierno la posibilidad de tener parte de esas tierras y poder cultivarlas y reforestarlas. Tras años de lucha y de reclamar la tierra, cada familia consiguió tener una propiedad donde poder hacer lo que siempre habían soñado: vivir de la tierra de forma sostenible. Es una historia increíble la de los assentamentos, lugares donde la vida fluye al ritmo del campo.

Entras en el asentamiento por caminos de tierra, de un rojo intenso, y enseguida te ves rodeado de casas y patios llenos de árboles frutales y plantas medicinales de todo tipo, de las que las familias conocen todos sus beneficios y las valorizan con fines hasta la última hoja. Cuando vamos a visitarles nos hablan con gran nostalgia de aquellos tiempos pasados: los tiempos de la precariedad, pero también de la unión, la alegría y el compartir. Al principio, las casas eran de barro y paja, la gente vivía muy poco. La vida en el asentamiento era un compartir constante de los bienes propios, el objetivo era que todos pudieran vivir de esa tierra y que los asuntos se resolvieran juntos, bajo el toldo en el centro del pueblo, un espacio dedicado a las reuniones comunitarias. Juntos decidimos qué cultivar (maíz, judías, castanha), decidimos dónde construir la escuela, juntos luchamos para conseguir tractores, luchamos para tener un edificio de salud pública. Eran los cimientos para permitir una vida digna, y se construyeron juntos. Una vida digna que permitiera al menos 3 comidas al día, con arroz, judías y mandioca, elementos básicos de la cocina brasileña. En todo este proceso, las mujeres fueron las verdaderas protagonistas, ocupándose de la casa, cuidando a los niños y ayudando a los hombres en el campo, un verdadero ejemplo de fuerza y liderazgo.

Comunidad, solidaridad y hacer juntos, este es el hilo conductor que ha permitido ganar muchas batallas y con el que se construyeron y aún resisten los assentamentos, lugares de vida, lucha y defensa de la vida campesina. Las familias campesinas siempre han tenido un gran objetivo: plantar y cosechar alimentos, pero también reforestar y proteger la vegetación autóctona. Por eso los llamamos Guardiões: los guardianes. Guardianes de la naturaleza, guardianes del bienestar del suelo y de ese pedazo de la Amazonia que les ha sido confiado. Guardianes de la comunidad y de la vida campesina, de la lucha contra un sistema que quiere quitar la vida a los últimos y dar fuerza a los poderosos. Guardianes de esa tierra que ahora ha sido completamente destruida.

En el próximo episodio conoceréis otras historias de mujeres que han decidido luchar frente a todo esto. Os deseamos una buena continuación y una feliz y pacífica Pascua y resurrección en el Señor.

Anna y Gabrielle, LMC en Brasil

Oración de la Familia Comboniana abril 2024

Oración 2024
Oración 2024

Para que el Señor conceda a todos los misioneros participar en el Misterio Pascual de Cristo – misterio de vida más fuerte que la muerte – para que aprendan a despojarse del hombre viejo y se revistan de los sentimientos de Cristo: ternura, bondad, humildad, mansedumbre, magnanimidad y cercanía a los últimos de la historia. Oremos.

Carta a los amigos de la transformación social

Transformacion Social

Os dejamos aquí la carta escrita por el Padre Pierli y la Hermana Teresita para todos los amigos de la transformación social.

Una Cuaresma en paz y una feliz Pascua 2024

Queridos amigos, queridas hermanas y hermanos

Se dice que un misionero de buen corazón, buen pastor y Transformador Social en América Latina, Pedro Casaldaliga, se expresó así: “Cuando al final de mi viaje me pregunten: ¿Has vivido? ¿has amado? Sin decir nada, abriré mi corazón lleno de nombres en él…“.

Cuando al final de mi viaje me pregunten: ¿Has vivido? ¿Has amado? Sin decir nada, abriré mi corazón lleno de nombres, rasgos, perfiles, identikits grabados en él”. “Todo esto se verá, porque no podré recordarlo, enumerarlo, pormenorizarlo“. (Padre Pierli)

Así que ahora, para mantener vivos los nombres, nos gustaría mencionar con profunda gratitud e inmensa alegría algunos nombres de amigos, que vinieron a visitar al P. Pierli durante el último período: P. Selwam Sahaya con uno de sus cohermanos salesianos; P. Eliseo Citton, Prof. Mario Molteni, Prof. Giancarlo Volpato con su esposa Maristella, Dr. Luigi Zarzon con su esposa Silvana Berchioni, Párroco Francesco Vialetto, P. Emmanuel Denima, Dr. Judith Pete, Sr. Lettedenghil Ogbamicael con algunas hermanas combonianas, el P. Manuel Augusto Lopes Ferreira, Stefano De Togni, el P. Giuseppe Caramazza, el Hno. Alberto Parise, Stefano Domanin, Hna. Maria Vidale, Hna. Esperance Bamiriyo, Maria Pia Dal Zovo, Teresa Zenere con algunos otros miembros de la SIMC; de África tres jóvenes Ruth Wanjiru, Mary Watetu y Lucy Mutola, también de la ISMC; otra joven que es una buena amiga de ellos de Egipto, Silvia Makram; la dra. Alice Muchiri de CAMPSSI, Kenia (acompañada por el P. Caramazza); dos obispos africanos, Mirella Sattin, Mons. G. Franzelli MCCJ, y por supuesto el P. Tesfaye Tadesse Sup. Gen. y otros miembros del Consejo Gen.; el P. Fabio Baldan Sup. Prov. y otros miembros del Consejo Provincial; junto con muchísimos nombres y rasgos de un montón de amigos que siguen enviando comentarios, compartiendo su “Ministerio de Transformación” y experiencias y, además, “mensajes de mejoría” con oración y amor.

Como ya os hemos dicho muchas veces, seguimos soñando el sueño de Dios: El mundo convertido en Su reino de paz, justicia y fraternidad. Y en la noche, soñamos una y otra vez con estar con vosotros. Con grupos de todo tipo: adultos, hombres, mujeres, jóvenes y niños. Discutiendo, analizando, planificando juntos, y por supuesto: haciendo actividades juntos = pamoja. Sí, ¡hacemos acciones juntos!

Una vez estábamos entre un montón de jóvenes, trabajando en un gran huerto, sembrando grano y plantando árboles y después cantando, bailando, comiendo, celebrando juntos.

De día rezamos, meditamos, reflexionamos sobre el plan actual de Dios para el cosmos, para el mundo, para nosotros los seres humanos, para los dos que firmamos esta carta. Dios está absolutamente comprometido con este mundo nuestro. Los dos a nuestra edad actual (82 -77), debemos ver las posibilidades y que aún tenemos que responder ante Él para que siga obrando a través de nosotros según nuestras capacidades y recursos. La increíble fantasía creadora de Dios no está disminuyendo. Al contrario, ¡va en aumento! No es que el futuro esté vacío, ¡en absoluto! El futuro está lleno de energía que viene de todas partes. El Señor va siempre por delante de nosotros. Ha resucitado. El Señor resucitado no tiene límites. Su vitalidad no se agota, es ilimitada, incesante y perpetua. Así es el plan de Dios: Una explosión de vida y de amor. Es eterno e inagotable. Su vitalidad es transformadora. Está evolucionando en el cosmos, en el mundo y en la historia humana. ¡Qué maravilla podemos acoger en nosotros! Tenemos la esperanza cristiana. Nuestra esperanza y nuestra fe tienen dimensiones infinitas y van más allá de nuestra comprensión humana porque están ligadas al amor vigoroso, generoso, sin lazos, infinito y a la fantasía creadora de Dios. Por eso, el futuro está abierto a Su inconmensurable “Energía Creadora” y este mismo futuro está abierto a nosotros, declarados sus humildes co-creadores, comprometidos en la transformación constante hacia una calidad de vida superior, ya ahora en este mundo, y hacia Él, en la plenitud de Su conocimiento y de Su amor.

En nuestra tradición cristiana, existe un bello escenario con un breve diálogo de Jesús con el apóstol Pedro cuando éste se encontraba en Roma e intentaba huir por temor a ser crucificado. Sorprendido al ver entrar al Señor Jesús, Pedro le preguntó “¿Domine quo vadis?“, es decir “Señor, ¿a dónde vas?” (hay una iglesia que se llama así, justo en el lugar donde se supone que ocurrió este encuentro), y se dice que Jesús respondió “Voy a ser crucificado”. A estas palabras, Pedro no respondió, sino que regresó inmediatamente a Roma para su martirio.

¿No es a veces así nuestra situación? ¿No nos desanimamos a veces ante nuestra llamada a ser consecuentes, coherentes y fieles al plan de Dios sobre nosotros, fieles a Jesús y a nuestra decisión de tener clara en el corazón y en la mente nuestra “visión y misión”? Y fieles a la voluntad de permanecer en el camino de la “Transformación Social” para convertirnos en transformadores de impacto y artífices del “futuro”, co-creadores de Dios y Constructores de Su Reino de Paz, Justicia, Fraternidad. ¿Debemos dejar solo a Jesús y a nuestros hermanos y hermanas comprometidos, activos en el terreno? Ya tenemos forma de ir evolucionando a mejor y se nos han dado talentos, dones, no para nosotros, sino para el bien común. Nada nos pertenece; se nos da para compartirlo. No retrocedamos en nuestro camino. Dejemos que Dios nos renueve y nos vaya moldeando de nuevo como transformadores de impacto durante este tiempo de gracia: Cuaresma y Pascua.

¡Justo ahora, que nuestra querida África está consiguiendo su importante lugar en el concierto de naciones y continentes!

¿Nos hemos dado cuenta de lo decisiva que fue la visita del Presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella, a nuestro Somirenec de Nairobi el pasado mes de marzo? ¿Hemos dado por sentado que la cumbre italo-africana del mes pasado (de acuerdo con la Unión Europea) ha traído automáticamente la justicia social y la fraternidad que Comboni y todos nosotros juntos perseguimos? Automáticamente, no. Por cierto, ¡damos gracias al Señor por este logro! Podemos decir que nuestros esfuerzos se ven recompensados. Sí, porque durante muchos años nos hemos comprometido, hemos invertido nuestras vidas, hemos dado nuestra contribución significativa a este proceso de asociación que ahora vemos florecer. Nos vemos como verdaderos puentes entre pueblos, naciones y continentes. ¡El Señor nos da nuevos ánimos!

Uno puede especular que nuestras propias circunstancias son tan diferentes a las de la época en que empezamos a soñar juntos. Sí, “nada permanece igual”. Ese es el principio de la “transformación”. Todo está en continua transformación. Nos enfrentamos a nuevos retos. Algunos nos enfrentamos a tribulaciones económicas, de salud, de edad y otras debilidades. Pero también hemos alcanzado un mayor nivel de conciencia, de dignidad, y nos hemos empoderado para seguir centrados en nuestros increíbles y elevados objetivos.

Nuestra meta más elevada es la nueva audacia para afrontar los retos. Comparemos nuestras tribulaciones con los dolores del parto. San Pablo nos dice que incluso la creación entera, la naturaleza, sufre dolores de parto mientras espera la manifestación de la gloria de Dios en sus hijos. Tal es la transformación a la que aspiramos. (Rom. 8, 18-25)

“Meditando esto, mi corazón y mi mente van inmediatamente a mi tierra natal, Italia Central. Allí, tenemos una maravillosa pintura original ‘Madonna del Parto’ (1450-1465) del famoso pintor Piero Della Francesca, que muestra a la Santísima Virgen María embarazada. Una de las obras más sublimes del Renacimiento. Ahora se conserva en el Museo Monterchi. Tan original que no conozco nada similar en ningún otro lugar”. (Padre Pierli)

Mirando la compleja arquitectura del mundo, con una “tercera guerra mundial en pedazos”, como acostumbra a decir el Papa Francisco, mirando las innumerables situaciones social, política y económicamente dolorosas, afirmando que parecen tan terribles como los dolores de parto, podríamos rogar al Señor que de todo eso “se produzca un parto” y nos dé una nueva criatura, que nazca un mundo nuevo, y de buena gana unimos de nuevo las manos y los corazones, para dar nuestra contribución a ello.

Deseándoles una Cuaresma tranquila y una feliz Pascua, los abrazamos con mucha oración y amor.

Con afecto,

P. Francesco Pierli MCCJ / Hna. Teresita Cortés Aguirre CMS

Misioneros Combonianos.