Laicos Misioneros Combonianos

Salida de la LMC Cristina Sousa para la RCA

Salida de la LMC Cristina Sousa para la RCA

LMC PortugalEsta tarde nuestra Cristina partió para la misión de Mongoumba, en la República Centroafricana, donde se unirá a la comunidad LMC presente allí (con nuestra María Augusta de Portugal, Anna de Polonia y Simone de Italia).
Como era de esperar, fue un momento de fuertes emociones, donde se mezclaban los problemas burocráticos del peso de las maletas con la agitación interior natural que provoca la despedida de familiares y amigos por un período de tiempo importante como son 2 años.
Al ver a Cristina despedirse y acercarse a las escaleras mecánicas que cortarían el contacto visual con nosotros, sentí claramente que las miradas se torcían y casi se abrazaban, como si quisiéramos permanecer juntos un poco más, pero las escaleras comenzaron a subir y Cristina partió.
En el camino a casa venía impresionado por la escena (como si no hubiera tenido otras veces la gracia de ser testigo de otras despedidas igualmente intensas) y pensaba en qué tipo de fuerza estaría en la cima de aquellas escaleras mecánicas para atraer a Cristina con más fuerza que nuestros deseos de permanecer juntos un poco más.
Mirando en mi interior creo que la respuesta no puede ser otra que Jesús.
Es Jesús quien, desde nuestra interior, nos llama a dejar todo y seguirlo… allá donde Él quiera.
Es Jesús quien quiere siempre dar la Buena Nueva especialmente a los pobres y que, al hacerlo con nosotros, nos desafía y envuelve en un encuentro cada vez más profundo con Él.
Esta decisión de partir puede parecer a algunos como egoísta. Pero no lo es.
Esta decisión viene de la escucha que pone de manifiesto un imperativo de conciencia que nos impulsa a hacer es lo que debemos hacer.
¡Es Él quien nos llama!

El dolor de la separación de nuestros familiares y amigos viene justamente a comprobar que no se trata de una decisión egoísta, sino altruista, mayor que nosotros.
En cuanto a nosotros, los que quedamos, a pesar de la nostalgia estamos felices porque vemos a aquellos que amamos vivir la vida en plenitud… llena de sentido.
Participaremos en esta misión de pleno derecho a través de la oración, la nostalgia y el apoyo que damos en la decisión (aunque a veces no lo comprendamos).
Agradezco desde el fondo del corazón el testimonio de Cristina y de su familia, así como a todos los LMC y familiares que van pasando por el aeropuerto demostrando con sus vidas que el Espíritu continúa soplando donde quiere e impactando nuestras pequeñas vidas tan ocupadas en el día a día.

Un fuerte abrazo a todos.
¡Hasta pronto Cristina!
LMC Pedro Moreira

Deja un comentario