Laicos Misioneros Combonianos

Presentación de Monika en su camino a Centroáfrica

Presentación de Monika en su camino a Centroáfrica

LMC Polonia

Mi nombre es Monika, tengo 24 años y soy fisioterapeuta.

Me interesa mucho todo lo relacionado con mis estudios. Trabajo con entusiasmo en mi profesión porque siento que encontré mi fe en ella. Siendo joven descubrí en mi corazón la necesidad de servir a quienes necesitan mi ayuda, a quienes son los más pobres y los más solitarios. En la escuela secundaria estaba buscando asociaciones, grupos y personas que me ayudarían a ir a misión. Conocí el Movimiento de los Laicos Misioneros Combonianos gracias a una amiga. Fue ella quien me recomendó la forma en que los padres combonianos preparan a los jóvenes para ir las misiones. Después de mi primer año en esta formación, tuve la oportunidad de obtener experiencia en una experiencia misionera de un mes en Kenia. Tuve la oportunidad de ver cómo funcionan las misiones y cómo trabajan los misioneros. Pero lo que fue más importante, pude conocer a las personas a quienes podría ayudar en el futuro.

LMC Polonia

Esto despertó en mí el amor más grande a mis responsabilidades, a otras personas y estar con esas personas y compartir sus sufrimientos. Motivada por mis propias necesidades, un año más tarde organicé nuevamente para mí y para otros dos amigos una experiencia de tres meses en la misión en Kenia. En primer lugar, en Lokichar, trabajaba como fisioterapeuta con niños discapacitados. Fue un lugar extraordinario para mí. Por un lado, vi mucho sufrimiento, pero por otro lado sentí mucho amor por parte de estos niños y las personas que querían ayudarlos. No puedo encontrar las palabras adecuadas para describir mis sentimientos y recuerdos sobre este lugar. Junto con mi amiga Martha, ayudábamos a los niños, pero también orábamos con ellos, participábamos en las misas y dedicábamos nuestro tiempo libre a pasar tiempo con los niños. Por ejemplo, hablando con ellos, haciéndoles sonreír o simplemente tomándoles de sus manos. La segunda parte de mi misión la pasé en la parroquia de Amakuriat. Pudimos ver cómo funciona una parroquia misionera, cuántos kilómetros necesita caminar una persona para llegar a una comunidad pequeña y también vi cómo la apreciaban.

LMC Polonia

Me gustaría trabajar en el área de la vida espiritual de las personas a las que me enviarán porque creo que es Dios quien nos llama a hacerlo y a difundir sus palabras a través de nuestra presencia y también de la Palabra.

El 20 de octubre de 2018, me convertí oficialmente en Laica Misionera Comboniana y comencé mi «experiencia comunitaria»: durante los siguientes 3 meses viví con los Misioneros Combonianos en Cracovia. Fue un tiempo muy fructífero: comencé a aprender francés, tuve clases sobre la Biblia, Daniel Comboni, misionología y comunicación internacional. También fui voluntaria en la casa de la Madre y el Niño.

El 3 de marzo de 2019 en la iglesia de Saint Jack en Opole, fui enviada oficialmente a una misión en la República Centroafricana por el Obispo de la diócesis de Opole, Mons. Andrzej Czaja, y recibí una cruz misionera.

Ahora estoy esperando mi visa, y espero dejar Polonia en abril. Mi primera parada será en la República Democrática del Congo, donde tendré 2 meses de curso de francés y luego la República de África Central, mi nueva misión.

LMC Polonia

Unidos en la oración

Monika Jamer, laica misionera comboniana

Deja un comentario