Laicos Misioneros Combonianos

Experiencia personal como LMC Ugandés

Experiencia personal como LMC Ugandés

Hice mi compromiso temporal como laico misionero comboniano el 10 de mayo de 2015 y ahora vivo como laico misionero comboniano en el ministerio de la sanación. Trabajo en Reach Out Mbuya, una organización de Mbuya Catholic Parish que brinda atención integral a las personas y sus familias que viven con VIH/SIDA o cáncer. Soy oficial de enfermería especializado en cuidados paliativos que trabaja como especialista clínico, formador y facilitador a tiempo parcial de cuidados paliativos en la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Makerere, Facultad de Medicina. Me encanta enseñar y disfruto trabajando con adultos, niños y adolescentes/adultos jóvenes que viven con VIH/SIDA y cáncer. En ellos me encuentro con Dios, trabajando en estos jóvenes. Lo que esta gente quiere es solo una sonrisa y comprensión, junto con poder cogerles de la mano, independientemente de cómo sea su condición física, no es de extrañar que las mujeres que sangraron durante 12 años solo dijeran si solo pudiera tocar el manto de Jesús me pondría bien Mt. 9:21. Hemos sido testigos de personas que desean obtener la bendición del Papa, el Obispo y los Sacerdotes, y cuando estás trabajando con los enfermos, rechazados y abandonados, tocarlos es un gran alivio emocional para ellos.

Esta experiencia me ha hecho darme cuenta de que estamos llamados a descubrir y revelar el amor de Dios a todos, revelar el Amor de Dios para todos cuya fuente está en el corazón abierto de Jesús. Esto nos invita a que seamos contemplativos en espíritu, generosos y educativos en la misión y apasionados por la justicia, la paz y la integridad de la creación. Jesús es el único que nos guía en este viaje y este viaje es emocionante a la vez que desconcertante para mí. Me resulta muy difícil revelar el amor de Dios a alguien que tiene el corazón roto, cree que Dios ya no se preocupa por él, si es así, ¿por qué tiene la enfermedad incurable y el resto de palabras agónicas que los pacientes acostumbran a decir? Persistir con estas personas y llevarles a casa Sacramentos como el Crucifijo, la imagen de la Madre María, la Santa Eucaristía, etc., con la posibilidad de rezar el Rosario junto al lecho de la persona enferma es una alegría maravillosa que siempre recordaré en mi vida. Muchas de estas personas saben que morirán pronto y, por eso, todos quieren reconciliar su pasado con Dios y sus familias, amigos y las personas importantes de su vida. Lo que me da valor y alegría en este desafiante servicio con los enfermos es tener fe y creer que veo el rostro de Jesús en el sufrimiento, como la Santa Madre Teresa de Calcuta nos testimonió durante su vida en este mundo, especialmente los rostros llenos de lágrimas de los pacientes y sus familiares. Algunos de ellos ya han renunciado a la vida ya que todas sus esperanzas se estrellaron con la enfermedad terminal en la medida en que necesitan ayuda para hacer sus necesidades más básicas, lo que les hace depender totalmente de sus hijos, teniendo que dejar a un de lado la vergüenza de las creencias culturales/tribales africanas donde se supone que un niño no debe ver la desnudez del padre biológico o de un cuidador que se convierte en el verdadero padre de ese niño. Considerar a estas personas tal como son les hace comprender que siguen siendo importantes para otras personas; que también hay personas que las valoran a pesar de su discapacidad física para el cuidado personal diario.

LMC Uganda

Signo de compasión, estudiantes del Club Misionero de la Escuela Secundaria St. Kizito en Bugolobi Kampala, sorprendidos de ver a las personas que todavía viven en estas condiciones en este mundo, solos en su casa, sin hijos, persona descuidada que viven en la misma casa. Todos lloraron allí, preocupados de que estas mujeres pobres y de edad estén viviendo con VIH/SIDA. Dieron todo lo que tenían para ayudarlas y prometieron mantenerlas en sus oraciones individuales.

Esto me hace recordar que en nuestro viaje diario como Laicos Misioneros Combonianos; necesitamos el espíritu de creatividad, valor y compromiso para que el Amor inmenso, tierno, fuerte y misericordioso de Dios pueda moldear nuestro futuro. Esto solo se puede lograr a través de las oraciones, ya que Jesús dijo que no hay nada que el Padre no pueda darnos si se lo ponemos a Dios en oración Mt. 7, 7-12, también me di cuenta de que esta es la única forma en que podemos atraer a más personas a nuestro grupo, ya que se sentirán conmovidos por la forma en que cuidamos a los enfermos, abandonados y necesitados, que es una manera abierta para que podamos hacer apostolado en las comunidades locales en las que vivimos. No es necesario que seas enfermera o médico para visitar a los enfermos, lo que necesitan muchas veces es solo compañía, y no tanto tus habilidades profesionales. Han visitado a profesionales médicos durante muchos momentos de su vida y ahora solo necesitan amigos, personas que puedan escucharlos, hablarles, animarlos y acercarlos tanto a Dios ahora que están postrados en cama. Ni siquiera necesitas pensar en cargar con regalos para llevárselos, ya no tienen apetito para la comida o para sus regalos caros; solo necesitan que alguien se siente al lado de su cama, tome su mano, les mire a los ojos y hable con ellos como amigos. Esto nos exigirá aún más debido a nuestros valores morales y la confianza que mostramos en el grupo, a través del trabajo que hacemos y cómo servimos a los necesitados, abandonados, de acuerdo con nuestro Carisma de llegar a los más pobres y abandonados como Familia Comboniana que valoramos nuestra vocación y haremos todo lo posible por complacer a San Daniel Comboni para que él pueda interceder y orar por nosotros desde el Cielo para que su luz siga brillando a través de nosotros en este mundo, entre las personas necesitadas de este mundo. Todos tenemos dones individuales, experiencias que podemos usar para responder esta llamada, como nuestras sonrisas, sueños que podemos expresar libremente a las personas con las que interactuamos a diario para brindar esperanza y amor a nuestro amado grupo como Laicos Misioneros Combonianos. Siempre debemos recordar que lo que hacemos debe promover siempre la comunión y vitalidad de los LMC, de manera que todas nuestras misiones y para que todas nuestras acciones nos unan a todos como LMC en una gran Familia Comboniana.

Hay muchos desafíos que podemos enfrentar cuando hacemos nuestro trabajo diario, el acompañamiento con nuestros Directores Espirituales en estos desafíos globales que enfrentamos es útil, es muy importante que todos tengamos directores espirituales que nos ayuden a avanzar. Esperanza, fe, amor y coraje en todo lo que hacemos. Lo que aprendemos en nuestros encuentros periódicos, retiros, reflexiones personales diarias y el compartir experiencias con nuestros compañeros de las diferentes congregaciones religiosas y personas consagradas es algo en lo que todos podemos aventurarnos a descubrir nuestra capacidad para resistir las tentaciones que quiere desviarnos de nuestra meta de servir al Señor en los necesitados que nos encontramos todos los días. Para nosotros esa tentación puede no ser la serpiente o esa cosa muy oscura de la que somos conscientes, tampoco nuestros enemigos que conocemos, sino que quizás lo podamos encontrar en una persona bienintencionada de la familia o comunidad pero que nos aleje; por lo tanto, debemos pedir que se haga la voluntad de Dios en nuestra vida, tal como nuestra Madre María lo hizo en la anunciación Lucas 1:38.

El Padre Richard Rohr Franciscan, evangelista en internet y fundador del Centro para la Acción y la Contemplación en EE. UU., desde su Falling Upwards: una espiritualidad para las dos mitades de la vida (Jossey-Bass: 2011), 44-45 tiene esta conmovedora historia titulada “Descargar a nuestro leal soldado” para que aprendamos y seamos LMC comprometidos, espero que pueda tocarte como lo hizo conmigo:

Una historia que ocurrió en Japón al final de la Segunda Guerra Mundial ilustra cómo podemos apoyarnos a nosotros mismos y a otros en la transición a la segunda mitad de la vida. Si alguna vez ha estado en Japón, sabrá que su cultura es rica en rituales, con un fuerte sentido en la importancia del símbolo, la estética y la ceremonia.

Al final de la guerra, algunas comunidades japonesas tuvieron la sabiduría de comprender que muchos de los soldados que regresaban no estaban preparados para volver a ingresar en una sociedad civil y pacífica. La única identidad de los veteranos durante sus años de formación había sido como ser un “soldado leal” a su país, pero ahora necesitaban una identidad más amplia.

Así que las comunidades crearon una ceremonia por la cual un soldado era públicamente agradecido y elogiado por su servicio a la gente. Después de que el soldado había sido honrado profusamente, un anciano se ponía de pie y anunciaba con autoridad: “¡La guerra ha terminado! La comunidad necesita que usted deje de lado lo que nos ha servido a usted y a nosotros hasta ahora. Ahora necesitamos que vuelvas como padre, compañero, amigo, mentor, algo más que un soldado”.

A este proceso lo llamo “despedir a su soldado leal”. Como sugiere Ken Wilber, debemos “trascender e incluir” a medida que crecemos, reconociendo el valor de lo que vino antes, al tiempo que eliminamos las pieles e identidades antiguas que ya no nos sirven.

Con ternura, observa cómo en diversos momentos de tu vida te has fijado en diferentes prioridades, diferentes medidas de lo correcto y lo incorrecto, diferentes fuentes de significado y pertenencia. Da gracias por las lecciones que aprendiste en cada fase, que te ayudaron a sobrevivir, tener éxito y convertirte en lo que eres hoy. Pregúntate a ti mismo qué creencias puedes estar preparado para dejarlas descansar, formas de pensar y actuar que ya no sirven a tu conciencia madura de la realidad.

Es posible que desees explorar tu viaje de una o más de estas formas:

Escribir un diario o un poema.

Dibuja, pinta, esculpe, o crea un collage.

Encuentra una pieza musical que ilustre los cambios de estado y muévete con ella.

Habla con un amigo, director espiritual o terapeuta.

Diseña una ceremonia sencilla para despedir a tu ” soldado leal”.

Cuando aplicamos esta historia a nuestra propia vida como LMC, creo firmemente que todavía hay tantos Soldados leales en nosotros que necesitamos a nuestros mayores, como Directores Espirituales y nuestros coordinadores a todos los niveles para ayudarnos a cumplir este cometido. Usando la última parte de la historia, pidamos al Señor que nos ayude a superar nuestro antiguo yo que prohíbe nuestra nueva identidad como LMC para expresarse en línea con la voluntad de Dios que nos hemos comprometido a realizar.

Ezati Eric, LMC Uganda

Deja un comentario