Laicos Misioneros Combonianos

Formación para la misión

Una semana no es mucho tiempo así que hay que aprovecharla bien. Sin duda mi semana en Polonia dio para mucho. En esta ocasión quería compartir con todos sobre el tiempo de formación con la comunidad internacional que se dispone a partir a Uganda.

Dedicamos 3 días intensivos (mañana tarde y noche) para formación. No fue fácil el realizar esta formación en inglés ya que no es la lengua materna de ninguno de nosotros y además necesita perfeccionarse un poco antes de partir a misión (ya lo harán en Londres a partir de marzo). Pero no hay obstáculo grande cuando hay voluntad, así que nos pusimos en marcha. Pronto sacamos los diccionarios de español, polaco e inglés para acertar en la palabra exacta y la ayuda mutua no se hizo esperar. Al final lo hicimos posible (aunque al concluir el día la cabeza pedía descanso por el esfuerzo pero valía la pena).

Creo que ha sido una semana bonita, interesante y necesaria. Como la gran familia que somos todos nos sentimos responsables de esta comunidad que marcha a  abrir nuevos caminos y creo que era importante tomar un tiempo para acompañarlas. Este tiempo de formación fue un tiempo de diálogo donde compartir nuestro ser LMC, nuestra llamada vocacional y los sueños que como misioneros tenemos. A todos estos ideales, que son importantes hablar antes de partir como comunidad, les añadimos un buen tiempo de profundización y aprendizaje más “profesional” de nuestra estancia y servicio en la misión.

Comenzamos por explicar entre todos que es tener esta vocación LMC y nuestra voluntad de compartirla, después dedicamos una tarde para conocer en profundidad la historia del movimiento y los documentos más importantes a nivel europeo e internacional que nos ayuden a centrarnos en esta construcción de una comunidad internacional, donde esperamos que participen muchos otros LMC de diferentes países y otros continentes, para lo cual es bueno sentar bien las bases.

Para fijar los pilares de esta comunidad trabajamos toda la mañana y parte de la tarde del segundo día en ellos, aportando todos y confrontando nuestras expectativas con experiencias concretas de otros LMC, dudas y sueños.

Después estuvimos hablando sobre la importancia de la inculturación, del conocimiento del otro y de nosotros mismos para no trasladar modelos europeos, para dar el tiempo y el espacio al otro, para que no caigamos en la trampa de traspasar nuestras soluciones a los otros sino ayudemos a que cada persona, cada pueblo, pueda tener voz propia y encontrar sus propias soluciones.

El último día hablamos un poco de la importancia de acercarnos y conocer la realidad en profundidad, de escuchar y callar mucho para entender bien y de tener el tiempo suficiente para compartir nuestras vidas conociendo primero el nuevo entorno y sus gentes (en lo que conforma su identidad).

Y por último terminamos hablando de nuestro querido Comboni  y lo que significaba para cada uno de nosotros, de los retos que nos planteaba el ser Combonianos, el estilo, la metodología, la pasión y la entrega de la que somos herederos y a la que debemos fidelidad. Todo ello como LMC y como familia comboniana. Queremos que ese sea nuestro referente, también allí en Gulu (Uganda) donde trabajar desde la comunidad, desde la familia y desde la realidad y necesidades del pueblo, abiertos a aprender cada día  y a contribuir con lo mejor de nosotros mismos.

Personalmente fue un tiempo muy rico, que me permitió además conocer mejor a esta comunidad y estrechar vínculos.

Espero que se sientan siempre arropada por todos nosotros. Son enviadas por todo el movimiento y como tales estaremos apoyándolas.

Los laicos en la Evangelización

Durante los días 24, 25 y 26 de enero, los laicos en formación se encontraron en la casa de Coimbra para otra reunión. A esta se unieron el P. Manuel Lopes, Carlos Barros, Liliana, que llegó hace muy poco de la misión y Pedro, acompañado de su familia, en calidad de formador.

El tema sobre el que hemos enfocado nuestro estudio y sobre el que se debatió fue «Los laicos en la evangelización.»

En este mundo contemporáneo y globalizado, el hombre cree más en las prácticas que en las teorías. Es decir, los testimonios vivos se vuelven más creíbles y atractivos para la contemplación y para una entrega y fe más fuerte y abundante. De esta manera evidenciamos que los laicos tienen tanta importancia en el proceso de la evangelización como cualquier otro agente, dado que, es por el bautismo donde recibimos esta responsabilidad.

Dios no es indiferente a nadie. Y es por esta razón que, a sus ojos, todos somos responsables del Anuncio de su Palabra, Fuente de Vida. Al responder con un «sí» a Cristo, me comprometo y acepto como mío el Credo presentándolo como mi identidad y mi pasaporte para el otro. Movido por Dios, por la Fe y el Amor, el Laico Misionero tienen en sus manos el anuncio de este Cristo misericordioso, compasivo, justo, bueno y despojado. Se presenta con el rostro feliz y apasionado de Dios, un Dios verdadero que con todos comparte sin distinción.

Nadie  es misionero solo. El testimonio implica el compromiso de todos los fieles – «La participación en la misión universal (…) es el signo de una fe madura y de una vida cristiana que produce fruto» (Juan Pablo II).

Liliana, recién llegada de su misión en Mozambique, también participó con nosotros y compartió su testimonio. Fue con un poco de emoción y alegría que escuchamos, permitiéndonos viajar un poco por los recuerdos que nos ha confiado.

Otro momento de igual importancia y cargado de significado fue la llamada a la hermana Carmo Ribeiro. Ella no pudo unirse a nosotros en esta reunión debido a su estado de salud menos bueno, pero que con humildad nos ofreció. Porque el Amor también lleva esta dimensión del sufrimiento. Un sufrimiento, sin embargo, con sentido y dignidad. Este sacrificio viene, una vez más, a confirmar que la obra de la evangelización requiere del compromiso de todos nosotros.

A todos nos sentimos agradecidos por la contribución de este fin de semana. Muchas gracias por la acogida, y por compartir las hermosas muestras de Esperanza, Vida y Amistad.

Por Marisa Almeida

Yo os he enviado a predicar el Evangelio

CLM Poland“Dios te ha elegido para ir y llevar fruto, y que vuestro fruto sea aceptado. Por tanto, id y predicad el Evangelio a todo el mundo. Esta es la cruz, tu guía para los caminos apostólicos. Esta es tu ayuda en cualquier peligro. Esta es tu consuelo en tu vida y en la muerte».

Las cruces misioneras, que recibieron nuestras tres LMC de Polonia -Ewa Maziarz, Joanna Owanek y Monika Krason- les acompañarán en el trabajo misionero en Uganda, donde fueron enviadas. Ellas respondieron «sí» a la llamada de Cristo. Por amor a Él, darán servicio a los más pobres y los más abandonados, que están esperando por ellas en Uganda. Su envío a África para predicar el Evangelio de Cristo es un acontecimiento muy importante no sólo para los Misioneros Combonianos, sino también para toda la comunidad de la Iglesia. No todo el mundo puede ir a misión, pero aquellos que pueden ir allí lo harán en nuestro nombre. Y Ewa, Asia y Monika servirán a nuestros hermanos y hermanas en nuestro nombre en Uganda, compartiendo con ellos la fe, la esperanza y el amor de Cristo.

El envío de estas Laicas Misioneras Combonianas fue muy solemne. Toda la comunidad eclesial en las parroquias de origen de estas misioneras en Zarzecze y Łaziska Górne rezaron por los LMC. Oramos pidiendo fuerza y perseverancia para ellos. Los pastores de la Iglesia de la Arquidiócesis de Katowice y la diócesis de Sandomierz las bendijeron y les impusieron las cruces misioneras. Monika fue enviada por el arzobispo Viktor Skworc y Ewa y Joanna fueron enviados por el Obispo Christopher Nitkiewicz. Las misioneras subrayaron que son conscientes de las dificultades de la misión en Uganda, pero creen que su trabajo será fructífero. Pero, el «fruto será abundante » si perseveramos en la oración por ellas y por su trabajo. Y nuestras LMC nos pidieron rezar mucho por ellas.

Que la solicitud de nuestras misioneras sea un estímulo para que todos oremos por las misiones, porque cada uno de nosotros está llamado a ser misionero.

Grupo LMC polaco.

Nueva comunidad LMC internacional en Cracovia

LMC en CracoviaEsto es ser misionera, ser capaz de aceptar los cambios con alegría e ilusión allá donde éstos nos lleven y con los hermanos que sea. Y es mucho más fácil cuando descubro con entusiasmo, que también en Cracovia me siento en familia y en casa. La comunidad me ha recibido con mucho cariño y el conocer a mis nuevas compañeras de aventura sólo ha hecho aumentar mis ganas de llegar a África. Comunidad internacional, tres polacas y una española hablando en inglés y con la intención y el deseo de aprender pronto el Acholi.

Somos Monika, Ewa, Asia y yo Carmen, y a pesar del frío del invierno polaco hay mucho calor en nuestros corazones y toda la voluntad de recorrer este camino juntas como comunidad. No sé si son las ganas que todas tenemos pero hemos conectado de maravilla y se respira muy buen ambiente.

Seguimos con el proceso de formación intentando asimilar e interiorizar cosas tan necesarias como saber quiénes somos (laicas combonianas) nuestra historia y lo que significa integrarse y entrar en una cultura desconocida, diferente y a la que queremos acercarnos con el mayor respeto posible.

Creo que somos un equipo que se va a complementar bastante bien, donde hay mucha frescura y esa alegría por vivir el Evangelio y la Misión, que el Papa Francisco nos está recordando y que nosotras trataremos de no olvidar en ningún momento de nuestra experiencia en Gulu (Uganda).

No podía haber sido más positivo este comienzo de año con mi familia, la familia comboniana, con las laicas polacas y los Padres combonianos de la comunidad de Cracovia. Juntos consiguen transmitir esa idea que todos soñamos de unidad y de entusiasmo por un mismo objetivo: seguir a Jesús al lado de los últimos.

Carmen Aranda Arnao. LMC

El Plan de Comboni

Plan de ComboniEn estos primeros días del año 2014 hemos iniciado las celebraciones por el 150º aniversario del “Plan de Comboni para la regeneración de África” con una propuesta de reflexión que el Consejo General ha enviado a todos los hermanos y están entre manos otras iniciativas que pretenden ayudarnos a vivir este acontecimiento como una ocasión para acercarnos más a las grandes intuiciones misioneras de san Daniel Comboni y hacerlas nuestras.

En Roma y en las provincias y delegaciones de todo el Instituto habrá celebraciones, encuentros de reflexión y de trabajo y momentos de animación misionera para conocer mejor no sólo el texto del Plan, sino sobre todo el espíritu que hay en esas páginas, escritas por Comboni de un jalón, con grande pasión y entusiasmo misionero.

Las mismas páginas han sido reescritas luego, no con el lápiz y la tinta, sino con la vida de tantos misioneros y misioneras que con gran generosidad han aceptado la herencia de la misión como era concebida por nuestro padre y fundador. Así que el Plan no es algo que pertenece sólo al pasado sino una linfa que nos acompaña en el presente.

Celebrar el aniversario será también una ocasión para entender mejor cuanto sea actual la propuesta misionera contenida en el Plan y cuánto sea urgente traducir en nuestro lenguaje y para nuestro tiempo las intuiciones descubiertas en un pasado que cumple 150 años.

Se trata de hacer memoria de un don recibido hace mucho tiempo, para descubrir la actualidad de un espíritu y de estrategias misionera que son válidas también para nuestra época y para nuestra humanidad necesitada siempre de encontrar al Señor.

En el intercambio de las propuestas para la celebración de este aniversario, surgió el deseo de favorecer un camino que ayude a superar la tentación de realizar un simple ejercicio de recordar un momento de nuestra historia para buscar ante todo lo que nos permite apropiarnos de cuanto el Espíritu Santo ha hecho entender a san Daniel Comboni como camino para una misión nueva que fuese una respuesta a las urgencias y desafíos de su tiempo.

A nosotros se nos confía la tarea de encontrar el modo de actualizar la propuesta de vida contenida en el Plan y que el Señor tiene hoy para nosotros y para los hermanos y hermanas que nos encomienda en el servicio misionero.

Este año tenemos una ocasión extraordinaria no sólo para redescubrir el Plan de Comboni, sino también para escribir nuestro plan, el plan que el Señor nos inspira hoy en la medida en que somos conscientes de la urgencia, de los desafíos y de la dramaticidad de nuestro tiempo y de la continua premura fiel de Dios hacia sus hijos.

No hace mucho, en el último Capítulo General, nos pusimos como tarea recorrer el camino que conduce del Plan de Comboni al plan de los combonianos. El año 2014 es quizá el momento para preguntarnos a qué punto estamos, a nivel personal, de provincia y de Instituto.

¿Qué es el Plan?

Hay distintos modos de acercarnos al Plan y de poder compartir con ustedes sólo una breve reflexión que pueda ayudarnos para intentar elaborar nuestro plan personal o, al menos, iniciar lo que podría ser un esbozo.

Todos somos conscientes del hecho que, cuanto tenemos en mano el texto del Plan escrito por Comboni, estamos ante el resultado de un trabajo que ha tenido un largo camino y que al final se plasmó en pocas páginas que no pueden expresar la fuerza, los sentimientos, el valor, la esperanza, la confianza, las alegrías y las dificultades que, aunque están contenidas en aquellas páginas aparentemente frías e inexpresivas, contienen un espíritu que revela la grandeza de lo ahí está escrito.

El Plan no es el texto, sino la vida escondida en las palabras, los pensamientos, las intuiciones, los sueños y los anhelos que fueron el motor capaz de mover las manos de Comboni para dejar huella de lo que el Espíritu quería expresar y que va mucho más allá de las ideas y de las estrategias que de algún modo serán la respuesta al grito que se eleva e inoportuna los oídos de Dios para suscitar su misericordia.

Me agrada decir que el Plan es la mediación ofrecida por Comboni que, impregnado por el Espíritu, permite a Dios realizar su proyecto misionero; es la puerta que se abre para dejar a Dios entrar en la historia de sus hijos que necesitan de él y se cumpla así su sueño misionero.

El Plan, antes que ser documento escrito, fue un sueño y una pasión, una fuerza incontenible en el corazón de Comboni.

Es la expresión del amor – fuente de la misión – hacia los más pobres y abandonados. Amor que se vuelve real y realizable. Es la respuesta concreta a una realidad que no puede ser ignorada ni olvidada porque está hecha por personas con nombre y apellido, de dramas y urgencias; de promesas y de dones que non han permitieron que Comboni se involucrara – en su tiempo – y que no permiten hoy, a cada uno de nosotros, posponerlo a un mañana que no llegue nunca.

Visto a través de la persona de Comboni, el Plan es la disponibilidad total a pagar de persona el no dar marcha atrás, aunque ello puede conducir a desquiciar continuamente nuestra vida, a donarla poco a poco, porque hacer causa común con los pobres no conlleva ganancias.

El Plan es la expresión de una pasión misionera que no puede ser contenida por muros de contención ni disminuida o desanimada por problemas y dificultades, porque se trata de la fuerza de Dios que se sirve de la fragilidad humana para manifestar su grande amor.

En las páginas del Plan nos encontramos ante el deseo de Dios y el sueño de Comboni que se entrelazan y se confunden convirtiéndose en una idéntica pasión, apagada sólo en el árbol de la cruz y el grito de: “África o muerte”.

Es la experiencia de encuentro, de comunión profunda, de intimidad tan fuerte que las palabras pueden diluirse o el escrito desaparecer, pero el don total de sí permanece como testigo de una alianza que tiene a la misión y a los pobres como única pasión.

En la profundidad del Plan se halla el sueño de Comboni de un África abierta a Dios y a su proyecto redentor. El sueño de ver los pueblos africanos reconocidos y respetados en sus derechos y en su dignidad. El augurio de poder contemplar un continente iluminado por la luz del Evangelio que no tolera el engaño ni la injusticia ni festeja con la violencia ni con la muerte.

 ¿Que se nos pide hoy?

315_ES_Plan_ComboniAcercándonos a la herencia del plan,  ninguno de nosotros puede ignorar algunas preguntas que parecen evidentes cuando queremos tomar en serio nuestro ser misioneros y combonianos. ¿Pueden ayudarnos a imaginar un plan nuestro? Es más que un buen augurio. ¿Cuáles son nuestras pasiones? ¿Qué se mueve en nuestro corazón cuando contemplamos la realidad misionera de nuestro tiempo? ¿Dónde se concentra nuestro entusiasmo y dónde gastamos hoy nuestras energías? ¿Dónde encontramos los deseos de Dios por la humanidad y dónde nuestra disponibilidad a vivir sólo para la misión? ¿Cuánto el amor de Dios por los más pobres y abandonados es la energía que nos vuelve disponibles a todo por el Reino? ¿Dónde están los sueños que pueden ayudarnos a inventar el Plan que Dios se espera de nosotros para esta humanidad donde la misión sigue siendo el gran desafío para todos los que se dicen discípulos de Cristo y con mayor razón para nosotros que hemos recibido la vocación misionera?

Sería muy bello que al final de este año de celebraciones llegásemos a formular un nuevo plan, aunque sea modesto, para la misión que nos desafía como combonianos. Un plan que demuestre cuánto el carisma de Comboni sea actual todavía, vivo y fecundo.

Un plan que nos ayude a crecer en la confianza y en la certeza de que el Señor sigue trabajando junto con nosotros y nos prepara nuevos tiempos que nos harán vivir aún la alegría de la misión, a pesar de nuestra pobreza y fragilidad.

¿Cómo soñamos la misión en nuestro tiempo y qué estamos dispuestos a hacer para colaborar con el Señor en la realización de su proyecto para quienes él ama con todo el corazón? Seguramente que el grito y el sufrimiento de tantos hermanos y hermanas en todos los rincones de nuestro mundo nos ayudarán grandemente para tratar de dar nuestra respuesta, aunque sea modesta.

San Daniel Comboni nos acompañe en este sueño.
P. Enrique Sánchez G., mccj
Superior General