Laicos Misioneros Combonianos

Las mujeres, signo visible del amor de Dios

Las mujeres, signo visible del amor de Dios

Grupo manualidades Brasil

Con mucha alegría escribo hoy, recordando que ya tenemos 9 meses de estar aquí en Brasil, ha sido toda una experiencia de crecimiento humano y espiritual. Todos los días tenemos un encuentro con el Señor de formas tan maravillosa e inexplicables que sugieren una dulce planificación hecha por Él. Poco a poco hemos descubierto esos anhelos que tenía San Daniel Comboni y que Dios iba colocando en su corazón, hemos descubierto la Divina Providencia en cada uno de nuestros días y saber que lo que hoy estamos viviendo no es más que la voluntad de Dios.

Grupo manualidades Brasil

Parte de eso ha sido mi convivencia con las mujeres, en diferentes grupos de manualidades, en la Casa Comboniana he ido conociendo a cada una de ellas, cada lunes llegan entre 40 y 45 mujeres que están aprendiendo a tejer en croché, a pintar en tela, a hacer manualidades diversas y que ahora estoy ayudando a enseñarles a dibujar a mano alzada, esto surgió debido a que varias de ellas querían hacer sus propios dibujos para después pintarlos en las telas.  Al inicio del año no lograba reconocer a todas, ahora ya identifico a varias por su nombre y he logrado tener una relación mas estrecha con algunas de ellas. Fue muy interesante como al inicio solo tenía 5 alumnas, que con dedicación fueron trabajando después de unos meses tuve que dejar el curso porque en la pintura necesitaban apoyo, pero al finalizar el semestre se hizo una evaluación y varias de ellas estaban muy interesadas en aprender a dibujar, pienso que fue un gran logro porque ahora tengo 24 mujeres que están esmerándose para aprender a dibujar en libertad, para mi es un signo de confianza, el aprender a darle a cada una su lugar, el saludarlas lunes tras lunes a cada una, el estar atenta a sus necesidades va creando lazos de confianza que se resumen en eso, un deseo de estar juntas. Hoy me siento muy feliz por ese pequeño paso logrado, llevó tiempo y hoy comprendo más lo que dicen los misioneros, que se necesita por lo menos un año para conocer a la comunidad y en especial ganarte la confianza de las personas. También estoy trabajando con otro grupo de mujeres en Ype Amarelo que de igual manera empezamos 3 y ahora ya vamos 7 hemos hecho velas, manualidades con periódico y ahora empezaremos con bordado en tela. Lo que llamó mucho mi atención fue la respuesta de las mujeres en la comunidad de Santa Edwiges, este grupo nació después de una misión de evangelización que hizo nuestro párroco para animar a la comunidad, ahora ya son 16 mujeres constantes que están aprendiendo croché, después pasaremos a la pintura y dibujo.

Lo impactante de estas pequeñas comunidades son las relaciones de amistad que se van creando entre ella y lo bien que les hace en su desarrollo personal, muchas de ellas con sufrimientos por problemas con sus hijos, esposos, y problemas de trabajo: el alcohol y las drogas se hacen muy presentes en las vidas de estas familias y el “artesanato” es el espacio que tienen ellas para tomar fuerzas, para dedicarse un tiempo para ellas, para dejar de fumar, como una de ellas expresó, para calmar esos impulsos y transformar los malos hábitos en arte. Estas manualidades también les sirven a varias para ganar unos ingresos extra, porque no les alcanza para vivir lo que reciben. Con certeza me gustaría tener un ingreso extra para comprar materiales y ayudarlas más porque sin duda alguna tiene la posibilidad, pero para otras es muy difícil dar una pequeña contribución. Hoy me siento más cerca de ellas, logro comprender de mejor manera cada una de sus decisiones, alegrías y sufrimientos, porque estamos viviendo en el mismo barrio, bajo las mismas condiciones, con las mismas influencias y problemas sociales. Sé que en medio de todo esto está la esperanza y ver los rostros alegres de estas mujeres, animadas, saliendo de la depresión, encontrando dentro de si esa creatividad y el sentirse valoradas y útiles, no tiene comparación. Dios está presente sin duda y me permite conocerlo de esta manera, en sus hijas elegidas, las predilectas por las que vino a este mundo.

Grupo manualidades Brasil

Son mujeres valientes que luchan contra corriente, en medio de una sociedad que margina y juzga, pero el Señor hace resplandecer sus rostros con su luz.

La misión cambia la vida, está cambiando la mía y me hacer ser más compasiva con el que sufre y entender que en cada decisión tomada sea buena o mala existe un porqué, solo vale la pena arrancarse la piel y colocarse la del otro para tener los mismos sentimientos, los sentimientos de Cristo.

Un abrazo caluroso y sigan orando por nosotros, para que nuestra vida de familia cumpla la voluntad de Dios.

Ana Cris, LMC

Deja un comentario