Laicos Misioneros Combonianos

Ecos de la misión en República Centroafricana

Ecos de la misión en República Centroafricana

LMC RCA

“Aquí os envío un poco de la vida en la misión.” Es con estas palabras que nuestra querida amiga María Augusta nos abraza y nos escribe sobre los pasos que se van dando en la misión en RCA.
Ana [LMC polaca] ha tenido un problema en el codo. Se hizo una ecografía y luego fuimos con ella al centro médico militar, en Bangui. El personal fue muy amable y servicial. Vamos a almorzar con ellos mañana, si Dios quiere.
Los demás miembros de la comunidad estamos bien, gracias a Dios. Hemos tenido noticias del padre Samuel, que también está bien, aprovechando sus vacaciones para descansar y visitar a la familia y amigos.
En esta semana llegó a nosotros una madre con sus dos hijas gemelas, que ya había venido a la misión a pedir leche, porque no tenía suficiente para los dos bebés. En ese momento ya estaban mal nutridas. Las tratamos y regresaron a casa bien. Ahora volvió con una de las gemelas muy delgada, pesando apenas dos kilos, y teniendo ya nueve meses… me quedé muy impresionada con el bebé y me dirigí de inmediato con la madre a la zona de cuidados para los mal nutridos para que fuera internada allí. ¡No sé si se recuperará! Que el Señor haga lo mejor para ella.
El pequeño Andrés, huérfano, que encontré en noviembre de 2015, y al que dimos leche, tiene el “mal de Pott” (tuberculosis vertebral). Fue al pediatra a Bangui y ahora está siendo tratado contra esa enfermedad. Después será operado también como Gervelais*, que hasta ahora no caminaba y, pasados ​​dos meses de tratamiento contra la tuberculosis, ya comenzó a dar los primeros pasos y se ve que tiene mucha fuerza de voluntad para aprender rápidamente a andar.
En la escuela empezamos a dar clases de recuperación**, de 90 minutos, dos días a la semana. En los primeros años se trabaja principalmente la lectura y la escritura y en los siguientes años también la Matemática. Que el Señor dé mucha fuerza y ​​voluntad a los alumnos para no faltar y que consigan mejorar su aprovechamiento. Gracias a Dios, tenemos algunos alumnos con mucha fuerza de voluntad… y eso es lo que nos anima a continuar. Agradecemos al Señor que nos da salud y también alegría y buena disposición para hacerlo.
Os deseo a todos un tiempo de Cuaresma Tranquilo y de Crecimiento en el Amor a Dios y a los Hermanos.
¡Continuamente unidos por la oración y la misión! Gracias por vuestras oraciones.
Maria Augusta Pires, LMC en la RCA
 
* Gervelais es el nombre de un “chiquito” al que María Augusta ya hizo referencia en las publicaciones del 13 de abril y el 11 de junio de 2018.
**En virtud de que los resultados de los alumnos no son alentadores, como nos informó en su última carta.

Deja un comentario