Laicos Misioneros Combonianos

«Confíe en Jesús y sígalo en la oscuridad», dice Anna Obyrtacz, una laica misionera Comboniana en la República Centroafricana.

«Confíe en Jesús y sígalo en la oscuridad», dice Anna Obyrtacz, una laica misionera Comboniana en la República Centroafricana.

Anna RCA

Ella nunca quiso partir. Soñaba con formar una familia y vivir en el campo en Polonia, pero una noche en la iglesia dominicana cambió su vida. Anna Obyrtacz, laica misionera comboniana en misión en RCA, habla sobre su vocación y su misión en la ciudad de Mongoumba en Lobaye con los pigmeos en los que encontró a Dios.

La redacción (LR): ¡Hola, Anna! ¿Cómo recibiste la llamada para servir al Señor como laica misionera comboniana?

Anna Obyrtacz (AO): Nunca había pensado en la misión. Nunca había sido mi sueño o mi deseo profundo. Yo era una persona joven que anhelaba el matrimonio y una buena vida en mi país. Pero el Señor es grande, vino a buscarme para enviarme a su cosecha. Yo ¿misionera? A menudo me divierte cuando lo pienso, ya que no era mi aspiración más profunda hace unos años. Ahora, puedo asegurarles que no puedo pensar en mi vida sin la misión y, a diario, siempre me pregunto adónde me llevará este camino del Señor.

Estudié en Cracovia, Polonia, donde incluso comencé a trabajar. Mi encuentro con los misioneros combonianos fue una coincidencia. Para mí tal vez, pero no para Dios. Este encuentro ocurrió en marzo de 2012 en una comunidad de dominicanos a la que asistía. Ese día los combonianos habían organizado una adoración.

LR: ¿Y qué pasó después?

AO: Después de graduarme y conseguir trabajo, viví tranquilamente mi pequeña vida. Pensé, como ya dije, comenzar una familia. Entonces, estaba centrada en mi trabajo y mi vida de oración, me refiero a la vida de oración, la Misa, la Eucaristía, la oración diaria. Entonces, un día, empujado por no sé qué, no sabría decirlo, tuve la inspiración de unirme a la nueva pastoral académica. Este ministerio pastoral llamado KOMPAS se ocupaba principalmente de los jóvenes. Por invitación de un padre comboniano, me uní al equipo para un retiro espiritual. Durante este retiro, conocí a varias personas, especialmente personas involucradas en actividades misioneras en todo el mundo. Pude conversar con ellos sobre la misión y cómo ser misionera. Pero en ese momento, el espíritu de ir a la misión aún no se me había ocurrido.

LR: Pero justo después de esa primera experiencia de retiro, fuiste a África. ¿Cómo lo explicas?

AO: Poco después de esta experiencia, comencé a pensar en la misión. Las conversaciones con los misioneros que conocí en el retiro volvieron a mi mente. Con eso, comencé a interesarme en la misión. Empecé a conocer gente nueva, especialmente con los misioneros. Más tarde, tuve la gracia de ser enviada a Uganda por un mes para mi primera experiencia misionera, fue en 2013. Al salir de Polonia, esperaba vivir lo peor en Uganda, pero algo me decía en mi interior que valía la pena intentarlo.

LR: ¿Cuál fue tu primera impresión de África?

AO: Recuerdo como una niebla, hacía mucho calor (risas). Al principio, había mucha presión, tenía muchas ganas de hacer todo lo que me dijeron. Teníamos pasión, deseo, pero el idioma era nuestra barrera. Recuerdo los rostros de los niños en el orfanato donde trabajamos, querían hablar con nosotros, pero como solo hablamos inglés y ellos sus idiomas locales, fue un poco difícil. Y así, al no comunicarnos, simplemente nos quedamos allí con ellos, sin palabras, así de simple y esto nos conmovió enormemente.

Después de pasar un mes en Uganda, regresé a Polonia, donde regresé con los misioneros combonianos para discernir mi vocación, para ser: ¿misionera en África? ¿En mi propio país? ¿Trabajar? ¿Casarme? …

LR: ¿Has luchado con estos pensamientos durante mucho tiempo?

AO: En la vida, a veces la monotonía nos lleva a querer cambiar nuestra forma de vida. Pensé que debía tomarme el tiempo para discernir cómo me sentía. Para este propósito, de acuerdo de las personas que me acompañaba, fui de retiro con los jesuitas en Zakopane. Un momento de interiorización personal, de encuentro con uno mismo y con el Señor. Durante estos preciosos días que pasé con los jesuitas, el Señor respondió a todas mis preocupaciones y también me hizo preguntas, pero confié en él. En algún momento de nuestras vidas, debemos aprender a ser «ciegos» y dejar que el Señor nos guíe. En polaco dicen «ve en la oscuridad». Decide entrar en la oscuridad y deja que Jesús nos guíe.

Otro aspecto importante de mi vocación ha sido el apoyo de mi familia. Ella me apoyó mucho en mis comienzos y durante mis experiencias misioneras. Ruego al Señor que los bendiga y los llene de paz.

LR: ¿Por qué África y la República Centroafricana?

AO: Para los combonianos, África es una tierra muy especial. Nuestro fundador comenzó su misión en África y era un apasionado de este continente. En ese momento, teníamos varias opciones: Mozambique, Etiopía y la RCA. La RCA era un país post-conflicto, nada estable y muchos temían ir allí. Había muchas razones para creer que la misión RCA iba a un sacrificio: los pobres, la guerra, la inseguridad, etc. Lo que más me preocupaba era el francés (risas). Nunca lo había estudiado, ¿lo ves? (Risas). Pero me armé de valor para venir, especialmente siguiendo el ejemplo de Comboni de servir a los pobres. Hoy puedo decirles con gran sinceridad que la República Centroafricana es un país maravilloso. Volveré aquí, aquí en RCA, está mi segundo país.

LR: ¿Cómo te preparaste para tu partida a Bangui, a pesar de tu poco conocimiento del francés?

AO: estuvo bien. Me uní oficialmente a la comunidad de laicos misioneros combonianos, el 12 de junio de 2015 en Varsovia antes de mi partida a la República Democrática del Congo, donde debería aprender francés. Luego, celebramos la misa de envío a la misión en mi parroquia de San Juan Bautista en Orakwa con motivo de la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, presidida por el Monseñor Grzegorz Rys. Llegué al Congo (RDC) donde pasé 4 meses, y allí fui acogida por una hermana LMC congoleña llamada Irene. Me ayudó a comprender la mentalidad africana, especialmente la de África Central. Fue un momento fantástico, ya que no solo estuve allí para aprender el idioma. El día que me fui a Bangui, Irene me aconsejó en estos términos: «Recuerda que te enviaron a estas personas, tratando de entenderlas y amarlas. Comparte lo que tienes con ellos para que encuentres la felicidad.

LR: ¿Cuáles fueron las primeras dificultades al llegar a RCA?

AO: Desde Kinshasa, donde vivía como en Europa, me encontré en un bosque sin acceso a internet, electricidad ni agua caliente (risas). Ese primer mes fue difícil. Difícil porque no tenía muchos amigos, tenía que comenzar de nuevo. Y estoy feliz de haber logrado ir más allá de las amistades, hice una familia.

LR: ¿Cuál fue su ministerio en Mongoumba?

AO: La comunidad laica de Mongoumba está compuesta por cuatro laicos: un italiano, dos portuguesas y yo una polaca. Tomamos las decisiones juntos, sobre cómo vivimos y cómo ayudar a las personas. En Mongoumba, los laicos se encargan de la educación, los pigmeos y también la salud. En lo que a mí respecta, trabajé en la clínica. Siendo concretos, cuidé de los pigmeos primero y luego de los niños que sufren de desnutrición. De vez en cuando, organizamos sesiones de formación para cuidadores, etc.

LR: es una misión única debido a los pigmeos que viven allí. ¿Cómo ayudas a esta minoría?

AO: los pigmeos ocupan un lugar especial en todas nuestras actividades. Tienen prioridad. No son considerados en esta parte de RCA. Estos son el tipo de personas que nuestro fundador quería conocer y servir. Pero trabajar con ellos no es tan fácil como eso, porque son personas muy libres, a las que no les gusta estar encerrados en ninguna estructura, por ejemplo. Poco a poco, les enseñamos a escribir y leer, a tener una buena higiene básica, a evitar enfermedades causadas por la suciedad, etc. Intentamos mostrarles otra forma de vida, vivir de manera independiente, vivir sabiendo cómo administrar el poco dinero que tienen.

LR: ¿Cuáles son las necesidades en este campo? ¿Cuáles son los principales problemas que afectan a la República Centroafricana y sus habitantes?

AO: lo que más necesita la RCA es paz. Paz en las calles, paz en los corazones, paz en las ciudades. La gente quiere vivir sin miedo, criar a sus hijos, ir a trabajar, crecer. El gobierno no debe escatimar esfuerzos para garantizar la seguridad de esta población, que solo aspira a vivir en paz. Otro desafío para RCA es la educación y la creación de empresas. Los jóvenes deben estudiar bien, en muy buenas condiciones y también encontrar oportunidades de empleo al final de estos estudios.

LR: ¿Cuáles son los peligros del servicio misionero en esta región?

AO: Con respecto a Mongoumba, estábamos a salvo, es un área bastante segura donde no nos molestaban. Sin embargo, la RCA es muy grande y todavía hay áreas donde las personas se esconden, viven en peligro constante donde el conflicto armado está abierto. La única amenaza es quizás la enfermedad. Por supuesto, hay medicamentos disponibles, pero nunca se sabe a dónde nos puede llevar. Pero Dios siempre nos protege.

LR: ¿Cuál es tu invitación al mundo para la RCA?

AO: Les invito a unos y otros a apoyar la RCA a través de la oración y especialmente con la ayuda concreta. Me refiero a ayuda en términos de proyectos, apoyo financiero, etc. Invito a otros laicos y misioneros a venir a este hermoso país.

LR: Anna, ¿qué te aportó personalmente la misión en RCA?

AO: Aprendí más sobre abrirme a otras personas, muy a menudo diferentes a mí y criadas en una cultura diferente. Vivir sobriamente, en humildad, estar satisfecha con los medios que tenemos. Es una de las hermosas experiencias que tuve. Esta experiencia también me mostró que cuando dejamos nuestra familia biológica, Dios nos da otra.

LR: ¿Cuáles son tus planes para el futuro cercano?

AO: Después de las vacaciones en Polonia, iré a Canadá durante tres años para recibir formación en psicología. Es un programa preparado para los misioneros. Y como dije anteriormente, si Dios me mantiene con vida, volveré a RCA para brindar ayuda psicológica más especializada a las personas que han tenido experiencias de guerra traumáticas y demás. Una vez de vuelta en RCA, daré más esperanza a aquellos que han sido heridos y abandonados.

Entrevista realizada por Eustache Michael Mounzatela

Deja un comentario