Laicos Misioneros Combonianos

Evaluación de los candidatos y convivencia con los familiares

LMC Portugal
LMC Portugal

Durante los días 12, 13 y 14 de julio de 2019, se celebró otro encuentro en Viseu (Portugal) de formación de los LMC.

A medida que otro año de formación llega a su fin, es necesario realizar una evaluación adecuada del camino individual tomado por los participantes, de manera que no se siguió ningún tema formativo en concreto.

El día 12, por la tarde, comenzaron a llegar los primeros candidatos. ¡Siempre es una gran alegría cada reencuentro! ¡Entre sonrisas y abrazos, cada uno se saluda y cuenta las últimas noticias! ¡Todos nos sentimos bienvenidos a esta casa misionera que nos recibe tan bien!

El sábado comenzamos el día, como de costumbre, con la celebración de la Eucaristía en la capilla grande, abierta a toda la comunidad local.

Después del desayuno, nos dirigimos a la sala superior, donde se expuso el Santísimo Sacramento. Así, ante el Señor, fue posible orar y reflexionar sobre el camino tomado en el último año de formación. ¡Muchas preguntas surgen y es necesario encontrar las respuestas, mis respuestas, para cada una de ellas! Analizando el pasado, aprovechando el presente para interrogarnos ante el Señor de la Misión, encontramos respuestas y tomamos decisiones para el futuro, ¡un futuro que queremos vivir con Él, donde sea y con quien Él quiera!

Renovados y fortalecidos por el Espíritu Santo, nos reunimos uno por uno con el Equipo Coordinador. Y así pasó el día, el gran día de la evaluación, que todos queríamos que fuera positiva.

LMC Portugal

Varios laicos misioneros combonianos con experiencia misionera, y algunos con sus hijos, nos acompañaron para la oración de la tarde. ¡Qué hermoso es ver la participación de los niños en esta oración! Sobre todo, oramos por todos los miembros LMC que se encuentran en tierras de Misión ad gentes. ¡Que a ninguno de ellos le falte protección y esperanza! ¡Qué fuerte es este deseo de estar unidos en oración! En Jesucristo, quien nos envía, y el Espíritu Santo que nos acompaña, ¡creemos que no hay nada que temer!

El domingo, después de la oración de la mañana y el desayuno, nuestros familiares comenzaron a venir y pasar este día con nosotros en un ambiente de fiesta y convivencia. Después de la bienvenida del Padre Francisco Medeiros, todos ellos se presentaron y la laica Vânia hizo una presentación de todo lo que hicieron los LMC durante todo el año, enfatizando las noticias que recibimos de la República Centroafricana, Augusta y Cristina, de Perú, Paula y Neuza; de Brasil, Liliana y su esposo Flávio; de Mozambique, Marisa y Etiopía, Pedro y Carolina. Frente a la emoción de los familiares de estos laicos, vimos fotos y videos que muestran bien lo que es ser misionero junto a los pobres y los desfavorecidos.

Inmediatamente después, tuvimos el testimonio de María Augusta, que acababa de llegar de la República Centroafricana. Con sencillez y simpatía, nos estuvo relatando los últimos acontecimientos, aventuras y desventuras.

Seguimos con la Eucaristía, un momento fuerte del día, compartiendo la Palabra y el Pan, así como la Fe y el Carisma Combonianos que nos unen a todos.

Después del almuerzo compartido, donde se llenaron las mesas y no faltó nada, siguió por la tarde la convivencia. Con juegos, chistes, canciones, anécdotas y otras cosas, nos lo pasamos genial a la portuguesa.

Muchas gracias a todos, especialmente a los formadores y al equipo coordinador, que nos acompañaron durante un año más.

LMC Portugal

Glória Rocha

Haz que tu corazón sea misión – Fin de semana de espiritualidad comboniana 2019

LMC Portugal
LMC Portugal

En junio, nuestra reunión no fue la habitual reunión de formación en Viseu, sino una reunión de familia Comboniana en Maia, el fin de semana de espiritualidad comboniana, que tiene lugar allí todos los años y está preparada y organizada por la Comisión de Familia Comboniana. Este año nos reunimos allí, los días 28, 29 y 30 de junio, con el tema «Haz que el corazón sea misión», tema del año para la Familia Comboniana.

¡Fue un encuentro muy hermoso! Primero, participó un grupo pequeño pero muy diverso, que enriqueció enormemente las perspectivas y compartió los temas tratados. Posteriormente, fue una reunión muy rica en temas de reflexión, pero también compartiendo como familia comboniana, reforzando entre todos los lazos de amistad y comunión.

Durante la mañana del sábado, después de la oración de la mañana, D. António Couto, Obispo de Lamego nos habló con el tema «El corazón en la Biblia». Hemos profundizado el sentido bíblico del corazón, su significado. Luego vimos lo que significa «ser misión» y D. António compartió algunas perspectivas sobre cómo ser misión y hacer el trabajo misionero en los días y las circunstancias de hoy, dando testimonios concretos de grupos y personas que están haciendo un trabajo misionero muy fructífero hoy.

Luego compartimos entre los participantes el tema formativo dado por el Obispo de Lamego, respondiendo algunas preguntas de reflexión dejadas por él.

Por la tarde fue la hermana Arlete, misionera comboniana, quien nos habló. Habló de la vida de San Daniel Comboni, su «pasión de corazón» por África, su «cordialidad», es decir, cómo su corazón se movió por todos y «mantuvo a todos en su corazón», su devoción al Corazón de Jesús.

Luego compartimos nuevamente en grupos lo que escuchamos, tratando de reflexionar juntos sobre la forma en que vivimos hoy y las circunstancias de esta misma pasión y entusiasmo de Comboni.

LMC Portugal

Al final del día, celebramos la misa y luego tuvimos una sardinada, donde pudimos hablar, socializar, fortalecer amistades. ¡Un momento muy hermoso y agradable!

El domingo, después de la oración de la mañana, nos reunimos todos para exponer y compartir lo que se había reflexionado en pequeños grupos el día anterior. A partir de ese momento hubo nuevas reflexiones, seguimos compartiendo y fue un momento para meditar juntos y enriquecernos mutuamente.

Terminamos con la eucaristía. Luego le entregamos al Señor todos los propósitos que pudimos hacer en esta reunión para nuestras vidas, así como entregamos el entusiasmo misionero en cada uno generado y fortalecido en este encuentro.

Fue un encuentro donde, al orar y compartir juntos, pudimos animarnos unos a otros como familia comboniana a ser misión, para entusiasmarnos con la proclamación y el testimonio, ¡para hacerlo «apresuradamente» con vigor y perseverancia, en cualquier circunstancia!

LMC Portugal

Filipe Oliveira

El Padrenuestro según San Cipriano

Jesus
Jesus

Un comentario a Lc 11, 1-13 (17º Domingo Ordinario, 28 de julio 2019)

La oración del Padrenuestro es la síntesis de las enseñanzas de Jesús.Hace tres años, cuando leíamos esta lectura, compartí con ustedes el comentario que hace Simone Weill. Este año les comparto algunas reflexiones de San Cipriano.

Hablar con el Padre

“El hombre nuevo, nacido de nuevo y restituido a Dios por su gracia, dice en primer lugar Padre, porque ya ha empezado a ser hijo. La Palabra vino a los suyos –dice el Evangelio- y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, a los que creen en su nombre, les dio poder de llegar a ser hijos de Dios. Por esto, el que ha creído en su nombre y ha llegado a ser hijo de Dios debe comenzar por hacer profesión, lleno de gratitud, de su condición de hijo de Dios, llamando padre suyo al Dios que está en el cielo”. ..

Pero este nombre no debe pronunciarse en vano. Puesto que “llamamos Padre a Dios, tenemos que obrar como hijos suyos, a fin de que él se complazca en nosotros, como nosotros nos complacemos en tenerlo como Padre. Sea nuestra conducta cual conviene a nuestra condición de templos de Dios, para que se vea de verdad que Dios habita en nosotros. Que nuestras acciones no desdigan del Espíritu”. (Breviario, Semana XI ordinaria)

Venga tu Reino

“Pedimos que se haga presente en nosotros el reino de Dios, del mismo modo que suplicamos que su nombre sea santificado en nosotros. Porque no hay un solo momento en que Dios deje de reinar, ni puede empezar lo que siempre ha sido y nunca ha dejado de ser”.

“Pedimos a Dios que venga a nosotros nuestro reino que tenemos prometido, el que Cristo nos ganó con su sangre y su pasión, para que nosotros, que antes servimos al mundo, tengamos después parte en el reino de Cristo, como él nos ha prometido, con aquellas palabras: Venid, benditos de mi Padre, a tomar posesión del reino que está preparado para vosotros desde la creación del mundo” (id.)

Hágase tu voluntad...

“No en el sentido de que Dios haga lo que quiera, sino de que nosotros seamos capaces de hacer lo que Dios quiere”.

“Nadie puede confiar en sus propias fuerzas, sino que la seguridad nos viene de la benignidad y misericordia divina”. El mismo Jesús se mostró débil (Padre mío, si es posible, que pase este cáliz), pero dio ejemplo de anteponer la voluntad de Dios a la propia (No se haga mi voluntad sino la tuya).(id)

Perdona nuestras ofensas

Cada  día pecamos, como nos recuerda San Juan: Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos. Si confesamos nuestros pecados, fiel y bondadoso es el Señor para perdonarnos.   

“Dos cosas nos enseña esta carta: que hemos de pedir perdón de nuestros pecados, y que esta oración nos alcanza el perdón”.

“El Señor añade una condición necesaria e ineludible que es a la vez un mandato y una promesa, esto es, que pidamos perdón de nuestras ofensas en la medida en que nosotros perdonamos a los que nos ofenden, para que sepamos que es imposible alcanzar el perdón que pedimos de nuestros pecados si nosotros no actuamos de modo semejante  con los que nos han hecho alguna ofensa”. (id)

P. Antonio Villarino, Bogotá

El color del amor

LMC Peru
Peru

Quizás nuestra idea de la misión y el mundo sea todavía un poco color de rosa, de hecho, para mí, la misión es un arco iris de colores, emociones, momentos y aprendizaje. La misión es más que el vasto cielo azul que abrazo todos los días al principio y al final de mi día, es más que el marrón de la arena del desierto que cubre el suelo. Es más que el verde del paisaje de algunos árboles que luchan por mantenerse verdes, y el gris de los días de niebla que cubren los volcanes. La misión es una inmensidad de colores. Es del color de las caras lo que me hace sonreír y es el color de las historias que escucho durante horas y horas todos los días y me recuerdan la materia simple y humilde de la que estamos hechos, es del color de todos los corazones lo que llegan y me enséñame que es posible amar más. Es del color de las sonrisas, los abrazos, las lágrimas es del color del paisaje natural y humano. La misión diaria de seguir con ellos es tan vasta, tiene tantos colores.

Peru

Entre los muchachos que me llaman en la calle y en el jardín de infancia, y con quienes comparto la alegría de ser niña una y otra vez, entregándome a ello sin miedo. A los ancianos que bailan libremente cuando vienen a conocernos, y permítanme decirles que para muchos, somos su única familia. Historias reales de superación y lucha. A las familias cuando nos reunimos para compartir el todo, que es suma individual de las partes porque es en este medio entre unos y otros que nos encontramos y nos entregamos sin premisas ni condiciones, solo porque sí. Es en las visitas diarias que encuentro un verdadero significado para mi caminar y veo los colores de mi mundo aquí y ahora. Aquí, en esta pequeña villa, es donde cada día se vive la verdadera experiencia de ser yo, en la esencia de los colores que tengo dentro y de todos aquellos que me permito ver en el mundo.

Os confieso que a menudo me permito ser moldeada por ellos, moldeada por su experiencia de vida y de Dios, que me permito observar horas y horas lo que son y lo mucho que me enseñan, que me permito salir de mi para aprender de ellos. Siempre tuve la certeza dentro de mí de que no me llamaban para nada más que para amar. Amar a esta gente, esta cultura y sus costumbres. Amar, en sus múltiples perspectivas, en la caída, en el error, en el ascenso y con la esperanza de ser la mejor versión de mí misma todos los días. Y aunque haya pasado más de un año sigo aprendiendo de ellos todos los días, aprendemos juntos. Y así, cada día descubro otro color dentro y fuera de mí, en este intercambio de vidas, historias y rostros, descubro cada día el color del amor.

Peru

P.D. El amor no tiene un solo color, ¡el amor siempre será del color que quieras!

Con amor y gratitud,

Neuza francisco, LMC

La hospitalidad fecunda

Mesa
Mesa

(Comentario a Lc 10, 38-42 (XVI Domingo ordinario, 21 de julio del 2019)

El domingo pasado ya comenté este pasaje por haberme equivocado en la fecha. Pero ahora aprovecho para comentarlo desde otro ángulo, dado que cada vez que comentamos un texto bíblico nos quedamos en una de sus varias dimensiones. Por eso, si el domingo pasado me fijé en la queja de Marta por quedarse sola en el retiro, esta vez les invito a fijarse en su capacidad de acogida como discípula.

La hospitalidad de Marta como la de Abrahán

Este texto de Lucas se lee en la liturgia del domingo, después de haber leído (como primera lectura) el episodio de Abrahán que acoge en su casa a tres viajeros que le anuncian que Sara, su mujer, tendrá un hijo a pesar de ser anciana.

Los dos textos nos enseñan que la hospitalidad, la acogida del otro (en el que está presente Dios), da una fecundidad que el mero ajetrearse, preocuparse y agitarse no da. No por mucho angustiarse logra uno aumentar un centímetro de su estatura, comenta Jesús en otro lugar… Y si el Señor no cuida la casa, en vano trabajan los albañiles, dice un salmo.

Un amor que se apodera de uno

Por otra parte el Cantar de los cantares nos dice que, cuando uno encuentra el amor de su vida, “lo abraza y no lo suelta hasta meterlo en la casa de su madre” (Ct 3, 1-4). En este sentido la experiencia de María con Jesús es la de un amor total, que hace irrelevantes las demás cosas, es el tesoro valioso por el que alguien está dispuesto a venderlo todo.

¿Por qué me distraigo en tantos pequeños amores y no me agarro con todas mis fuerzas al amor de Dios? Ese amor es el que da sentido a todo lo que somos y hacemos. Sin ese amor todo se convierte en un agitarse sin sentido.

María está a los pies de Jesús como discípula que se deja amar y enseñar. De la misma manera nosotros acudimos a la Eucaristía como discípulos que nos dejamos amar por el Señor y acogemos con total disponibilidad su enseñanza para aprender de él a ser hijos.

Al acoger a Jesús en nuestra casa, en nuestra vida, nos ponemos a sus pies para aprender de él, para sabernos amados por él y así es como podemos volvernos fecundos y misioneros para un mundo que necesita su Palabra.

P. Antonio Villarino

Bogotá