Laicos Misioneros Combonianos

Cierre y apertura

LMC Africa

LMC AfricaHoy trabajaremos las conclusiones de nuestro encuentro con pasos concretos y en caminando juntos como Laicos Misioneros Combonianos que trabajamos en este hermoso continente Africano.

Todos tenemos diferentes realidades dentro de nuestras comunidades.

Para algunos ha sido fácil colaborar dentro de nuestras comunidades, otros han encontrado desafíos. Hay comunidades que se comunican bien y entienden las expectativas de nuestra familia y la comunidad Comboniana, otros han tenido que encajar todo esto y buscar salidas.

Concluimos ahora el encuentro. El Espíritu Santo nos ha abierto los ojos y los corazones de todos nosotros. Somos más fuertes juntos, como familia comboniana.

Nuestro tiempo en Anchilo nos ha ayudado a descubrir un continente de gente trabajando para ayudar a expandir el reino de Dios.

Nos ha mostrado nuestras fortalezas y nuestras debilidades.

Hemos presentado resoluciones para que nuestros caminos sean más claros para todos nosotros.

Estas resoluciones nos ayudarán a comprender con más profundidad nuestra vocación, nuestras responsabilidades y el camino a seguir en el espíritu de San Daniel Comboni.

LMC África

Frutos

LMC AfricaNuestro encuentro ha traído al grupo las realidades de nuestra vocación misionera.

Hemos dialogado sobre temas como la comunicación, vocación, economía, formación y muchos otros. A través de estas discusiones hemos evaluado nuestro caminar y analizado dónde hemos cumplido nuestras metas, las áreas en que necesitamos mejorar y los desafíos que enfrentamos al hacerlo.

Al igual que San Daniel Comboni, todos hemos encontrado algunas dificultades para anunciar el Reino de Dios. En el carisma de nuestro fundador e intercesor, encontramos la fuerza para continuar en nuestra misión y hallar el camino para hacerlo. Como la palmera que lleva fruto de cocos, no es fácil compartir el dulce sabor de la salvación, pero encontramos la fuerza para escalar, a través de nuestra fe y nuestra comunidad.

LMC Africa

LMC África

III Encuentro Africano Anchilo 2017

LMC AnchiloSaludos desde Mozambique.

El 24 de julio hemos inaugurado el III Encuentro Continental Africano LMC en Anchilo, Mozambique.

Hemos venido de todo el continente para reunirnos como Familia Comboniana para discutir y colaborar en nuestra vocación misionera, nuestras experiencias y nuestras dificultades siguiendo los pasos de nuestro fundador San Daniel Comboni.

Pedimos sus oraciones al Espíritu Santo para que nos guíe en este tiempo de comunidad y reflexión.

LMC Anchilo

LMC África

Entrevista a Ana Obyrtacz en Radio Maria en Congo

  1. Anna Congo Hola Anna. ¿Podrías presentarte a la audiencia? Háblanos de tu familia

Buenos días padre. Buenos días a todos.

Mi nombre es Anna Obyrtacz. Soy de Cracovia en Polonia. Soy cristiana, católica y Laica misionera comboniana. Tengo 30 años. Estoy en Kinshasa desde el 22 de enero de 2016. He venido aquí para aprender francés. Todavía estoy en Kinshasa durante una semana y luego me iré a la República Centroafricana para la misión por dos años. Voy a trabajar con los pigmeos de Mongoumba. El pueblo está situado a unos 200 km al sur de Bangui, capital de la República Centroafricana.

Mi familia vive en Polonia y está a la espera de mi regreso, 🙂 pero espero que vendrán a verme algún día a África. Nací en una familia de 4 hijos y yo soy la penúltima.

Mi familia está compuesta por mi padre Jean, mi madre Joséphine, mis hermanos y hermanas. Mi hermana mayor se llama Kinga después de ella viene mi hermano Christoper, después yo y por último mi hermano pequeño Michel. Mi hermano mayor está casado y es padre de dos hijos, un niño y una niña.

  1. ¿Polonia es un país más católico que el Congo?

Con el tiempo que pasé aquí en Kinshasa cuando miro los números, puedo decir que en el Congo como en Polonia hay muchos cristianos católicos. Pero también podemos decir que el número no refleja la verdad.

Para mí la comparación es difícil porque no tenemos las mismas realidades y tampoco me gusta comparar la fe. Y, además, creo que no se trata de números, sino de la “calidad” de nuestra fe.

  1. ¿Cómo es tu vocación laical Comboniana?

Dicen que la vocación es un misterio 🙂

Creo que mi vocación comenzó mucho antes de que yo pienso.

Cuando era joven, nunca pensaba en las misiones. Siempre quise vivir y trabajar en Polonia mi país. Pero hoy creo que el trabajo es el mismo en todas partes del mundo, también la gente es igual en todas partes del mundo.

Conocí a los misioneros combonianos (mccj), en marzo de 2012 en Cracovia, en una adoración que organizaron por los misioneros mártires. En Polonia hay dos comunidades combonianas, una en Cracovia y otra en Varsovia.

Yo estaba involucrada en las reuniones de pastoral misionera con los estudiantes.

También soy parte del movimiento misionero TUCUM, asociado con los Combonianos en Polonia que ejercen su actividad misionera en las parroquias. Son personas que quieren vivir conscientemente y trabajar juntas. Nuestras actividades: la oración, los actos de caridad, la promoción de la misión. Tenemos un signo de pertenencia al movimiento que es el anillo negro.

También trabajé con niños. Era un grupo de niños de mi parroquia. Después también llevé un grupo de infancia misionera para los niños de mi parroquia en Cracovia. Teniamos reuniones una vez por semana, estudio de la palabra de Dios y hablar sobre temas misioneros. Invitamos a los misioneros al grupo y también vemos películas misioneras. Siempre oramos por las misiones.

También hacía voluntariado con una Fundación polaca que ayuda a los pacientes de hematología y oncología.

Antes de venir aquí, estaba trabajando como especialista en el departamento de inversiones – en una institución pública para la construcción y mantenimiento de la vía pública.

Toda mi vida es un tiempo de discernimiento de mi vocación. Quiero vivir plenamente y en verdad por Dios, aunque humanamente pueda flaquear a menudo, sé que hay Alguien en quien siempre se puede confiar.

Dios está conmigo todos los días en cada paso de mi vida. Él ha preparado para mí un camino, y me ha mostrado las señales. Me ha permitido descubrir mi identidad laical, mi identidad Comboniana y mi identidad misionera. A continuación, ÉL me ayudó a tomar la decisión de partir a misión. Dios me ha quitado el miedo y me dio fuerza y ​​confianza.

El momento más importante de mi vocación ha sido la formación de la comunidad LMC:

  • Cada mes tenía una reunión de formación para explorar y descubrir el carisma y la espiritualidad de San Daniel Comboni
  • La oración individual (meditación)
  • La oración comunitaria
  • El discernimiento con los otros
  • La dirección espiritual

Cada día descubro mi vocación, para mí es un proceso continuo.

  1. ¿Por qué elegiste África, precisamente Centroáfrica para ir a misión y no en otra parte?

Después de descubrir mi vocación LMC no he pensado en ningún lugar de misión particular. Sólo sabía que me dispondría para donde fuese necesario o donde pueda ser útil, como dicen las palabras de nuestro fundador, San Daniel Comboni, “para los más pobres y abandonados”. Para mí el lugar no importa mucho. En cuanto a la ubicación, estaba abierta a lo que Dios preparase para mí, porque tengo confianza en que elija mejor que yo, que Dios sabe mejor que yo.

Como Movimiento Internacional de Laicos Misioneros Combonianos tenemos varias comunidades internacionales en África: Etiopía, Uganda, Mozambique, República Centroafricana, Malawi y también en América del Sur. Intentamos dar continuidad a esos lugares donde ya estamos sirviendo, pero también podemos ir a otro lugar si es necesario.

La elección de un lugar no sólo está en función de la profesión, la preferencia de la persona que parte, sino también, por supuesto, de la necesidad de la iglesia local, nuestra prioridad es la primera evangelización y cerca de los pobres, asegurando la continuidad de las comunidades.

También es importante que la decisión sea compartida por la persona y la coordinación del equipo en el país.

Pero tenía que ser África o América del Sur. Durante mi formación yo estuve en Uganda durante un mes, esta fue mi primera experiencia en África. Creo que África se ha metido en mi corazón.

He conocido las realidades de nuestras comunidades, y sabía que en la RCA se necesitaba personal. También hablamos de la situación política difícil, inestable y peligrosa. Y era consciente que tenía que aprender el francés.

No fue una decisión fácil, incluso diría difícil. Podría haber elegido algo más seguro y más fácil. ¿Pero será que mi elección debe ser por lo sencillo? o ¿voy a donde Dios me está llamando? Sabemos que hacer la voluntad de Dios no es humanamente fácil. Pero estoy segura de haber elegido la mejor.

Así que como país de misión, decidí ir a la República Centroafricana.

  1. ¿Qué has aprendido durante tu estancia estos 3 meses del Congo y de la iglesia de Kinshasa en particular?

Si vine al Congo era para aprender el idioma, que me ha costado mucho. Además, todos los días he tenido que aprender a vivir en otra realidad de la que dejé en Polonia y a veces ha sido difícil. ¿Por qué? porque ahora, con Internet, tenemos la facilidad de tener comunicación permanente con mi familia, con mis amigos en Polonia, por lo que podemos estar cerca.

Para mí, la misión es sobre todo vivir con la gente. A través de las diferentes conversaciones llegué a conocer la realidad a la que se me envió, en la misión se deja una realidad para vivir otra.

Creo que el futuro mostrará lo que he aprendido en el Congo y si he sido una buena estudiante.

Otra cosa muy importante durante mi estancia en Kinshasa ha sido aprender la apertura a lo nuevo. A pesar de ser muy diferente a Polonia.

  1. ¿Qué mensaje dejarías a los jóvenes y especialmente los laicos africanos?

Que busquen al Señor en su vida todos los días, en todo lo que hacen descubrir lo que él ha preparado para ellos.

Jóvenes, vivid sólo el Plan de Dios en vuestras vidas pues es el mejor.

Sabemos que la vida no se termina en esta tierra, esta es sencillamente una etapa.

Estén seguros de que no están solos. A pesar de sufrir cuando uno se siente solo, Dios siempre está presente.

No tenga miedo de vivir con pasión y hacer lo que amas.

Otra cosa que mi obispo me dijo antes de ir a la misión, “ni la fe ni la ciencia, sólo el amor nos ayudará a conocer y experimentar a Dios”, y tenemos que decir a los otros que es el más grande y primer mandamiento de Dios. Yo se lo digo a todo el mundo.

  1. ¿Qué plato congoleño te gusta más?

Me encanta el pescado, especialmente el pescado salado y también el pondu, sobre todo preparado por Irene. Irene es una laica Comboniana de Kinshasa, con la que he vivido durante mi estancia aquí.

Anna Congo

Muchas gracias

Anna Obyrtacz LMC

Segunda asamblea africana de los LMC

KinshasaLos coordinadores de los Laicos Misioneros Combonianos (LMC) de las provincias Combonianas de África, y los misioneros Combonianos acompañantes, celebraron su segunda reunión africana del 21 al 26 de julio en la casa comboniana de Kimwenza (Kinshasa), República Democrática del Congo (RDC). Fue un encuentro de reflexión sobre el pasado y la planificación de las actividades futuras del LMC en el continente africano.

La segunda reunión del LMC africano contó con la participación de 25 personas: 18 laicos, 5 Misioneros Combonianos y 2 misioneras combonianas, incluidos los representantes del Comité Central del LMC, Alberto de la Portilla y P. Arlindo Ferreira Pinto.

La primera mañana se dedicó a dos temas, con el objetivo de introducir a los participantes en los trabajos de la asamblea, un tema sobre la realidad actual del Congo y el otro sobre la visión de la misión en la “Evangelii Gaudium”.

Comenzó la asamblea con la presentación de los participantes, sesión orientada por los miembros laicos del Comité Africano del LMC: Dieudonné Likambo (Dido), congoleño, Innocent Mweteise Karabareme, Ugandés y Marcia Costa, portuguesa que trabaja actualmente en Mozambique. De este mismo comité también forman parte del Provincial de Mozambique P. José Luis Rodríguez López, y el P. Joseph Mumbere Musanga, Congo. El P. José Luis se encuentra en México y el P. Joseph participó en los últimos días de la reunión por motivo de sus otras ocupaciones y problemas de transporte.

A continuación se repartieron las diferentes tareas para toda la semana.

Marcia Costa aprovechó el momento para recordar los principales objetivos de la reunión, principalmente los temas de identidad, formación y autonomía económica, revisar y programar las actividades del LMC en el continente africano y en cada una de las provincias, teniendo en cuenta la conclusiones de las reuniones intercontinentales del LMC, en particular la última asamblea de Maia (Portugal), en diciembre de 2012, y la primera reunión africana en diciembre de 2011 en Layibi (Uganda).

Las palabras de bienvenida a todos los participantes de la reunión fueron ofrecidas por el mensaje del P. Joseph Mumbere Musanga (leído por P. Enrique Bayo), y por la hermana Espérance Bamiriyo Togyayo respectivamente superior provincial de los Combonianos y Combonianas en Congo. Ambos destacaron el valor de la colaboración entre los institutos nacidos en el mismo carisma de Comboni y la importancia de la oración y el testimonio misionero comboniano como familia.

El P. Arlindo Pinto, coordinador del LMC a nivel del Instituto comboniano, informó que el P. Enrique Sánchez, Superior General y el P. Antonio Villarino, asistente general, enviaban saludos a todos los participantes de esta reunión y siguen con atención las diferentes realidades del LMC en el continente africano. Por su parte, Alberto de la Portilla, miembro y coordinador del Comité Central del LMC, dijo que esta reunión es un evento que afecta no sólo a los LMC africanos, sino también al resto del LMC de los continentes europeos y americanos que viven en contextos y realidades diferentes, pero con un fuerte sentido de pertenencia al LMC.

El P. Jean Claude Kobo Badianga, comboniano congoleño, hizo una breve presentación sobre la historia de la República Democrática del Congo (RDC) para la mejor comprensión de la situación socio-política y económica actual del país. Relacionó la historia de la República Democrática del Congo con la historia y los conflictos recientes y del pasado con los países vecinos (Angola, Congo-Brazzaville, Ruanda, Burundi, Uganda, Sudán del Sur y la República Centroafricana). Habló de las principales dificultades que impiden un gobierno estable y verdaderamente democrático en la República Democrática del Congo, como por ejemplo, el tribalismo, el regionalismo y la corrupción.

Se refirió a los diversos grupos rebeldes armados que operan principalmente en el norte y noreste del país, con la complicidad política nacional junto con los intereses internacionales relacionados con los riquísimos recursos naturales del suelo y el subsuelo de los congoleños. Petróleo, oro, coltán y muchos otros recursos minerales preciosos que son la verdadera fuente de las contradicciones sociales, las desigualdades económicas y los conflictos armados en la República Democrática del Congo.

La Iglesia Católica, los cientos de otras iglesias y sectas religiosas toman diferentes posiciones ante la realidad que pasa en el país, la mayoría de los casos para favorecer el “status quo” y, rara vez, para denunciar las injusticias de que son víctimas los congoleses de Norte a Sur.

El P. Jean Claude recordó que los LMC tienen en esta realidad social, en la República Democrática del Congo y en otros países africanos, la responsabilidad cristiana y moral que puede y debe estar presente en sus actividades pastorales y profesionales.

KinshasaEl P. Enrique Bayo Mata, comboniano español que trabaja en la República Democrática del Congo, presentó el tema de la misión a partir de la exhortación apostólica post-sinodal del Papa Francisco “Evangelii Gaudium”. Después de una presentación general del documento, el P. Enrique subrayó la perspectiva de la nueva evangelización marcada por la alegría del anuncio y el testimonio del Evangelio de Jesucristo en las diversas periferias humanas del mundo moderno. Habló de la conversión pastoral urgente para llevar a la Iglesia a salir de sí misma y volverse misionera, es decir, para ponerse al servicio de las personas y de los pueblos, especialmente de los excluidos, los más necesitados de la alegría de la fe y de la vida cristiana, y de los más alejados de los valores del Evangelio.

Hizo referencia a que los laicos, formados profesional e intelectualmente, tienen una misión especial en el proceso pastoral de evangelización que busca transformar la sociedad y la inclusión social de los pobres en la vida activa de sus países.

En la tarde del primer día, Innocent dio una visión general acerca de quiénes son los LMC y lo que esperan de sí mismos, recordando que normalmente se comienza de una pequeña realidad y con pocas cosas, pero crece y madura teniendo una visión clara de la identidad, de lo que somos, y si tenemos un plan de acción concreto y lo que debemos hacer, en un contexto permanente de escucha de la Palabra de Dios, la oración y el discernimiento vocacional en el espíritu de San Daniel Comboni. Una vez terminada la exposición de Innocent siguió un largo intercambio de ideas y experiencias de las distintas realidades del LMC en África.

Marcia Costa presentó, a continuación, un resumen de la primera reunión africana de Layibi, especialmente lo referente a la identidad y la misión del LMC. Realzó que hace parte de la vocación LMC salir fuera de su realidad o país durante un período determinado, para una actividad misionera específica, y que los LMC asumen un compromiso de por vida. Los LMC tienen una formación humana, espiritual y misionera específica y buscan los medios para llegar a ser económicamente autónomos en sus diversas actividades. Después de la presentación, siguió un abundante intercambio en torno a los temas del documento Layibi. Se insistió, una vez más, en la importancia de que los LMC hagan una experiencia de misión fuera de su contexto geográfico.

El segundo día de actividades se dedicó a la presentación de los informes de las actividades del Comité Africano, el Comité Central y de las diferentes provincias africanas: Egipto-Sudán, Sudán del Sur, Togo-Ghana-Benin, República Centroafricana, Congo, Mozambique y Uganda. Dido Likambo presentó el informe del trabajo del Comité Africano desde la reunión de Layibi hasta la preparación de la reunión en curso en Kinshasa, y Alberto presentó los informes del Comité Central y de las provincias que no estuvieron representadas en la reunión, pero tienen LMC en sus países (Chad, Malawi-Zambia y Etiopía).

Uno de los temas más discutidos fue la falta de comunicación entre la Comisión Africana y las diversas provincias de África. Una de las razones dadas para el intercambio limitado de información y experiencia eran las dificultades naturales de las diferentes lenguas que se hablan en cada una de las provincias, y la dificultad de acceso a las nuevas tecnologías de la comunicación, sobre todo a través de Internet, en la mayoría de los países africanos.

Con el fin de preparar las conclusiones de la reunión, se utilizó el método de trabajo en grupos seguido de plenarios, durante los días 23 y 24, de forma que se fueron respondiendo las siguientes preguntas: ¿Cuál es la relación entre los grupo LMC locales y los LMC extranjeros que se encuentran en el mismo país? ¿Cuáles son los retos y estrategias a tener en cuenta para hacer un camino común? ¿Cómo podemos compartir los contenidos de formación de varios países para llegar a tener la misma formación básica a nivel continental? ¿Qué nos falta para que podamos vivir la vocación de la LMC según las conclusiones de Layibi? ¿Qué estrategias podemos seguir para vivir plenamente la vocación LMC? ¿Qué estrategias podemos adoptar para alcanzar la independencia económica? ¿Cómo podemos organizar el movimiento LMC a todos los niveles: la formación, la relación entre la LMC de diferentes países de África, la vocación, la organización y la economía?

En la tarde del 24 y la mañana del día 25, los laicos se reunieron para formular las conclusiones de la reunión, mientras que los Misioneros Combonianos y Combonianas aprovecharon esta ocasión para hablar de su colaboración con los LMC y compartir algunas ideas y experiencias acerca de cómo pueden y deben ayudar a consolidar el LMC en todas las provincias Combonianas. Se recordó también el compromiso hecho por los Misioneros Combonianos en el Capítulo General de 2009.

En la última tarde de trabajo, se leyeron, discutieron y aprobaron las conclusiones según los temas que se trataron durante la reunión. Esto fue seguido por la elección de la Comisión Africana, habiendo sido reelegidos para los próximos tres años: Dieudonné (Congo), Innocent (Uganda) y Marcia (Mozambique). Por último, se propuso que la próxima reunión debería tener lugar en julio 2017 en Lomé (Togo), fecha y lugar a confirmar por el superior provincial del sector.

KinshasaEl sábado, el grupo fue a visitar el Jardín Botánico “Kisantu bas-Congo” y la Catedral Kisantu, a unos 120 km de la ciudad de Kinshasa.

La reunión concluyó el domingo con una reunión conjunta con los LMC congoleños de Kinshasa en la comunidad provincial (Kingabwa), teniéndose tras la Eucaristía, presidida por el P. Joseph Mumbere, un almuerzo fraterno.

Arlindo Ferreira Pinto.