Jesús Ruiz Molina, obispo auxiliar de Bangassou

Jesus Ruiz El misionero comboniano burgalés Jesús Ruiz Molina fue ordenado obispo auxiliar de Bangassou, el pasado día 12 de noviembre, en la República Centroafricana. La celebración tuvo lugar en Bangui, pues en su nueva ciudad solo se puede llegar en helicóptero. En realidad, las autoridades políticas y otros invitados no querían desplazarse a Bangassou, debido al ambiente de inseguridad que se vive en la región. Tras su paso por Chad y por la ciudad centroafricana de Mongoumba, Jesús Molina aceptó ser destinado a un lugar golpeado seriamente por la violencia de una guerrilla sin fin para colaborar con el obispo titular Juan José Aguirre Muñoz, otro comboniano español, a encontrar caminos para la paz y la reconciliación e servir a los más pobres.

Después de 25 años en África, le nombran obispo…

Jesus Ruiz Fue una ducha de agua fría, más bien helada, pues ni me siento digno ni humanamente me atrae. A finales de este año tenía previsto mi regreso a España para trabajar en la pastoral vocacional y Justicia y Paz al mismo tiempo que podría acompañar a mis ancianos padres y reformatearme un poco en todos los sentidos. Confiado en Dios dije sí, y esto ha cambiado completamente mi vida, que está ya unida a este pueblo de una manera sacramental hasta el final.

¿Es Bangassou la zona de África más complicada en la que ha estado?

He vivido 15 años en la sabana del Chad en un contexto difícil, con hambrunas y guerras. He pasado estos nueve últimos años en la selva con los pigmeos y con una población súper pobre. Bangassou en estos momentos es una de las zonas más conflictivas de África. Solo se puede llegar por avioneta; las doce parroquias que tenemos han sido saqueadas por los 14 grupos armados que se disputan el país. La violencia y las masacres son cotidianas. La mayoría de la población está desplazada. La mayor parte de los sacerdotes han huido y las hermanas también. En la catedral llevamos cuatro meses sin celebrar la Eucaristía pues hemos acogido a 2100 refugiados musulmanes que los antibalakas quieren asesinar. Ningún funcionario del Estado acepta venir aquí. Por eso decidimos celebrar mi consagración episcopal en Bangui. Mi gente de Bangassou no podrá asistir, pero el 8 de diciembre tendremos una Misa de acción de gracias, para celebrar que Dios no nos abandona en nuestro dolor.

¿Cuál cree que debe ser la misión de un obispo en un lugar como Bangassou y la suya en concreto?

No tengo ningún plan preconcebido. Voy para estar con esa gente que sufre. Para mí, el ser obispo no es ninguna promoción, es la confianza en Aquel que amo y que me invita a seguirle en el camino que sube a Jerusalén: «Tú ven, y sígueme». Nunca estudié para ser obispo, la gente me enseñará. El obispo es aquel que no abandona el rebaño cuando viene el lobo, que vela por todos, los de fuera y los de dentro, que denuncia la muerte de la injusticia y anuncia la salvación que es vida en Jesucristo. Hoy en Bangassou necesitamos paz, mucha paz para curar tantas heridas del cuerpo y, sobre todo, del espíritu; necesitamos reconciliarnos y perdonarnos; necesitamos construir juntos un futuro para esta población traumatizada, por ello seguiremos esforzándonos en poner en pie las escuelas, curar a los enfermos, ocuparnos de los últimos y abandonados, estaremos del lado de los más débiles, trabajaremos por la justicia, única garantía de una paz verdadera, y en todo ello seguiremos anunciando la Buena Nueva de Jesús, que vino para que tengamos vida y vida en abundancia. A mi pueblo hoy le han arrebatado esa vida.

Tiene a Juanjo Aguirre y al cardenal Nzapalainga como referentes…

Sin duda que tener referentes como Aguirre o el cardenal Nzapalainga, que hacen carne el Evangelio en la cotidianidad, me alienta y estimula al novicio que yo soy. Pero son tantos otros los maestros que me estimulan, desde las hermanas que trabajan de sol a sol en medio de una violencia enorme, hasta los abbés que arriesgan sus vidas por salvar a unos pocos; esos cristianos que viven la misericordia en lo cotidiano… El pueblo de Dios es el gran estímulo para un pastor, el pueblo nos enseña a ser pastores.

Siempre ha estado cerca de los más pobres, ¿es su opción preferencial?

Jesus Ruiz Esta opción preferencial por los últimos, los que no cuentan, los descartados que dice el Papa, viene de Jesús, el de Nazaret. Jesús nos mostró a un Dios imparcial que se inclina gratuita y amorosamente por lo que este mundo desprecia. Para el insatisfecho buscador que yo soy, curiosamente he descubierto que en lo despreciable de este mundo se encuentra el verdadero rostro de Dios. Los pobres, los humildes, los hambrientos, los que lloran, los perseguidos, los que gritan justicia… ellos son la Biblia en carne. Yo he recibido este gran tesoro de poder servirles un poco, y me alegro de ser el gran beneficiario, pues son los pobres los que me dan a Dios.

Como misionero comboniano su vínculo con África es muy fuerte. ¿Sigue siendo el continente olvidado en nuestros días?

África no cuenta en el organigrama económico mundial; el terrible atentado en Barcelona fue noticia internacional, sin embargo, en la misma fecha, cientos de personas asesinados en mi diócesis no tuvieron ni una sola línea en la prensa. Un solapado neocolonialismo se impone hoy en África; las potencias mundiales se disputan sus riquezas sin escrúpulo provocando guerras, aniquilando culturas, exterminando poblaciones enteras… Pero África es vida con mayúscula. El origen de la humanidad está en África y me atrevo a decir que el futuro de esta humanidad pasa por África.

Jesus Ruiz
Obispos de la República Centroafricana.

Aprender a amar…

LMC Portugal¡Fue un sueño… que se hizo realidad! Todo surgió desde la primera vez que escuché el testimonio de un sacerdote misionero y por el que me maravillé por la gran intensidad del amor vivido y compartido. Era adolescente y desde allí nació en mí una enorme voluntad de querer amar así.

El tiempo fue pasando y casi vi el sueño huir entre mis rutinas, responsabilidades y trabajo… Pero Dios sabe lo que hace y no podía dejar un sueño tan rico morir en vano. Él me supo llevar por el camino correcto, conduciéndome por el camino de Fe y Misión que me ayudó a acercarme a Él, a conocerme en lo más profundo y a darme cuenta de que era llamada a hacer algo más. Y con millones de miedos y anhelos Él quiso que yo fuese aún más lejos y viviera este mes, donde pude aprender y saborear un poco de la vida misionera.

Después de toda la preparación, recaudación de fondos y despedidas, sólo descubrí que era real cuando me vi en Nampula. Así que salí del avión, saqué la máquina para tomar fotos del lugar y me lo impidió un guarda de seguridad del aeropuerto. Entonces sí, descubrí que aquel no era el mundo en que crecí, la realidad a la que siempre había estado acostumbrada.

En el camino recorrido hasta Carapira, más certezas tenía que estar viviendo otra vida, en un mundo completamente diferente. La carretera asfaltada, sin pintar y con rectas infinitas, me fue permitido ver la verdadera realidad de vivir en Mozambique. De la ventana fui viendo los puestos junto a la carretera, pequeños mercados donde se vendía de todo un poco, vi también muchas mujeres cargando sus hijos a la espalda y otras que cargaban baldes de agua u otras cargas en sus cabezas. La tierra roja, los árboles típicos y la llanura infinita con algunas montañas a lo lejos identificaban el paisaje. En algunos lugares se veían casas de paja y pequeños puestos que identificaban las poblaciones.

Llegamos a Carapira donde tuvimos una cálida acogida que me recordó la existencia de un mundo parecido a lo que estaba acostumbrado a vivir. Las instalaciones eran bastante agradables a semejanza de lo que había idealizado anteriormente.

Los primeros días me permitieron conocer el lugar donde pasaríamos la mayor parte del tiempo, las casas de las diferentes ramas de la familia Comboniana y el trabajo que cada uno realizaba. Se distribuyeron las tareas para toda la comunidad Fe y Misión, sobre todo relacionadas con el trabajo del Instituto Técnico Industrial de Carapira (ITIC) y en el apoyo al estudio de las niñas del hogar de las Hermanas Combonianas.

El trabajo que nos habían asignado lo realizamos a lo largo del mes y adaptándonos al ritmo que allí se vivía. El tiempo era muy relativo, la prisa no existía, habiendo siempre la posibilidad de una conversación extra siempre que caminábamos hacia algún lado.

Todos los días participábamos en las laudes y vísperas, realizadas en la iglesia junto con la comunidad Comboniana. Al principio, no fue fácil despertarme temprano para las laudes, pero a medida que iba entrando en el ritmo era extraño si algún día faltaba a una de las oraciones. Era un momento de pararse para estar junto a él y ahí recordar todas las razones que me llevaron a estar allí.

LMC PortugalAdemás de las tareas asignadas inicialmente, tuve la oportunidad de visitar una comunidad fuera de Carapira, con la hermana Eleonora, donde por primera vez me sentí “inculturada” al almorzar junto a la comunidad, tuve también la oportunidad de rezar el rosario en Macúa en un barrio de Carapira y de acompañar a la hermana María José en la visita a los enfermos. Todos estos momentos me permitieron conocer un poco más sobre las costumbres y la vida del pueblo Macúa. Ellos estaban muy contentos siempre que nos oían hablar en su lengua, por pequeña que fuera la expresión.

Las maravillas se fueron sucediendo a lo largo de los días. Y en cada uno de ellos había un toque especial, que me hacía disfrutar de estar allí y donde nada más importaba. A pesar de las nostalgias por Portugal, la voluntad de quedarme allí aumentaba cada día que pasaba.

Poco a poco iba aprendiendo más y más, lo mejor de todo surgió con las niñas del hogar. Desde el primer día en que las conocí quedé prendada por sus sonrisas, canciones y alegría contagiosa. ¡Mi corazón se llenaba, siempre que estaba con ellas! Ellas me cautivaron con su sencillez y, a pesar de tener la tarea de enseñarles y ayudar con los estudios, sentí que aprendí yo mucho más. Compartíamos la pequeña merienda que tenían y aún me daban un poco del de ellas. Me enseñaban palabras en Macúa y se divertían mucho siempre que yo las intentaba pronunciar.

Cuando ya sentía el corazón a reventar con tanto amor y pensaba que ya no era posible más, he aquí que aparece una pequeñita que quería hablar conmigo a solas. Confieso que me invadieron mil y un pensamientos y algunos temores, junto con mucha curiosidad. ¿Qué me quería decir? Entonces surge la oportunidad y la pregunta fue muy simple, dicha de una forma tan dulce: “¿quieres ser mi amiga?” Me quedé sin reacción y sin palabras. No contaba con tan pequeña pregunta que cargaba tanto sentimiento. La abracé y le dije con todo mi amor que ya éramos amigas sin tener que pedirlo. Pero ese corazoncito aún me quiso sorprender más. A pesar de haber intentado no aceptarlo, vino con un regalo para mí. Sí, nosotros que tenemos tanto y ellos que tienen tan poco. ¿Cómo es posible? Un pequeño cuaderno con un texto escrito por ella. A lo largo del mes, las pequeñas actitudes de esta niña me conmovieron de una manera muy especial, revolviendo también mi mundo y mi forma de pensar sobre el amor. ¡Al fin y al cabo es tan sencillo!

Todo esto me hizo ver la vida con mucho más simplicidad, dejando de dar valor a muchas cosas que tenía y reflexionar sobre ese amor que poco hablaba y mucho transmitía. Fue así que Dios me llevó al desierto y me habló al corazón…

Mónica Silva (Fe y Misión)

No vale decir: “Siempre se ha hecho así”

Un comentario a Mt 25, 14-30 (XXXIII Domingo ordinario, 19 de noviembre del 2017)

Leemos hoy otra parábola con la que Jesús explica como funciona el Reino de los cielos, es decir, como vivir nuestra vida conforme a la voluntad de Dios.
Si el domingo pasado, la parábola de las diez jóvenes que esperaban al esposo en la noche nos invitaba a estar siempre vigilantes y a preparados para recibir a Dios que se presenta en el momento menos pensado, en la parábola de hoy nos avisa que el Reino de los cielos no es para los perezosos y pasivos, sino que requiere creatividad y audacia, para aprovechar los dones que cada uno de nosotros ha recibido. No se trata solo de “no hacer el mal”, sino de hacer todo el bien que sea posible.

Al leer esta parábola me he acordado del llamado que el papa Francisco ha hecho en su encíclica Evangeli Gaudium a una profunda renovación misionera en la Iglesia:

“La pastoral en clave de misión pretende abandonar el cómodo criterio pastoral del “siempre se ha hecho así”. Invito a todos a ser audaces y creativos en esta tarea de repensar los objetivos, las estructuras, el estilo y los métodos evangelizadores de las propias comunidades. Una postulación de los fines sin una adecuada búsqueda comunitaria de los medios para alcanzarlos está condenada a convertirse en mera fantasías” (EG 33).

Me parece que este criterio que el Papa aplica a la vida de la Iglesia es perfectamente aplicable a la vida de cada uno de nosotros. Se nos invita a no caer en la pasividad y la pereza, sino a ejercitar los dones que todos tenemos. No vale compararse con otros supuestamente más inteligentes o más fuerte so más preparados. Todos tenemos suficiente inteligencia, capacidad y preparación para hacer algo bueno. Pues pongámonos a ello, seguros que la experiencia de hacer el bien nos hará cada vez más capaces de aumentar ese bien.

Podemos preguntarnos:

¿Me conformo con una vida personal rutinaria y pasiva o procuro mejorarla continuamente a partir de los dones que tengo, sin refugiarme en una supuesta incapacidad o impreparación? ¿Ante los problemas en mi familia o en mi trabajo, me conformo con una resignación pasiva o me pregunto qué puedo hacer para resolverlos, sabiendo que hace más por la luz quien enciende un fósforo que quien se queja de la oscuridad?

Haz el bien que puedas y verás que tu capacidad de hacer el bien ( y de ser feliz con ello) se irá multiplicando.

P. Antonio Villarino
Bogotá

“Sus ojos se detuvieron en mi pequeñez…”

LMC PortugalHa llegado el momento de compartir lo que me habita en el corazón después de un mes de experiencia misionera en Carapira. Tengo alguna dificultad en organizar las ideas y empezar, pues son muchas las emociones que me vienen al corazón… intentaré escribir un poco sobre cómo crecí en esta experiencia.

Primero, os hablaré de lo que era el día a día. Cada día teníamos momentos de oración. Comenzábamos y terminábamos el día en oración, con la comunidad apostólica y nuestra comunidad.

Al inicio se señalaron varios trabajos en los que necesitaban nuestra colaboración y fuimos construyendo nuestra rutina en torno a estos trabajos, en el Instituto Técnico e Industrial de Carapira y en el internado que tienen las hermanas. Acompañábamos a los misioneros y misioneras en las visitas que hacían a personas y comunidades. Participamos en las celebraciones que se vivieron por aquellos días de los 70 años de la presencia Comboniana en Mozambique, los 150 años de la fundación del instituto de los MCCJ y los 25 años del asesinato del hermano Alfredo Fiorini.

Teníamos las tareas y momentos propios de la vida comunitaria, de nuestra “comunidad Fe y Misión”.

Dos cosas llenaban mi corazón: la primera era un sentimiento de pequeñez; la segunda era una gran serenidad, pero una serenidad alegre. Me sentía pequeño y ligero, alegre, en paz.

Me sentí pequeño porque fui viendo lo mejor y lo peor que hay en mí. Aprendí más sobre mí, me conocí mejor. Fui percibiendo mis límites y mis dones con más nitidez. Fui descubriendo límites que no conocía y cualidades que no pensaba tener. Y al crecer me sentía pequeño. Porque fui percibiendo que los trabajos que íbamos haciendo, aunque importantes y hechos con toda la dedicación que podíamos dar, no cambian el mundo como queremos. Porque la diferencia está en pequeños gestos de amistad, de amor, que crecen y dan fruto. Me sentía pequeño, sobre todo, porque fue mucho más lo que recibí de lo que di: de la comunidad apostólica que nos acogió generosamente; de la comunidad de Carapira; de las comunidades que visitábamos; de las personas que nos encontrábamos; de los niños y jóvenes con quienes pasábamos más tiempo, en el Instituto (la escuela industrial) y en el hogar de las Hermanas; y de las personas con quienes hice comunidad, los demás miembros del Grupo Fe y Misión.

LMC PortugalMe sentía, al mismo tiempo, en paz, porque tenía el corazón lleno. Lleno de amor, de alegría. Lleno de Dios. A cada día que pasaba, percibía mejor que estaba allí porque Dios me quiso hablar allí. Y le sentía muy cerca, en momentos concretos, en la oración, en los trabajos, en las personas que me iban tocando el corazón. Y me di cuenta de que Él me iba guiando, me ayudaba a conocerme mejor. Esto me ayudó a ser más sensible, más genuino. Más yo. El que Dios ya conocía y yo aún no – mi verdadero yo…

Miro este camino. Como estaba al principio y como estoy a la llegada. Como he cambiado: como Dios se detuvo en mi pequeñez, y cómo cogió en esa pequeñez y fue construyendo algo hermoso.

Como fui tocado por Él. Me siento feliz por mirar y por saber que viví intensamente. Por saber que viví aquel tiempo apasionado por Cristo y por las personas. Quiero continuar así, con el corazón lleno, agradecido por todas las maravillas que Dios hizo y por todo lo que recibí de las personas que por mí pasaron, los muchos testimonios de fe y amor que me fueron tocando y me hicieron crecer.

LMC Portugal

Filipe Oliveira (Fe y Misión)

Premio de emprendedor social

LMC BrasilValdeci Antonio Ferreira es fundador de los Laicos Misioneros Combonianos de Brasil, tiene 55 años de edad, de los cuales 34 han estado dedicados a los encarcelados.

Después de muchos años al frente de las APACs (Asistencia de Protección a los encarcelados), actualmente es presidente de la FBAC (Fraternidad Brasileña de Asistencia a los Encarcelados). En este fin de semana Valdeci fue premiado por la Folha del Estado de São Paulo con el premio emprendedor social por franquicia de prisión humanizada.

A él y a todos los colaboradores nuestras más sinceras felicitaciones.

Comboni sea siempre el gran intercesor en esta caminata de resurrección.

Lourdes LMC Brasil

 

Folha de São Paulo

LMC BrasilValdeci Ferreira, de Fbac, es premiado por franquicia de prisión humanizada.

Voluntario hace más de 30 años, Valdeci Ferreira, de Fbac, es premiado por franquicia de prisión humanizada.

Él lidera la Fbac, federación que congrega a las Apacs (Asociaciones de Protección y Asistencia a los condenados). Su misión es diseminar esta metodología innovadora de resocialización de prisioneros, que se propone recuperar al preso, proteger a la sociedad, socorrer a las víctimas y promover la justicia restaurativa.

Al recibir el premio, el emprendedor dijo que jamás imaginaría hace 34 años, cuando visitó por primera vez una prisión en Itaúna (MG), tener el honor de recibir el premio principal de la noche.
“La vida no me colocó alfombras para que yo las pisara, ella puso escalones y hoy es otro escalón que estamos subiendo”, dijo, emocionado. “Necesito compartir ese momento con todos los recuperandos que pasaron por Apac y los que continúan allá y son la razón de ser de nuestra obra y de la renuncia que hice en mi vida”.

Uno de ellos subió al escenario, incluso en silla de ruedas. “Aquí, delante de ustedes, está alguien que pasó por Apac. Soy un ex-recuperando y yo creí en ese hombre”, dijo Rinaldo Guimarães.
Valdeci siempre recuerda una frase de San Agustín. “La esperanza tiene dos hijas: la indignación y el coraje”. La indignación para no aceptar las cosas como están y el coraje para, como ese hombre aquí, cambiar y hacer la diferencia “, completó”.

Como reconocimiento de su trabajo, Ferreira fue elegido como Emprendedor Social del Año entre 160 inscritos en el mayor concurso del área en América Latina, realizado por Folha, en asociación con la Fundación Schwab.

Se estima que ya pasaron por las Apacs, unidades prisioneras humanizadas, sin armas ni guardias armados, más de 33 mil condenados por la justicia brasileña. El sistema alternativo hoy alberga 3.500 presos repartidos en 48 unidades por Brasil. El método también se está aplicando en 19 países.

LMC BrasilLa entidad desarrolló en 1972 una metodología de 12 elementos, como trabajo, valorización humana, asistencia jurídica, familia, mérito y el principio de recuperación ayudando a recuperarse.

Método que resulta en un 20% a 28% de reincidencia -contra 85% en el sistema penitenciario común- con un costo de un tercio del precio de las cárceles habituales.

Ferreira ha disputado la categoría principal con Bernardo Bonjean, 40, líder de Avante, fintech que ofrece crédito y servicios humanizados para micro emprendedores no atendidos por los bancos, y Ronaldo Lemos, 41, del ITS (Instituto de Tecnología y Sociedad), que desarrolló la aplicación ‘ Cambiamos ‘, herramienta de democracia directa para colecta de firmas digitales para proyectos de ley de autoría popular.

La importancia de estar preparados

Un comentario a Mt 25, 1-12 (XXXII Domingo ordinario, 12 de noviembre del 2017)

Estamos llegando al final del año litúrgico (que terminará con la fiesta de Cristo Rey, el 26 de este mes) y también estamos casi concluyendo la lectura del evangelio de Mateo. Leemos parte del capítulo 25, que es el anterior a los tres últimos capítulos dedicados a la Pasión y resurrección de Jesús).
El tema de hoy es el de la vigilancia y la necesidad de estar preparados, para acoger al “esposo”, es decir, a Dios que se puede presentar en cada momento de nuestra vida. De hecho, podemos decir que todas las etapas de nuestra vida son tiempos en los que Dios se nos presenta como “esposo” que nos ama y quiere llevarnos a la plenitud del amor.
Él se nos presenta en la infancia, como a un niño, probablemente en forma de ternura e ilusión inocente; se nos ofrece en la juventud, como un amigo fuerte que nos invita a tener grandes ideales y aportar nuestra energía y nuestros sueños a la construcción de un reino de justicia, de verdad y de amor; se nos hace compañero en la edad adulta, mostrándonos su presencia hecha de amor maduro, de perseverancia en el bien y en el amor que resiste a todas las tentaciones y desilusiones; se nos muestra en el horizonte de nuestra edad anciana, para renovar nuestra esperanza en una plenitud sin fin. Él viene siempre a nosotros de mil formas y maneras. Lo que puede pasar es que nosotros –como las jóvenes insensatas- estemos dormidos, no estemos atentos, no captemos las señales de su presencia y el Señor pase a nuestro lado sin que entremos con él al “banquete” de un amor definitivo.
Por eso Jesús, en el evangelio de hoy, antes de afrontar la crisis definitiva que le llevará a la cruz, nos avisa: “Vigilen porque no saben el día ni la hora”. Mejor dicho, cada día y cada hora es un momento en el que Dios se nos presenta para que lo acojamos y de acogida en acogida, de peldaño en peldaño, vayamos subiendo con él hasta gozar a su lado del banquete de la vida definitiva.

Preguntémonos: ¿Vivo adormecido o despierto? ¿Qué señales de su presencia me hace Dios en este momento de mi vida? ¿Siento que la luz de la Palabra me ilumina en mi caminar por la vida (Familia, trabajo, comunidad) o me parece que se me apagó la lámpara? ¿Qué puede amenazar la luz de mi lámpara? ¿Dónde puedo comprar “aceite” suficiente?

La parábola, por otra parte, nos invita a ser perseverantes en la espera. A veces parece que el “esposo” (Dios con su amor, con su respuesta a nuestra oración y esperanza) tarda en llegar; puede parecer que Dios se duerme, como Jesús en la barca, y que nuestra esperanza es una vana ilusión, que los no creyentes tienen razón y que es mejor dormirnos nosotros también en la desesperanza.

Jesús nos dice: no se cansen de esperar, sigan atentos y firmes en la esperanza.

P. Antonio Villarino
Bogotá