Laicos Misioneros Combonianos

Celebración eucarística por el compromiso de los LMC en RDC

Mision Congo

Mision CongoPor ocasión del 20 aniversario de los LMC en República Democrática del Congo, algunos laicos realizaron su compromiso en la parroquia comboniana, Juan Pablo II, en Kinshasa.

La celebración eucarística fue de 9h a 11h30. Presidida por el provincial de los MCCJ en RDC, P. Joseph MUMBERE contó con la asistencia de los fieles de la parroquia, los laicos y combonianos de la ciudad. Fueron 27 los laicos que realizaron su compromiso para la misión ad gentes y ad vitam.

En la misa celebrada por el provincial de los MCCJ, P. Joseph MUMBERE, en la parroquia comboniana, San Juan Pablo II, estaban también los padres combonianos, P. NGORE GALI Célestin (asesor de los laicos en RDC), P. Jean Paul Etumba (el parroco), P. Jerome Anakiese, P. Henry Likingi y P. Marcelo Fonseca Olieviera. Agradecemos al padre Boniface Gbama que fue el fotógrafo del día. Estuvieron también presentes las hermanas combonianas con su provincial, Hna. Cinzia Trotta

La ceremonia corrió muy bien y se concluyó con una fiesta en la casa provincial de los MCCJ de 13h a 16h.

Mision CongoMás adelante, en la parroquia Bienheureuse Anuarite, en Kisangani, el domingo 06 de mayo otros 10 laicos realizaron su compromiso como LMC para la misión ad gentes y ad vitam.

Fue también el padre Joseph Mumbere, el provincial, quien celebró esta misa. Los concelebrantes fueron el párroco, abbé Jacques URODI, el asesor de Kisangani, P. Augustin Fene-Fene y el P. NGORE GALI Célestin.

La responsable nacional de los LMC en RDC, Tiffany Kimbuni estuvo también presente y acogió a los nuevos miembros de la gran Familia comboniana. El responsable de Kisangani tuvo unas palabras de agradecimiento para todos los participantes.

Gracias a toda la familia comboniana, padres, hermanos, hermanas y laicos que trabajan día y noche por la misión y el carisma comboniano.

Nuestro compromiso en pocas líneas:

Nosotros, Laicos Misioneros Combonianos, anunciamos la fe en la resurrección del Cristo, nuestra esperanza y nuestra alegría. Cristo nos llama a ser, con su ejemplo, luz en medio de las tinieblas del mundo, ser esperanza en las realidades sociales. Nuestro SÍ hoy a la misión lo hacemos frente a la imagen de la santa Virgen Maria, un Sí para siempre, por encima de las dificultades, nuestro Sí al carisma de San Daniel Comboni, a su donación para los más pobres y abandonados.

Mision Congo

KIMBUINI KILOLO Tiffany

Coordinadora nacional de los LMC en RDC

Informe de la marcha pacífica realizada por los cristianos en Kinshasa 21-01-2018

marchacongoEn Kinshasa, capital de la República Democrática del Congo, la marcha pacífica de los cristianos fue organizada el 19 de enero por el comité coordinador de los laicos católicos, para el domingo 21 de enero de 2018. En esta marcha, se exigió al gobierno la aplicación inmediata del acuerdo de San Silvestre, del 31 de diciembre de 2016, así como el respeto de la constitución, la estabilidad de la promesa y la cohesión nacional.
El domingo 21 de enero de 2018, cuando llegamos a nuestras parroquias, vimos una fuerte presencia de la Policía de Intervención Rápida (PIR) rodeando nuestras parroquias. Eran numerosos y fuertemente armados.
Al final de la Misa, alrededor de las 9:30 o 10, comenzamos nuestra marcha pacífica, trataron de dispersarnos desde los primeros pasos frente a la puerta de nuestras iglesias, usando gas lacrimógeno y balas reales… Hubo algunos heridos, una de las compañeras murió en el suelo después de recibir dos balas en el pecho. Estábamos en el suelo con rosarios, biblias, crucifijos y ramas. 15 minutos más tarde conseguimos levantarnos para llevar a los heridos a la sala de emergencias. Entre la gran multitud, frente a nuestros verdugos, quien pudo levantarse, se sacudió el polvo de la ropa y luego continuamos caminando.
Había bloqueos policiales por todas partes. En cada barrera, la violencia y la brutalidad eran más fuertes. Después de 45 minutos de caminata la policía hizo una barrera frente a nosotros forzándonos a dar marcha atrás. Cantamos himnos y el sacerdote que estaba al frente pidió a los fieles arrodillarse y rezar el Magníficat. En este preciso momento, cuando todos estábamos de rodillas en el suelo, la policía comenzó a disparar y a lanzar gases lacrimógenos, torrentes de humo que iban contra los sacerdotes, acólitos y los jóvenes que interferían con los arrestos.
Y durante este tiempo, en nuestras parroquias, los sacerdotes habían desaconsejado la participación en la marcha a ancianos o personas que estaban débiles por enfermedad u otra razón, así como a los niños. Se suponía que rezarían un momento para aquellos que iban a caminar y regresarían a casa. Sin embargo, la policía encerró a todas estas personas en la parroquia; cerraron desde el exterior todas las puertas de la parroquia obligando a los cristianos a quedarse hasta las 13:00. Todas estas personas débiles permanecieron más de 6 horas en el recinto de la parroquia sin agua ni comida.
Al regreso de los fieles a la parroquia para concluir la marcha, hemos encontrado a los cristianos encerrados en su propia parroquia. Cuando intentamos romper los candados colocados por la policía, no solo para liberar a los que estaban adentro sino también para entrar y hacer la oración final, los policías comenzaron a disparar y abusaron de los jóvenes, hubo un gran enfrentamiento durante casi 30 minutos. La gente corría en todas direcciones, siempre bajo fuego policial, tratando de saber hacer seguimiento de los que fueron arrestados, los que fueron llevados a casa lesionados, otros heridos y llevados a hospitales… El día fue inquieto hasta las 4 de la tarde y después frío y angustioso, alrededor de las 7 p.m. eliminaron las barreras.

Noticias desde Kinshasa

Congo

Os dejamos aquí un email que nos llega desde Congo sobre la situación actual en el país.

Buenas noches Alberto,
No conseguí el documento que pedí y no pude devolverte la llamada porque aquí el fin de semana del 31 ha sido complicado para los católicos debido a la marcha de los laicos contra la situación política del país.
En nuestra parroquia, durante la misa de las 6 en punto en la que participé, los soldados entraron en la iglesia a las 7 a.m. justo en el momento de la homilía. Arrojaron gases lacrimógenos y se colocaron frente a las salidas de la iglesia y luego dispararon con munición real. Estuvimos atrapados en la iglesia durante 30 minutos. Entonces los sacerdotes se organizaron para ayudarnos a refugiarnos en la sacristía.
Luego, una hora después el sacerdote retomó la misa, terminamos alrededor de las 11 de la mañana y luego comenzamos nuestra marcha, a pesar de la situación.
En cada barrera que pasábamos, los policías nos intentaban intimidar con brutalidad para intentar que nos dispersásemos. Cuando se acercaban nos arrodillábamos o tirábamos al suelo y cantamos canciones a María. Ellos intentaban llevarse a parte de las personas y golpeaban al grupo. Después de 45 minutos de marcha, llegaron dos autobuses militares, comenzaron a disparar gas lacrimógeno y el aire se hizo insoportable. El shock fue terrible. El sacerdote permaneció de pie, sosteniendo el crucifijo en su mano. Ellos estaban fuertemente armados y no se inmutaron. Luego rezamos el Magnificat, cuando terminamos el sacerdote dio media vuelta y terminamos la marcha en la parroquia st Charle Lowanga a las 13h.
Hubo varios heridos y algunos muertos. Yo misma estoy herida en las piernas y, por tanto, en reposo médico desde el lunes.
Gracias por orar por nuestro país, tenemos esperanza en vosotros.

Congo
Les manifestants devant la police le 31/12/2017 à Kinshasa lors de la marche initiée par le Comité laïc de coordination (CLC). Radio Okapi/Ph. John Bompengo

Misa de Acción de Gracias por los 20 años del LMC en Congo.

LMC 20 años Congo

LMC 20 años CongoComenzamos nuestra celebración en el orfanato María de la Pasión a las 10:00 am.
La celebración de la Eucaristía fue presidida por el padre Celestin Ngoré, cuya homilía se basó en la misión, el don del yo.
Después de la celebración, la hermana a cargo del orfanato, invitó al padre Celestin a bendecir la cueva recién construida, así que todos acompañamos a la cueva para la bendición. Fue un momento de gracia para todos.
Hubo una oración organizada por los LMC, nos pusimos en círculo, cogidos de la mano rezamos y pedimos la intercesión de la Santísima Virgen María, San Daniel Comboni, el Beato Anuarite y Bakanja en unión con todos los Santos de África, para dar gracias a Dios por el regalo del LMC en Congo. Confiamos nuestras vidas en las manos del Señor, para que Él, que tuvo la amabilidad de comenzar este proyecto, continúe siendo el protagonista de nuestra misión, que Le dé a cada uno la gracia necesaria para llevar a cabo la misión que Él nos confía.
Hemos rezado por la coordinación internacional del LMC (Comité Central), la coordinación africana y todos nuestros hermanos y hermanas en misión. Que el Señor nos guie, fortalezca nuestra relación y nos convierta en una familia fuerte, llena de amor, un camino de paz y un canal de Su gracia para Su pueblo.
También hemos rezado por los MCCJ, gracias por su total apoyo y por habernos acogido en la familia comboniana y por habernos acompañado en todo momento, como un niño que dan a luz, nos enseñaron todo y, a pesar de nuestra mayoría de hoy, no nos abandonan. Que Dios nos llene con su gracia y bendiciones.
Oramos también por el orfanato María de la Pasión que nos recibe, que el Señor les ayude para que nunca les falte nada.
Continuamos con la animación y el cóctel con niños; seguido de una visita guiada por el lugar. Terminamos con nuestro encuentro a las 13:00.


LMC Congo

Cierre y apertura

LMC Africa

LMC AfricaHoy trabajaremos las conclusiones de nuestro encuentro con pasos concretos y en caminando juntos como Laicos Misioneros Combonianos que trabajamos en este hermoso continente Africano.

Todos tenemos diferentes realidades dentro de nuestras comunidades.

Para algunos ha sido fácil colaborar dentro de nuestras comunidades, otros han encontrado desafíos. Hay comunidades que se comunican bien y entienden las expectativas de nuestra familia y la comunidad Comboniana, otros han tenido que encajar todo esto y buscar salidas.

Concluimos ahora el encuentro. El Espíritu Santo nos ha abierto los ojos y los corazones de todos nosotros. Somos más fuertes juntos, como familia comboniana.

Nuestro tiempo en Anchilo nos ha ayudado a descubrir un continente de gente trabajando para ayudar a expandir el reino de Dios.

Nos ha mostrado nuestras fortalezas y nuestras debilidades.

Hemos presentado resoluciones para que nuestros caminos sean más claros para todos nosotros.

Estas resoluciones nos ayudarán a comprender con más profundidad nuestra vocación, nuestras responsabilidades y el camino a seguir en el espíritu de San Daniel Comboni.

LMC África